progressif

viernes, febrero 29, 2008

Todos son inocentes; el pueblo es el culpable






Tomados de La Jornada, El Fisgón, Helguera y Rocha y El Universal, Helioflores.

La embestida mediática en contra de Andrés Manuel López Obrador se enfoca –como siempre- a desacreditarlo para poner una cortina de humo a sus denuncias. En lugar de investigar –se supone que es parte del trabajo periodístico- si es verdad que el delfín del pelele Felipe Calderón Hinojosa, Juan Camilo Mouriño –aún sin aclarar su nacionalidad, aunque todo apunta a que es español de nacimiento- firmó contratos para empresas de su familia por 26 millones de pesos cuando, por ley, estaba impedido para ello.

En cualquier país democrático –no la farsa que se ha vivido en México desde siempre- con el cúmulo de pruebas sobre el tráfico de influencias de personajes como la coyota Diego Fernández de Cevallos, Carlos y Raúl Salinas de Gortari, Elba Esther Gordillo, el corrupto Vicente Fox Quesada, sus entenados los bribones Bibriesca y recientemente con el secretario de Gobernación pirata Juan Camilo Mouriño, éstos tendrían sus huesos en la cárcel. En México no pasa eso. Aquí los medios electrónicos y la mayoría de los impresos, junto con los políticos de “altura” discuten sobre sí ya la familia de Mouriño era rica desde antes o no.

¡Por favor! Es ilegal la firma de contratos. Es contra la ley, contra el famoso Estado de derecho que tanto pregonan. No es un asunto personal, se trata de aplicar la ley. Si el tal Mouriño se encarga de dirigir la venta de Pemex y la CFE. Si apenas en pasado mes de septiembre se firmó un contrato con la española Repsol, que garantiza pérdidas para Pemex y la CFE por 16 mil millones de pesos. Si las empresas Constructora Escalante y Construcciones y Materiales Peninsulares de Eduardo Escalante, suegro de Mouriño firmaron contratos por 550 millones de pesos en lo que va del actual gobierno usurpador de Felipe Calderón Hinojosa. ¿Entonces cómo es que la discusión es si López Obrador miente o busca nada más la violencia?

En descargo Mouriño asegura que “mis actos han sido legales, mi actuar ha sido siempre ético”. Lo mismo dijo José López Portillo desde la Colina del Perro, luego de robar a manos llenas. Así lo dijo Carlos Salinas de Gortari, luego de robar a la nación. Tocó el turno al ladrón Vicente Fox Quesada y su parentela. Juraron por Dios que ya eran ricos desde antes, que los ranchos y propiedades millonarias y las empresas familiares ya eran multimillonarias desde antes.

A los cínicos PRIANistas y a sus socios de los medio electrónicos –Televisa, TV Azteca, Radio Fórmula, Radio centro, etc.- les ha importado poco los datos oficiales, los contratos, los registro públicos de la propiedad que los desmienten y colocan como vulgares ladrones. Ellos se amparan en ellos mismos, en la impunidad que ellos mismos crean. Ellos son el poder y las leyes las “aplican” otros igual que ellos. Es, pues, el círculo de la transa y la corrupción.


A continuación una colaboración tomada del diario La Jornada.








¿Por qué no comenzamos por nacionalizar el petróleo?

Fernando del Paso


Cuando en 1939 el novelista inglés Evelyn Waugh visitó México a sueldo de la empresa angloholandesa Royal Dutch Shell para escribir su libro Robo a mano armada sobre la nacionalización del petróleo realizada por Lázaro Cárdenas, dijo que “nadie en el gobierno mexicano pretendió que los trabajadores del petróleo obtuvieran algo con la expropiación”, y agregó: “ciertamente, nada han recibido”.

Waugh no se imaginó nunca que esa nacionalización iba a propiciar la creación de una formidable elite de ejecutivos y trabajadores que harían de Pemex una fortaleza inexpugnable dedicada no sólo a extraer el oro negro de las profundidades de la tierra o del mar: también a exprimir al resto de los mexicanos. Sueldos estratosféricos, dinero a millonadas para el sindicato, privilegios y prebendas que apenas si soñaban los trabajadores de otras industrias, largas vacaciones que ningún otro grupo de trabajadores disfrutaba, créditos para la vivienda con enormes facilidades de pago, aguinaldos espléndidos, jubilaciones a los cuarenta o cincuenta años de edad con un alto porcentaje del salario, atención médica y quirúrgica de por vida para el trabajador y sus familiares más cercanos…

Y a esto se agregó –y continúa agregándose– la corrupción, los fraudes, las concesiones a empresarios y a los empresarios-políticos o políticos-empresarios: todo esto logró que el petróleo nunca fuera nuestro. Andrés Manuel López Obrador, en una entrevista reciente con Carmen Aristegui –en la CNN– lo demostró con unas cuantas palabras: en Venezuela el litro de gasolina cuesta cincuenta centavos. En México, ocho pesos. ¿Dónde quedó, dónde queda el resto, los siete pesos con cincuenta centavos? En los bolsillos de esa elite y de sus cómplices.

Pemex es de Pemex, no es de los mexicanos. Nunca lo ha sido. ¿Por qué no empezamos por nacionalizarlo para beneficio, esta vez sí, de todos? ¿Quién puede acabar con ese monstruo? ¿Quién le va a poner el cascabel al gato?

Para terminar, una aclaración: Lázaro Cárdenas no fue derrocado cuando nacionalizó el petróleo –como fue el caso de otros mandatarios latinoamericanos que intentaron hacer reformas que amenazaban los intereses comerciales de ingleses o norteamericanos: Balmaceda en Chile, Hipólito Irigoyen en Argentina y Joao Goulart en Brasil– no porque Roosevelt fuera un gran hombre.

No. Wauhg, en un libro lleno de horrores y estúpidas acusaciones, como fue el suyo, atina cuando explica la benévola actitud de Roosevelt: “una guerra europea daría por terminada la cuestión en todos sentidos (puesto que) Estados Unidos, antes que ver un cargamento de petróleo dirigirse hacia los poderes centrales (de Europa), probablemente ocuparía los campos petrolíferos (mexicanos) en nombre de las compañías”.

No sobra recordar que, en ese entonces, México le vendía petróleo a Alemania.

jueves, febrero 28, 2008

La Nueva Izquierda de la derecha







Tomados de La Jornada, Hernández, El Fisgón y Rocha y El Universal, Helioflores y Naranjo.

Los temas de interés en México son la privatización del sector energético, la nueva ley laboral –que tiraría a la basura décadas de luchas sociales que han costado un sin número de muertos- y la consolidación de un Estado represor con la criminalización de la protesta social. A la actual legislatura le quedan pocos meses para cumplir sus anhelados sueños. Lo único que se opone a sus intereses son los millones de mexicanos hartos de tanta transa y saqueo.

Los poderes fácticos y el desgobierno usurpador de Felipe Calderón Hinojosa han ideado la fórmula para dar un golpe de timón para intentar acabar con las impugnaciones al fraude electoral del 2006, a la concentración de las empresas, al creciente desempleo, a la venta de Pemex y la CFE, etc. Pese a que faltan poco más de cuatro meses para que se cumplan 2 años del fraude electoral que terminó en violentar la vida institucional del país y el despojo de millones de mexicanos que vieron tirados a la basura sus votos, el movimiento ciudadano de rechazo al espurio Calderón Hinojosa y a los rapaces partidos Acción Nacional y Revolucionario Institucional continúa fortaleciéndose.

Después de descalabros y desánimos los millones de seguidores de Andrés Manuel López Obrador siguen ahí, menos tal vez, pero más convencidos en cambiar a México de una vez y para siempre. De terminar con la democracia simulada y tener un país para los mexicanos, no sólo para los ricos empresarios de siempre, para los políticos transas de siempre, para los jueces corruptos de siempre y para los legisladores levantadedos al mejor postor de siempre. Un México libre, soberano y democrático para todos.

Por su puesto que quienes en la actualidad detentan el poder –y no me refiero al pelele Calderón Hinojosa, pues ha quedado claro que sólo es un pelele- en el país no les conviene ningún cambio. Quieren seguir con el saqueo a la nación.

Lo que en otra época podría haberse considerado como broma en el México de hoy es una realidad. Que la propia “izquierda” ataque a la izquierda. Sí, personajes que incluso han sido guerrilleros –como René Arce Islas, antes llamado Oscar Círigo Vázquez-, ahora están del lado de los represores y de la derecha fascista. La meta es asaltar al PRD –como el Yunke hizo con el PAN- y con el cascarón de la “izquierda” avalar posturas de extrema derecha.

Para ello a unos días de que se lleven a cabo elecciones en ese partido para renovar su dirigencia y ante la estrepitosa caída de simpatizantes –una encuesta del diario Reforma ubica a su corriente Nueva Izquierda con 21 por ciento frente a 33 por ciento de la candidatura de Alejandro Encinas- dirigentes de esa corriente acusaron –el mundo vuelto al revés- a publicaciones de izquierda y al blog ciudadano del Sendero del Peje de linchamiento mediático, difamación, calumnias y amenazas de muerte.

Vamos hasta presentaron una denuncia penal contra el blog. Ese sitio de internet fue un bastión de apoyo tácito durante el proceso electoral de 2006 y un referente –los es- para convocar a la protesta social y la organización ciudadana. Debido a que los “legisladores” de Nueva Izquierda dieron la espalda a los ciudadanos que votaron por ellos –sí, millones lo hicieron y con ello lograron la mayor votación en la historia del PRD- se les ha criticado su actitud.

Aprovechando el enojo de la ciudadanía, la pérdida de simpatizantes y la eventual venta de Pemex y la CFE, al puro estilo panista se aliaron con el PRIAN y los gobernadores de esos partidos en el país para llevar a cabo la versión 2008 de Fraude México 2006. Con el apoyo de los medios de comunicación en días recientes han iniciado una campaña de desprestigio en contra de sus opositores, desde columnistas hasta ciudadanos, pasando por caricaturistas. Pretenden –como cualquier régimen dictatorial- silenciar las críticas.

Todo está armado y la apuesta es que ganen todo. El control del PRD, la venta de Pemex y la CFE y las millonarias sumas –que se verían incrementadas- mandadas por el espurio Calderón Hinojosa.

A principios de año silenciaron al noticiero matutino más escuchado de la radio, conducido por Carmen Aristegui, con el pretexto de que se le acabó el contrato. Ahora desde la derecha de Nueva Izquierda se apresta otro golpe contra la ciudadanía y su derecho constitucional a la libre expresión y difusión de ideas. ¿Ya olvidaron aquello de que si no cumplo “...que la nación me lo demande”?

Señores, no es letra muerta. Se los estamos demandando, aunque sólo lo podamos hacer de esta manera. Tengan la seguridad de que si pudiéramos destituirlos y procesarlos por avalar el saqueo lo haríamos. Lamentablemente ustedes hacen las leyes a modo para no ser tocados ni con el pétalo de un citatorio. ¿Lastima el poder ciudadano? Imagínense si de verdad hubiera democracia y los “representantes” populares realmente nos representaran. Sería otro México. Por eso es la lucha, nada más, ni nada menos.


A continuación materiales tomados de la revista Proceso.




http://www.proceso.com.mx/





PRD: en riesgo, la elección interna

Rosalía Vergara

Conforme se acercan las elecciones internas en el PRD, los denuestos y descalificaciones entre los contendientes a la presidencia de ese partido suben de tono. Uno de ellos, Camilo Valenzuela, propuso ya que se pospongan las elecciones. Sin embargo, el presidente del Comité Técnico Electoral, Arturo Núñez, sostiene: “Estamos en condiciones de realizar los comicios internos, por lo menos en la parte técnica”.

De persistir las inconsistencias en el padrón electoral, la propaganda ilegal y los acuerdos que tejen algunos candidatos con gobiernos priistas y panistas a cambio de que éstos financien sus campañas, es factible que las elecciones internas en el PRD sean aprovechadas por una de las corrientes que buscan la presidencia del partido.

El miércoles 20, durante la reunión del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) perredista, el candidato de Red de Izquierda Revolucionaria (Redir), Camilo Valenzuela, propuso que el proceso se posponga. Sin embargo, los demás contendientes, miembros del CEN y del Comité Técnico Electoral (CTE), aprobaron en uno de sus resolutivos la no alteración de la convocatoria aprobada y publicada el pasado 11 de diciembre, por lo que la jornada electoral se efectuará el 16 de marzo.

El presidente del CTE, el expriista Arturo Núñez, dice en entrevista: “A pesar de los problemas que hemos enfrentado, estamos en condiciones de realizar los comicios internos, por lo menos en la parte técnica”.

No niega que la propuesta de posponer la elección la externó Valenzuela en el comité, e incluso afirma que si algún otro candidato se lo plantea a él, estaría dispuesto a bloquear la elección.

Consultados por esta reportera, integrantes de Nueva Izquierda (NI) que impulsan a Jesús Ortega para la dirigencia del partido aseguran que el candidato de Izquierda Unida (IU), Alejandro Encinas, retomó la “idea” de Valenzuela. A su vez, los seguidores de esta corriente aseguran que el proceso electoral se empalma con la gran movilización en defensa del petróleo que encabezará Andrés Manuel López Obrador el 18 de marzo –dos días después de las elecciones–, y arguyen que si Encinas pierde en las urnas, la jornada de protesta “bajaría de nivel”.

Prioridades

Militantes perredistas admiten que el proceso puede postergarse por falta de condiciones. El secretario de Relaciones Políticas y Alianzas del PRD, Juan Manuel Ávila, sostiene que se corre el riesgo de que los “vacíos electorales” sean “cubiertos” con recursos e infraestructura partidista por una de las corrientes: Nueva Izquierda.

Así mismo, indica, el proceso electoral tiene otros “obstáculos” relacionados con la inoperancia de la Comisión Técnica Electoral.

En entrevista con este semanario, Ávila destaca que para el proceso interno deben imprimirse 30 millones de boletas para elegir presidentes y secretarios generales nacionales y estatales, así como a los miembros del Consejo Nacional y los representantes al Congreso Nacional y a nivel estatal. Es decir, son seis procesos distintos, además de las instancias municipales de Guerrero, que en julio próximo tendrán elecciones.

“En total son mil 397 boletas diferentes para cada tipo de elección y a la fecha la Comisión Técnica no ha podido emitir de manera completa, cabal y con certeza el otorgamiento de los registros de candidatos”, asegura el expresidente del Servicio Electoral del PRD.

Y precisa: “En ese sentido sí está en riesgo la elección, aunque al final se realizará en las condiciones que sean. El problema es que la inoperancia de la comisión electoral provocará unos vacíos organizativos y estructurales que serían llenados por la corriente Nueva Izquierda, porque cuenta con la estructura partidista y los recursos económicos para hacerlo”.

Prevé incluso que la elección pudiera resultar distorsionada y manipulada, y añade que existe el riesgo de que “se escape de las manos del órgano electoral en beneficio, precisamente, de Nueva Izquierda”.

El secretario de Relaciones Políticas y Alianzas del PRD asegura que desde noviembre de 2006 –10 meses antes del X Congreso Nacional Extraordinario en el que el PRD dejó a un lado la discusión sobre las elecciones internas por debatir un resolutivo sobre reconocer o no a Felipe Calderón como presidente constitucional– “NI empezó a configurar una estrategia y en el congreso logró cambiar estatutos, establecer nuevos reglamentos, deshacer el servicio electoral y formar una comisión técnica representada por ‘personajes de prestigio’, lo cual no vislumbraron las corrientes del PRD en ese momento y lo aprobaron”.

Y añade: “Por eso en el Congreso de agosto le quitan lo autónomo al órgano electoral y lo convierten en una simple comisión técnica cuyos actos tienen que ser aprobados por el CEN, y Nueva Izquierda tiene la mayoría de las carteras”.

En este escenario, destaca, el PRD ya garantizó la votación para 70% de sus militantes inscritos en el padrón, que aumentó después de las nuevas afiliaciones, no obstante que algunas se hicieron de manera “irregular”

Desconfianza

Las inconsistencias en el padrón fueron destacadas en un diagnóstico elaborado por el equipo de Alejandro Encinas, candidato de IU a la presidencia nacional del PRD, dado a conocer el pasado lunes 4.

Según el reporte, se detectó un crecimiento “anómalo” respecto de las afiliaciones realizadas entre septiembre y noviembre de 2006 en municipios de 19 estados de la República gobernados por el PAN y por el PRI.

En algunas comunidades el insólito incremento de afiliados rebasó el número de votos registrados por la coalición Por el Bien de Todos en las elecciones presidenciales de 2006, con el candidato Andrés Manuel López Obrador.

“Una característica de muchos municipios con alto registro de afiliación extraordinaria son localidades alejadas, de difícil acceso, donde el partido no cuenta con una estructura operativa. En otros gobierna predominantemente el PAN y en menor medida el PRI”, señala el informe.

Jesús Martín del Campo, representante de Encinas ante el Comité Técnico Electoral, asegura que este órgano y la Comisión de Afiliación del partido saben de estas irregularidades. En entrevista con Proceso, dice que es lógico que el padrón crezca en los estados y municipios donde el PRD ha ganado elecciones, si bien el único proceso electoral donde ese partido resultó vencedor en 2006 fue el de Michoacán.

Martín del Campo admite que hay un crecimiento atípico del padrón, por lo que ha pedido a la Comisión de Afiliación y al propio partido que se investigue esta situación.

Dice, por ejemplo, que el jueves 14 hubo una reunión con los encargados de diseñar las casillas, y él les exigió indagar estas anomalías para evitar las urnas infladas el día de la elección.

Según el análisis que coordinó Martín del Campo, los municipios que presentan un número de afiliación discordante con el movimiento electoral del partido son: Tlalnepantla, Toluca, Naucalpan de Juárez, Huixquilucan, Atizapán de Zaragoza, Zinacantepec, Metepec, Cuautitlán Izcalli y Valle de Bravo, ayuntamientos panistas del Estado de México, donde el aumento del padrón fue de entre 40 y 60%.

En Veracruz se reportaron casos extraordinarios. El 2 de septiembre de 2007 se realizó la elección estatal y el PRD quedó en tercer lugar de las preferencias, pero en lo que atañe a la afiliación, el perredismo creció tras la derrota, pues la preferencia por este partido creció más de 1,500% en los municipios panistas de Tlaltetela, Coacoatzintla e Ixtaczoquitlan; mientras que en Poza Rica, Orizaba, Huatusco, Misantla, Naolinco y Acatlán se reportó un aumento de hasta 4 mil afiliados, indica el informe.

En Chiapas, entidad gobernada por el perredista Juan Sabines, quien sí reconoció como presidente a Felipe Calderón cuando uno de los resolutivos del X Congreso Nacional Extraordinario lo impedía, también se detectaron inconsistencias en el crecimiento de la lista nominal en ayuntamientos administrados por el priismo.

“En estos casos los municipios son en su gran mayoría ganados por el PAN y la Alianza por México, PRI más Partido Verde Ecologista de México. Son 175 de los 278 municipios cuyas características son la lejanía y difícil acceso y posibilidad de comunicación”, destaca el reporte.

Oaxaca es otro caso similar. Ahí, el PRD perdió presencia en las elecciones del 7 de octubre pasado para renovar alcaldías y el Congreso local. Para noviembre tenía 17 mil 962 perredistas nuevos en casi 30 municipios. Lo mismo sucedió en Puebla, donde el pasado 11 de noviembre se realizaron elecciones para renovar alcaldías y el Congreso local. El PRI se llevó carro completo, a pesar del proselitismo que hizo López Obrador en los 217 ayuntamientos de la entidad.

Hasta la fecha del análisis, 18 municipios panistas y priistas de Puebla tenían 13 mil 582 nuevos afiliados; es decir 2 mil 755 más que los votos reportados por la coalición Por el Bien de Todos en 2006.

Yucatán, la entidad donde el PRD impulsó la candidatura de Ana Rosa Payán, una expanista de derecha y severa crítica de López Obrador, la derrota de los perredistas fue contundente en los comicios del 20 de mayo de 2007. Pero, paradójicamente, el padrón aumentó a 17 mil 122 en 23 municipios. En Zacatecas, en nueve ayuntamientos gobernados por el PAN y la coalición PRI-PVEM el número de afiliados se incrementó de 12 mil 411 a 17 mil 706.

Dice Martín del Campo que otra irregularidad del nuevo padrón es que no incluye las direcciones de los nuevos afiliados, lo cual “imposibilita realizar cualquier trabajo para muestrear la veracidad” del listado.

Y hace cuentas: el número de militantes creció notablemente de septiembre de 2006, cuando los afiliados eran 5 millones 124 mil 396, a enero de 2008, cuando la cifra llegó a 6 millones 764 mil 958 afiliados, de los cuales el padrón sólo registra la dirección de 5 millones 41 mil 245 personas. Del resto –es decir 1 millón 723 mil 713– se desconoce domicilio.

Por eso, Martín del Campo pidió a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) que audite al padrón, propuesta que hasta el viernes 22 seguían discutiendo los perredistas.

Las denuncias

Los problemas con el padrón, los cuales son competencia de la Comisión de Afiliaciones del PRD, no son las únicas denuncias sobre las eventuales irregularidades en el proceso electoral.

En medio de la competencia por la dirección nacional, los candidatos Alejandro Encinas, Jesús Ortega, Camilo Valenzuela y Alfonso Ramírez Cuéllar, éste último de Movimiento por la Democracia, se lanzaron acusaciones mutuas y ventilaron irregularidades en el debate de la semana pasada, lo que está “contaminando” el proceso electoral.

Ramírez Cuéllar exhortó a Encinas y a Ortega a denunciar a quienes exijan “diezmo” a los perredistas para apoyar a algunas corrientes, o a quienes acepten financiamiento de gobiernos estatales controlados por el PRI y el PAN para impulsar una candidatura.

Por su parte, Ortega y su equipo acusaron a Encinas de difundir una carta personalizada a la base perredista firmada por López Obrador para pedirles su voto, mientras que Movimiento por la Democracia mostró unas fotografías de la pinta de una barda a favor de Ortega, en la que se jugaba con su apellido y el del candidato local, Abel Cristo, para mostrar en letras grandes el apoyo a “Jesús Cristo”.

La carta de López Obrador provocó un debate incluso más intenso al interior del PRD, porque miembros de Nueva Izquierda difundieron que uno de los resolutivos del CEN del miércoles 20 era exhortar a Encinas a que retirara la difusión de la misiva porque, argüían, violaba el acuerdo sobre propaganda en campañas CTE-76-13/02/08 del 14 de febrero pasado.

Sin embargo, sus opositores de Izquierda Unida lo desmintieron citando el resolutivo, el cual no va dirigido a un candidato en particular, sino a todos los contrincantes, porque en mayor o menor medida han hecho propaganda proselitista, pese a que el Comité Técnico Electoral no ha erogado recursos para tal fin.

Además, el domingo 17 se presentaron dos quejas ante el CTE: una de NI y otra de Movimiento por la Democracia, que fueron turnadas a las comisiones de Garantías y de Vigilancia.

Al día siguiente, Encinas declaró que la difusión de la carta no es ilegal porque, dice, “todos tienen derecho a manifestar libremente sus puntos de vista dentro y fuera del partido”.Y ante las irregularidades, Valenzuela planteó el martes 19 la falta de condiciones de equidad para realizar la elección interna. Inmerso en este escenario, el CEN perredista sesionó el miércoles 20. Ahí estuvo incluso López Obrador, quien sólo habló sobre la protesta que encabezará el domingo 24 ante la Torre de Pemex en defensa de la industria petrolera nacional.

Algunos de quienes participaron en esa reunión aseguran que por momentos se pensó que el tabasqueño pediría que se pospusiera la elección para impulsar a un candidato “por acuerdo”, que sería Lázaro Cárdenas Batel, exgobernador de Michoacán, y que Nueva Izquierda definiera al secretario general. Sin embargo, el excandidato presidencial no quiso hablar sobre el proceso interno del PRD.


+++++++

Hacia la anulación


josé gil olmos

México, D.F., 27 de febrero (apro).- La elección de la dirigencia del PRD no será suspendida, pero si no se recompone el proceso, el camino de la anulación está allanado.

Los escándalos que han surgido los últimos días, las denuncias de irregularidades en el padrón, la intervención de Andrés Manuel López Obrador a favor de Alejandro Encinas y la falta de papelería para que se lleve a cabo a tiempo la elección el próximo 16 de marzo, han puesto en peligro el proceso electoral del PRD.

Frente a esta amenaza, los dirigentes de las corrientes en pugna ya acordaron que continuarán hasta el final, pero lo que no han previsto es la posibilidad de una anulación, debido a que las graves irregularidades que se han denunciado no se han repuesto y habrán de estar presentes hasta el día de los comicios.

Al parecer, todo se encamina a que la elección por la dirigencia nacional del PRD será fuertemente impugnada por los propios candidatos. Camilo Valenzuela, uno de los contendientes, de plano ya pidió postergar la votación ante las irregularidades e insuficiencias detectadas en estos días.

La historia de las elecciones internas en el PRD ha estado plagada por las denuncias de irregularidades desde hace casi una década y ya en una ocasión esto derivó en la anulación.

El 14 de marzo de 1999 se llevaron a cabo elecciones y fue la primera vez que tuvieron que anularse porque los candidatos de entonces, Amalia García y Jesús Ortega, cometieron tantas irregularidades que fue imposible reponer el proceso electoral.

En aquella ocasión, Amalia García acusó a la corriente de Jesús Ortega, conocida como “los chuchos”, de haber incurrido en el acarreo y “mapacherías”. A manera de eufemismo, les dijo: “se les pasó la mano”.

Las mismas acusaciones hizo Jesús Ortega en contra de Amalia García. Ante las descalificaciones generalizadas, el Servicio General Electoral, a cargo de José Barberán, se metió a fondo y encontró irregularidades en mil 506 casillas y las anuló.

El dirigente del PRD era Andrés Manuel López Obrador. Se declaró completamente imparcial y advirtió que no se iba a “meter debajo de la alfombra lo indebido”. Además, descartó que el PRD se fuera a fracturar.

Los perredistas se evidenciaron con las mismas prácticas que tanto habían criticado en el PRI: “ratón loco”, urnas embarazadas, acarreo, “casillas zapato” y fabricación de votos. La anulación del proceso electoral fue inevitable, pero ante la negativa de Amalia García y de Jesús Ortega de ir a una nueva contienda, de inmediato se tuvo que elegir como presidente interino a Pablo Gómez.

Antes de dejar la presidencia del partido, López Obrador declaró:

“No luchamos únicamente por cargos públicos o de dirección, ni para triunfar a toda costa sin escrúpulos morales de ninguna índole; luchamos por la justicia y la democracia. Las decisiones cupulares, el regateo entre elites políticas y burocráticas puede resultar más conciliador, pero no es democracia participativa. No olvidemos que la democracia es el poder del pueblo y nosotros no queremos kratos sin demos, no queremos poder sin pueblo”.

El 26 de julio de ese año se tuvieron que realizar nuevas elecciones, y ganó Amalia García a Jesús Ortega. Pero la mancha de las irregularidades ya no se borró.

En 2002 hubo nuevas elecciones para la dirigencia nacional del PRD. Rosario Robles ganó nuevamente a Jesús Ortega, pero se denunciaron irregularidades tan graves que en Hidalgo de plano se canceló la contienda.

Entonces, el proceso fue calificado como el más desaseado en la historia del PRD, y para reparar los errores, el Comité Ejecutivo Nacional suspendió de sus derechos y prerrogativas a 111 militantes, entre ellos a Joel Ortega y a Alfredo Hernández Raigosa.

Las repercusiones de las irregularidades en ambos procesos se absorbieron al interior del PRD. Pero eran otros tiempos, no tenían la fuerza que hoy han alcanzado: la segunda fuerza en la Cámara de Diputados, gobernar en cinco entidades, el DF y 436 municipios, y tener la mayoría en cinco congresos locales.

Los errores cometidos por los perredistas ahora se magnifican y son aprovechados por sus adversarios. Los panistas y priistas fueron los primeros que festejaron las agresiones a los legisladores perredistas el domingo pasado. A integrantes del gobierno de Felipe Calderón, sobre todo a Juan Camilo Mouriño y a Germán Martínez, les brillaron los ojos ante la oportunidad que les dieron los propios perredistas para exponerlos como violentos e incapaces de llegar a acuerdos.

La postergación y, sobre todo, la anulación del proceso electoral le podrían traer graves consecuencias al PRD. Les ocasionaría no sólo fracturas internas, sino también la posibilidad de mantener su presencia en la Cámara de Diputados en las elecciones de 2009 y, hacia delante, llegar mermados a la competencia presidencial de 2012.

El juego en el que se ahora están enfrascados los perredistas es muy peligroso porque no se avizora ningún ganador, sino que todos pierden.

+++++++++



Una grabación reveladora

Jenaro Villamil

En un desplegado publicado en enero pasado, el Grupo Televisa rechazó haber influido sobre el Grupo Prisa para suspender la participación de la periodista Carmen Aristegui en W Radio. Una grabación obtenida por Proceso demuestra que dos altos funcionarios del consorcio –uno de los cuales califica a la comunicadora como “vocera de los opositores” e “incendiaria”– decidieron, telefónicamente, ejercer presiones para prescindir de sus servicios, porque “nos mienta madres” y “pide que nos quiten canales” en uno de los noticieros “más escuchados en la radio”...

Unas semanas antes de la aprobación de la Ley Televisa en el Senado de la República, dos altos ejecutivos del consorcio televisivo, Javier Tejado Dondé y Joaquín Balcárcel, tuvieron una conversación telefónica que, escuchada ahora, revela parte del modus operandi utilizado por Televisa para presionar a los partidos políticos. Exhibe, además, la animadversión de la empresa en contra de la periodista Carmen Aristegui, entonces conductora de W Radio, a quien describen como “vocera de los opositores” e “incendiaria”.

Esta conversación, cuya copia tiene Proceso, desmiente el desplegado de Televisa publicado el 17 de enero pasado –en el cual la empresa de Emilio Azcárraga Jean se deslinda de cualquier injerencia en el despido de Carmen Aristegui– y confirma que sí ejerció presiones desde 2006 sobre los directivos de Grupo Prisa, en particular sobre Raúl Rodríguez, entonces director de Televisa Radio.

–A ver si luego me ayudas a ver ahí el tema de W Radio, porque es increíble que aquí en nuestra propia casa sea donde tengamos todo eso. Sí, la verdad. Mucha gente se está rifando el pellejo, de adentro y de afuera –le expresa Javier Tejado Dondé, a la sazón director jurídico de Televisa (hoy director de Información) y uno de los artífices intelectuales de la finalmente frustrada Ley Televisa, a su interlocutor Joaquín Balcárcel, vicepresidente jurídico de Televisión del Grupo Televisa y miembro de la directiva de Sky.

–Que aquí adentro nos estén haciendo esto, se me hace una injusticia brutal –insiste Tejado.

–Sí, claro, no entiendo a esta mujer, pero bueno, lo que quieran… dime si quieren que hable con (Raúl) Rodríguez –ofrece Balcárcel, a quien se reconoce como apoderado y abogado general de Televisa, además de ser gerente general de Apuestas Internacionales.

–Es que, la verdad, la jefa de Raúl es ella –revira Tejado Dondé. Ya lleva un mes de incendiaria; desde hace un mes, va a todos los foros, nos mienta madres, pide que nos quiten canales (…) es el noticiero de los más escuchados en la radio. ¡Somos nosotros! Pues esto… ya me doy, la verdad…

De acuerdo con la grabación, Tejado Dondé está molesto con Carmen Aristegui porque en un foro de la UNAM, realizado un día antes de la conversación con Balcárcel, la periodista criticó la Ley Televisa y “pidió que sólo nos dejaran una cadena nacional y que nos quitaran todo lo demás. ¡Hazme el favor!”.

El foro fue organizado el 15 de febrero de 2006 en el Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades (CIICH) de la UNAM. En ese encuentro, Aristegui señaló que existía una actitud “timorata y tibia” entre los poderes Ejecutivo y Legislativo para abordar la legislación de los medios electrónicos.

“Es tabú hablar (de la reforma) de los medios en los medios electrónicos”, afirmó Aristegui, de acuerdo con la nota publicada por Juan Arvizu en El Universal al día siguiente.

En el foro participaron también los investigadores Fátima Fernández, Jacqueline Peschard, Aimée Vega Montiel y el propio director del CIICH, Daniel Cazés.

Conforme al texto de Arvizu, Aristegui nunca propuso que le quitaran a Televisa una de las dos cadenas nacionales que el Estado mexicano le dio en concesión, aunque la investigadora Fátima Fernández sí afirmó que de aprobarse la Ley Televisa “se consolidaría un poder mediático sin contrapesos”.

“Cobertura” para los partidos

La conversación telefónica revela, así mismo, que los partidos solicitaron a Televisa “coberturas políticas a cambio de apoyar la minuta”, y registra como positivo el hecho de que el entonces consultor de telecomunicaciones y asesor de TV Azteca, Javier Lozano –actual secretario del Trabajo y ahora interlocutor de los agricultores que impugnan el TLC–, apoyara la minuta.

–Creo que vamos bien. Mi balance es que los argumentos sobre la minuta están ganando, todos, porque no hay nada ahí ventajoso. Toda la industria de la radio y televisión, sindicatos, todos por unanimidad están a favor del proyecto. Bueno, ya pasó con los diputados por unanimidad –presume Tejado Dondé, identificado por los senadores como uno de los cabilderos más insistentes del consorcio.

–Lo que pienso un poquito son los tiempos políticos que los partidos desearían, cosas de coberturas políticas, a cambio de apoyar la minuta; lo político con lo estrictamente legislativo –abunda Tejado Dondé.

En su momento, los principales críticos de la ley, los senadores Javier Corral y Felipe Vicencio, del PAN; Manuel Bartlett y Dulce María Sauri, del PRI; Raymundo Cárdenas y Jesús Ortega, del PRD, denunciaron públicamente que Televisa presionó a los equipos de campaña de los candidatos presidenciales para que apoyaran la minuta.

La conversación revela que la petición expresa fue “coberturas” mediáticas, es decir, tiempo en pantalla para favorecer a quienes eran los principales candidatos: Felipe Calderón, Roberto Madrazo y Andrés Manuel López Obrador.

En el diálogo, Tejado Dondé no le precisa a Balcárcel cuáles eran los partidos que ofrecieron su voto a favor de la minuta a cambio de coberturas favorables. En la sesión del 30 de marzo, las fracciones del PRI y del PAN votaron divididas. Los 15 senadores del PRD votaron en contra de la minuta.

El “bandazo” de Lozano

–Ya se acabaron las audiencias públicas, ya están viendo si votan o no el asunto. Entonces, estoy en eso –presume Tejado Dondé. Algo que es muy importante: Javier Lozano, que estaba muy crítico, ya dio el bandazo y ya se pronunció a favor… con eso de sus jefes de TV Azteca...

En efecto, Javier Lozano fue uno de los primeros críticos de la iniciativa que se aprobó por unanimidad el 1 de diciembre de 2005 en la Cámara de Diputados.

“Es una ley retrógrada en la materia, que poco nos va a ayudar”, declaró Lozano el 10 de diciembre de ese año a Óscar Mario Beteta, de Radio Fórmula.

Presidente de la Cofetel durante el sexenio de Ernesto Zedillo, Lozano opinó el 2 de diciembre de 2005 que la Ley Televisa tenía un “trasfondo político” porque se eliminaba a los comisionados de la Cofetel para incorporar a cinco nuevos, inamovibles durante ocho años.

El “bandazo” de Lozano Alarcón se produjo, efectivamente, en las últimas audiencias públicas en el Senado. Aceptó que la minuta tenía “cosas positivas”. Y de ser “retrógrada” pasó a ser una ley “que contiene avances”.

“Mezquino sería afirmar, como muchos otros lo hacen, que este proyecto de reformas legales no contiene avances”, escribió Lozano en su artículo Consummatum est, publicado en El Universal el 27 de marzo de 2006, tres días antes de que se discutiera y aprobara la Ley Televisa en el Senado.

“El problema está en la letra chiquita, en la lectura entre líneas, en los silencios del pautado. Es el diablo que se esconde detrás de cada detalle”, sentenció Lozano.

En ese artículo, Lozano no se pronunció por votar en contra y consideró “improbable” el veto presidencial a las reformas que a la postre, en abril de 2007, serían consideradas anticonstitucionales por una mayoría de los 11 ministros de la Suprema Corte de Justicia.

El vínculo de Lozano con TV Azteca, propiedad de Ricardo Salinas Pliego, es mencionado por Javier Tejado. Este semanario documentó cómo Lozano favoreció a Unefon, empresa de Salinas Pliego, al otorgarle de manera irregular, en agosto de 1998 y en marzo de 1999, dos prórrogas para que pagara el saldo de una contraprestación por el aprovechamiento y explotación de bandas de frecuencia para telefonía inalámbrica.

En ese entonces, Lozano era presidente de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel). El documento con folio P/2909928/0218 acordó otorgar, en agosto de 98, una prórroga de 180 días para cubrir 80% de la contraprestación que Salinas Pliego debía pagar, y en marzo de 1999, mediante un oficio dirigido a Carlos Ruiz Sacristán, titular de la SCT, Lozano Alarcón le concedió a Unefon una nueva prórroga para pagar los 2 mil 96 millones de pesos (Proceso 1626).

“La red de protección”

La grabación telefónica que posee Proceso es distinta de las que dio a conocer El Universal el 1 de marzo de 2006 y que fueron llamadas “Operación Torniquete” por el rotativo. Las siete grabaciones que constituyeron ese expediente fueron realizadas en las mismas fechas que la conversación entre Tejado y Balcárcel (entre enero y febrero de 2006).

En ellas, el director jurídico de Televisa refiere cómo coaccionó a organismos como la Cámara Nacional de la Industria Electrónica, de Telecomunicaciones e Informática (Canieti), utilizando su influencia en empresas como Maxcom, Hewlett Packard y Marcatel, clientes de Televisa, para que la cámara enviara cartas de apoyo a la Ley Televisa.

En su conversación con Balcárcel, Tejado Dondé vuelve a presumir la “unanimidad” lograda. El motivo de la llamada es consultar al vicepresidente jurídico de Televisa y ejecutivo de Sky –la firma de televisión satelital del consorcio– para que apruebe el texto de “un primer borrador” de apoyo.

–Si ves bien, es un primer borrador –le sugiere Tejado Dondé a Balcárcel–. Está completamente distinta a todas las demás cartas que se han enviado. Se pulió eso, van en sintonía. Cada una trae elementos de por qué está bien la minuta para cerrar qué radio y televisión abierta, televisión restringida, telefonía, satélite… Todo el sector completo está apoyando la minuta. Con eso se crea una red de protección para que los senadores no tengan forma de escabullirse, porque todos los regulados opinaron.

Ahora, en vísperas de que la Cámara de Senadores vuelva a discutir reformas a las leyes de Radio y Televisión y de Telecomunicaciones, la “red de protección” de Tejado Dondé vuelve a operar.

Informes del Grupo Plural para la Revisión de la Legislación en Materia de Telecomunicación y Radiodifusión revelan que las presiones de Televisa, de la CIRT (en la cual Javier Tejado es hoy por hoy primer vicepresidente) y de otras empresas afines a los intereses de Azcárraga Jean buscan evitar que durante este período ordinario de sesiones se aprueben las modificaciones legales.

El pasado 13 de febrero, el actual presidente del Grupo Plural, el senador priista Ángel Aguirre, declaró: “no creemos que existan condiciones para presentar un proyecto de iniciativa” antes de que termine el período ordinario de sesiones, en abril de este año.

Carlos Sotelo, senador del PRD y presidente de la Comisión de Radio y Televisión, le reviró a Aguirre señalando que es un compromiso del Grupo Plural sacar la reforma a la ley de medios en el presente período ordinario. “Trabajamos para presentar una iniciativa. Ese fue el compromiso de todos, incluido el PRI”, recordó Sotelo.

Las presiones se incrementarán en los próximos días, a semejanza de lo ocurrido cuando Televisa buscó que aprobaran su ley “sin cambiar una sola coma”, y de manera muy similar a lo que sucedió en septiembre de 2007, cuando se opuso a las reformas constitucionales en materia electoral.

La diferencia, al menos para los operadores de Televisa, es que, ahora sí, ha sido despedida de W Radio Carmen Aristegui, “la vocera de los opositores”, como la calificó con sorna Tejado Dondé en su conversación telefónica.

En su reciente artículo publicado en Reforma, el 12 de febrero, Tejado Dondé niega que la salida de Aristegui haya sido un caso de censura.

Mas la grabación mencionada parece demostrar lo contrario, por lo que en seguida se transcribe íntegramente.

Las pruebas




“Javier, te paso con el licenciado…”, dice al teléfono la voz de una secretaria.

Javier Tejado Dondé (JTD): Hola, Joaquín.

Joaquín Balcárcel (JB): ¿Cómo estás?

JTD: Aquí en la batalla. Creo que vamos bien. Mi balance es que los argumentos sobre la minuta están ganando, todos, porque no hay nada ahí ventajoso. Toda la industria de la radio y la televisión, sindicatos, todos por unanimidad están a favor del proyecto. Bueno, ya pasó con los diputados por unanimidad.

Lo que pienso un poquito son los tiempos políticos que los partidos desearían, cosas de coberturas políticas, a cambio de apoyar la minuta; lo político con lo estrictamente legislativo. Y como no es una ley que en estricto sentido le parta de inmediato la madre a los medios electrónicos, particularmente a las televisoras, a las dos, por mucho de que la estén criticando… empezando por Aristegui, que en un foro de la UNAM pidió que sólo nos dejaran una cadena nacional y que nos quitaran todo lo demás. ¡Hazme el favor!

JB: Está loca… ¿Sigue en W Radio?

JTD: Sí, mano. Oyes la transcripción y es increíble. Ella es la vocera de todos estos grupos que han vivido durante 10 años de golpear a los medios electrónicos y ven que se les está acabando una forma de vida con esto, pues inventan cosas, empiezan a sacar cuestiones como el Chiquihuitazo, que si éramos soldados del PRI. Se configura un entorno… pues complicado, ¿no?

JB: Sí.

JTD: Ya se acabaron las audiencias públicas, ya están viendo si votan o no el asunto. Entonces, estoy en eso. Algo que es muy importante: Javier Lozano, que estaba muy crítico, ya dio el bandazo y ya se pronunció a favor… con eso de sus jefes de TV Azteca.

Vamos muy bien, nunca habíamos estado tan cerca, pero el que no está no está.

JB: Muy bien.

JTD: El otro día me fue muy bien y le fue bastante bien en su comparecencia. Te mandé una carta, sujeta a que le eches un ojo porque ya mandaron cartas todos los que son operadores de telefonía, los cableros, de televisión restringida.

JB: ¿Me la mandaste por e-mail?

JTD: Sí, por e-mail, ayer.

(Silencio mientras Balcárcel revisa la carta.)

JTD: Si la ves bien, es un primer borrador; está completamente distinta a todas las demás cartas que se han enviado, se pulió eso, van en sintonía. Cada una trae elementos de por qué está bien la minuta para cerrar qué radio y televisión abierta, televisión restringida, telefonía, satélite… Todo el sector por completo está apoyando la minuta. Con eso se crea una red de protección para que los senadores no tengan forma de escabullirse, porque todos los regulados opinaron.

JB: Ok. Déjame hablar con Armando.

JTD: Te lo agradezco mucho.

JB: ¿Algo más?

JTD: A ver si luego me ayudas a ver ahí el tema de W Radio, porque es increíble que aquí en nuestra propia casa sea donde tengamos todo eso. Sí, la verdad. Mucha gente se está rifando el pellejo, de adentro y de afuera…

JB: Sí, claro…

JTD: Que aquí adentro nos estén haciendo esto, se me hace una injusticia brutal.

JB: Sí, claro, no entiendo a esta mujer, pero bueno, lo que quieran… dime si quieren que hable con (Raúl) Rodríguez…

JTD: Es que la verdad la jefa de Raúl es ella. Ya lleva un mes de incendiaria; desde hace un mes, va a todos los foros, nos mienta madres, pide que nos quiten canales (…) es el noticiero de los más escuchados en la radio. ¡Somos nosotros! Pues esto… ya me doy, la verdad…

JB: ¿Quieres que le hable a Raúl?

JTD: Pues échale un grito, dile que leíste El Universal, en la síntesis, que está en los foros, que estuvo gruesísima, que le abre los micrófonos a puros de estos cuates opositores; entonces, qué onda. Yo creo que sí vale la pena. Yo ya le he hablado dos veces y, digo, el pobre Raúl no puede.

JB: ¡Qué horror!... Ta bueno, ya te consigo la carta de Sky...

miércoles, febrero 27, 2008

Mentiras de la "moderna" Nueva Izquierda







Tomados de La Jornada, Helguera, El Fisgón, Hernández y Rocha y El Universal, Helioflores y Naranjo.

A poco más de dos semanas de que se renueve la dirigencia del PRD, que los “Chuchos” pretenden asaltar, las declaraciones de la “izquierda moderna” en contra de actores críticos de su actuar son incesantes. No pasa un día en que las descalificaciones a todo lo que no sea su punto de vista, se retomen en los noticiarios oficiales y oficiosos. Siempre con un sesgo donde ellos –los “Chuchos”- son los buenos, los modernos, los moderados, lo verdaderos representantes de la izquierda que México necesita. Las otras corrientes u otras expresiones de izquierda son los radicales –adjetivo usado por el PRIAN y los medios electrónicos para denostar a todo aquel que se opone al desgobierno en turno, llámese, obreros, empleados, amas de casa, miembros de partidos políticos, escritores, columnistas, estudiantes, jóvenes, ancianos, etc.- los violentos, los que no quieren el progreso de México.

Justo cuando la defensa de la soberanía nacional, de los derechos humanos, de las garantías individuales, del petróleo, etc., están en la mesa de discusión y a pocos días de las elecciones internas del PRD, la escalada de mentiras, difamaciones y guerra sucia en los medios electrónicos se ha incrementado. Todo apunta a colocar a los opositores de los “Chuchos” –corriente esta última que en el Congreso de la Unión son la corriente del PRD de mayoría, al igual que en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal- como violentos y un peligro para México. La intención es clara, crear un clima de linchamiento mediático para justificar el fraude electoral que viene preparando Nueva Izquierda con el apoyo de lo gobiernos estatales del PRIAN.

Primero denunciaron a Marcelo Ebrard, y a Martí Batres como personajes que usan sus cargos públicos para beneficiar a Alejandro Encinas. Luego acusaron a Andrés Manuel López Obrador de mandar cartas a favor de Encinas. Ahora acusan a la prensa de izquierda de favorecer a Encinas y “desprestigiar” a los “Chuchos”. También lanzan amenazas de denuncia en contra el blog elsenderodelpeje.blogspot.com por amenazas y hostigamiento.

Los hechos son muy distintos. Su propio actuar –ya que como dijimos representan la mayoría de diputados y senadores del PRD- en temas clave como la mentada reforma fiscal con el IETU, la Ley del ISSSTE, la ley gestapo, etc., han demostrado que no representan los intereses de los ciudadanos que votaron por ellos. Su actuación complaciente con un gobierno usurpador y para con el pelele Felipe Calderón Hinojosa –afirmando que se requiere diálogo y grandes acuerdos- han traído más pobreza y carestía a los mexicanos. En lugar de actuar como contrapeso en el Congreso, son una débil comparsa del régimen dictatorial en turno. Siempre recibiendo las migajas que el PRIAN le tira al suelo.

En repetidas ocasiones las expresiones de la sociedad civil aglutinadas en la Convención Nacional Democrática han dejado en claro el rumbo y el tipo de país que se quiere. Y en repetidas ocasiones en precisamente la Nueva Izquierda de los “Chuchos” la que está en contra de la voluntad popular. Si en verdad son los representantes de quien los eligió y de esta manera los contrató ¿por qué no obedecen?

Así que en lugar de asumir los costos políticos por sus acciones, utilizan las mentiras en cadena nacional –con el apoyo de los medios paleros- para ir abonando en el terreno de las descalificaciones y el fraude del próximo 16 de marzo. ¿A quién beneficia que los “Chuchos” queden al frente del PRD? Es claro que al espurio Calderón Hinojosa, al PRIAN y a los empresarios que orquestaron el fraude de 2006.

Ayer con el beneplácito de Nueva Izquierda se aprobó la ley gestapo y en las semanas que siguen se piensan aprobar las reformas laboral y energética. Junto con las modificaciones a pensiones del IMSS y del ISSSTE son las más perjudiciales para México y para los mexicanos. Ellos, los “Chuchos”, pretenden aprobarlas. Claro, con pequeños cambios como los que hicieron ayer a la controvertida ley gestapo, pero que en el fondo sigue siendo una legislación represiva de las luchas y luchadores sociales. No confundamos a la izquierda, con aquellos que se autonombran, y desconfiemos siempre que veamos que los voceros oficiales y oficiosos del gobierno en turno hablan bien de ellos. Eso demuestra que de izquierda nada más tienen el nombre. Recordemos que históricamente las posturas de derecha y de izquierda son irreconciliables, pues la derecha pretende beneficios exclusivamente para los poderosos –claro en el discurso se llaman democratacristianos- mientras que la izquierda busca el beneficio colectivo. Los hechos en el mundo lo demuestran así.


A continuación un análisis tomado de la revista Proceso.




http://www.proceso.com.mx/






Medios y energéticos, reformas cruzadas


jenaro villamil

México, D.F., 26 de febrero (apro).- Dos áreas neurálgicas para el futuro del país se han cruzado en una extraña combinación coyuntural: la reforma a los medios de comunicación electrónica y la reforma energética.

En el primer caso, el dilema es la apertura de un sector altamente monopólico, decisivo para la salud pública porque la televisión es un medio determinante en la construcción de percepciones sociales y para el desarrollo democrático del país. En el segundo caso, se trata de un tema altamente sensible por la historia reciente del país, porque muestra enorme dependencia financiera hacia el petróleo, por los poderosos intereses que se vinculan en esta área y por la construcción de un frente opositor que podría enlazar tanto a perredistas con priistas.

El diseño del gobierno calderonista y de los legisladores para impulsar ambas reformas ha llevado a un punto muerto o a un callejón de difícil salida: a cambio de que las pantallas de Televisa y de TV Azteca apoyen la campaña para “vender” las bondades de una reforma energética altamente conflictiva, tanto el Poder Ejecutivo como el Senado han dado señales de que están dispuestos a posponer, una vez más, la democratización del régimen de medios concesionados en el país.

Sin relación directa una cosa con la otra, los impulsores de la privatización de Pemex han decidido tener de aliada a la televisión, a cambio de que no se toque ni con el pétalo de una regulación los privilegios obtenidos por Televisa y su aliado, TV Azteca.

Por esta razón, existe un gran escepticismo y un ánimo pesimista entre los impulsores de una nueva ley de medios. El chantaje de la pantalla parece haberse impuesto. Igual que sucedió con la Ley Televisa, en plena campaña electoral. El intercambio de votos legislativos por tiempo-aire en pantalla es la moneda de cambio para el poder del rating.

En estos meses se perdió el impulso adquirido con la reforma constitucional en materia electoral y con la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que ordenó cambios sustanciales a la Ley Televisa. En buena medida, porque en los dos partidos dominantes en el Congreso, el PAN y el PRI, existen cabilderos de primer nivel para impedir que los intereses de Televisa se vean afectados.

Prácticamente, los enterados del proceso de negociación dan por un hecho que la reforma a la ley de medios no estará lista para abril de este año, tal como fue el compromiso de los impulsores de la reforma del Estado que adquirió el extraño y sucesorio mote de Ley Beltrones.

En contrario, existen fuertes presiones e incentivos para que a finales de marzo se impulse una reforma energética que cumpla con un ambicioso plan de negocios que define la razón de ser del gobierno calderonista: la privatización ya no disfrazada en las áreas de exploración y distribución de petróleo, así como el fortalecimiento de la poderosa industria del gas, por cierto, altamente monopólica también.

Basta enumerar algunos de estos incentivos:

1. El encumbramiento de Juan Camilo Mouriño a la Secretaría de Gobernación no para definir la gobernabilidad del país, sino para impulsar el negocio que determinó fuertes donaciones a la campaña de Calderón.

2. El repliegue de los sectores priistas que están en contra de la privatización. Internamente se manifestarán en contra, pero es un hecho que el partido no se ha deslindado de la iniciativa privatizadora que encabeza el senador Francisco Labastida.

3. El frente opositor de López Obrador tiene un enemigo tan poderoso políticamente como los intereses petroleros: la fractura interna del PRD en vísperas de una elección interna que no se percibe ni fácil ni resuelta.

Los grupos intolerantes le hicieron un extraordinario regalo a la contraparte con los sucesos del pasado domingo 24 de febrero: demostrar con sus abucheos el encono contra Javier González y Carlos Navarrete que difícilmente podrán incluir a otros sectores que no comparten su visión y sus métodos de movilización.

Lo paradójico es que existe una opinión pública mayoritariamente en favor de la posición de López Obrador. Así lo revela una encuesta de la empresa Gaussc: 53% de los consultados no cree en el discurso de Calderón, que niega la privatización de Pemex; y 43% se manifestó en contra de la apertura al capital privado.

Quizá por esta razón, en los próximos días la operación mediática será muy clara: desacreditar al frente opositor de la reforma energética, a cambio de que los intereses de las televisoras permanezcan inamovibles.

El diseño de esta operación es muy arriesgado. El problema ya no será entonces un asunto de percepciones, sino de movilizaciones sociales. La imposición de una reforma para privatizar Pemex puede provocar una fractura social de dimensiones aún imprevistas.

Email: jenarovi@yahoo.com.mx

martes, febrero 26, 2008

Recula PRIAN en allanamientos ilegales. Triunfo de la sociedad, no de los "legisladores"






Tomados de La Jornada, Hernández, El Fisgón y Rocha y El Universal, Helioflores y Naranjo.


Desde que se dio a conocer el contenido de la llamada ley gestapo diversos grupos sociales, ONGs y personalidades alertaron sobre la violación de las garantías individuales y universales consagradas en la Constitución y en los tratados internacionales firmados por México. No pocos espacios desmenuzaron la mentada iniciativa del PRIAN y el oportunista PVEM –¿alguien se acuerda de él?- que no sólo pretendía el allanamiento de morada sin orden judicial, sino la figura –ilegal como hasta ahora lo es- de la detención arbitraria y confinamiento de ciudadanos sin que se presente ningún cargo. El método es el anticonstitucional arraigo.

Luego de las manifestaciones de protesta de la sociedad organizada y de los pronunciamientos de organismos nacionales e internacionales el PRIAN y Verde dieron hoy marcha atrás y decidieron retirar el párrafo que contenía semejante atentado contra los hogares mexicanos. Los medios paleros ya se dan vuelo como si de un gran logro legislativo se tratara. Hasta antes de hoy el tema era tratado de manera somera y con bajo perfil en todos esos medios. A partir de hoy se levantarán como paladines de la libertad. Pero a quienes se debe el triunfo es a los miles de ciudadanos y organismos que tuvieron el valor de manifestar su rechazo, no quitar el dedo del renglón y obligar así al PRIAN, al Verde y al pelele Felipe Calderón Hinojosa a recular en sus intenciones fascistas de criminalizar la protesta social.

Después de la batalla los mismos que antes veían sólo virtudes en la mentada iniciativa de ley hoy “ven la luz” y afirman, como la perredista de los “Chuchos” Ruth Zavaleta, que qué bueno que se escuche al ciudadano. Si en realidad escucharan y los ciudadanos y fueran –como en la letra muerta lo dice- sus representados, tendríamos otro tipo de leyes, otros políticos, otros empresarios y por supuesto otro país. Pero no es así. Claro que a todos les gusta hacer caravana con sombrero ajeno.

Sin embargo, el allanamiento no es la única inconstitucionalidad en el proyecto de ley de marras. Está el arraigo. La detención ilegal –sin orden, ni proceso judicial- hasta por 90 días. Como hemos escrito en el pasado durante ese tiempo cualquiera pierde su trabajo, si clientela, su prestigio social y hasta su familia. Esa es precisamente la idea encarcelar a los inconformes del régimen y después de destrozarles la existencia liberarlos, a vir si así aprenden.

Dos ejemplos están a la vista. Oaxaca y San Salvador Atenco, donde la mayor parte de los detenidos fueron acusados falsamente por las autoridades encarcelados y puestos en libertad por falta de pruebas. Tuvo que pasar un año. Y no todos están libres. Los líderes de ambos movimientos permanecen presos como escarmiento para los luchadores sociales.

Se podrían imaginar que algunos de los conocidos corruptos y ladrones como Vicente Fox Quesada, Marta Sahagún, sus hijos los bribones Bibriesca, Carlos Salinas de Gortari, Emilio Azcárraga Jean, Ricardo Salinas Pliego, Lorenzo Servitje, etc., sufrieran en carne propia este tipo de injusticias. Impensable pues son ellos los que imponen su “Estado de derecho” para no padecerlo. Esa es la “justicia” en México y esos son los flamantes “legisladores” que quieren un “mejor” México para nosotros. Como dice el viejo dicho: “mejor no me defiendas compadre”.


En seguida una colaboración tomada del periódico La Jornada.




http://www.jornada.unam.mx/





México SA


Carlos Fernández-Vega
cfvmx@yahoo.com.mx • cfv@prodigy.net.mx


Pemex, por demás rentable, según cifras que maneja EU
Ni un pelo se mueve contra la corrupción

Otrora manejado como top secret por el gobierno federal, poco a poco se retiraron los “candados informativos” que para los mortales impedían conocer el costo promedio que a los mexicanos significa la extracción de un barril de petróleo crudo equivalente. Si bien ese dato no aparece en todos los documentos elaborados por Petróleos Mexicanos, sí se registra en unos cuantos de ellos, aunque si lo que el preguntón busca es exactitud, lo mejor es recurrir al detallado reporte que sobre sus finanzas envía la paraestatal, anual y puntualmente, a la Securities and Exchange Commision (SEC) del gobierno estadunidense.

Lo anterior no sólo permite a los mortales conocer el monto preciso de tal extracción, sino compararlo con las apocalípticas versiones que por estos días circulan en torno a que para las finanzas nacionales comienza a “no ser costeable” tal actividad, por lo que urge la presencia del capital privado, de preferencia extranjero, si no es mucha la molestia.

De hecho, el informe que Pemex envía a la SEC es más preciso que el aportado por la propia paraestatal en otro tipo de publicaciones para el consumo interno. Así, por ejemplo, en su anuario 2005 la empresa mexicana dice que el referido costo de extracción fue, ese año, de 4.29 dólares por barril, pero al organismo del gobierno estadunidense le asegura que en realidad fue de 4.24 centavos, dirían algunos, pero multiplicados por 365 días y millones de barriles, esos centavos permitirían amasar una fortuna por demás respetable (algo así como 25.5 millones de dólares en el periodo).

El hecho es que para México el costo de extracción del barril de petróleo crudo equivalente comparado con el precio de venta en los mercados internacionales siempre será un buen negocio, especialmente ahora con los niveles históricos que reporta.

Dada su creciente “colocación” (léase endeudamiento) de certificados bursátiles en los mercados internacionales, principalmente el estadunidense, Petróleos Mexicanos debe cubrir el requisito de la SEC de informarle detalladamente sobre el estado de sus finanzas, y todo lo que ello implica, y es así que lo que para los mexicanos durante muchos años se mantuvo bajo 50 candados, en Wall Street y otras selectas partes financieras y políticas foráneas de siempre ha sido información corriente y actualizada.

Así, con la información de la SEC se puede puntualizar que el costo promedio de extracción registró un incremento de 73.53 por ciento de 1998 a 2006, un balance que para algunos jilgueros pro privatización resulta más que contundente para “confirmar” que tal actividad comienza a “no ser costeable” para el erario y de allí la “urgencia” de que el capital privado fluya por los ductos petroleros aún nacionales.

Pues bien, a ese dato que algunos consideran terrorífico hay que sumar la contraparte, esto es, el precio promedio de venta del barril mexicano de exportación en igual periodo: de 1998 a 2006, este indicador reportó un incremento cercano a 400 por ciento, al pasar de 10.77 a 53.04 dólares, o lo que es lo mismo un avance casi 5.5 veces superior al que en igual lapso observó el costo promedio de extracción.

Si en 1998 la diferencia favorable fue de 8.39 dólares por barril, en 2006 llegó a 48.91 dólares. Si este margen no es negocio y comienza a “no ser costeable” para el erario, entonces cuál sería el indicado para no necesitar con urgencia la salvadora llegada del capital privado. Si las condiciones no han cambiado y el costo promedio de extracción de mantiene en 4.13 dólares, entonces dicho margen habría crecido a 57.53 dólares en 2007 y a 75.47 dólares en 2008 (enero). Pero insisten en aquello de lo “no costeable” y que Pemex es una empresa “no rentable”.

Por ejemplo, el peor año del gobierno foxista en materia de precios petroleros internacionales fue 2001, cuando el barril mexicano de exportación promedió 18.57 dólares. Ese año el costo promedio de extracción por barril fue de 3.34 dólares, de tal suerte que el margen fue de 15.23 dólares, o lo que es igual 456 por ciento. Ese fue el peor (se entiende que en precios petroleros, porque en otras materias peor fue el sexenio completo).

A Ernesto Zedillo le tocó un año más complicado: 1998, con un precio promedio de la mezcla mexicana de 10.77 dólares (el más bajo en una década) y un costo de extracción de 2.21 dólares, es decir, un margen favorable de 387 por ciento. Cerró el sexenio con el barril a 24.62 dólares y el costo de extracción a 2.97 dólares, una diferencia de 729 por ciento.

En igual sentido, el gobierno de Vicente Fox comenzó mal (en precios petroleros internacionales, desde luego, porque terminó peor en todo lo demás), pero en 2006 el barril mexicano promedió 53.04 dólares, con un costo de extracción de 4.13 dólares, un margen favorable de casi mil 100 por ciento.

A Felipe Calderón le ha ido de maravilla (insisto que en materia de precios petroleros internacionales). Si el costo de 4.13 dólares se ha mantenido y es oficial que el barril mexicano promedió 61.66 dólares en 2007, entonces el margen favorable sería de mil 300 por ciento, y en enero de 2008 de mil 830 por ciento, al promediar en enero 79.60 dólares el barril.

Como se puede observar (gracias a Pemex, pero especialmente a la SEC), Petróleos Mexicanos es una empresa por demás rentable y el negocio petrolero mexicano verdaderamente generoso y redituable, de tal suerte que no hay que confundirse: la caja registradora de la paraestatal no deja de tintinear y el oro negro aporta multimillonarias ganancias al Estado. Otra cosa, muy distinta, es la rapacidad de la Secretaría de Hacienda y la complacencia de los legisladores.

Las rebanadas del pastel

El secretario de la Función Pública hace lo que a Calderón le gusta: nada. Primero fue Germán Martínez, 10 meses instalado en el cargo sin mover un pelo en contra de la corrupción; su remplazo, Salvador Vega Casillas, hace lo mismo, y sobre las presuntas corruptelas de Fox y compañía en Michoacán (por ejemplo, la playa El Tamarindillo ubicada en el municipio de Aquila de aquel estado) recomienda que las investiguen en otra parte, porque “es un asunto político que lo tiene que ver la Cámara de Diputados”. Como si fuera tema nuevo.

lunes, febrero 25, 2008

Repudio a la privatización de Pemex y a "legisladores" comparsa






Tomados de La Jornada, Hernández, Helguera y Rocha y El Universal, Helioflores.

Durante el mitin realizado ayer para manifestarse en contra de la privatización del sector energético en México se dieron a conocer acciones concretas para la defensa del petróleo y la electricidad.

Entre ellas destacan de manera inmediata la

-Formación de brigadas patrióticas en todo el país con un coordinador

-Concentración en las plazas públicas los fines de semana a través de las brigadas patrióticas y de los comités coordinadores estatales para difundir la pretensión de privatizar el petróleo

Cuando sea presentada la iniciativa ante el Congreso de la Unión, que a decir de la secretaria de Energía del desgobierno pirata, Georgina Kessel, será a finales del mes de marzo, las acciones serán:

-Cercos ciudadanos a los aeropuertos del país y en las carreteras

De no ser retirara la propuesta de privatización se impondrán

-Cercos ciudadanos a las instalaciones administrativas estratégicas petroleras y financieras

De continuar el pelele Felipe Calderón Hinojosa, los grandes empresarios y el PRIAN en su terquedad de vender Pemex y la CFE se implementaría un

-Paro patriótico nacional

Andrés Manuel López Obrador acusó Juan Camilo Mouriño –desdibujado secretario de Gobernación de la administración patito- de tráfico de influencias durante su etapa de “legislador” del PAN y subsecretario de Energía del traidor y ladrón Vicente Fox Quesada.. En ese tiempo se otorgaron a empresas de su familia contratos millonarios sin licitación de por medio.

Durante el encuentro quedó claro el repudio a la gente de los “Chuchos” –que quieren hacerse del control del PRD mediante el “apoyo” de los gobiernos estatales del PRIAN, el próximo 16 de marzo- y del alicaído Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano apodado -por sus ahora amigos de TV Azteca- “Cuatemochas”.

Los líderes del PRD en las cámaras de Senadores –Carlos Navarrete- y de Diputados –Javier González Garza- recibieron sendos abucheos y reclamos por parte de los participantes en la manifestación. Tanto los aludidos como la prensa palera del PRIAN atribuyen –sin pruebas, claro- al sector del PRD que apoya a Alejandro Encinas para la presidencia del PRD los insultos recibidos.

Ninguno quiere reconocer que los seguidores de López Obrador están hartos de la política de doble cara de los “Chuchos” y del “Cuatemochas”, quienes por un lado se dicen de izquierda –moderna, actual, entreguista- y por el otro son comparsa de los “acuerdos” de altura como el IETU y la ley Gestapo. Son ellos los que también presionan desde los medios electrónicos para que se reconozca al usurpador Calderón Hinojosa, pese a que está demostrado el fraude electoral de 2006 y muy a pesar de las políticas de rapiña y cinismo que padecemos desde hace décadas.

Gracias al voto mayoritario –oficialmente el PRD obtuvo la segunda mayor votación en los comicios de 2006 y la mayor en la historia de ese instituto político- y a que previamente los “Chuchos” y los “Cuatemochas” integraron los primeros lugares de las listas de candidatos a diputados y senadores es que ahora el ciudadano común que votó por ellos sufre la traición de los que se dicen “representantes populares de izquierda”.

En los hechos de poco o nada ha servido hasta el momento que el PRD sea la segunda fuerza electoral en el Congreso. Más bien a funcionado como comparsa del PRIAN y a logrado “acuerdos” –transas para hablar claro- que han perjudicado a los ciudadanos. Otro de los agravios fue la imposición –con la complacencia pasiva del PRD- de la impugnada Ley del ISSSTE.

Las primeras reacciones a la manifestación de ayer son por un lado –como se esperaba- la campaña de desprestigio, que va desde señalar como una escasa participación, hasta anteponer los abucheos y persecución de Navarrete, en lugar de las acciones anunciadas y la denuncia de tráfico de influencias contra Muriño, hasta las declaraciones del mafioso amigo de pederastas Emilio Gamboa Patrón en el sentido de que López Obrador no llame a actos violentos en tanto no se conozca el contenido de la mal llamada reforma energética.

Como en otras ocasiones hemos escrito ¿Si López Obrador cada vez está mas sólo? ¿Si no representa más que sus oscuros intereses? ¿Si nadie le hace caso? ¿Si los medios electrónicos se burlan de él y minimizan sus declaraciones? ¿Para qué tomarse la molestia de hablar sobre él? Los hechos los vuelven a desmentir. La resistencia civil pacífica crece en la misma medida en que aumenta el descontento ciudadano con tanto ratero PRIANista.


A continuación una crónica de la manifestación de ayer frente a la torre de Pemex, tomada del diario La Jornada.









Mitin de villanos favoritos al pie de la gran torre de Pemex


Consignas en puentes, luego de concluir el acto de AMLO

La contienda interna del PRD se traslada a Marina Nacional

Jaime Avilés

Y la gente se quedó con ganas de más. Al término del acto frente a la torre de Petróleos Mexicanos (Pemex), diversos contingentes se apostaron sobre el puente vehicular de Marina Nacional –pero también debajo de éste– ondeando sus banderas y gritando consignas rimadas para los automovilistas que pasaban en ambos sentidos por el Circuito Interior.

Al reconocer, por ejemplo, un transporte de soldados que se dirigía a Chapultepec, muchos empezaron a gritar: “¡Vio-la-do-res, vio-la-do-res!”, sin que los uniformados voltearan siquiera a verlos. Y ante ciertos coches de lujo, que algunos identificaban con de los conservadores que detentan el poder, se alzaban puños embravecidos y las gargantas vibraban con gritos airados.

Fiel a la costumbre de portar cartulinas con fotografías y razonamientos que ironizan o resumen los conflictos políticos en boga, tal como lo hace desde la marcha del 24 de abril de 2005 en contra del desafuero de Andrés Manuel López Obrador, en esta ocasión la gente acudió con leyendas y dibujos alusivos al nuevo secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, para el que llovieron mentadas y rechiflas, así como para el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano y para su hijo, el ya ex gobernador de Michoacán, Lázaro Cárdenas Batel.

Pero el que concentró en torno de sus rojas mejillas el máximo repudio de los asistentes fue el senador perredista Carlos Navarrete, a quien muchas veces, tanto cuando llegó como cuando se fue, aquellas personas que lo veían de cerca le gritaban con furia, blandiendo el puño: “¡Traidor!” Y de nuevo, “¡traidor!” Y al rato, “¡traidor, traidor!”

En el ánimo de la concurrencia –que la prensa de derecha estimó en 5 mil personas, la policía capitalina en 11 mil y los organizadores en 20 mil– estaba muy presente la batalla interna del Partido de la Revolución Democrática, que elegirá a sus nuevos dirigentes el próximo 16 de marzo. De allí que, soplando silbatos y ayudándose de altavoces, no pocos grupos externaran su rechazo a la corriente de Jesús Orterga y Jesús Zambrano gritando: “Encinas sí/ chuchos no/ Encinas sí/ chuchos no”.

Esos mismos grupos, y junto con ellos los pejeviejitos y los militantes sin partido, se enardecieron cuando en el templete, frente a las oficinas centrales de Pemex, tomó la palabra el diputado Javier González Garza para fijar la postura de los legisladores de su partido (PRD) y de las otras dos fuerzas que integran el Frente Amplio Progresista (FAP), el Partido del Trabajo y Convergencia, en la perspectiva de la nueva lucha política que se inicia.

En cuanto el nombre de González Garza abandonó las bocinas que había por todas partes, para entrar en los oídos de la gente, una significativa rechifla comenzó a subir de intensidad obligando al mismísimo López Obrador a intervenir para rogarle “tolerancia” al público, a fin de que el orador en turno pudiera leer su mensaje.

Sólo gracias a este espaldarazo el político regiomontano –quien junto con Ruth Zavaleta y 42 diputados perredistas más votó en favor de la primera versión de la reforma judicial, o ley Gestapo, a finales del año pasado– logró anunciar su intención de participar en la batalla por la defensa de Pemex, “ganando el debate técnico y moral”, impulsando en todo momento “acciones de resistencia pacífica preventivas de la violencia que podría estallar si la privatización se consuma”, y declarando desde ayer por la mañana una “alerta legislativa”, en preparación de otras acciones para el momento en que llegue al Palacio Legislativo de San Lázaro el proyecto de privatización de la industria petrolera.

En cambio, quien subió al templete a cosechar aplausos y sonrisas del gentío fue la senadora tabasqueña Rosalinda López Hernández, quien llevaba el grato encargo de leer los puntos del plan de lucha –cercar las cámaras de Diputados y de Senadores, bloquear las carreteras, los aeropuertos y, en el peor de los casos, llegar al paro patriótico nacional–, que el movimiento encabezado por López Obrador emprenderá para evitar la entrega de Pemex a intereses privados.

“Como que se necesitan medidas más radicales, ¿no cree usted?”, preguntó a La Jornada una elegante señora de clase media, trepada en el puente de Marina Nacional media hora después del mitin. “No sé, tomar Los Pinos pacíficamente, algo que de veras les duela a estos panistas”, añadió quitada de la pena.

Su indignación era espejo de la que externaban, arriba y abajo del puente, aquellos que agitaban sus enormes banderas mexicanas repitiendo, como miles y miles lo hacen a gritos, desde septiembre de 2006: “Es un honor estar con Obrador”. Al mismo tiempo, una estudiante universitaria repartía volantes para dar a conocer que horas más tarde partiría rumbo a Texas una caravana de sindicalistas que tratarán de reunirse con el precandidato demócrata a la presidencia estadunidense, Barack Hussein Obama, para pedirle que haga un pronunciamiento sobre la situación política de México.

Y muchos otros activistas llamaban a todas y a todos a reunirse mañana martes, frente a la Cámara de Diputados, a exigir que se deseche la reforma judicial, que López Obrador criticó al final de su discurso recordando que, “entre otras barbaridades, pretende desaparecer garantías individuales que consagra la Constitución General de la República”.

domingo, febrero 24, 2008

Alicia Pérez Duarte: desde la PGR y la Corte se protegió a pederastas*




Frente a la Torre de Pemex, manifestación en repudio por las intenciones del PRIAN de privatizar la industria energética nacional. 24 de febrero de 2008.




Tomado de La Jornada, Hernández.



Revela motivos por los cuales renunció a la fiscalía para delitos contra mujeres

Medina Mora ordenó que no se encausara a judiciales que torturaron a Lydia Cacho, afirma

Expresa su “decepción” por la actitud de la ministra Olga Sánchez Cordero ante el caso


Alfredo Méndez

Alicia Elena Pérez Duarte, ex fiscal de delitos contra mujeres de la Procuraduría General de la República (PGR), confirmó que su ex jefe Eduardo Medina Mora le ordenó, a finales de 2007, que detuviera la consignación de cinco policías judiciales que presuntamente torturaron a la periodista Lydia Cacho Ribeiro durante su detención en Cancún, Quintana Roo, y en su traslado a un penal en la ciudad de Puebla.

“El señor procurador Eduardo Medina Mora me dijo expresamente que me esperara (en referencia a que no ejercitara la acción penal), y en la espera, de pronto me quitaron el asunto (de la denuncia de Lydia Cacho) para mandárselo al fiscal para delitos contra periodistas”.

En entrevista exclusiva, la ex funcionaria refirió que desde octubre pasado ella y los agentes del Ministerio Público a su cargo concluyeron un proyecto de pliego de consignación que planeaba entregar, entre noviembre y diciembre, a un juez federal de la ciudad de México, pero “extrañamente” Medina Mora frenó el ejercicio de la acción penal contra los judiciales poblanos.

Pérez Duarte aseguró que su renuncia a la fiscalía especial fue para evitar ser una secuaz de “estos protectores de las redes de pornografía infantil, en las cuales el ministro Guillermo Ortiz Mayagoitia y sus cómplices protegieron no nada más a Kamel Nacif y a Jean Succar Kuri, sino a toda la red completa, que incluye las ciudades de Chihuahua, Tijuana, Mexicali y Cancún”.

Cuestionada respecto de si Medina Mora recibió presiones políticas para que le quitaran el caso de Lydia Cacho y lo enviara a la fiscalía especial para periodistas de la PGR, Pérez Duarte dijo: “No sé si el procurador recibió esas presiones, pero es evidente que sí, y es evidente porque cuando hablé con él, a principios de 2006, sobre el tema de la denuncia de Lydia Cacho, me dijo que subprocuradores y asesores de la PGR estaban de acuerdo en que debería seguir yo con la investigación del caso.

“Simplemente debía continuarla, porque Lydia, antes que nada, es mujer, y porque las víctimas que defiende son mujeres. Luego, para mí fue una sorpresa cuando hace dos meses el procurador le informa al fiscal de periodistas que era él, y no yo, el competente para continuar con esta indagatoria”, puntualizó.

Lydia Cacho fue detenida en Cancún el 16 de diciembre de 2005 por policías judiciales poblanos en cumplimiento a una orden de aprehensión librada en su contra por presunta difamación y calumnia en perjuicio del empresario textilero Kamel Nacif.

Un “Estado protector de mafias”

Durante 22 horas fue trasladada en un vehículo hasta la ciudad de Puebla. Pérez Duarte asegura que en ese tiempo dos judiciales amenazaron de muerte a Cacho y la sometieron a actos de tortura sicológica, pues esa había sido la consigna del llamado góber precioso y de su procuradora estatal, Blanca Laura Villeda. A su vez, Nacif le pidió a Mario Marín que actuara en contra de la periodista.

Entrevistada en la Casa de la Cultura de Coyoacán, adonde acudió a una mesa redonda en la que se analizó el caso de la red de pederastas revelada en 2005 por Lydia Cacho en su libro Los demonios del Edén, la doctora en derecho aseguró que renunció al cargo de fiscal para no ser cómplice de un Estado protector de mafias que fomentan la prostitución y pornografía infantiles.

Pérez Duarte dijo sentirse decepcionada del aparato de justicia mexicano que encabeza la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), y fue implacable en su crítica hacia la ministra Olga Sánchez Cordero.

“Mi manifestación de profundo dolor por haber escuchado a una mujer que nos acompañó durante mucho tiempo en la lucha feminista por un México libre de violencia, y de repente oírla en la sesión de la Corte decir que sí hubo violaciones en el caso de Lydia, pero no en el sentido del artículo 97 constitucional (que se refiere a las violaciones graves de garantías). Eso lo viví como la traición de una amiga”, expresó.

A finales de 2007, la Corte analizó la petición que le hizo un año antes la Cámara de Diputados para que investigara si diversas autoridades de Puebla se confabularon en contra de Lydia Cacho en represalia porque puso al descubierto la existencia de una red de pederastas. Primero la Corte determinó, por mayoría de votos, que a los ministros no les correspondía investigar el tema de la pornografía infantil y la pederastia en México, pues eso sólo compete a la PGR.

Luego, en una votación de seis contra cuatro, el máximo tribunal optó por concluir que el caso de Lydia Cacho no representaba violaciones graves a sus derechos humanos.

*Tomado de La Jornada

++++++++



La verdad son los hechos y no su explicación*


Mario Di Costanzo

No cabe duda de que si algo ha sobrado a Felipe Calderón y a su equipo son las explicaciones y justificaciones de la situación por la que atraviesa el país, así como los anuncios de grandes proyectos que llevarán a México al tan anhelado crecimiento económico.

Y señalo lo anterior en virtud de que durante la semana que termina el autodenominado “presidente de la estabilidad y el empleo” anunció con bombo y platillo la asociación de Petróleos Mexicanos (Pemex) con la empresa Industrias Derivadas de Etileno (Idesa) para la construcción de una planta petroquímica que producirá etileno.

A decir de Felipe Calderón, el proyecto requerirá una inversión de mil millones de dólares y generará aproximadamente 6 mil quinientos empleos; sin embargo, omitió señalar que el anuncio no es más que la redición del malogrado Proyecto Fénix, el cual fue cancelado durante la administración de Vicente Fox.

Hay que recordar que el 13 de noviembre de 1996 se reformó la ley reglamentaria del artículo 27 constitucional en el ramo del petróleo, quedando especificados aquellos productos considerados como petroquímicos básicos, los cuales sólo podían ser producidos por la nación, y los secundarios, que podían ser producidos por particulares.

El etileno es un petroquímico que quedó definido como secundario, por lo que desde ese entonces está permitida su elaboración por parte de particulares.

Así fue como a Vicente Fox se le ocurrió que, dado que la ley permitía la elaboración privada de este petroquímico, fuese Pemex en asociación con particulares los que elaboraran dicho compuesto, el cual vale decir es el principal insumo para la elaboración de plásticos y otros petroquímicos.

Por ello, en mayo de 2003 Pemex Petroquímica inició la promoción del Proyecto Fénix, durante la cual identificó a 20 empresas potencialmente interesadas en ese proceso, y la culminó el 21 de octubre de 2004 con la selección de tres socios estratégicos en ese momento: Grupo Idesa, Indelpro y Nova Chemicals Corporation.

El proyecto no se concretó, entre otras cosas, porque Idesa e Indelpro nunca se pudieron poner de acuerdo sobre la ubicación del futuro complejo, ya que el primero pretendía desarrollarlo en Coatzacoalcos, Veracruz, mientras el segundo (filial de ALFA) proponía Altamira, Tamaulipas.

Sin embargo, gracias a esas discusiones trascendió que el principal obstáculo fue que entonces la Secretaría de Hacienda y Crédito Público se negó a subsidiar el precio del gas que sería vendido al Proyecto Fénix para producir el etileno, porque se trataba de un subsidio de casi 300 millones de dólares anuales que recaería finalmente sobre los contribuyentes.

Por eso resulta lógico preguntarse por qué razón, si desde 1993 está permitida la elaboración de etileno para los particulares, ninguna empresa privada ha entrado a producirlo. Más aún, en la actualidad Petróleos Mexicanos es el único productor de etileno, controla el 100 por ciento del mercado y, a pesar de ello, Pemex Petroquímica cerró desde 2006 dos plantas productoras de etileno, una en Pajaritos y otra en Poza Rica.

Esto suena por demás absurdo, no sólo para muchos mexicanos, sino también para muchos ingenieros de Pemex que se preguntan las razones que llevan a una empresa a cerrar dos plantas productoras de un petroquímico que es insumo para fabricar plástico y del que son los únicos productores en el país.

¿Será que la verdadera razón de la asociación anunciada por Felipe Calderón entre Pemex e Idesa no es la creación de empleos o el desarrollo de infraestructura, sino más bien el interés de la empresa privada por obtener la materia prima (gas natural) para la producción de etileno a precios subsidiados, robarle el mercado a Petróleo Mexicanos y con ello continuar acabando con el potencial de ingresos en materia de petroquímica en el país?

En otras palabras, la asociación de Pemex con Idesa garantizará a ésta última la obtención gratuita del gas natural; o mejor dicho, la paraestatal pone el gas natural e Idesa se lleva las utilidades de la venta del etileno.

Peor aún si consideramos que Pemex cuenta con recursos suficientes para invertirlos en una nueva planta productora de etileno y que si acaso no los tuviera puede obtenerlos a través de financiamientos, ya que el mercado de su producto está garantizado, además de que no existen barreras de tecnología como se aduce en el caso de la perforación profunda.

Así, el proyecto anunciado por Felipe Calderón es en sí mismo el ejemplo más actual de lo que ha venido sucediendo en los últimos años en el sector energético del país: la materialización de una asociación delictuosa entre empresas privadas y gobierno contra el patrimonio de la nación. Es, en pocas palabras, la transferencia de la renta petrolera a los particulares, con el argumento de que se hace en beneficio de los mexicanos, olvidando que la verdad son los hechos y no las explicaciones.

Por ello debemos preguntarnos quién será el mayor beneficiario de esa asociación: ¿Pemex y los mexicanos o Idesa y sus accionistas?

Secretario de la hacienda pública del “gobierno legítimo”



*Tomado de La Jornada.

sábado, febrero 23, 2008

Desfiladero*



Jaime Avilés
jamastu@gmail.com


Pemex: versión D
Viraje en Los Pinos: tenemos más petróleo que nunca

Así lo afirma un espot oficial que pronto saldrá al aire

¿No que sólo nos quedaban reservas para nueve años?


Con fecha de “13/02/08” y bajo la clave “Pemex versión D”, los publicistas de Los Pinos concluyeron un video de cinco minutos, firmado por el “gobierno federal”, que modificará por completo el discurso que Felipe Calderón y los suyos hicieron público hace unos meses para justificar la privatización de Petróleos Mexicanos. La insostenible versión de que “sólo nos queda petróleo para nueve años” será sustituida por una muy distinta: el Golfo de México posee las mayores reservas petroleras del mundo, pero éstas se localizan a 3 mil metros de profundidad y no contamos con la tecnología de punta para extraerlas.

Si el año pasado Calderón dio cuatro explicaciones diferentes acerca de lo que hizo con los 205 millones de dólares decomisados a Zhenli Ye Gon –confirmando en todas que su “gobierno” lavó dinero del narcotráfico–, ahora, con el mismo desenfado, abandona la mentira de que nuestros yacimientos de hidrocarburos son ya meras cavernas, y se dispone a fanfarronear con que tenemos reservas inmensas, lo que sí es cierto, como bien lo saben los mercados internacionales desde hace años, pero panistas y priístas se negaban a reconocer mientras amarraban la privatización en lo oscurito. Pero vayamos el texto del espot que está a punto de salir al aire.

“México tiene un gran tesoro, un tesoro escondido debajo del fondo del mar. El petróleo es nuestro tesoro y pertenece a todos los mexicanos de hoy y de mañana”, empieza diciendo un locutor con voz temblorosa de fervor patriótico. “México –agrega– cuenta con amplia experiencia en la explotación de pozos petroleros que se encuentran en tierra y muy cerca de las costas. Pero el mundo enfrenta ahora una nueva realidad. Las mayores reservas de petróleo se encuentran en aguas profundas, a 3 mil metros bajo el mar, es decir, a una profundidad de 15 veces el edificio más alto de México. Ahora es necesario llegar hasta allá para poder extraerlo. Una de las zonas donde existe mayor riqueza de petróleo en aguas profundas es el Golfo de México. Allí está nuestro tesoro y debemos llegar a él”.

Hasta aquí, la fábula para los niños rubios que retozan en una playa, ilustrando el chorizo, da un giro hacia lo absurdo: “Esto significa nuevos y enormes retos, que otros países alrededor del mundo ya están enfrentando con éxito”. (En este punto saco mi telescopio en busca de “países alrededor del mundo” pero sólo veo estrellas y planetas.) “Brasil, un país con un nivel de desarrollo similar a México” (falso: Brasil fabrica aviones de pasajeros, México ni siquiera lo intenta), “empezó a explotar sus yacimientos en aguas profundas hace 15 años. Gracias a esto, Brasil, que antes importaba petróleo, logró duplicar su producción y hoy es autosuficiente”. (¿Captan? Privaticemos Pemex para que seamos autosuficientes en petróleo… como si no lo fuéramos desde hace décadas.)

“Cuba es otro país latinoamericano que ya está tomando acciones para explotar su petróleo en aguas profundas” (¿cómo se “toman acciones”, con yerbabuena y azúcar, estilo mojito?) “Y de ser un país que hoy importa la mayor parte del petróleo que consume se estima que en la siguiente década podría convertirse en un país exportador” (sí: privaticemos Pemex para convertirnos en país exportador: ¿cómo no se nos había ocurrido?).

“México enfrenta hoy un reto completamente nuevo. ¡Trabajar en aguas profundas!” (fundas, fundas, repite el eco: sugerencia para la posproducción del espot). “El equipo submarino debe soportar presiones de hasta tres toneladas por centímetro cuadrado. Es como si una lata de refresco tuviera que soportar el peso de 60 camiones. La tubería que transporta el petróleo debe soportar bajas temperaturas porque a más de 600 metros de profundidad hace tanto frío que se forman cristales de hielo que bloquean el flujo de petróleo” (pero a 599 el agua todavía está sabrosa y no resulta insoportable la repetición del verbo soportar).

“Trabajar en aguas profundas requiere de tecnología de punta como sistemas satelitales georreferenciados” (¿geo qué?), “construcción de plataformas semisumergibles” (¿semicuánto?), “manejo de vehículos submarinos de control remoto y robótica”. Después de encadenar esas palabras con la finalidad de apantallarnos y deprimirnos, insinuando que la chatarra de Pemex no sirve para que desenterremos “nuestro tesoro”, los manipuladores publicistas de Los Pinos nos ofrecen un alivio inmediato al dolor que nos acaban de causar.

“Afortunadamente, como lo han hecho otros países del mundo, México puede establecer alianzas con quienes ya cuentan con la tecnología y la experiencia para explotar yacimientos en aguas profundas. ¡Podemos aprovechar ese conocimiento para sacar el petróleo que es nuestro! ¡No podemos ni debemos quedar fuera de esta oportunidad histórica! ¡Llegar hasta nuestro petróleo en aguas profundas nos permitirá vivir mejor! ¡Más petróleo para tener más hospitales y medicinas, más empleos, más y mejores carreteras, más escuelas y prosperidad para todos! (…) ¡sin que Pemex deje de ser una empresa de todos los mexicanos! La recompensa será garantizar nuestro futuro y el de las nuevas generaciones. ¡El petróleo es de México! Gobierno federal”.

Acto seguido, aún gritando, el locutor se envuelve en el lábaro patrio de Repsol y se arroja al océano desde una plataforma explotada por Chevron en la sonda de Campeche (gracias a los “contratos de servicios múltiples”, que Vicente Fox impulsó para iniciar la privatización silenciosa de Pemex), y si no me creen observen el video completo en YouTube, tecleando tan sólo dos palabras: “Spot Pemex”.

Es obvio: de ahora en adelante van a tratar de marearnos con el rollo de la tecnología que no tenemos. Pero debemos recordarles, como lo hizo en su artículo del domingo pasado José Antonio Rojas Nieto en la página 25 de este diario, que no contamos con esa tecnología porque, mientras el año pasado la renta petrolera fue de 50 mil 258 millones de dólares, el “gobierno” de Calderón invirtió sólo 37 miserables millones de dólares en investigación científica y tecnológica.

Antes que nada, la industria petrolera nacional debe ser sometida a una auditoría externa, para que todos los mexicanos sepamos en qué condiciones verdaderas se encuentra. Y por lo pronto –de eso cada día están seguras más y más personas nacidas en este país– millones se opondrán a que Calderón privatice las reservas de las aguas profundas. Así se lo dijeron anoche, por ejemplo, desde el Zócalo, representantes de todas las logias masónicas del país, que juraron “defender la Constitución y el petróleo hasta el límite de nuestra existencia”.

Mientras tanto, otra gran multitud se reunirá el martes frente al Palacio Legislativo de San Lázaro para presionar a los diputados indecisos que todavía no saben si votarán en favor o en contra de la ley Gestapo, que en caso de ser aprobada elevará a rango constitucional una dictadura policiaca con plenos poderes para reprimir a discresión. Son días de suspenso…

*Tomado de La Jornada.