progressif

martes, septiembre 30, 2008

Comenzó fraude electoral de 2009





Tomados de La Jornada, El Fisgón, hernández y Rocha y El Universal, Helioflores.


La sólida economía del “barco de gran calado” que está preparado para afrontar el vendaval hace agua desde hace meses. En contra de las declaraciones triunfalistas de los ayudantes del pelele Felipe Calderón Hinojosa de que todo va bien y las consecuencias de la debacle financiera de Estados Unidos serán mínimas en México, están varios indicadores.

El principal es el llamado riesgo-país que se ubicó ayer en 240 puntos. Hace dos años en septiembre de 2006 este indicador impuesto por las calificadoras internacionales era de 86 puntos. Es decir que con el usurpador en Los Pinos el riesgo país creció más del 200 por ciento en poco más de 2 años. Otro indicador es la baja en el crédito al consumo que se ubicó casi 16 por ciento menos que en el mismo mes de hace un año. Uno más es la devaluación del peso frente al dólar que ayer cerro en 11.15 pesos.

Por si faltara algo la Bolsa Mexicana de Valores perdió la víspera 6.4 por ciento por la recesión económica en Estados Unidos, hoy apenas pudo recuperar un 3.23 por ciento, bajo la promesa de que el próximo jueves aprobarán el millonario paquete de rescate financiero. Aunque este sea el caso, los efectos no serán de manera inmediata y según analistas la caída del mercado de valores mexicano seguirá al igual que la devaluación del peso frente al dólar.

En vez de proteger la economía familiar el rapaz desgobierno del espurio Calderón Hinojosa ha decido aumentar el precio de los combustibles cada semana causando el incremento de precios y servicios en un afán de crear un caos mayor al que se suma la criminal inseguridad.

En medio de tan explosivo caldo de cultivo el desprestigiado IFE multó hoy al PRD con 57 millones de pesos por los plantones de 2006 que se hicieron para protestar por el fraude electoral de ese año, que llevó al usurpador Calderón Hinojosa a Los Pinos. No es casualidad que esa “institución”,que ha dejado de ser ciudadana para convertirse en un apéndice de los partidos políticos, imponga la multa a un día de que inicie oficialmente la temporada electoral que renovará la Cámara de Diputados el próximo año. Tampoco lo es que trate de darle un tinte “democrático”, cuando en la misma sesión maratónica –comenzó a las 16:00 horas del lunes y terminó a las 06:00 horas de hoy martes- descartó imponer cualquier sanción o “condena verbal” al Consejo Coordinador Empresarial por su descarada intromisión en el proceso electoral de 2006. La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) declaró improcedentes los juicios de amparo promovidos por estos empresarios, que violan la ley al no pagar impuestos, pero regresó varios de ellos a los tribunales unitarios para que “resuelvan” si son procedentes las quejas o no. Así, les da vida para entrometerse de nuevo en la “vida institucional” que buscará que el PAN consiga la ansiada mayoría legislativa, para poder privatizar todo a su gusto y conveniencia.

A manera de colofón tanto el PAN como el PRI rechazaron el diálogo propuesto por Andrés Manuel López Obrador el pasado domingo en el zócalo de la Ciudad de México. Representantes de ambos partidos dijeron que es inviable su propuesta porque “pretende imponer condiciones”, porque “andan buscando una salida airosa” pues saben que hay consenso entre el PAN y PRI para sacar adelante “la reforma que se pudo, no la que el presidente quería”. Sus declaraciones confirman lo que se ha denunciado desde marzo en el sentido de que ya estaban de acuerdo para privatizar Pemex y que no cejarán en su intento. Desde ese entonces también estaba claro y el domingo quedó ratificado que de llevar a delante sus planes de saqueo a la nación enfrentarán una resistencia civil pacífica, pero organizada y decidida a impedírselos. Basta de tanto corrupto, tanto saqueo y tanta impunidad.


A continuación una colaboración tomada de la revista Proceso.







Fraude en Transparencia

John M. Ackerman


A partir de la aprobación de las reformas al artículo sexto constitucional el año pasado, entre los políticos y servidores públicos ha entrado una especie de arrepentimiento colectivo en el que hoy se busca por todos los medios posibles evadir la aplicación de las nuevas disposiciones constitucionales. Uno de los ejemplos más emblemáticos de este sabotaje fue la decisión del Congreso del Estado de Querétaro de desaparecer el instituto de transparencia de la entidad y trasladar sus funciones al organismo autónomo responsable de los derechos humanos.

Con ello los diputados locales buscaban cumplir formalmente con el nuevo requisito constitucional de contar con "órganos u organismos especializados e imparciales con autonomía operativa, de gestión y de decisión" para vigilar la aplicación de las leyes de transparencia. Sin embargo, en los hechos, la reforma implicaba un retroceso porque el acceso a la información quedaba en manos de un organismo con un mandato y una agenda pública totalmente diferente a la de un instituto de transparencia.

El pasado 23 de septiembre, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) anuló la polémica reforma de Querétaro basándose en una interpretación integral y garantista de la nueva disposición constitucional. La ministra Margarita Luna Ramos, ponente del proyecto de sentencia, fue clara: "Un instituto, sobre todo de acceso a la información, debe de mantenerse de manera autónoma e independiente respecto de cualquier otra dependencia."

Tal afirmación es quizás una perogrullada, pero lamentablemente el sentido común no siempre prevalece entre nuestros políticos y servidores públicos. A nivel federal, los organismos e institutos responsables de tutelar nuestro derecho de acceso a la información típicamente están subordinados a los mismos sujetos obligados que tienen la encomienda de vigilar. Ello tendría que haber cambiado con las reformas al artículo sexto constitucional, pero lamentablemente varias de las instituciones más importantes del país caminan en sentido contrario.

Por ejemplo, el pasado 20 de agosto, la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados aprobó un nuevo reglamento de transparencia que dejaría todas las decisiones sobre acceso a la información cómodamente "en familia". De acuerdo con la propuesta, que afortunadamente no fue sometida al pleno sino turnada a la Comisión de Reglamentos y Prácticas Parlamentarias para su estudio y dictaminación, el órgano garante de la Cámara ("la Junta de Revisión") se integraría por nada menos que el presidente de la Mesa Directiva, el presidente de la Junta de Coordinación Política y el secretario general de la Cámara.

Es muy difícil imaginar en qué sentido este organismo podría ser "imparcial" y "autónomo" cuando estas personas son las mismas que integran las cabezas legal, política y administrativa de la Cámara de Diputados. Aún más, en un evidente conflicto de intereses, dos de ellos (el presidente de la Junta y el secretario general) simultáneamente formarían parte del Comité de Información de la Cámara, la instancia cuyas resoluciones la Junta de Revisión tiene la responsabilidad de revisar.

El Instituto Federal Electoral (IFE) dice estar muy preocupado por recuperar la confianza de los ciudadanos de cara a las elecciones de 2009. Sin embargo, su órgano garante tampoco cuenta con la independencia necesaria, ya que el nuevo reglamento indica que se conformaría por un consejero electoral, el contralor del mismo IFE y un "experto externo". La mayoría de votos en el órgano lo tienen los participantes internos y seguramente a los consejeros del IFE no les costará mucho trabajo encontrar un buen amigo a quien invitar como "experto externo".

El colofón es que, a pesar de que el pasado 14 de agosto se publicó el acuerdo correspondiente, hasta la fecha el Consejo General no se ha tomado la molestia de nombrar a los integrantes de su órgano garante. En franca violación de la Constitución, actualmente no cuenta con un órgano de revisión de sus obligaciones en materia de transparencia.

La Suprema Corte recientemente modificó su normatividad en materia de transparencia para adecuarla a las reformas al artículo sexto. Sin embargo, parece que a los ministros se les olvidó hacer caso a sus propios criterios sobre el particular. El organismo garante de la Corte no cuenta con ninguna independencia, ya que está integrado por tres ministros del mismo pleno: Juan Silva Meza, Genaro Góngora y Olga Sánchez Cordero, tres personas de la más alta honorabilidad pero que desafortunadamente serán juez y parte en materia de transparencia.

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y el Banco de México han ignorado olímpicamente las reformas al artículo sexto constitucional. Mantienen intactos sus antiguos reglamentos de transparencia, todos con órganos de revisión integrados enteramente por funcionarios de las mismas instituciones. El caso de la CNDH es quizás el más grave, ya que el "órgano garante" es una sola persona, el primer visitador de la institución.

Habría que señalar que los principales responsables de que impere esta situación son los señores legisladores federales que no han estado dispuestos a aprobar la nueva Ley Federal de Transparencia, a lo cual están obligados por las reformas constitucionales del año pasado. Frente a este vacío legal e irresponsabilidad política habría que celebrar el reciente fallo de la Suprema Corte en el caso de Querétaro, así como demandar que los otros sujetos obligados también reformen sus marcos normativos para garantizar una revisión verdaderamente imparcial, especializada y autónoma de las respuestas a las solicitudes de acceso a la información pública.

lunes, septiembre 29, 2008

Miles sin miedo rechazaron privatización de Pemex


Liga directa: http://es.youtube.com/watch?v=T4TA3eSsGCg

Avaricia puede más que el diálogo por México







Tomadas el 28 de septiembre de 2008 en el zócalo de la Ciudad de México.








Tomados de La Jornada, Hernández, Helguera y Rocha y El Universal, Helioflores.






Desde que hace más de 2 años que comenzó el movimiento de resistencia civil en contra del fraude electoral de 2006, quedó claro que era pacífico y que representaba los intereses de la mayoría de los mexicanos.

Convocado con apenas 15 días de anticipación y sin el uso de publicidad en medios electrónicos, decenas de miles de ciudadanos se dieron cita para colmar por enésima ocasión el zócalo de la Ciudad de México. Pese a los augurios catastrofistas de que nadie asistiría y de que el movimiento estaba “quebrado” económicamente, se tuvo una de las concentraciones más abundantes de los últimos meses.

Para tener un comparativo está la marcha contra la inseguridad bautizada como “Iluminemos México”, convocada por los grandes empresarios del Consejo Coordinador Empresarial, las televisoras –Televisa y TV Azteca- y las radiodifusoras. Durante 25 días a toda hora y no sólo en anuncios publicitarios, sino en programas de espectáculos y en noticieros se llamó a la ciudadanía a decir basta de impunidad. El número de participantes fue similar al de ayer 28 de septiembre de 2008.

Con todos los recursos de las clases mejor favorecidas del país y con el gran aparato publicitario desplegado durante 25 días el resultado fue una concentración carente de consignas, que al final retomaron la del Alejandro Martí: si no pueden, renuncien. Misma que ya no aparece en ningún medio de desinformación de la radio o la televisión.

Pese a todo el movimiento de resistencia civil pacífica sigue adelante y ahora ha entrado en la vertiente de llegar a acuerdos con los corruptos PAN y PRI, si es que de verdad quieren lo mejor para México y para los mexicanos.

Ayer desde la plaza pública más grande del país se ofreció el diálogo con la condicionante de retirar del Congreso cualquier proyecto de privatización del petróleo y colocar en primer lugar en la agenda política nacional el combate a la pobreza, el desempleo y la inseguridad.

Hoy como en otras ocasiones los poderes fácticos representados por los medios electrónicos y la mayoría de los impresos hicieron oídos sordos. Para ellos no existió ningún llamado al diálogo y a resolver los complejos problemas del país. Mucho menos existieron las decenas de miles de ciudadanos que acudieron al llamado, con todo y que tuvieron en contra el miedo engrandecido por los merolicos de siempre, por los que siembran el odio desde sus espacios en radio, televisión y prensa escrita.

No esperamos que atiendan al llamado del diálogo, pues el dinero que está en juego con la privatización del petróleo es mucho y su avaricia es más. Tal y como sucede en Estados Unidos, donde las empresas financieras –no sólo los bancos- han llevado a la quiebra a esa nación y a grandes quebrantos económicos a muchas otras –todas ellas ricas- en su imparable codicia. Estos, los de aquí, son malas calcas de los de allá. Los iguala su mezquindad.


El siguiente material fue tomado de la revista Proceso.
















Jalisco: las entrañas de la narcopolicía


GUADALAJARA, JAL.- Policías municipales y estatales, así como personal de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Jalisco (PGJ), enviaron a la Presidencia de la República un documento en el que denuncian que el secretario de Seguridad Pública de la entidad, Luis Carlos Nájera Gutiérrez de Velasco, y sus principales colaboradores están relacionados con la delincuencia organizada.

Casi un centenar de policías acudieron a las oficinas de Proceso Jalisco en Guadalajara y entregaron una copia de su denuncia. Afirman que también enviaron el documento a los congresos local y federal para "desenmascarar" a Nájera.

En el documento, titulado La otra cara de Luis Carlos Nájera Gutiérrez de Velasco, se incluyen los nombres de funcionarios de la PGJ y de la Secretaría de Seguridad Pública que presuntamente reciben dinero del hampa, y se describe cómo se supone que colaboran con los cárteles del Milenio y de Sinaloa.

Entre otros indicios de los supuestos víncu-los ilícitos, se afirma que Nájera asistió a una fiesta en San Juan de Ocotán, municipio de Zapopan, acompañado de los directores de la Policía Estatal y la Preventiva, Alejandro Solorio Aréchiga y Fernando Andrade Vicencio. Ahí -sostienen-, los funcionarios se reunieron con capos del narcotráfico como Juan José Esparragoza El Azul, El Matrix e Ignacio Nacho Coronel Villarreal, lugarteniente de Joaquín El Chapo Guzmán.

En esa ocasión, añaden los denunciantes, funcionarios y narcotraficantes fueron custodiados por elementos estatales, "quienes retiraron a los policías municipales de Zapopan".

Formaban parte del grupo Ricardo Trejo González y Miguel Ambriz López, exfuncionarios del cuerpo antimotines, quienes renunciaron debido a que en el registro de llamadas del celular de un presunto zeta se encontraron los números telefónicos de ambos.

Al actual director de Antimotines, Óscar Reséndiz Ugalde, quien fue escolta de Nájera Gutiérrez cuando encabezó la Secretaría de Seguridad Pública de Guadalajara, le atribuyen el control "de los distribuidores de droga de San Juan de Dios".

En su documento, los policías aseguran que el tercer comandante José Martín Muñoz Loza y el director de la policía auxiliar, Hernán Guízar, reciben pagos mensuales en dólares de los narcotraficantes asentados en Jalisco. Agregan que Julio Sánchez Flores, jefe de escoltas de Nájera Gutiérrez, se encarga de recoger ese dinero.

Los agentes inconformes narran también que el 24 de marzo de 2006, en el cruce de las calles José Arteaga y Carlos A. Carrillo, colonia Echeverría, de Guadalajara, fue asesinado el policía Martín Mercado Trujillo. Al jefe de grupo que inició la investigación lo quitaron del caso y lo sustituyeron por Alfonso Contreras, hombre de confianza de Nájera, quien cuidó que su nombre no apareciera en las pesquisas.

Entre los colaboradores de Nájera acusados de corrupción se encuentra el comandante Luis Gaeta, quien "durante seis años como encargado de la zona 5 de Guadalajara controlaba las 'tienditas' de narcomenudeo".

De igual forma, en el documento se revela que el director general del Centro de Comunicaciones, mejor conocido como 066, Héctor Navarro Nava, "informa a los narcotraficantes sobre operativos para que huyan antes de que llegue la policía".

Otro funcionario señalado es el titular de la Dirección General de Prevención y Rea-daptación Social (Digpres), José González Jiménez, quien, se asegura, desde que llegó al cargo ha otorgado muchas facilidades a delincuentes de alta peligrosidad.

Como parte de esta red delictiva se incluye a varios policías acusados de "robar vehículos y remarcarlos", así como de extorsionar a los distribuidores de drogas con base en las denuncias anónimas recibidas en Preventel, que ellos atienden. Se trata de los agentes Juan Aguilar Cruz, Arturo Anguiano Martín del Campo El Golondro, El Oaxaca, y Fernando López Flores El Lobo, que "es el encargado del grupo y quien entrega la mensualidad al jefe de escoltas de Nájera".

"Delincuencia protegida"


Los elementos de la PGJ señalan que el comandante de Homicidios Intencionales y Asuntos Especiales, Miguel Hernández Cuéllar, le regaló una camioneta Hummer a su jefe, Marco Antonio El Bambam Venegas Mendoza, coordinador de la Policía Investigadora. En la denuncia se indica que a este jefe policiaco los narcotraficantes le pagan su cuota en dólares.

El propio Hernández Cuéllar recibe camionetas de lujo -agregan- a cambio de no investigar ciertos homicidios, e incluso "se quedó con el dinero de dos personas (a las) que mataron sobre Mariano Otero y Félix Cornejo, en el paso a desnivel".

Y cuando la policía encontró en una camioneta Lobo un cadáver que traía la foto de un narcotraficante conocido como El Señor de los Caballos, en la calle Inglaterra, el comandante Hernández Cuéllar recibió un pago por no investigar más el homicidio.

El oficial, añaden, cobró 2.5 millones de pesos por desviar las investigaciones sobre la ejecución múltiple de abogados en la colonia Providencia, perpetrada el pasado 13 de marzo.

En ese caso, Hernández Cuellar "culpó de los hechos a unos sujetos que detuvieron en una camioneta Explorer en Zapopan", y el comandante Alberto Rayas se molestó porque no recibió su parte del dinero, por lo cual pidió al subprocurador "A", Jorge David Delgadillo Báez, que ordenara el cambio de varios jefes de grupo de Homicidios.

A raíz de esa presión, añaden los elementos de la PGJ, el comandante Hernández Cuéllar fue enviado a Tlajomulco de Zúñiga, donde empezó a recibir "200 mil pesos mensuales por parte de Los Zetas". En este municipio el oficial tiene otra ventaja: "su hermano tiene un rancho al lado de una propiedad del narcotraficante y actual regidor Quirino Velásquez", aseguran.

Y ofrecen detalles sobre otros delitos cometidos por elementos de seguridad bajo la protección de altos mandos estatales:

"En el área de homicidios y secuestros se dedican a ejecutar personas y a darles levantones utilizando vehículos particulares, de los que no remiten y se quedan con ellos, aun cuando están inmiscuidos en homicidios o secuestros. Todos los homicidios son negociados cuando son del narcotráfico."

Revelan que hay cuartos donde a los detenidos los desnudan, les vendan los ojos, los amarran de pies y manos, les ponen una franela en la boca y les echan agua para que sientan que se ahogan.

Ahí mismo, prosiguen, "los golpean para que se declaren culpables. Aunque hay cámaras de video, no funcionan, para que no quede grabada la tortura. Si los detenidos cometieron un delito, les echan tres o cuatro averiguaciones para que bajen las estadísticas. Los que torturan son los de las áreas de homicidios, secuestros y vehículos robados. A los detenidos los conducen a casas de seguridad y los sacan por la Calle 16, donde no existe control de entrada y salida".

Los policías inconformes aseguran que "la intención de esta denuncia es dar a conocer a la opinión pública la verdadera cara del funcionario que está al frente de la Secretaría de Seguridad Pública", y enfatizan que las mismas irregularidades se cometen en la PGJ.

Consideran que no se debe de llamar "delincuencia organizada a lo que en realidad es delincuencia protegida. Detrás de un gran capo hay un gran policía, detrás de un gran policía hay una gran autoridad ministerial y detrás de ambos hay un gran político o grupo de políticos corruptos".

Ante esta grave situación, demandan al presidente Felipe Calderón la "presencia de las autoridades federales para salvaguardar la seguridad en las calles, mientras se realiza una verdadera depuración a los cuerpos de policía".

A su vez, piden al gobernador de Jalisco que abra una investigación contra Nájera y que "lo retire inmediatamente del cargo, so pena de que sea el propio Emilio González Márquez el nuevo capo, que permite y protege y controla a los grupo de narcotraficantes asentados en el estado".

Finalmente, a los diputados y partidos políticos les solicitan "que fijen inmediatamente su postura respecto de los hechos y se desmarquen públicamente de cualquier grupo delictivo".

domingo, septiembre 28, 2008

Sin miedo decenas de miles refrendan en libertad la defensa del petróleo
















Tomadas en el zócalo de la Ciudad de México el 28 de septiembre de 2008.

Decenas de miles de ciudadanos colmaron el zócalo de la Ciudad de México para refrendar su compromiso con la legalidad, la democracia y la defensa del petróleo, que es y seguirá siendo de todos los mexicanos.

Desde temprana hora se dieron cita en el Angel de la Independencia de donde partió la marcha convocada por Andrés Manuel López Obrador. En la Plaza de la Constitución aguardaban miles que buscaron el mejor lugar para participar en la defensa de Pemex y para protestar por las intenciones de privatizar la paraestatal por parte del PAN, PRI, Partido Verde y el Panal de la mezquina Elba Esther Gordillo.

De nada sirvieron las estridentes voces de los lectores de noticias pagados por los poderes fácticos y el desgobierno del pelele Felipe Calderón Hinojosa que daban por muerto al movimiento de resistencia civil pacífica que cuenta con más de dos años de lucha permanente y en constante crecimiento. Tampoco el miedo provocado por los atentados del 15 de septiembre en Morelia, Michoacán. Encuestas a modo apuntaban a que ya nadie querría participar en una concentración multitudinaria, no fuera la de malas.

Los lectores de noticias de radio y televisión atizaron el miedo y los “reportajes” de que el movimiento lopezobradorista estaba en “quiebra” –ahora no dicen que el dinero sale de las cuentas del gobierno del Distrito Federal, o de los gobiernos de los estados donde ha ganado el PRD- y que se esperaba una mínima cantidad de personas.

Sabedores de que la Nueva (Der) Izquierda de los Chuchos había retirado todos los recursos del partido desde que se apoderaron del PRD, y de que hace más de un año que legisladores de ese partido no aportan parte de sus salarios –como estaba comprometido- para apoyar las giras y el trabajo de logística como el alquiler de pantallas o sonido, con voz en cuello sentenciaron: ahora sí se acabó López Obrador y su movimiento.

Pero hoy se volvieron a llevar un chasco, porque fue una gran concentración de ciudadanos que reafirmaron su compromiso de luchar por la defensa del petróleo, en contra de la privatización de Pemex y por democratizar al país. En estos días en que comenzará la discusión del tema petrolero en el Congreso de la Unión decenas de miles de ciudadanos dieron muestra de firmeza y de actuar cada vez con mayor certeza de lo que buscan: una vida mejor para ellos y para sus familias.

Las imágenes no mienten, los ciudadanos no permitirán un atraco más a la nación como lo es el Fobaproa –hoy IPAB- o las altas tasas de interés que cobran los bancos, o los altos precios de los combustibles que suben cada semana, o los altos precios de los productos de primera necesidad, o la inseguridad rampante o el desempleo generalizado.

Miles de gargantas dijeron basta al saqueo de los políticos corruptos del PAN, PRI, Chuchos y sus comparsas del PRD, Partido Verde, Panal y Alternativa. También basta de que los poderes fácticos con los grandes empresarios a la cabeza impongan salarios de hambre, altos precios y especulación económica y política.

Hoy como siempre no hablarán de los miles que se reunieron en libertad y en el pleno goce de sus derechos constitucionales, sin miedo, porque sólo temen los cobardes que se escudan detrás de un micrófono y de una cámara de televisión. O aquellos que lo hacen desde sus autos blindados y decenas de guaruras, llámense grandes empresarios, políticos transas, magistrados, levantadedos o alto clero católico. Hoy no hablaran de las mujeres, niños y hombres libres, porque de nueva cuenta hoy llenaron el zócalo de la Ciudad de México.



A continuación el texto íntegro del discurso pronunciado por Andrés Manuel López Obrador en la Plaza de la Constitución de la capital del país.



http://www.amlo.org.mx/







Ninguna multa evitará que defendamos el petróleo, aclaró López Obrador


México, Distrito Federal
Domingo 28 de septiembre de 2008


* Discurso del presidente legítimo de México, Andrés Manuel López Obrador, durante la asamblea informativa del Movimiento Nacional en Defensa del Petróleo, en el Zócalo de la Ciudad de México

Amigas y amigos:

La crisis del México actual es producto del agravamiento de dos males endémicos: la corrupción y la desigualdad.

Es indudable que siempre se ha padecido de estas calamidades. Pero de 1983 a la fecha, la corrupción y la desigualdad se han fomentado desde el poder público; es decir, se han institucionalizado.

Durante el periodo llamado neoliberal lo que realmente ha predominado es una política excluyente y de pillaje. Aquí insisto: desde 1983, un grupo muy selecto de traficantes de influencias, especuladores, banqueros, grandes empresarios y políticos corruptos se apoderaron del gobierno, se han venido apropiando de los bienes del pueblo y de la Nación y han utilizado el presupuesto público para su exclusivo beneficio.

Todo este proceso ha sido operado por tecnócratas formados en escuelas del extranjero, donde se elaboran los sofismas o falsedades para justificar el predominio del interés económico de una minoría y la apropiación de los recursos naturales de las naciones por encima del bienestar de los pueblos.

Incluso, como borregos, muchos intelectuales y comunicadores al servicio de la derecha repetían y consideraban válida la seudo teoría del goteo, según la cual, si le iba muy bien a los de arriba les iría bien a los de abajo. Si llovía fuerte arriba, goteaba abajo; como si la riqueza en sí misma fuese permeable o contagiosa.

Veamos con precisión y objetividad cuál es el saldo de esta política de pillaje llamada neoliberal:

De 1983 a la fecha, se han privatizado más de mil empresas públicas (entre ellas bancos, teléfonos, acero, minas, puertos, aeropuertos, líneas aéreas, ferrocarriles, electricidad). En los últimos veintiséis años se ha extraído tres veces más petróleo que todo lo producido en 81 años (de 1901, cuando inició la explotación petrolera, hasta 1982). De 1983 a la fecha, la deuda pública creció de 80 mil a 300 mil millones de dólares.

En el periodo neoliberal se ha construido menos infraestructura y obras públicas (carreteras, hospitales, escuelas, presas, sistemas de riego), se abandonó el campo; se suprimió toda la política de fomento económico; se arruinó al pequeño y al mediano comercio; se ha desmantelado la industria nacional, y estas actividades pasaron casi por completo a manos de extranjeros.

De 1982 a la actualidad, el salario mínimo ha perdido el 85 por ciento de su poder adquisitivo. En aquel entonces, el salario mínimo alcanzaba para comprar 56 kilos de tortilla, hoy sólo permite comprar 5 kilos; en 1982, del total de la población económicamente activa, 35 por ciento tenía empleo en la economía formal. Hoy sólo tiene ocupación formal 22 por ciento y, según cifras oficiales, 12 millones trabajan en la economía informal. En 1982, salieron del país a buscar trabajo al extranjero 210 mil mexicanos; en 2007 tuvieron la necesidad de emigrar 582 mil. En este periodo, mientras las universidades privadas aumentaron seis veces el número de sus estudiantes, las universidades públicas apenas duplicaron su matrícula.

Este ha sido el periodo de mayor concentración de la riqueza en toda la historia de México. Un dato: en 2006, según Forbes y cifras del INEGI, el patrimonio de los 10 mexicanos más ricos era equivalente al ingreso de un año de la mitad de la población de nuestro país. Así mismo, en ese año, el 70 por ciento de las familias mexicanas vivía con ingresos menores a 8 mil pesos. Uno de los resultados más lamentables de esta política discriminatoria, es que de 1982 a la fecha, el número de pobres pasó de 32 millones a más de 60 millones; es decir, se duplicó.

Aunque cruda, esta es la realidad. La espeluznante verdad: en México la riqueza de unos (pocos) se ha edificado con la miseria de otros (muchos).

Por eso sostenemos que para enfrentar la crisis actual, lo primero que tiene que hacerse es cambiar esta política injusta y excluyente, que es la causa principal del empobrecimiento, de la inseguridad y de la violencia.

En otras palabras, debe aplicarse una nueva política que tenga como objetivo central la atención a las necesidades del pueblo y no el lucro y los privilegios de una minoría.

Este debe ser el gran tema del debate nacional. Sobre esta base es que estamos dispuestos a dialogar y a llegar a un acuerdo con otras fuerzas políticas y sectores sociales.

Desde esta plaza pública defino con toda claridad lo siguiente: primero, rechazamos la violencia en cualquiera de sus manifestaciones, nuestro movimiento ha sido, es y seguirá siendo pacífico. Aquí abro un paréntesis para condenar una vez más, el acto terrorista de Morelia, que causó la muerte de 8 seres humanos y lesionó a más de 100 personas inocentes.

Segundo, es necesario aclarar que no estamos en contra quienes, con esfuerzo, trabajo y de conformidad con la ley, crean riquezas y generan empleos, sino de aquellos que de la noche a la mañana amasan grandes fortunas en la ilegalidad o al amparo del poder público. Estamos a favor de una iniciativa privada con cultura productiva, con responsabilidad cívica y dimensión social.
Tercero, siempre por encima de nuestros legítimos intereses personales o de grupo, estará el bienestar del pueblo y de la Nación.

Cuarto, para rescatar al país de la crisis actual, estamos dispuestos a construir un acuerdo con todas las fuerzas políticas y con los representantes de todos los sectores sociales de México, siempre y cuando se convenga cambiar la política económica para apoyar a la mayoría de los mexicanos, y en especial a los pobres y desposeídos de nuestro país. Y todos nos comprometamos a no permitir la privatización de la industria petrolera en ninguna de sus modalidades.

Quiero explicar a ustedes con mayor detalle por qué es indispensable cambiar la actual política y qué proponemos de manera concreta.

Es innegable que la situación económica del país está en franco deterioro y si no se corrige el rumbo, la situación va a empeorar y será el pueblo pobre el que resulte más afectado. Aunque todos lo padeceremos porque en una sociedad siempre el destino de unos, está atado al de otros.

Este año, el crecimiento económico de México es el más bajo de todos los países de América Latina y el Caribe.

En los últimos tiempos ha sido mayor la pérdida de empleos. El salario y los ingresos están resultando insuficientes ante la carestía. Está creciendo la cartera vencida. Los bancos han reducido sus créditos. Las tiendas departamentales están bajando sus ventas. En estos días, la industria de la construcción no está creciendo.

Por los efectos de la recesión en Estados Unidos, se está reduciendo el monto de las remesas de los trabajadores mexicanos en el extranjero; está cayendo la producción y las exportaciones mexicanas son menores; están bajando los niveles de ocupación en los destinos turísticos; hay falta de crédito internacional para proyectos de inversión.

No quisiéramos que ocurriera, pero lo más lógico es que con el deterioro de la economía mundial habrá menores flujos de divisas hacia México por concepto de inversión, de crédito y de exportaciones. Adicionalmente, la caída en la producción de Pemex, ocasionada por su mal manejo, y una probable baja en los precios del petróleo, automáticamente plantea el riesgo del déficit creciente en la balanza de pagos.

Sin considerar las exportaciones de petróleo, el déficit comercial, (es decir, cuando se compra en el extranjero más de lo que vendemos afuera) en el 2000, fue de 14 mil 149 millones de dólares; en 2007, de 53 mil 92 millones de dólares, y en 2008, según proyecciones, será de 68 mil 374 millones de dólares; es decir, crecerá 15 mil millones de dólares en un año. Y es importante señalar que el 86 por ciento de este incremento, se debe a la creciente compra en el extranjero de alimentos y petrolíferos, principalmente gasolinas. Y todavía así, el gobierno usurpador se ha negado a construir nuevas refinerías y no ha apoyado a los productores del campo mexicano para lograr la autosuficiencia alimentaria. Pareciera como si estuviera esperando una gran crisis de balanza de pagos para actuar.

No es ningún secreto que un ambiente de turbulencia financiera internacional y de crédito restringido, un déficit de gran magnitud podría llevar a que la crisis económica pasara a crisis financiera, con consecuencias negativas para las tasas de interés o el tipo de cambio.

Añadir una crisis cambiaria a la crisis que hoy padecemos por falta de crecimiento, empleo y falta de seguridad tendría efectos muy graves para el bienestar de los mexicanos.

Por esta razón, desde esta plaza pública, proponemos al Congreso la aplicación de un plan anticrisis, bajo los siguientes lineamientos:

Consideramos que en materia económica, para enfrentar la crisis y evitar un mayor agravamiento, se debe fortalecer nuestra producción interna para, cuando menos, evitar un mayor desempleo y disminuir el déficit comercial.

Esto lo podemos lograr aumentando la producción para depender menos de las importaciones de gasolinas, diesel, gas natural, alimentos y toda la gama de productos manufacturados que no son competitivos por los altos costos de los energéticos y del crédito.

Los fondos para este plan anticrisis pueden obtenerse si se reduce en 200 mil millones de pesos el gasto superfluo del gobierno y se utilizan los 200 mil millones de pesos de excedentes que se recibirán este año por precios altos de petróleo.

Con esta bolsa de 400 mil millones de pesos, se deben financiar proyectos de alto impacto económico para mejorar el nivel de empleo, la competitividad y atemperar la crisis social y el clima de inseguridad.

El día 15, por la noche, propuse que se llevaran a cabo las siguientes medidas que ahora repito:

1. Que se cancelen los aumentos de precios de la gasolina, el diesel, el gas y la electricidad. Aquí añado que con esto lograremos mejorar la competitividad de la industria; dar alivio a los consumidores y reducir la presión inflacionaria.

2. Que se otorguen becas a todos los estudiantes de preparatoria del país como se hace en el Distrito Federal. Es necesario ver el gasto destinado a la juventud como una inversión social.

3. Que se aumente el presupuesto de las universidades públicas para resolver el problema de miles de jóvenes que son rechazados, con el pretexto de que no pasan el examen de admisión, cuando en realidad lo que sucede es que las universidades no tienen cupo o espacio por falta de presupuesto. Debe repararse el daño que se ha hecho con la política neoliberal, que ha dejado a los jóvenes sin oportunidad de trabajo y de estudio, y los ha orillado a emigrar o a tomar el camino de las conductas antisociales.


4. Que se otorgue una pensión alimentaria a todos los adultos mayores del país, equivalente a medio salario mínimo, como se lleva a cabo en el Distrito Federal. Este apoyo debe otorgarse desde los 65 años, cuando menos, en regiones indígenas y en las zonas de mayor pobreza del campo y la ciudad.

5. Que se entreguen de inmediato los ahorros de los exbraceros.

6. Que se aumente el presupuesto destinado al campo; se establezcan precios de garantía y subsidios al fertilizante y a otros insumos. Con ello se pueden reducir las importaciones de alimentos; evitar más aumentos en los precios de los alimentos básicos; mejorar la economía de campesinos y productores, y atemperar el fenómeno migratorio.

7. Que se construyan las tres refinerías que se necesitan en el país para dejar de comprar gasolinas en el extranjero. Con esta decisión se reducirían las importaciones de gasolina que ya se acercan al 50 por ciento de lo que consumimos, se daría valor agregado al petróleo crudo, se generarían empleos y se ahorrarían divisas.

8. Que se cancele la llamada Alianza Educativa, y en particular, que no se permita el cierre de las escuelas normales y se otorguen plazas a todos sus egresados.

9. Que se lleve a cabo un programa de construcción de obras públicas para reactivar la economía y generar empleos; de manera particular, que se atienda la falta de servicios públicos y de vivienda, en beneficio de la gente pobre de los centros urbanos y de las ciudades fronterizas.

10. Que renuncien de inmediato los secretarios de Gobernación y de Seguridad Pública y el procurador General de la República, por carecer de integridad y ser ineficaces en el combate a la inseguridad y la violencia.

Adicionalmente, nosotros estaríamos dispuestos a llegar a un acuerdo con nuestros adversarios, si además, repito, se hace el compromiso de retirar en definitiva las iniciativas de privatización de Pemex y a cambio de ello, se apoya el Programa de Acción Inmediata para el Fortalecimiento de Pemex, que ha sido elaborado por un grupo muy diverso de personas de diferentes ideologías, militantes de varios partidos, y otros que no militan en ninguno. Este programa, según ellos mismos, atiende la urgencia de rescatar a Pemex de la postración en que lo han sumido las políticas de los últimos gobiernos. Con este programa se asignarán mayores recursos a Pemex para que los destine a actividades que se han rezagado: exploración, refinación, conservación y mantenimiento de equipos y plantas, petroquímica, ductos, almacenamiento, e investigación y desarrollo.

Con este programa, sin ninguna reforma legal y mucho menos violando el espíritu y la letra de la Constitución, se demuestra que existen recursos suficientes para garantizar el sano crecimiento y diversificación de las actividades de Pemex y para comenzar a fortalecer su infraestructura e iniciar nuevas plantas de refinación e instalaciones de transporte y almacenamiento. Se demuestra, también, que no se requiere invitar a inversionistas del exterior para fortalecer a Pemex.

Amigas y amigos:

Si se aplica todo lo aquí expresado, se puede frenar la crisis, enfrentar la incertidumbre y crear un ambiente de seguridad, de aliento y de esperanza al pueblo de México.

Si aceptan estas propuestas, vamos al acuerdo para salvar al país y proteger a nuestro pueblo.

Este acuerdo podría llevarse a cabo en el Poder Legislativo, donde están representadas todas las fuerzas políticas del país y desde el Congreso, podría convocarse al resto de la sociedad. Además, la Cámara de Diputados tiene la facultad exclusiva de aprobar el presupuesto y la mayor parte de nuestras propuestas, dependen de una nueva orientación del gasto público. En pocas palabras, se necesita que el destinatario del presupuesto sea el pueblo y no los potentados y la alta burocracia. En consecuencia, voy a solicitar respetuosamente a los legisladores del Frente Amplio Progresista que presenten a sus homólogos de otros partidos este plan anticrisis.

Claro está, se trata de algo serio, que exige voluntad, compromisos y responsabilidad de todos. También es obvio que no aceptaremos la simulación ni el engaño.

Si nuestros adversarios optan por seguir haciendo la política de siempre, esa donde sólo cuentan los intereses de una minoría y no las demandas y aspiraciones del pueblo. De una vez les decimos, que sigan su camino, que nosotros vamos a continuar ejerciendo el legítimo derecho de hacer una nueva política para construir una República más justa, más humana y más igualitaria.

Por eso también aprovecho esta reunión para convocarlos a seguir trabajando en defensa del pueblo, de los bienes nacionales y de la transformación del país. De manera particular, les pido que estemos atentos a cualquier llamado, porque si Calderón y las cúpulas del PRI y del PAN insisten en aprobar un dictamen que privatice la industria petrolera, vamos a movilizarnos, habrá resistencia civil pacífica. Y no habrá multa o sanción que nos impida ejercer el derecho constitucional de manifestación. Además, la libertad y la justicia no se imploran, se conquistan.

Amigas y amigos:

Desde esta plaza pública exigimos que se atienda el grave problema de contaminación del Río Santiago que afecta a los habitantes de los municipios de Juanacatlán y El Salto en Jalisco, donde está en peligro la salud de la gente, e inclusive, perdió la vida recientemente un niño por la terrible contaminación de las aguas.

Reiteramos nuestro rechazo al basurero de residuos tóxicos de una empresa española en Zimapán, Hidalgo. A la destrucción del cerro de San Pedro por la minera canadiense San Xavier, en San Luis Potosí, y a la devastación de Huizopa, Chihuahua, por otra minera canadiense.

También expresamos nuestro apoyo a las luchas en defensa del agua, los bosques y el medio ambiente. Nuestra solidaridad con los trabajadores y maestros que luchan en contra de las reformas a la Ley del ISSSTE y de la llamada Alianza Educativa.

Exigimos la libertad de los presos políticos de Atenco y a todos los luchadores sociales que se encuentran privados de su libertad por la defensa de causas populares.

En cuatro días se cumplen cuarenta años del movimiento estudiantil y popular de 1968. Desde esta plaza queremos rendir un sincero homenaje a esos jóvenes que abrieron los cauces democráticos en nuestro país. Cuarenta años después, como ellos, seguimos luchando por la justicia, la democracia y la libertad.

También nuestra solidaridad con los mexicanos que están siendo maltratados y deportados de Estados Unidos por las medidas injustas del gobierno de ese país.

Amigas y amigos:

Aquí repito lo fundamental: mantengamos la convicción de que en el camino hacia la construcción de una nueva República tenemos que ir creando, y eso es lo que estimo más importante, una nueva corriente de pensamiento que se arraigue y permanezca en la conciencia del pueblo. Una nueva corriente de pensamiento que reconozca y exalte la cultura y la inmensa bondad que hay en nuestro pueblo. Una nueva corriente de pensamiento que haga surgir una voluntad colectiva para impedir que en la política y en la vida pública predominen el engaño, la intolerancia, la corrupción y el afán de lucro, en vez de la verdad, la diversidad, los valores morales y el amor al prójimo. Una nueva corriente de pensamiento para evitar que el dinero triunfe sobre la dignidad y el ser humano valga por su trabajo, rectitud y generosidad.

Sigamos luchando con la moral en alto, sabedores que la verdadera felicidad se alcanza cuando se está bien con uno mismo, con nuestras conciencias y con nuestros semejantes.

¡Viva el movimiento estudiantil y popular de 1968!
¡Viva el Movimiento en Defensa del Petróleo!
¡Vivan los hombres y mujeres libres y concientes!
¡Viva nuestro movimiento!
¡Viva México!
¡Viva México!
¡Viva México!

sábado, septiembre 27, 2008

Desfiladero*




Tomados de La Jornada, El Fisgón y Helguera.


Jaime Avilés
jamastu@gmail.com

■ Una receta para darle, al IFE y al PRD, una sopa de sus propios chocolates

Durante su gira del pasado fin de semana por diversos municipios de Jalisco, Andrés Manuel López Obrador rindió homenaje en cada mitin a la memoria del desaparecido José Zamarripa de la Peña, representante del gobierno legítimo de México en aquella entidad. Nieto de un gobernador revolucionario de Aguascalientes, hijo de un aguerrido líder sindical, militaba en la izquierda desde su adolescencia porque llevaba en los genes el amor a la política.

A los 16 años se afilió al Partido Comunista Mexicano; más tarde, pasó al Socialista Unificado de México, y siguió por la senda de las metamorfosis cuando éste se convirtió en Partido Mexicano Socialista (PMS), y éste en Partido de la Revolución Democrática (PRD), y éste en una ruina moral nauseabunda, hoy en manos de una pandilla de atracadores.

Cuando López Obrador llegó a la presidencia nacional del PRD en 1996, Pepe se incorporó a su equipo de trabajo y estuvo a su lado en esos años de éxitos electorales continuos. Cuando Andrés Manuel quedó al frente del Gobierno del Distrito Federal, fue su coordinador de asesores todo el sexenio. Después del golpe de Estado de 2006, que sembró a Felipe Calderón en Los Pinos, Zamarripa recibió del jefe de la oposición dos nuevos cargos: subsecretario de la hacienda pública en el gobierno legítimo y representante de éste en Jalisco.

Cuando hace tres domingos murió de un infarto en un viejo edificio de la colonia Condesa, le faltaban tres días para cumplir 50 años de edad. No tenía gas en el departamento que alquilaba. No tenía un peso en la bolsa, ni en el banco, ni en la vida. No tenía nada, aparte de una inmensa colección de libros y discos, y amigos en todo el país. Pese a que estuvo en una posición de poder dentro del GDF, nunca se valió de la política para enriquecerse, lo que habla de su estatura ética y de su honestidad juarista. Pero si al morir no contaba siquiera con gas para cocinar, esto se debe a razones que hoy merecen ser expuestas públicamente.

En 2006, cuando numerosos perredistas ascendieron al Poder Legislativo con los votos de los seguidores de López Obrador para impulsar en las cámaras el proyecto alternativo de nación, muchos se comprometieron a descontar de su dieta de casi 200 mil pesos mensuales una pequeña suma para cubrir los gastos y sueldos del gobierno legítimo. Sin embargo, la guerra sucia de la ultraderecha no terminó con el robo de la Presidencia y el linchamiento perpetuo de los levantacejas: continuó también dentro del PRD, en donde la corriente de Ruth Zavaleta y Jesús Ortega secuestró la dirección del partido y nombró a Guadalupe Acosta Naranjo como palero oficial del régimen.

Esto trajo, por supuesto, consecuencias negativas para la resistencia civil pacífica: el Frente Amplio Progresista se quedó sin oficinas y el apoyo económico al gobierno legítimo dejó de fluir. Hace por lo menos seis meses que López Obrador, los secretarios y los subsecretarios de su gabinete no cobran sueldo, mientras las deudas con los proveedores se acrecientan y la estrechez torna cada vez más difícil la vida cotidiana de las familias de los empleados de confianza. En otras palabras, la derecha neopanista del PRD, en alianza con Calderón, fomenta el estrangulamiento de la estructura que encabeza la lucha por la transformación del país.

De repente, sin embargo, Acosta Naranjo pone el grito en el cielo porque sus propios cómplices amenazan con quitarle las pilas al juguetito que ellos mismos le regalaron. El Instituto del Fraude Electoral –esa extensión de la empresa Hildebrando, propiedad del cuñado de Felipe Calderón, que posee todos los datos del padrón electoral federal sin que nadie la moleste– ha decidido multar al PRD con 57 millones de pesos por el plantón de 2006 en Reforma y con 13 millones de pesos más por la huelga legislativa del pasado abril, que impidió la privatización de Petróleos Mexicanos por la vía del madruguete.

Ambas sanciones fueron pedidas por el representante del PAN ante el IFE y la secretaría ejecutiva del instituto sugirió un castigo de “4.9 millones de pesos por la movilización poselectoral de 2006 y 650 mil pesos por la toma de tribunas” en las cámaras. Pero de acuerdo con la magnífica nota periodística de Alonso Urrutia publicada ayer en este diario, ambas cifras crecieron en forma desmesurada: la primera “en mil 200 por ciento, al pasar de 4.9 a 57 millones” y la segunda “en 2 mil por ciento”, al saltar de 650 mil a 13 millones de pesos. Según cálculos de un periódico oficialista divulgados el jueves, el PRD podría verse obligado a pagar este adeudo en cómodas mensualidades de 9 millones de pesos. Esto, según Acosta Naranjo, pondría en peligro la viabilidad financiera del partido que regentea.

Se trata, obviamente, de un acto represivo en contra, no del PRD, sino de los ciudadanos, a quienes el (des)gobierno de Calderón, a través del IFE-Hildebrando, quiere humillarlos castigándolos por haber ejercido su derecho constitucional a protestar contra una rotunda injusticia. Estamos, en otras palabras, ante una intentona de venganza, concebida por las mentes enfermas de aquellos que no aspiran sino a lastimar a quienes a diario los tachan de ineptos, corruptos y espurios.

Por lo tanto, la resistencia civil pacífica debe situarse a la altura de las circunstancias. ¿Quieren pagos mensuales de 9 millones de pesos? Perfecto. El gobierno legítimo cuenta con casi 3 millones de afiliados en todo el país. Si cada uno de ellos destina la suma de tres pesos mensuales, la “ejemplarizante” cantidad quedará saldada sin que a nadie le duela el codo. Y para convertir el castigo en una fiesta, el dinero podría entregarse en monedas de 10, 20 y 50 centavos, formando largas filas de miles y miles de ciudadanos a las puertas del edificio que preside Leonardo Valdés Zurita, alias Vazurita. ¿Quieren humillarnos aún más? Démosles una sopa de su propio chocolate.

A cambio, sería prudente exigir dos condiciones: que Acosta Naranjo renuncie a la presidencia del PRD, y que ese partido pague los salarios atrasados del gobierno legítimo y reanude su apoyo económico al movimiento, al cual le debe las prerrogativas electorales de que disfruta. Mañana, en el Zócalo, López Obrador anunciará un plan de emergencia para sacar al país de la crisis en que lo ha sumergido Calderón y acabará de hundirlo Bush con el inminente derrumbe financiero de Estados Unidos. Es desde todo punto de vista deseable que la enumeración de los objetivos del plan vaya acompañada de acciones concretas para que la movilización popular empiece a traducirlos en logros y avances, y en alianzas con todas las luchas sociales que están en curso.


*Tomado de La Jornada.

viernes, septiembre 26, 2008

Reprueba Congreso a traficante de influencias Mouriño, éste se niega a renunciar






Tomados de La Jornada, El Fisgón, Helguera y Rocha y El Universal, Helioflores.


Tal y como sucedió en la Cámara de Diputados, el reconocido traficante de influencias Juan Camilo Mouriño, optó por mostrar su sonrisa cínica y nerviosismo en lugar de responder “con verdad” ante los senadores que cuestionaron que cobre millonario sueldo a costa de los contribuyentes y no trabaje.

De nada sirvieron las impugnaciones, las demandas de respuestas claras y directas, tampoco la de: “si no pueden, renuncien”. De nueva cuenta el campeón en contratos con Pemex, no se salió de un guión bien estudiado con el cual evitó a toda costa dar alguna respuesta.

Desde hace dos años el pelele Felipe Calderón Hinojosa y su equipo Timbiriche de comunicación social crearon la ficticia imagen de que Mouriño era un “joven político talentoso, frío y calculador”, capaz de la negociación y de sacar adelante acuerdos por más difíciles que fueran. Tras su incursión en la secretaría de Gobernación del desgobierno pirata del usurpador Calderón Hinojosa, la endeble imagen quedó por los suelos. Su patética participación ante diputados y senadores fue la puntilla para retratarlo de cuerpo entero. Un pobre tipo que no es ni frío, ni inteligente y mucho menos capaz de articular ningún consenso a favor, todo lo contrario, lo que obtuvo fue la unidad de la oposición y no pocos panistas que le reprocharon que cobre sin trabajar.

Y es que a dos años del pelelato los traspiés del gabinetazo pirata son más que evidentes. Ni estabilidad y paz social, ni crecimiento de la economía, ni mayor empleo, ni bienestar familiar, ni baja en los precios de la luz y gasolinas. En cambio hay mayor inseguridad, más asaltos, más robos, más secuestros, más narcotráfico, más y mejor impunidad.

Los tiempos oficiales de radio y televisión son acaparados por Los Pinos para promocionar la venta de Pemex y de que todo está bien. Con el 40 por ciento de los tiempos oficiales a su disposición el espurio Calderón Hinojosa llenas los espacios de radio y televisión con mentiras oficiales sobre más empleo, mejor combate a la delincuencia y mayor crecimiento económico. Con el 30 por ciento el Congreso de la Unión aporta sus comerciales políticos para apuntalar lo dicho por el pelele Calderón Hinojosa. De esta manera el 70 por ciento de los tiempos oficiales en radio y televisión son utilizados para mentir con descaro a televidentes y radioescuchas que tienen que soportar hasta en la sopa las “supuestas bondades” de las leyes de los legisladores y los “supuestos triunfos” de quien no puede andar ni bicicleta sin caerse.

Todo ello sin contar los miles de millones de pesos que ambas “instituciones” gastan de su abultado presupuesto para continuar con la mentira y fabricar –como Televisa y el usurpador Calderón Hinojosa- el mexican dream.


La siguiente colaboración fue tomada del periódico La Jornada.








El efecto jazz

Luis Javier Garrido

La peor crisis económica y financiera de Estados Unidos en más de medio siglo se está agravando en este otoño de 2008 y amenaza a los países sin capacidad de decisión autónoma y uncidos a Washington, como México, que se halla, por otro lado, enfrentando una situación política y social crítica derivada de las políticas del gobierno de facto de Felipe Calderón, que en menos de dos años ha creado un clima de inseguridad y de violencia sin precedentes con el pretexto mentiroso de estar luchando contra el narcotráfico.

1. El gobierno ilegítimo de Felipe Calderón ha entrado antes de cumplir dos años en un escenario de desastre sin precedentes, derivado tanto de su incompetencia y de sus tentativas privatizadoras antinacionales, que lo han llevado de fracaso en fracaso, como del escenario caótico creado por él mismo al lanzar anticonstitucionalmente a las fuerzas armadas a aparentar una lucha contra el crimen organizado, que lo único que ha producido es un inútil derramamiento de sangre, y éste ahora se agrava por la crisis financiera internacional, sin que se vislumbre una salida.

2. El país requiere con urgencia un cambio radical –de otras políticas que privilegien los derechos del pueblo por sobre los intereses de las trasnacionales, y de otros hombres para ejecutarlas, muy distintos a los yuppies extranjerizantes con los que Calderón pretende inútilmente gobernar–, pero las exigencias provenientes de todos los sectores se están multiplicando sin que el gobierno panista parezca tener otra prioridad que proseguir con una serie de manipulaciones tendientes a imponer una mayoría panista en la Cámara de Diputados en las legislativas de 2009.

3. El escenario actual de México requiere una lectura muy diferente de la que muchos analistas están haciendo, influidos por la propaganda oficial. La violencia generalizada que prevalece es consecuencia de las políticas deliberadas que instauró el gobierno de Calderón desde el primero de diciembre de 2006 para crear un escenario de caos que le permitiese mantenerse en el poder, a pesar de su ilegitimidad, e imponer los programas privatizadores, y no de los traficantes que tienen sus propios códigos, y que el pueblo ve claramente. En México no existe una violencia derivada de la lucha de los cárteles entre sí, como no hay tampoco, según se pretende, un narcoterrorismo.

4. Ese interés del gobierno panista en mantener el clima de violencia para amedrentar a la población y desmovilizarla, es lo que explica que lejos de tomar las medidas conducentes pretende arrojar aceite al fuego. Y es lo que explica también que lejos de prever medidas drásticas frente a la crisis financiera que está germinando, se pretenda ignorarla creyendo que puede contribuir al escenario del caos.

5. Las señales que vienen del Potomac y de Wall Street no dejan, sin embargo, lugar a dudas de cuál va a ser el escenario inmediato. Los republicanos y los demócratas de Washington están dando ya evidencias de que una vez más van a hacer recaer el costo de su crisis a la clase trabajadora estadunidense y, sobre todo, a los países subordinados a sus políticas como México, y esto va a ser así ocupe quien sea la Casa Blanca a partir del 20 de enero. De la misma manera que el gobierno panista de México, sometido por completo al exterior, va a pretender seguir haciendo lo que hasta ahora ha hecho: hacerle pagar el costo de sus erráticas políticas al pueblo y pasarle a las capas medias de la población, sobre todo al pueblo empobrecido, la factura de lo que ya se llama a nivel internacional el efecto jazz.

6. México estará destinado, en consecuencia, a pagar en parte el costo de la crisis del sistema financiero estadunidense de no cambiarse de políticas, y esto es responsabilidad de Calderón, pues no hay una fatalidad en el porvenir inmediato. Cualquier salida que le puedan dar a la crisis mexicana los grupos que actualmente pretenden gobernar, de seguir las cosas como están, va a ser, por consiguiente, dentro del modelo actual y del insignificante margen de acción que les dejan a quienes mandan en México tanto la Casa Blanca como los organismos financieros a los que han aceptado someterse.

7. La disputa que está aflorando entre los sectores más retrógrados del país sobre las medidas que ha de tomar el gobierno calderoniano para que la violencia que el mismo desató conduzca a algo o para que el efecto jazz no afecte demasiado al sector empresarial no refleja más que la miopía, la ineptitud y el entreguismo de los grupos oligárquicos que se han apoderado del poder en México. Y poco importa si Guillermo Ortiz (director del Banco de México) se opone al titular de Hacienda, Agustín Carstens, pues ambos obedecen dócilmente las directrices de Washington.

8. Las medidas que deben tomarse de urgencia para poner un alto a la debacle nacional no implican, sin embargo, más que algo muy sencillo: respetar el marco jurídico establecido en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Es urgente que el gobierno de facto calderonista detenga su frenesí privatizador lo mismo de industrias estratégicas que del sector educativo, que el ejército y la Marina regresen a sus cuarteles y no realicen tareas policiacas y represivas que les están tajantemente prohibidas, que el gobierno cese de derrochar los recursos de la nación para poder imponerse de manera fraudulenta en 2009. Y, ¿por qué no?, que se establezca un gobierno que trabaje para los mexicanos y no para los intereses trasnacionales.

9. La dinámica política de los últimos meses de desastre del segundo gobierno panista no apunta, no obstante, a que exista en él talento ni voluntad política para darle salida a la grave crisis económica, política y moral a la que ha llevado al país, y sí, por el contrario, hay evidencias de que puede empecinarse en ahondar el escenario de caos que el mismo forjó, y para el que le sirven lo mismo la crisis política que la financiera.

10. Hay que recordar ante esto, y por lo mismo, que al margen de lo que decidan en las próximas semanas las cúpulas empresariales y políticas la salida no se halla arriba; está abajo.

jueves, septiembre 25, 2008

Recrudece embestida mediática contra movimiento de resistencia civil pacífica







Tomados de La Jornada, Hernández, El Fisgón, Helguera y Rocha y El Universal, Helioflores y Naranjo.

Le embestida en contra de cualquier movimiento social que se oponga a los intereses económicos de los poderes fácticos y de su pelele Felipe Calderón Hinojosa continúa. Mientras que “legisladores” -encabezados por el PAN- exoneraron al autodeclarado traficante de influencias Juan Camilo Moruriño, y al corrupto Vicente Fox lo cubren con el manto de la impunidad, al luchador social Ignacio del Valle Medina le imponen 104 años de cárcel por resistir el despojo de sus tierras y el desprestigiado IFE -del más desprestigiado Leonardo Valdés Zurita- pretende imponer una multa a los partidos del Frente Amplio Progresista por el plantón de 2006 en el que se protestó por el fraude electoral y por la toma de las tribunas para evitar el albazo legislativo que vendería Pemex a los capitales extranjeros y nacionales.

El primero fue un movimiento ciudadano amparado en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, tan legal que sólo se impidió el paso de vehículos, pero nunca de personas, además de ser tan pacífico que no se rompió ni un sólo cristal o se maltrató la propiedad pública o privada. La toma de tribunas fue realizada por legisladores en el pleno uso de sus facultades y derechos. En ningún país del mundo se sanciona el actuar de los legisladores dentro de su recinto –se ha llegado hasta los golpes en varios casos- pues se trata de actos ligados a la política y amparados por el fuero constitucional. Ningún organismo puede estar por encima de lo que marcan las leyes.

Pero como de lo que se trata es de golpear por enésima vez al movimiento de resistencia civil pacífica, la idea es dar “justificaciones legaloides” a los Chuchos de la Nueva (Der) Izquierda para privar al movimiento de los recursos que se le destinaban. Como ayer reseñamos, ese grupo que se ha apoderado del PRD y que está en contra del movimiento ciudadano usa todas las argucias para despojar de recursos al movimiento que los llevó a tener las millonarias prerrogativas que ahora disputan.

De esta manera volvió a recrudecerse el linchamiento en los medios electrónicos que por enésima ocasión dan por muerto al movimiento que encabeza Andrés Manuel López Obrador y a los millones que participan en la Convención Nacional Democrática (CND). Los jilgueros de Los Pinos dicen con voz estentórea que ahora sí, se acabó todo, que ya no hay dinero para continuar. La realidad es que desde hace más de un año los fondos aportados por los partidos han bajado en la medida en que los Chuchos asaltaron al PRD.

Es una estrategia más que se une a las del miedo –que nadie vaya a concentraciones masivas callejeras, no sea que pase lo que en Morelia-, a la militarización del país, a la criminalización de la protesta civil pacífica y a la campaña de desprestigio en contra de la CND que aglutina a todos los medios electrónicos y a todos los voceros oficiales y oficiosos. Tanta saña no es casual, se aproxima el “debate” en el Congreso de la reforma petrolera, La puesta en venta está en marcha, la farsa del PAN, PRI, Verde, Alternativa y
los Chuchos del PRD también.

De eso se trata la nueva escalada de violencia verbal en contra de todo lo que huela a dignidad y defensa de México y los mexicanos. Pronostican los trasnochados lectores de noticias que todo acabó para la CND. El próximo domingo se les demostrará por enésima vez que mienten y por enésima vez harán el berrinche de costumbre. Pura bilis.



El siguiente análisis fue tomado de la revista Proceso.













Improvisación


José Gil Olmos


MEXICO, D.F., 24 de septiembre (apro).- La utilización del Ejército para combatir el crimen organizado desde el principio de su administración, es la muestra más clara de la incapacidad de gobernar que Felipe Calderón y su equipo han dado en estos dos años que se han caracterizado por la improvisación.

Esta deficiencia se explica si vemos cómo Calderón llegó al poder: casi por mero accidente y no por capacidad. Fue gracias al apoyo de los poderes fácticos de este país que al ver en Andrés Manuel López Obrador "un peligro para México", se volcaron con todos sus recursos para que el candidato del PAN triunfara, no obstante que era evidente su inexperiencia y su carencia de fundamentos para gobernar el país.

La experiencia como funcionario público de Calderón fue apenas de unos meses. Su formación viene más bien de sus cargos dentro del partido y en la Cámara de Diputados, en los que fue presidente y coordinador, respectivamente.

Con Felipe Calderón ocurre una situación paradójica. Cuando Vicente Fox gobernaba, él era uno de sus principales críticos por los grandes errores que cometía el guanajuatense y el apoyo ciego que le daba a su esposa, Martha Sahagún, a quien impulsaba es sus aspiraciones presidenciales. Bueno, pues a pesar de que se sabía de su desacuerdo con el foxismo, Calderón formó parte del gabinete, primero como director de Banobras y después como secretario de Energía, puestos en los que no hizo nada sobresaliente.

Una de las principales críticas de Calderón a Fox era precisamente la improvisación con la que actuaba al frente del gobierno y, al mismo tiempo, los traspiés que daban los miembros de su gabinete que sufrió múltiples cambios de principio y al final de su administración.

Acostumbrado a la vida legislativa y de partido, desde su perspectiva, Calderón miraba las cosas de manera diferente. Quizá creía que era fácil implementar los programas de gobierno y negociar con la oposición para aprobar las reformas legislativas. Total, eso era lo que hacía como legislador al lado de su maestro Diego Fernández de Cevallos.

Al mismo tiempo, una vez en Los Pinos, tal vez vio que con suma facilidad podría ser el "presidente del empleo" y no se daba cuenta de las verdaderas dificultades del país en seguridad pública, combate al narcotráfico y pobreza.

Hoy, Calderón se enfrenta a sus propias limitaciones, como lo hizo Fox a partir de sus primeros dos años como presidente.

Los indicadores de crecimiento que maneja el Banco de México son de 2.4 por ciento para este año, pero en Estados Unidos se afirma que apenas será de 1.2 por ciento, siendo el más bajo de América Latina, según la CEPAL.

El desempleo, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, de julio y agosto de este año, fue de 4.15 por ciento, siendo la mayor tasa desde 2005 cuando fue de 4.20 por ciento. Es decir, fue la tasa de mayor nivel en más de tres años.

La corrupción no ha bajado. Por lo menos desde hace tres años la estrategia gubernamental no ha rendido frutos, ya que el índice difundido por Transparencia Internacional ubica a México en el mismo lugar en nivel de corrupción, en el número 72, de 180 países. Comparte la misma calificación --3.6 de 10 puntos posibles-- con Bulgaria, Macedonia, Perú, China, Surinam y Trinidad y Tobago.

La violencia, por otro lado, galopa sin control. De acuerdo con estimaciones periodísticas, en 18 meses de gestión de Felipe Calderón se han cometido 4 mil 44 ejecuciones: 2 mil 794 de enero a diciembre de 2007, y mil 250 del 1 de enero al 20 de mayo de este año. Esto representa la tercera parte de lo registrado en la administración de Fox.

La pobreza se ha incrementado de manera preocupante. Según Cruz López Aguilar, líder de la Confederación Nacional Campesina (CNC), en lo que va del gobierno de Calderón el número de pobres ha crecido ocho millones, debido a la crisis alimentaria mundial, la carestía de alimentos y el subejercicio presupuestal.

Así podríamos seguir citando los indicadores de salud, educación, tenencia patrimonial, y en todos ellos las condiciones siguen siendo desfavorables para la mayoría de la población.

Desde el lado gubernamental se argumenta que muchos de estos problemas son herencia de gobiernos anteriores y que la presente administración está sentando las bases para mejorar las condiciones y dar paso a soluciones futuras. Pero esto mismo dijo Fox a la mitad de su sexenio.

En realidad, lo que no hemos visto en estos dos años es un plan, una estrategia de Calderón para enfrentar la crisis política, económica y social por la que atraviesa el país. Sólo detectamos acciones improvisadas, reacciones a los eventos que se van presentando y actuaciones espontáneas, que acusan un grave debilitamiento de un gobierno que ni siquiera a cumplido la mitad del camino.

miércoles, septiembre 24, 2008

Cinismo patético de representantes del pelele Felipe Calderón






Tomados de La Jornada, El Fisgón, Helguera y Hernández y El Universal, Helioflores y Naranjo.

Durante la pasarela de ayer de los representantes del pelele Felipe Calderón Hinojosa en los puestos de Procurador General de la República, Secretario de Seguridad Pública Federal y secretario de Gobernación lo menos que escucharon fue la frase de Alejandro Martí, padre del joven asesinado por secuestradores, que ahora vive en Estados Unidos: renuncien.

Pero como era de esperarse el cinismo triunfó en una sesión que duró poco más de 5 horas y en la que ni por asomo participaron en las críticas la “izquierda moderna” de los Chuchos y mucho menos el PAN. La Cámara de Diputados estrenó la modernidad de que ahora sí los legisladores recibirían las respuestas oportunas con el nuevo formato del informe presidencial. Chasco rotundo, no hubo manera de obligarlos a cumplir con su responsabilidad y contestar a las preguntas. Ni el “jura decir la verdad”, ni las preguntas directas y las exigencias de que renuncien bastaron para que contestaran, si no verídicamente, al menos con frases entendibles.

La “famosa” –por corrupta- Nueva Izquierda de los Chuchos prefirió salir del pleno de sesiones cuando se escenificó otra protesta de sus correligionarios del PRD, de esta manera demostraron en los hechos que la “unidad” pregonada por Jesús Ortega –el Chucho mayor- no es más que palabrería barata. Encabezados por la “ex presidenta” de la Cámara, Ruth Zavaleta, hicieron el hueco para evitar salir en la televisión y así forjar una imagen de “izquierda moderna y colaboradora” de aquellos que buscan el beneficio propio, el de sus intereses de grupo, por encima de los intereses de México y los mexicanos. Muy lejos de los discursos están los hechos que demuestran quienes se representan a ellos mismos y a los poderes fácticos y quienes intentan ejercer el mandato del electorado.

Las respuestas de los encargados de la seguridad fueron patéticas, inducidas por un guión que no osaron romper y dejando a legisladores y ciudadanía en la plena oscuridad sobre qué harán para acabar con la inseguridad en el país, propiciada en gran medida por la fracasada “guerra” del usurpador Calderón Hinojosa en contra del crimen organizado, que ha demostrado eso, justo de lo que carece inmensamente, el espurio y su gabinetazo de corruptos e ineptos.

La siguientes frases dan cuenta de la capacidad histriónica de quienes las pronunciaron.



“Mientras las policías estén infiltradas no podemos, a plenitud, garantizar la seguridad, y tampoco gozar de la confianza de los ciudadanos”.

Juan Camilo Mouriño Terrazo



“Hay un rezago histórico en las policías. Tenemos un deterioro estructural de años en la parte del perfil del policía. Esto nos obliga a cambiar lo que hoy tenemos, fáctico y discrecional, donde se limita sólo a una evaluación que es referencial y no obligatoria en todo el país”.

Genaro García Luna


“El objetivo no es buscar terminar con el narcotráfico, porque al final la demanda, sobre todo en los mercados importantes como el de Estados Unidos permanece”.

Eduardo Medina Mora


Y como si no hubiera suficientes problemas hasta en la propia policía federal se revelan contra la forma en que sus “inteligentes directores” encabezan la lucha contra la imperante criminalidad en el país.


“México, DF. Agentes de la Agencia Federal de Investigación (AFI) marcharon hacia las oficinas centrales de la Procuraduría General de la República, ubicadas en Paseo de la Reforma, para protestar por la eventual desaparición de la corporación.

El contingente partió de las oficinas de la AFI que se localizan en avenida Lomas de Sotelo y sus integrantes portaron pancartas en las que expusieron su inconformidad.

Las varias decenas de elementos de la AFI exigieron respeto a sus derechos y que no desaparezca la corporación.

Ante las instalaciones de la PGR señalaron que la mañana de este miércoles sostuvieron un roce violento con uniformados de la Policía Federal, quienes los desalojaron de las instalaciones ubicadas en la calle Moneda, colonia Lomas de Sotelo.

De acuerdo a lo expuesto, el edificio fue tomado por más de 100 agentes federales, quienes les impidieron el acceso”.

La Jornada, 24 de septiembre de 2008.


Hablando de delincuencia las afores “perdieron” más de 63 mil millones de pesos de las pensiones de millones de mexicanos que verán reducidos, sus de por sí raquíticos montos, cuando por fin alcancen la posibilidad de jubilarse. Pese al descalabro financiero y a la afectación de millones de mexicanos, nadie a condenado el hecho. La impunidad impera en México.

¿Qué pasó con la vergüenza y dignidad? ¿También las secuestró la delincuencia? ¿El pelele Calderón Hinojosa ofrecerá rescate por ellas? Seguro, que no.


La siguiente colaboración fue tomada del periódico La Jornada.













Crisis, polarización y pleitos

Luis Linares Zapata

Después de más de un cuarto de siglo de inmovilizadora y torpe gestión de los asuntos, públicos y privados, el país ha entrado en una fase agravada de crisis, esta vez bastante generalizada. La imposición de un modelo de gobierno impertinente con el desarrollo y la justicia es la causa eficiente del deterioro que se padece en todos los órdenes de la vida organizada. En una de las esquinas de tal crisis se halla, qué duda cabe, la postración y la desarticulación del aparato productivo nacional. Pero la descomposición social aparece, con frecuencia inusitada, como la vertiente de mayor peligro, aunque, desde la dilecta cumbre decisoria, ésta sea poco apreciada y, menos aún, atendida como indicaría la prudencia.

Décadas de ralo crecimiento desembocan no sólo en la carencia de empleo, sino en la precariedad de cualquier otro medio de subsistencia al alcance de las mayorías. Cerrados horizontes de oportunidades para crecientes grupos de población se enseñorean por doquier y merman la indispensable renovación de la esperanza en un futuro asequible. A su vez, la falta de equidad contamina, hasta su mismo núcleo reproductivo, el indispensable ensanchamiento del mercado y mejoría a los consumidores. Lo que debía consolidarse como una fábrica nacional de alcances masivos se vuelve, con el paso de los días, en una maquinaria importadora de todo lo imaginado, lo deseable y hasta lo más indispensable.

La descomposición de las relaciones sociales tiene, en la incontenible violencia, una medida precisa del estancamiento económico y la involución que han sufrido las relaciones humanas, familiares y comunitarias. La incapacidad del sistema productivo para dar cabida a todo aquel que lo requiera, obliga a expulsar a crecientes contingentes de mexicanos (un millón 300 mil en los dos últimos años del desgobierno del señor Calderón, un récord inhumano). Creciente número de municipios en la República se han convertido, por el abandono y la marginación en que se debaten, en grotescos talleres donde se incuba y entrena la delincuencia. De ellos van saliendo los miles de reclutas que cada año solicita el crimen organizado. Un efectivo y reciclable ejército que recibe cursos de capacitación a su paso por las atiborradas prisiones. Este ciclo reproductivo ya inició su fatal ronda.

Aun así, la cúpula decisoria del país todavía insiste en continuar por el mismo sendero que marca el decadente y disolvente modelo vigente. No sólo pretenden conservar los privilegios instalados como motores de la inequidad, sino que los ensanchan de manera cotidiana y salvaje. El fisco se ha convertido en su refugio predilecto para sus deleites y enriquecimiento. La oportunidad de un recambio se perdió en medio de la frivolidad, la incapacidad y el torrente de tonterías, dispendio y corrupción que se enseñoreó durante el sexenio de Fox. Ese ranchero nailon que todavía aparece en la escena pública por la inoperancia de un panismo de pequeños actores. Y, en su turno, Calderón pretende continuar, a pesar de los gritos del ¡sálvese el que pueda!, que se oyen por doquier.

El coro de difuminadores mediáticos que secunda al oficialismo crece y se encorajina ante los retobos de una sociedad cada vez más polarizada. Esta polarización no tiene, según ellos, base de apoyo e historia. Saltó de repente por la necedad de alguien a no plegarse al dictado de las urnas, aunque éstas no dieran clara sentencia y sí despertaran sospechas y constancias de un fraude cierto. Insisten en catalogarla como fruto de un predicador de la división en que convierten a López Obrador en sus denuestos y exorcismos cotidianos. Los alcances de sus alegatos, faltos de ética periodística, apenas tocan los oídos de algunos incautos. La gente, esa buena gente que tanto desprecian, ya no les cree ni sigue sus alocados silogismos e invenciones. Busca, en cambio, sus propios asideros, saca sus conclusiones y ensancha sus percepciones. La gente, esa buena gente para ellos tan desconocida, rechaza la continuidad de un modelo que los empobrece y encauza sus energías renovadoras hacia la construcción de un movimiento de renovación nacional. Un simple llamado a la unidad por parte del señor Calderón debía, según ese su coro, borrar tan acendrada herida en el cuerpo de la nación. Cuánta incapacidad de penetrar en el análisis de los fenómenos colectivos y dar rienda suelta a sus temores e intereses.

En medio de todo este conjunto de errores y olvidos, de necedades, sufrimientos generalizados, temores desatados y apañes en gran escala, una parte de la elite política se ensarta en pleitos de poca monta. Mientras el escenario completo donde discurren millones de almas se tambalea y cruje, ellos siguen con sus desplantes de rijosos sin darse cuenta de la tragedia. Lamentos y dolores pasan desapercibidos a sus serenas miradas de conductores en que se han entronizado. Sólo hay cabida para las propias pasiones, para los reacomodos y empujes de sus personales intereses. Así, los de arriba, se traban en la puja por los favores de unos cuantos concesionarios de la radio. El señor Calderón sale, de improviso pero con saña, al paso de una ley que el priísmo cupular quiere promulgar para regalar concesiones de FM. El objetivo de ambos es congraciarse con unas cuantas cadenas de mandones de la radio. La riña es cuerpo a cuerpo, directa, sin tapujos.

Allá enfrente, ante sus ambiciones desatadas, aparecen las elecciones de 2009. Los bienes públicos, una vez más, serán asignados a los favorecidos de siempre. Se alega que los concesionarios de AM ya no hacen negocio, no reciben publicidad y hay que rescatarlos a costa del erario. En el rejuego no aparecen cifras, pero algunos las sitúan en cientos de millones. Se intenta, de nueva cuenta, situarse dentro del grupo de los triunfadores como haiga sido. Detrás de ellos ruge el abismo, pero eso poco importa, será una pena más de los desvalijados que insisten en serlo.

martes, septiembre 23, 2008

Con descaro se niegan a renunciar






Tomados de La Jornada, Hernández, Rocha y El Fisgón y El Universal, Helioflores y Naranjo.

La corrupción en México sigue viento en popa con todo y los llamados de la Iglesia católica y los señores del dinero de los poderes fácticos. Los mismos desean que la corrupción –encabezada por ellos- no sea parte de la vida común del ciudadano de a pie, resienten que el mal ejemplo haya cundido entre la población y ahora sean vulnerables. También que no puedan seguir robando con el descaro acostumbrado, pues cada vez existen más denuncias por casos de corrupción.

Desde el último año del traidor y corrupto Vicente Fox Quesada hasta la fecha México ocupa el mismo nivel de corrupción, es decir de los calificados como corrupción “desenfrenada” por Transparencia Internacional al no rebasar los 4 puntos de un total de 10. La corrupción en el país -3.6- se ubica por encima de la de Brasil y de naciones como El Salvador, Uruguay, Chile, República Dominicana, Costa Rica, Puerto Rico y Cuba.

Como no catalogar al desgobierno del pelele Felipe Calderón Hinojosa -de acrónimo Hic, según publicaciones en internet- de corrupto si en sus informes sobre Pemex, coloca a la paraestatal en bancarrota, mientras que los datos duros –de la misma paraestatal- señalan que a pesar de toda la debacle en exportaciones y producción obtuvo ganancias por 16 mil millones de dólares por arriba de lo estimado.

Como no llamar corrupto al usurpador Calderón Hinojosa si de estas ganancias –no incluidas en el presupuesto y por tanto no programadas para gastarse- no se destina ni un peso a la construcción de infraestructura petrolera, sino van a parar a sus cuentas personales, ya que ni siquiera van a gastos prioritarios como salud, educación, etc. Hace unas semanas se presentó el proyecto de presupuesto para 2009 que incluye recortes en esos rubros prioritarios, por la “guerra” contra la inseguridad, pero no se dice a dónde van a parar las inmensas cantidades de dinero recibidas por los altos precios del petróleo que ayer volvieron a colocar la mezcla mexicana en la barrera de los 100 dólares por barril.

Como no llamar corruptos a los grandes empresarios mexicanos que no pagan impuestos y a los poderes fácticos mediáticos que mantienen una campaña de odio, mentiras y hostigamiento en contra de todo descontento popular. De todo movimiento ciudadano que esté en contra del saqueo a la nación y la baja en la calidad de vida y la educación. Desde la semana pasada los lectores de noticias de los medios electrónicos no cejan en sus ataques y descalificaciones a movimientos de maestros en contra de la corrupta cacique magisterial Elba Esther Gordillo, exhibida en toda su dimensión en las pasadas elecciones presidenciales de 2006. Que decir de que ayer informaron que México ocupa el penúltimo lugar en el área de ciencia y tecnología de los países miembros de la OCDE con apenas 35 mil investigadores en un país de 106 millones de habitantes, con una producción de patentes que apenas llega a las 500 anuales. No importa que la nación ocupe el lugar 14 por su economía, en materia de competitividad está en el 60 y en corrupción en el 72 de 180 países.

Como no llamar corruptos al PAN, PRI y los Chuchos del PRD si en las comparecencias de los miembros del “gabinetazo” del espurio Calderón Hinojosa abunda el compadrazgo y la complacencia. Donde los encargados de la seguridad de México insisten en que no habrá resultados “significativos” cuando se cumplan los 100 días acordados en el mentado pacto de seguridad firmado por los empresarios, sus representantes de la “sociedad civil” como Iluminemos México -pero no la corrupción en México Unido Contra la Delincuencia, que ahora firmará un pacto con las “instituciones” que criticó hace unas semanas- y los conocidos corruptos Elba Esther Gordillo, Carlos Romero, Deschamps, Mario Marín y Ulises Ruiz Ortiz.

Genaro García Luna y Eduardo Medina Mora reiteraron que no renunciarán, ni por los 24 decapitados en La Marquesa, ni por los 8 muertos y 130 heridos en Morelia, ni por las decenas de ejecuciones de las últimas semanas. Ellos aducen que trabajan “con pasión” por México aunque cobren millonarios sueldos por su ineficacia y negligencia. No quieren entender que el principal reclamo de la marcha del 30 de agosto pasado fue: “Si no pueden, renuncien, pues cobrar por no hacer nada también es corrupción”. ¿Alguien se dice sorprendido por el lugar que ocupa el gobierno mexicano en corrupción a nivel internacional?


La siguiente colaboración fue tomada del periódico La Jornada.












Narcoterrorismo en México


Carlos Montemayor

Los atentados terroristas perpetrados en la ciudad de Morelia el pasado 15 de septiembre suscitaron en gran parte de los medios mexicanos e internacionales diversos enfoques sobre la relevancia del narcotráfico en México y su paralelismo con Colombia.

Esos enfoques distorsionan en varias direcciones la vida política de México, a veces magnificando el conflictivo proceso del narcotráfico en nuestro país, otras confundiendo y olvidando el derrumbe real de nuestra vida económica, y otros momentos tratando de capitalizar políticamente, o mejor, partidariamente, la escalada de violencia de los cárteles del narcotráfico. Un ejemplo contundente y grave es el proyecto de Presupuesto de Egresos que se avecina para el próximo ejercicio de 2009: incremento notable a las partidas de Sedena, SSP y Cisen, y decremento en las áreas de salud, educación y seguridad social. Este enfoque de política presupuestal demuestra que la administración federal supone que los graves conflictos del país se resolverían con más aparatos de represión y reducción de garantías, y aleja la atención del empobrecimiento y estancamiento real de la economía nacional, que se encuentra en el sótano de los 20 países latinoamericanos analizados por la Cepal. Lo ocurrido en Morelia puede rendir, pues, óptimos resultados mediáticos al gobierno mexicano.

Difícil tener dudas acerca del atentado: es narcoterrorismo. Se trata de una acción inédita cometida en la tierra natal del presidente Felipe Calderón, que fue el estado donde se inició la guerra mediática y militar contra el narcotráfico. En muchos sitios del país, por otra parte, desde hace meses, han proliferado narcomantas denunciando la parcialidad gubernamental de esta guerra. Se trata de un cambio de mensajes al gobierno federal: de las narcomantas y los ataques a población civil (Creel y Ciudad Juárez, en Chihuahua; Ocoyoacac, en el estado de México; Mérida, en Yucatán), a granadas de fragmentación. Estamos, por tanto, ante un proceso gradual, ascendente y continuado.

Y en efecto, tenemos una posible similitud con la Colombia de los años 80: la fuerza económica, social y armamentista del narcotráfico, por un lado, y la porosidad y corrupción de políticos, de estructuras policiales y militares y algunos cuadros de la administración pública en carreteras, aeropuertos, aduanas o puertos, por otro. Todo esto es reflejo de los insuficientes e ineficaces servicios de inteligencia, situación que se ha agudizado en las pasadas cuatro administraciones federales. La guerra contra el narcotráfico carece de servicios de inteligencia y es sumamente errática. Es un caldo de cultivo para avivar el sometimiento policial y militar de México a los proyectos de seguridad hemisférica de Estados Unidos mediante proyectos como el Plan Colombia y el Plan Mérida.

Un periodista argentino del diario La Nación me comentó hace poco que algunos analistas han empezado a usar la expresión narco-Estado a la hora de hablar de México. Me parece exagerado y sobre todo erróneo. El Estado mexicano se está desmantelando por su sometimiento a la globalización económica irracional, no por el narcotráfico. Es un Estado debilitado por el neoliberalismo, con una población cada vez más empobrecida, con un gobierno cada vez más inepto y vulnerable y de gran docilidad y fidelidad a los intereses de los grandes consorcios. El narcotráfico no es el enemigo mortal del país, sino los consorcios trasnacionales, la extranjerización de nuestra economía en servicios bancarios y financieros, en el comercio, en productos agrícolas y en el sector de la energía. Hablar de narco-Estado equivale a olvidar la postración económica a que nos han llevado el desmantelamiento de la empresa pública y el repliegue del Estado en la rectoría de la economía nacional.

Desde hace tiempo me han preguntado en México y fuera de aquí si era posible que existiera alguna relación entre la guerrilla y los clanes del narcotráfico, como sí ocurrió en Colombia. No sólo me parece impensable, sino ridículo. Está claro que los vínculos reales y que más interesan al narcotráfico se encuentran en las corporaciones policiales y militares, entre políticos y diversos niveles de la administración pública, con bancos y financieras en el lavado de dinero y en la inversión legal de recursos blanqueados. Éstos son los vínculos reales y útiles al narcotráfico. La guerrilla opera en otros órdenes sociales y con otros objetivos.

En suma, no bastan ahora al crimen organizado las varias decenas de ejecuciones y decapitados diarios, ni las narcomantas para denunciar a autoridades federales. Ahora, en la tierra natal de Felipe Calderón, fueron dos granadas de fragmentación arrojadas a la multitud los nuevos mensajes. En el país entero, el narcoterrorismo demuestra que no es un fenómeno de criminalidad regional, como pretende hacernos creer la perspectiva gubernamental, sino un proceso de descomposición nacional, reflejo de los insuficientes servicios de inteligencia en México. Lo ocurrido en Morelia fue una acción terrorista, que expande la violencia en el corazón de la población civil. Los avisos y amenazas que fueron del conocimiento de autoridades locales aseguraron la inmediata respuesta de ambulancias, pero no la prevención del acto terrorista ni la cancelación de la concentración popular. México no sólo ocupa el último lugar de crecimiento económico en los 20 países latinoamericanos estudiados por la Cepal, insisto. Hoy se estrena como país vulnerable al narcoterrorismo. Una demostración palpable de que el gobierno mexicano está perdiendo el control del país.