progressif

viernes, agosto 31, 2007

Nuevas izquierdas mismas mañas. Los políticos no cambian







Tomados de La Jornada, El Fisgón, Helguera, Rocha y Ahumada, y El Universal, Carreño.

El reciente acomodo entre los diversos actores políticos –léase mercaderes de influencias y compinches del saqueo al erario vía procesos electorales y corruptelas- es una prueba más de la caducidad del llamado sistema político en México, donde lo que menos importa es el bienestar ciudadano y mucho menos el de la nación. Qué decir de la voluntad ciudadana, esa tiene un destino rápido y sabido: el bote de la basura.

Pese a las manifestaciones en contra de la ciudadanía en tomarse la foto oficial, con el pelele Felipe Calderón Hinojosa, todo se volvió a arreglar en lo oscurito. Ninguna transparencia y sí declaraciones, todas confusas. A una horas de que se entregue el informe en blanco del espurio Calderón Hinojosa, lo único seguro es que la diputada perredista –de la corriente de los Chuchos Nueva (y mañosa) Izquierda, tomó posesión de la presidencia de la mesa directiva de la Cámara de Diputados, misma que según el protocolo de hace décadas tiene la obligación de “contestar” al usurpador Calderón Hinojosa y de esta manera contravenir la voluntad popular y del X Congreso Nacional de PRD, de reconocer al “presidente pirata”.

Es decir se trata nuevamente de darnos atole con el dedo, mientras que los “progresistas políticos” hacen lo que mejor saben hacer: concertacesiones, normalidades políticas y acuerdos de altura. Pura y simple corrupción y acuerdos vergonzantes a espaldas de los ciudadanos.


Las siguientes notas dan cuenta puntual de lo anterior




Los Pinos cambia sede para el mensaje que emitirá Calderón


Culmina serie de enredos entre Presidencia y PAN

CON INFORMACIóN DE CIRO PéREZ SILVA,, ENRIQUE MéNDEZ, ROBERTO GARDUñO Y, CLAUDIA HERRERA


La falta de tacto político de la dirigencia nacional del PAN y el intento de partidizar un acto presidencial, dio al traste con los preparativos para que Felipe Calderón dirigiera un mensaje al pueblo de México el domingo desde el Auditorio Nacional, un día después de haber entregado su primer Informe de gobierno al Congreso de la Unión. Ayer al mediodía, vía telefónica desde Los Pinos, se canceló esa celebración y se anunció el cambio de sede: será en Palacio Nacional a las 10 de la mañana.

“Fue una quemadota”, comentaron varios legisladores encargados de “llevar invitados” al Auditorio Nacional para asegurar que no hubiera butacas vacías, poco después de las 12 horas, cuando recibieron el llamado desde la residencia oficial. “¿Ya viste las portadas de los periódicos?”, respondieron al preguntarles la razón del repentino cambio de sede. “¡Fue penoso!”, insistieron, ante el desaseo de la dirigencia panista que, “por error”, intentó “montarse” en un acto de Presidencia.

Incluso, por la noche, en la sede nacional del PAN, el secretario de Gobernación, Francisco Ramírez Acuña, se desmarcó de la dirigencia panista al afirmar que el gobierno de Felipe Calderón empezó a correr las invitaciones para Palacio Nacional hoy (este jueves), y que desconocía cualquier otro preparativo, especialmente aquel que circuló su partido convocando al Auditorio Nacional.

El enredo en el que la dirigencia panista convirtió la respuesta de Calderón a la negativa de los partidos de dirigir su mensaje desde la tribuna del Congreso, empezó cuando el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PAN giró invitaciones a su estructura partidista para el “Primer Informe de Gobierno del presidente Felipe Calderón” en el Auditorio Nacional, a realizarse el 2 de septiembre, donde dirigiría un mensaje a la nación, invitación que se publicó en varios periódicos y obligó a cambiar la sede para tratar de desvincular un acto presidencial del tinte partidista que le dio Acción Nacional.

La invitación, en la que se afirma que el acto se realizaría en esa sede –aunque durante toda la tarde del jueves la dirigencia panista insistía en que “el evento no estaba confirmado y, por tanto, la invitación no tenía validez”– pedía a los militantes confirmar su asistencia antes del 30 de agosto en la Secretaría de Vinculación con la Sociedad, que dirige el diputado Gerardo Priego, ya que las acreditaciones para ingresar al auditorio se entregarían viernes y sábado y, de acuerdo con el documento remitido por correo electrónico, el acto se realizaría a las nueve de la mañana.

El enredo continuó la tarde de ayer con el presidente del PAN, Manuel Espino, quien en entrevista radiofónica aseguró haber dado instrucciones para que una oficina del CEN se pusiera de acuerdo con Los Pinos a efecto de preparar la intervención de Calderón en el Auditorio Nacional.

Además, dijo que había sido invitado a la nueva sede vía telefónica ayer mismo, aunque su vocero, Antonio Alvarado, señaló minutos antes que no habían recibido un informe oficial sobre este cambio.

Ajeno a todo, Alvarado se enteró del cambio de sede por los reporteros que estaban en la sala de prensa de la sede del PAN, y confirmado por las declaraciones desde la Cámara de Diputados del coordinador de la bancada del PVEM, Jorge Emilio González, quien dio a conocer que había recibido una invitación, firmada por el secretario particular de Calderón, César Nava, en la que se le convida a Palacio Nacional para asistir al mensaje que el Presidente de la República dirigiría al país.

Para enfatizar aún más las contradicciones de Espino, casi tres horas después de las declaraciones del Niño verde, la Presidencia de la República confirmó que Felipe Calderón ofrecerá su mensaje a la nación el próximo domingo a las 10 de la mañana en Palacio Nacional. Mediante un escueto comunicado, casi idéntico al del día anterior, reiteró que el jefe del Ejecutivo federal acudirá el primero de septiembre a la apertura del periodo ordinario de sesiones del Congreso y presentará un Informe sobre el estado general que guarda la administración pública del país, de conformidad con el artículo 69 de la Constitución y la Ley Orgánica del Congreso de la Unión.

Una vez cumplido este “compromiso constitucional y con el objetivo de responder al interés de la sociedad mexicana”, indicó que Calderón ampliará la información sobre las acciones emprendidas por su gobierno en los primeros nueve meses de gestión.

Los coordinadores parlamentarios en San Lázaro, al igual que Jorge Emilio González, fueron informados ayer por la tarde que la Presidencia de la República acordó que Calderón dé un mensaje el domingo desde Palacio Nacional.

En flagrante contradicción con su dirigente nacional, Gerardo Priego aceptó que la reunión prevista para llevarse a cabo en el Auditorio Nacional sí había sido convenida por él mismo con funcionarios de la Presidencia, y así justificó que no se pretendía llevar a cabo un acto de corte exclusivamente panista.

Priego, quien también es presidente de la Comisión Especial de Seguimiento a las Agresiones contra Periodistas, afirmó que la invitación enviada por correo electrónico a panistas sólo tenía como propósito que gobernadores, alcaldes, regidores y diputados locales del PAN confirmaran su traslado a la ciudad de México, a efecto de integrar una lista que sería entregada a Los Pinos para asegurar que contaran con un lugar en el encuentro.

Al respecto, el coordinador de la diputación panista, Héctor Larios, atribuyó la organización de la reunión en el Auditorio Nacional a la Presidencia de la República: “el PAN pidió un número de lugares y estaba enviando una invitación (…) (Priego) quiso apartar un número de lugares para militantes”. Pero incluso el PRI difundió un posicionamiento en el que advierte que sus legisladores serán “ajenos a cualquier expresión de violencia o alteración del orden” en la sesión de mañana, y anticipó que sus representantes populares no acudirán a la reunión convocada en Palacio Nacional, porque se trata de un acto organizado por Acción Nacional “y Calderón no es el presidente de los panistas, sino de México”.

En tanto, en la Cámara de Diputados el PRI determinó dejar que sean los diputados de PRD y PAN los que encuentren una solución acerca de si Calderón entregará o no su Informe en la tribuna, mientras los partidos aún analizan si presentarán posicionamientos antes de la llegada del jefe del Ejecutivo a San Lázaro.

Previamente, en la reunión plenaria del PRI, el coordinador Emilio Gamboa logró que su bancada respaldara presentarse a la sesión de Congreso General para lograr el quórum y dar una muestra de civilidad e institucionalidad, que reflejarán con el uso en la solapa de un pin con la bandera de México. Aseguró ante sus correligionarios que “no hay condiciones” para que Felipe Calderón entre al salón de sesiones para entregar su Informe de gobierno, debido a que el PRD se niega a permitírselo.

Agregó que si no se logra llevar a cabo una sesión ordenada, “no será culpa del PRI, nosotros no tenemos nada que ver”. Más tarde, en entrevista, consideró que la Presidencia y el PAN deben considerar la posición del PRD para admitir que el documento sea entregado en un salón distinto al de sesiones.

En ese debate, la presidenta de la mesa directiva, Ruth Zavaleta, afirmó que su obligación es recibir el Informe de Felipe Calderón, aun si esto ocurre en el salón de protocolo, posición que contrasta con la de un sector de la diputación perredista que se niega a legitimar con una fotografía la Presidencia de Calderón.

–¿Se tomará la foto con Calderón?

–¿Cómo que si me voy a tomar la foto con él?

–¿Le recibirá el Informe?

–Tengo que recibirle el Informe por escrito a Felipe Calderón.



+++++++++++++

Ugalde desafía a PRI y PRD; consejeros le solicitan mesura*


¿Y creen que me importa lo que ellos piensen?, expresa en privado a funcionarios electorales

El presidente del IFE lanza una cruzada radiofónica plagada de reproches a Calderón, Congreso y partidos


ALONSO URRUTIA

¿Y creen que me importa lo que piensen el PRI y el PRD?, lanzó el consejero presidente del Instituto Federal Electoral (IFE), Luis Carlos Ugalde. Fue la respuesta que les dio, en privado, a los consejeros que le pedían mesura y sensatez frente a la tormenta. Nada detiene su embestida mediática, ni la inquietud o críticas entre sus colegas por el desafío, extemporáneo, a los poderes federales, lo que ha terminado por detonar los precarios equilibrios internos.

Convencido de que esa es la única forma de defender con dignidad al instituto, de mantener la plaza, Ugalde se lanzó ayer en una nueva cruzada radiofónica para continuar con sus reproches a los partidos, al Congreso, al presidente Felipe Calderón…

“Se van a llevar entre las patas la independencia y la dignidad del IFE”, resumió en una de tantas entrevistas concedidas. En otra subrayó que, “al día de hoy, lo único que se sabe es que la reforma electoral es sinónimo de destituir a los consejeros y me parece que eso es una regresión histórica”. La afirmación se hizo horas antes de que se presentara la iniciativa en el Palacio de Minería.

Preocupación en el instituto

Las descalificaciones que hicieran los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y de la Revolución Democrática (PRD) a sus desafiantes declaraciones no hicieron mella en Ugalde, aunque sí entre los consejeros que no están de acuerdo con la postura que ha puesto en riesgo la interlocución con los partidos. La incertidumbre generada por la remoción de los consejeros ha terminado por acentuar las divisiones en el IFE, dando paso a estrategias paralelas de algunos en aras de la sobrevivencia.

Ugalde mismo ha lamentado que mientras defiende la autonomía haya consejeros que se muevan por preservar sus cargos. En un sector del instituto se cuestiona que las declaraciones de su titular son tomadas como postura formal del IFE, lo cual dista mucho de la realidad, y que en consecuencia las descalificaciones son para el organismo en su conjunto.

Con la mitad de esos desplantes de energía que hubiera tenido durante el proceso electoral, y que ahora tiene, no se estaría en el crítico escenario actual para el instituto, confió un consejero. En el IFE se sabe que apenas hace unos días Ugalde se convenció de que su salida era inevitable y ha reaccionado en consecuencia.

Si bien las recriminaciones son generalizadas parece claro que se dirigen centralmente al Partido Acción Nacional (PAN) y al propio presidente Felipe Calderón, lo que evidencia un cambio drástico. Lejos están aquellos tiempos en que Luis Carlos Ugalde no se contuvo en ser el primero en oficializar el triunfo del michoacano, aunque ello fuera contra las disposiciones legales que reservaban el trámite para el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

En las negociaciones sobre la reforma electoral, la salida de Ugalde se ha convertido en una obsesión para el senador priísta y presidente de la Comisión Ejecutiva para la Negociación y Construcción de Acuerdos para la Reforma del Estado (CENCA), Manlio Fabio Beltrones. La ineludible asociación con Elba Es-ther Gordillo es, en gran medida, la razón.

En esa lógica, aunque el PRD mantiene su puja por la remoción total de los consejeros electorales, con la certeza de que Ugalde saldrá por delante con el aval del PRI, reorienta sus prioridades en el escenario de una renovación parcial.

Por ello tiene al consejero Arturo Sánchez, presidente de la Comisión de Organización, como objetivo central para salir, ubicándolo claramente como la cabeza del grupo de consejeros que mantuvieron decisiones consistentemente proclives al PAN: Alejandra Latapí, Teresa González Luna y Andrés Albo.

En el IFE existe convencimiento de que hay otro factor que gravita en el ánimo de los partidos políticos para negociar la salida de funcionarios, especialmente en el Revolucionario Institucional: la fiscalización de los gastos. Los reportes priístas lo colocan al borde de recibir una sanción millonaria si se confirman los indicios que se tienen en los procedimientos oficiosos.

El PRI está a 3 millones de pesos de romper el tope de campaña presidencial, lo cual podría ocurrir si parte de los 70 millones que el IFE presume fueron reportados como gastos ordinarios, tratándose de gastos de campaña, se llegara a cumplir. La proclividad del tricolor por negociar la renuncia de los consejeros obedecería, en parte, a este contexto.

Independientemente de la fórmula que se utilice en la remoción de los consejeros, si es parcial, difícilmente permitirá recomponer las divisiones entre los mismos, catalizadas por el ánimo que prevalece en estos días ante la incertidumbre sobre los alcances de la decisión de los partidos políticos.

La eventualidad de que fuera una salida parcial ha complicado los ánimos y los recelos entre quienes podrían quedarse y los que tendrían que irse. Los términos en que fue presentada la propuesta de reformas constitucionales solamente prolongó la incertidumbre en el IFE, en vísperas de aprobar nuevas multas a los partidos por sus malos manejos financieros, con la reserva de las conductas violatorias más graves para meses posteriores en aras, se dijo, de mayores investigaciones que corroboren las sospechas.

+++++++++++


Ugalde chantajea al que ayudó a ganar: AMLO


“Calderón, pelele al que todos presionan”, afirma


ANDREA BECERRIL (ENVIADA)

Xicohtzinco, Tlax., 30 de agosto. El “chantaje” de Luis Carlos Ugalde a Felipe Calderón para evitar que lo remuevan del Instituto Federal Electoral (IFE) sólo viene a demostrar que “quien usurpa la Presidencia es un pelele al que todos presionan”, advirtió aquí Andrés Manuel López Obrador.

Si Calderón –dijo– hubiera aceptado el recuento voto por voto y casilla por casilla, el escenario sería otro y no habría llegado “a la situación vergonzosa” de no poder rendir su Informe ante el Congreso, porque se le considera un presidente ilegal, espurio, recalcó.

“No quiso contar los votos, que no cuente con nosotros, así de sencillo”, dijo el ex jefe de Gobierno capitalino e hizo notar que, “para robarse la Presidencia de la República”, Calderón debió hacer alianzas con la mafia, con grupos de poder financiero y político que ahora lo tienen “atado de pies y manos”.

Las diferencias entre el titular del IFE y Felipe Calderón son precisamente “un pleito entre mafiosos”, un cobro de facturas de quien le ayudó a llevar a cabo el fraude en las elecciones de julio de 2006. Sostuvo que el michoacano no pensó en que no podría haber gobernabilidad después del fraude. “Los comunicadores alcahuetes que nos echan la culpa de todo lo que pasa debieron recomendarle que aceptara el recuento de votos que le propusimos”.

Al respecto, recordó que luego del 2 de julio le propuso al panista el conteo total de votos, con el compromiso de aceptar el resultado final y dejar de convocar a movilizaciones, pero no aceptó. Por ello, “ahora sólo va a poder dar su Informe en Televisa. ¿Qué sería del pelele sin la tele?”, remarcó entre aplausos de miles de personas reunidas en la plaza central de este municipio tlaxcalteca.

El político tabasqueño inició una gira de cuatro días por Tlaxcala, en la que fue interrogado en torno a la actitud amenazante que ha asumido Ugalde en momentos en que el Congreso prepara una reforma electoral que incluye su salida y la del resto de los consejeros. Respondió que el aún titular del IFE colaboró plenamente en el fraude y ahora “chantajea a Calderón” para tratar de evitar que lo corran.

“Por eso digo que Calderón es un pelele, porque no sólo Ugalde, también lo tienen apergollado Elba Esther Gordillo, los medios de comunicación, especialmente las televisoras, los grandes capos del sector empresarial, el PRI, el góber precioso de Puebla y otros.”

Recibido en los siete municipios que visitó como “el presidente legítimo de México”, López Obrador resaltó que Luis Carlos Ugalde “no tiene escrúpulos” y por ello ahora, después de operar los comicios fraudulentos del año pasado, amenaza a quien se benefició de sus maniobras para asentarse en Los Pinos. Si de verdad va a presionar “que hable, que diga todo lo que sucedió” en el proceso electoral de julio de 2006, porque Ugalde “sabe todo”.

–Ayer el titular del IFE le pidió a Felipe Calderón actuar con honestidad intelectual –se le hizo notar.

–¡Cómo pide eso, es como pedirle peras al olmo!

En una larga jornada, ya que encabezó ocho mítines, López Obrador estuvo en San Pablo del Monte, Tenancingo, Mazatecochco, Papalotla, Xicohtzinco, Santa Catarina Ayometla y Zacatelco, para decir a sus simpatizantes, reunidos en las plazas principales, que la única salida es organizarse para enfrentar a “la mafia que se ha apoderado del Estado mexicano”.

En todas sus intervenciones López Obrador resaltó la actuación dual del “usurpador”, quien ha hecho todo lo contrario de lo que prometió en campaña. En San Pablo del Monte, el primer municipio que visitó, calificó a Calderón de “mentecato” que se comprometió, cuando era candidato, a disminuir el precio de los energéticos, pero ahora, dentro de su llamada reforma fiscal, propone incrementar el impuesto a la gasolina, lo que elevará el costo del combustible.

Por ello, llamó de nueva cuenta a los legisladores del Frente Amplio Progresista (FAP) a tomar la tribuna del Congreso, incluso de manera permanente, noche y día, para evitar que panistas y priístas hagan mayoría y aprueben el aumento a la gasolina dentro de la llamada reforma fiscal. “Que no les importe que los llamen rijosos, que no les importe lo que diga Televisa”.

Acompañado por la senadora del PRD Minerva Hernández y el diputado Alberto Amaro Corona advirtió que los legisladores son representantes populares que deben defender los intereses del pueblo. “Que no les importe que les llamen revoltosos, que no les importe lo que digan los conductores de los noticieros de radio y televisión; deben evitar que le claven un puñal a los mexicanos, con más impuestos”.

En su sexto mitin, en la localidad de Santa Catarina Ayometla, reiteró: “Que los legisladores se levanten, tomen la tribuna para que no haya incremento a la gasolina”.

Reiteró que al legislador del FAP que avale con su voto el imponer una mayor carga tributaria a las mayorías, no lo quiere volver a ver. “Que ni se presente conmigo, para que quede claro”.

López Obrador agradeció a todos los tlaxcaltecas los votos que obtuvo en 2006 en este estado, una de las entidades donde ganó la elección y donde ahora, explicó, busca fortalecer el movimiento que impulsa en todo el país. “quí estamos para cuando usted nos llame”, le dijeron varios pobladores de Zacatelco, donde cerró la jornada por la noche.


++++++++++



Proponen prohibir la propaganda negra y que gremios formen partidos


Es un hecho, los consejeros del IFE se van, afirma el perredista Carlos Navarrete

Presenta la CENCA proyecto sobre reforma electoral; reducirán costos y tiempos de campaña

GEORGINA SALDIERNA Y VíCTOR BALLINAS

Sin hacer referencia al tema de la salida de los actuales consejeros del Instituto Federal Electoral (IFE), ayer se dio a conocer el proyecto de decreto sobre la reforma constitucional en la materia que, entre otros puntos, prohíbe a las agrupaciones gremiales conformar partidos políticos, rechaza el uso de “propaganda negra” contra personas e instituciones, y plantea la sustitución escalonada de los magistrados electorales.

También incluye la reducción de los plazos y costos de campaña; fija tiempos y financiamiento límite para las precampañas; crea una contraloría interna del IFE, y señala que en la reforma legal se precisarán los motivos por los que se podrá declarar la nulidad de una elección.

Al término de la presentación del proyecto, el coordinador de los senadores del PRD, Carlos Navarrete, aseguró: es un hecho que se van los consejeros y el dictamen que se someterá a votación en el Senado el próximo martes incluirá esta decisión.

Puntualizó que la medida no se incluyó en el documento presentado ayer, por estrategia parlamentaria, pero el cese de los consejeros es un asunto que “ya está resuelto”. Entre el viernes y el lunes afinaremos la propuesta en las comisiones dictaminadoras del Senado.

Una vez que la apruebe el Senado se enviará a la Cámara de Diputados para los mismos efectos, y de ahí se enviará a los congresos estatales para su aprobación.

Trascendió que PRI, PAN y PRD no sólo acordaron el retiro de los actuales consejeros del IFE, sino también de los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), pero aún no hay consenso sobre la forma en que serán removidos. Se busca un mecanismo que cause los menores problemas legales.

Desacuerdo sobre la forma

En el caso de los consejeros del IFE, el PAN propone que salgan de tres en tres, pero PRD y PRI insisten en que se vayan todos en un solo acto. Una oferta que se empezó a analizar de último momento plantea la salida inmediata de cinco o cuatro antes del próximo año. Este punto se seguirá negociando hasta el próximo lunes.

La propuesta de reforma prevé la modificación de ocho artículos constitucionales: 41 y 49 en su totalidad, y 85, 97, 108, 116, 122 y 134 de forma parcial.

Por la mañana, en la sesión de la subcomisión redactora que preside el panista Diódoro Carrasco, se dio un ríspido debate por parte de los partidos pequeños por la pretensión de reducirles el financiamiento, su representación en el Congreso y modificar los términos para integrar coaliciones electorales. Adicionalmente, el Partido Nueva Alianza (Panal) manifestó su inconformidad por la propuesta de impedir que agrupaciones gremiales conformen partidos políticos.

En el fondo de su reclamo se hizo evidente su posición en contra de cesar a los actuales consejeros electorales, cuyo nombramiento fue negociado por la entonces coordinadora de los diputados federales del PRI, Elba Esther Gordillo, quien incluso propuso a Luis Carlos Ugalde como presidente del IFE.

La molestia del Panal llegó a tal grado que su representante, el diputado Miguel Ángel Jiménez, se retiró de la reunión y amagó con hacer lo mismo en la sesión de la Comisión Ejecutiva de Negociación y Construcción de Acuerdos del Congreso de la Unión (CENCA), donde se presentó el proyecto de reforma constitucional.

No obstante, el legislador se contentó con manifestar sus quejas de que no se honró ni se respetó con pulcritud la “norma que nos dimos”. Como ejemplo de lo anterior refirió que el artículo ocho de la ley para la reforma del Estado señala que se buscará alcanzar el mayor consenso posible, y sin duda no se hizo el máximo esfuerzo con el grupo minoritario.

Aseguró que los partidos pequeños conocieron el documento dos horas antes de hacerse público, consideró sospechosa la prisa con que se integró y criticó que en la comisión redactora sólo haya estado un asesor, por lo que pidió que en las sesiones subsecuentes se sumen los otros asesores.

A sus reclamos se sumaron los partidos del Trabajo, Alternativa Socialdemócrata y Convergencia.

Alejandro Chanona, de Convergencia, también se refirió a la necesidad de que la comisión redactora se integre con el grupo completo de asesores, entre los que se encuentran Porfirio Muñoz Ledo, Diego Valadés y Rolando Cordera.

Al sumarse dichos asesores, Muñoz Ledo refirió que prácticamente se acaba de constituir, ahora sí, la comisión redactora de la reforma electoral, cuyo proyecto, elaborado en su mayor parte por Jorge Alcocer, criticó al considerar que se trata del más pobre que se ha hecho en años recientes.

Los reclamos de los partidos emergentes contra la reducción del financiamiento que reciben dieron resultado, y al final de la sesión matutina se acordó encorchetar el tema para su discusión en comisiones, aunque en el artículo transitorio dos se señala que esa disposición entraría en vigor en 2010. La pretensión de estos institutos es mantener el esquema vigente, mediante el cual obtienen 70 por ciento de recursos en función de su fuerza electoral y 30 por ciento de una bolsa de equidad.

En el momento en que hablaban los representantes de estos partidos, integrantes de Alianza Cívica entraron al salón donde se realizaba la presentación del proyecto para colocar una manta con la leyenda: “ya bajenle.org.mx”, en referencia a su demanda de que se reduzca el financiamiento a los institutos políticos.

El artículo 41 de la Constitución refiere que el financiamiento público para actividades tendientes a la obtención del voto durante el año en que se elija Presidente de la República, senadores y diputados equivaldrá a 50 por ciento de lo que corresponde a cada partido por actividades ordinarias.

También indica que la ley fijará límites a las erogaciones en los procesos internos y las campañas electorales de los partidos. La propia legislación fijará el monto máximo que tendrán las aportaciones de simpatizantes, cuya suma total no podrá exceder anualmente el 10 por ciento del tope de gasto fijado en la última campaña.

Asimismo, queda prohibido el uso de propaganda que denigre a instituciones, partidos o personas. Acerca de la controlaría interna que se creará en el IFE, ésta tendrá la función de fiscalizar sus ingresos y egresos. También se propone ampliar de siete a nueve años el periodo de los consejeros electorales y de los ministros. Ninguno de ellos podrá ocupar cargos en los poderes públicos en cuya elección hayan participado en los dos años siguientes a la conclusión de su mandato.

Acerca del artículo 99, se puntualiza que la sala superior y las regionales del TEPJF sólo podrán declarar la nulidad de la elección por las causales que se determinen en las leyes.

Además, se plantea otorgar facultades al IFE para que pueda sancionar a partidos, agrupaciones, personas físicas o morales que infrinjan las disposiciones legales. Con ello se alude a la falta de herramientas que argumentó el instituto para no poder sancionar a los empresarios que contrataron publicidad para atacar a un candidato presidencial en 2006.

El proyecto de decreto será presentado hoy a la Comisión Permanente del Congreso de la Unión con el propósito de que sea turnada a comisiones y la próxima semana se tenga listo el dictamen para su aprobación en el pleno. Manlio Fabio Beltrones planteó la importancia del documento al señalar que la única reconciliación posible es la que pasa por las reformas institucionales.

*Tomados de La jornada: http://www.jornada.com.mx/





++++++++

En seguida un análisis tomado de la revista Proceso.








Michoacán, la elección

josé gil olmos

México, D.F., 29 de agosto (apro).- La próxima elección en Michoacán, que se efectuará el 11 noviembre, es una de las más complejas por la serie de actores que están implicados: los grupos internos de PAN, PRD y PRI, la familia Cárdenas, Felipe Calderón, Elba Esther Gordillo, Andrés Manuel López Obrador y hasta grupos del narcotráfico que pretenden incidir en el poder político de ciertas zonas de la región.

Ese domingo habrán de disputarse en Michoacán la gubernatura, 113 alcaldías y el Congreso local. Como candidatos a gobernador irán Jesús Reyna por el PRI, Salvador López Orduña por PAN, Leonel Godoy por PRD y Alejandro Méndez por el PVEM. Pero la pelea se centrará entre panistas y perredistas.

La elección cobra importancia para los panistas porque se trata de demostrar que en la tierra de Felipe Calderón tienen fuerza suficiente para ganarle al candidato del PRD apoyado por López Obrador.

De alguna manera, se trata de una extensión del enfrentamiento que tuvieron panistas y perredistas en la elección presidencial del 2006 y de demostrar quién tiene más fuerza política y electoral.

De acuerdo con las últimas encuestas, el perredista Leonel Godoy esta arriba del panista López Orduña por apenas dos puntos, lo que significa un “empate técnico”. El panorama resulta positivo para los panistas quienes confían en que Calderón pondrá especial interés en ganar estos comicios.

Para Calderón se trataría, de alguna manera, de cobrar la derrota que tuvo en 1995, cuando fracasó en su propia tierra ante el priista Víctor Manuel Tinoco Rubí. A pesar que no obtuvo la gubernatura, aumentó la votación en favor de su partido en 25%.

De ahí que desde ahora se prevea que, a la usanza priista, Calderón destine mayores recursos federales a esta entidad, ponga más atención en el combate al narcotráfico y se vea su presencia por todo el estado.

Los perredistas, por su parte, tienen en Michoacán múltiples razones para ganar. Como partido es de vital importancia que tengan una victoria luego de la escasa presencia que han tenido en las elecciones de Yucatán y Baja California, y de las derrotas en Zacatecas.

La caída que ha mostrado en términos electorales ha sido importante y una derrota en Michoacán impactaría en la correlación de fuerzas entre las distintas corrientes y entre los dos personajes que han manejado al partido en los últimos años: Cuauhtémoc Cárdenas y Andrés Manuel López Obrador.

Michoacán es la tierra del cardenismo y este último es la base que dio origen al PRD. Es público el distanciamiento que existe entre Cuauhtémoc Cárdenas y López Obrador. Y, al mismo tiempo, es público el acercamiento del actual gobernador Lázaro Cárdenas con Felipe Calderón. De ahí las dudas de cómo va a actuar la familia Cárdenas en estos comicios.

¿Qué le conviene más a la familia Cárdenas, apoyar a Godoy que no era su candidato y dejar solo al PRD, o para que la derrota recaiga en López Obrador y en el Frente Amplio Progresista (FAP)? ¿O apoyarlo para que se tome como una victoria de ellos y lanzarse rumbo a la elección presidencial del 2012?

Luego de su último congreso nacional el PRD mostró graves fisuras y, un nuevo distanciamiento entre los Cárdenas y López Obrador, no sólo afectaría la vida interna del partido, sino sus esperanzas de mantenerse como segunda fuerza dentro del Congreso de la Unión en las elecciones del 2009.

Así, la victoria o la derrota de Leonel Godoy es clave para el PRD y sólo con un frente unitario, con un pacto entre las distintas fuerzas y personajes dentro del sol azteca, se podría competir con el candidato de Felipe Calderón. Pero esto, hasta el momento, se ve difícil.

Este martes Cuauhtémoc Cárdenas acompañó a Leonel Godoy en la inauguración del libramiento “Francisco Javier Ovando”, en Penjamillo, donde aseguró que la relación con López Obrador “nunca se ha roto”. Sin embargo, tampoco se ve que exista una relación entre ambos como para que asistan a un solo acto en apoyo del candidato del PRD.

Los priistas, por su parte, tratarán de jugar el papel de factor de equilibrio en la balanza. Su candidato Jesús Reyna tiene pocas posibilidades de ganar, pero puede vender muy cara su posición. No obstante, es posible que los más altos mandos del PRI decidan actuar si ven que Elba Esther Gordillo mete sus manos, pues todavía les duele la derrota en Baja California y querrán cobrarle la factura a la líder del SNTE.

Al margen de los candidatos, pero como actores de peso en el proceso político electoral del estado, ya se observa la posible presencia activa de los maestros y de los grupos del narcotráfico interesados en apoyar a ciertos candidatos en municipios en que la producción y el tráfico de drogas son importantes.

Luego del desgaste que ha tenido en Oaxaca, la disidencia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) está concentrada en Michoacán y estos maestros podrían ser los únicos que frenarían los planes de Gordillo de operar en la elección en favor del PAN, como lo hizo en Baja California.

Sin embargo, los perredistas al parecer no están interesados en que los maestros michoacanos actúen por su cuenta y los quieren someter a su estructura, lo que ha sido rechazado por los propios mentores disidentes. Así, el campo está despejado para que Elba Esther Gordillo actúe libremente cuando ella quiera o, mejor dicho, cuando sea necesario, pues al parecer su plan ahora es dejar que corra la elección, cruzarse de brazos, dejar que la competencia transcurra y, si los panistas ven que urge su presencia, vender carísimo su trabajo de “operadora electoral” en favor del candidato de Calderón Hinojosa.

jueves, agosto 30, 2007

Gestión estéril*






Tomados de La Jornada, Hernández, El Fisgón y Helguera y El Universal, Helioflores y Naranjo:

Daniel Lizárraga

¿Cuáles son los logros que el presidente Felipe Calderón se apresta a informarle a la nación el 1 de septiembre próximo? ¿Que la tasa de desempleo aumenta? ¿Que la pobreza no ha conseguido ser abatida en lo más mínimo? ¿Que su gobierno seguirá rechazando las limosnas al pueblo, aun cuando es precisamente lo que su administración hace?... ¿Qué va a informarle Calderón al pueblo el 1 de septiembre? ¿Que sus programas están fracasando?...

Felipe Calderón, el “presidente del empleo”, llegará a su Primer Informe de Gobierno con las manos vacías...

El motivo: las cifras demuestran que sus tres principales ofertas de campaña se desfondaron.

El Programa del Primer Empleo, mediante el cual el mandatario se propuso crear nuevos puestos para los jóvenes universitarios recién egresados, sólo pudo abrir 6 mil 895 nuevas plazas en todo el país, de marzo a julio de este año.

El avance anual de este programa “prioritario” del gobierno federal apenas bastaría para dar trabajo a los casi 7 mil estudiantes que recientemente aprobaron el examen de ingreso a la UNAM. El resto quedaría fuera.

En enero pasado, Felipe Calderón garantizó que cada niño nacido durante su gobierno contaría con un médico para atenderlo. Hasta el momento se han entregado 320 mil credenciales del llamado Seguro Médico para una Nueva Generación, pero si no se acelera el proceso, cuando llegue diciembre apenas se cubrirá a 32% de los niños que nacerán este año, 1 millón 971 mil, según las proyecciones del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI).

De acuerdo con esta tendencia, el 68% restante deberá esperar tres años y medio, es decir hasta junio de 2009, para formar parte del programa. Ello, sin contar que para entonces ya habrán nacido otros 3 millones 895 mil 891 nuevos mexicanos, que no obtendrían su credencial antes de que se conozca el nombre del próximo presidente de la República.

En lo que se refiere a las Caravanas por la Salud que recorrerían el país atendiendo preferentemente a los mexicanos en situación de pobreza, las expectativas no son diferentes. Los hospitales rodantes sólo han llegado a 9.6% de los 2 mil 445 municipios de la República, y todavía faltan por incorporarse alrededor de 16 estados. De no aumentar sustancialmente los recorridos, apenas bastarán los seis años de gobierno para recorrer esas entidades una sola vez.

Los datos oficiales de estos tres programas fueron obtenidos por este semanario mediante la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental; provienen de las estadísticas oficiales y cubren hasta el pasado 31 de julio, apenas un mes antes de que Felipe Calderón rinda su Primer Informe de Gobierno ante el Congreso de la Unión.

Desempleo

El miércoles 15 de marzo de 2006, cuando arrancó la segunda fase de su campaña rumbo a la Presidencia de la República como candidato del PAN, Calderón dijo:

“Los mexicanos queremos vivir mejor, no con base en limosnas, no con base en caridades o en misericordias; queremos vivir mejor a través de aquello que realiza a los seres humanos; es decir, podemos y vamos a vivir mejor a través del empleo, por eso voy a ser el presidente del empleo.”

Durante una rueda de prensa y acompañado del dirigente nacional del PAN, Manuel Espino, Calderón presentó dos spots de televisión dirigidos contra su principal adversario, Andrés Manuel López Obrador. Lo acusaba de no haber creado suficientes empleos cuando fue jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

Ahora que ya despacha en la residencia oficial de Los Pinos, Calderón ha visto que los resultados en ese rubro no mejoran como él quisiera, aunque fue su principal bandera de campaña. El viernes 24 por la noche, el INEGI reportó un aumento de 3.95% en la tasa de desempleo, el mayor nivel alcanzado de los últimos cuatro meses.

El jueves 2, el secretario del Trabajo, Javier Lozano Alarcón, y el director del IMSS, Juan Molinar Horcasitas, reconocieron ante la prensa que el Programa del Primer Empleo no rindió los resultados que se esperaban.

Según el proyecto de Calderón, era viable estimular a los empresarios con devolverles la totalidad de sus cuotas al IMSS si contrataban a jóvenes sin experiencia y recién egresados de las universidades. Sin embargo, los industriales no respondieron porque uno de los requisitos ineludibles para participar en el programa consiste en estar al corriente en sus pagos, tanto al IMSS como a la Secretaría de Hacienda.

En los círculos oficiales la perspectiva optimista era que se crearan unos 50 mil empleos por esa vía durante 2007, pero al cerrarse el primer semestre del año sólo se había cumplido 13.79 % de la meta, y de no registrarse un cambio radical en el corto plazo se podrá llegar sólo 28% para diciembre.

De no replantearse el Programa del Primer Empleo el desplome será aún más rotundo, si se considera por ejemplo que tan sólo en la carrera de derecho de la Universidad Michoacana hay 7 mil alumnos. De acuerdo con las cifras, las plazas creadas por el Programa del Primer Empleo apenas alcanzarían para ellos.

Tiempo atrás, el escenario que pintaba el candidato Calderón era optimista. El 30 de marzo de 2006, durante un desayuno con miembros de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de la Vivienda, aseguró:

“La amenaza para la inversión la representa el espantachambas que es Andrés Manuel López Obrador. Mientras que yo digo que seré el presidente del empleo, López Obrador se dedica a espantar a los inversionistas. Él no cree en ustedes: guarda un profundo desprecio ideológico a quien invierte y produce.”

Ahora, como presidente, su proyecto para combatir el desempleo de jóvenes recién egresados de las universidades sólo alcanzaría las 50 mil nuevas plazas hasta el primer tercio del año 2010, de mantenerse la actual tendencia.

Cuando Calderón apenas tenía 14 días como presidente electo, su equipo de asesores comandado por Juan Camilo Mouriño inició una rápida y discreta contratación de consultoras para que aterrizaran algunas de sus principales propuestas de campaña en programas de gobierno.

La empresa Human Staff fue requerida por el equipo de transición para que concretara el Programa del Primer Empleo. Se trata de una empresa outsourcing que cuenta con empleados especializados para que asesoren a otras compañías o gobiernos en crisis.

El 20 de septiembre de 2006, los asesores de Calderón encargaron a Human Staff un estudio sobre el subsidio de las cuotas obrero-patronales pagadas al IMSS. También le pidieron investigaciones para la creación del Programa Nacional del Primer Empleo, que posteriormente los calderonistas presentarían como propias.

El 15 de enero del presente año Calderón presentó en público el Programa del Primer Empleo, consistente en que el gobierno pague con recursos públicos las cuotas patronales de seguridad social para los trabajadores que sean contratados por primera vez.

“Con la puesta en marcha de este programa, con la firma del decreto que lo establece, cumplimos con uno de los compromisos más importantes que hemos adquirido con los mexicanos”, indicó el presidente, y remató:

“Desde el diseño del Presupuesto de Egresos, el gobierno ha hecho un esfuerzo importante para la generación de nuevos empleos formales en el país. A partir de este programa que hoy presentamos se otorgan estímulos sin precedentes a quienes generan empleos, a fin de que contraten a jóvenes y a mujeres que ingresan por primera vez a la vida productiva y al mercado laboral.”

Al descubierto

El pasado lunes 13, Felipe Calderón realizó una gira por Pachuca, Hidalgo, para acelerar el registro de recién nacidos en el Seguro Médico para una Nueva Generación. Ahí expresó:

“Lo que hacemos con este seguro médico es que los niños tal y como van llegando al mundo, a México para ser más concretos, vengan ya protegidos, precisamente, por un seguro médico. Yo me comprometí, en mi recorrido por el país, a que si, como dice nuestra gente, que los niños nacen con su torta bajo el brazo, me comprometí a que hubiera un esquema para que también nazcan con un seguro médico que los cubra contra cualquier enfermedad y la medicina que necesiten.”

Pero ese esquema avanza lentamente. De hecho, si el número de beneficiarios creciera como hasta ahora, 68% de los niños nacidos en 2007 no contarán con esa cobertura médica.

A juzgar por la proyección del INEGI sobre la tasa de natalidad en México para los años venideros, el panorama podría enrarecerse aún más: para 2008 se esperan 1 millón 955 mil 284 nacimientos y para 2009 alrededor de 1 millón 940 mil 107.

El Seguro Médico para una Nueva Generación implica que el gobierno federal entregue a los gobiernos estatales 3 mil pesos por cada niño inscrito. Los padrones usados complementan los que ya existen en el Seguro Popular.

Cuando se puso en marcha el primero de estos proyectos, Calderón mencionó que el ISSSTE y el IMSS recibirían a los niños ahí donde no hubiera otros hospitales públicos. Incluso dijo que el gobierno federal pagaría las facturas si fuera indispensable acudir a alguna clínica privada.

De acuerdo con información obtenida por Proceso mediante la Ley Federal de Transparencia, el ISSSTE aún no ha dado atención a niños en sus clínicas. Las copias del convenio firmado por esta institución con la Secretaría de Salud aún no están disponibles; por su parte, el IMSS pidió una prórroga de 20 días hábiles para proporcionar los datos oficiales que tenga en sus archivos, con lo que deberá hacerlo antes del 15 de septiembre.

Metas irrealizables

El pasado 21 de mayo, el diario Reforma difundió que una de las Caravanas por la Salud permaneció sólo unas horas en Magdalena Loxicha, Oaxaca, una de las zonas más empobrecidas del país.

El agente municipal Pablo Aarón José Martínez dijo que desde el arranque del programa de atención médica ambulatoria a comunidades aisladas, el municipio sólo ha recibido una visita: “Estuvieron hace más de un mes, pero nada más un día, máximo dos, y se fueron; ya no regresaron”.

Datos obtenidos por este semanario indican que la Caravana por la Salud sí regresó, pero sólo una vez más. Entre febrero y julio pasados, sólo se brindó asistencia médica en dos municipios de Oaxaca, en los cuales se atendió a 8 mil 249 personas.

Pero Oaxaca no es la entidad que menos atención ha recibido dentro de este programa. En Yucatán, por ejemplo, funciona una Caravana por la Salud para cubrir todo el estado. En las cifras oficiales entregadas a Proceso se establece que únicamente 630 personas distribuidas en 12 comunidades recibieron algún tipo de asistencia en materia de salud.

En el extremo contrario, en el primer lugar de atención médica ambulatoria se encuentra Baja California –un estado gobernado por el PAN– donde, antes y después de las elecciones locales, los médicos atendieron a 158 mil habitantes de los cinco municipios.

El gobierno calderonista difundió que se comprarían 350 unidades médicas, pero en este rubro tampoco han llegado a la meta, pues aún faltan 26.

En términos globales, la población que recibió atención médica fue de 581 mil 912 personas, sobre todo en zonas de alta marginalidad. En México, de acuerdo con las cifras oficiales, existen más de 20 millones de habitantes en extrema pobreza.

La carta de servicios que llevan las Caravanas por la Salud incluyen vacunación, tratamientos antiparasitarios, vigilancia de la nutrición, crecimiento de menores de cinco años, salud bucal, planificación familiar, atención a embarazadas y prevención de enfermedades. Hasta el momento, estas acciones sólo han llegado a 235 municipios de los 2 mil 445 que existen en las 32 entidades federativas.

Aun cuando el gobierno federal creó el proyecto, la Secretaría de Salud asegura que no tiene información precisa sobre qué municipios se visitó con el programa, pues indicó que este registro lo llevan los estados.

Lo mismo respondió la dependencia cuando se le pidió información sobre las personas que integran las caravanas: doctores, enfermeras, paramédicos.

“Las unidades móviles que operan actualmente son propiedad de las entidades federativas, debido a la descentralización de los servicios de salud en los estados. La Federación no tiene el control de las nóminas estatales”, respondió la Secretaría de Salud.

Uno de los aspectos que destacó Felipe Calderón cuando puso en funcionamiento el proyecto, el 8 de enero de 2007, fue que se contaría con tecnología de punta que permitiría diagnosticar pacientes a distancia. Es decir, habría especialistas en hospitales de primer nivel observando en computadoras a las personas que subieran a las ambulancias en sus propias comunidades.

Pero la realidad es que este servicio operará a partir de noviembre próximo, toda vez que las unidades todavía no están listas. La empresa ganadora de la licitación aún no termina de habilitarlas, según indicó la Secretaría de Salud.


+++++++++++++++++++++++


Las buenas costumbres del fraude*

Álvaro Delgado

La costumbre del poder termina por hacer que se parezcan entre sí quienes lo ejercen. Durante el proceso de renovación de la dirigencia juvenil del PAN hubo línea y cargada a favor del candidato

impulsado por Felipe Calderón. Así lo señalan desde el presidente del CEN, Manuel Espino, hasta

varios de los que participaron en la elección. Prueba de ello, sostienen, es que el Comité Nacional desconoció el triunfo del ganador, quien ha dicho que impugnará la decisión ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

En el contexto de un nuevo intento por reformar los estatutos del Partido Acción Nacional (PAN) para contrarrestar las crecientes prácticas de defraudación electoral en los procesos internos –un proyecto que los seguidores de Felipe Calderón reventaron en una acción previa a la Asamblea Nacional de junio pasado–, la decisión del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de anular la elección de la dirigencia juvenil reavivó las hostilidades intrapartidistas.

Lo que no ocurrió con prácticas de adulteración electoral en los procesos internos para gobernador en Guanajuato, en 2000, y en Yucatán, seis años después, así como en la contienda por la candidatura presidencial –en 2005– y en numerosas elecciones de candidatos y dirigentes, se produjo en el proceso para la renovación de la dirigencia de Acción Juvenil, que se manchó por la influencia de funcionarios del gobierno de Calderón.

Manuel Espino, presidente del CEN, había adelantado su posición desde que se encargó a la Comisión Interna de Elecciones un informe sobre la elección de los jóvenes panistas: No avalaría un resultado producto de la manipulación y prefería, en todo caso, que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) impusiera al dirigente juvenil del PAN.

“Prefiero que sea la primera vez que se nombre a un dirigente en el tribunal que hacerme tonto y hacer de ladito los principios del partido. Por encima de cualquier procedimiento, yo antepongo la ética histórica y los principios del partido. Aquí no hubo subsidiariedad ni solidaridad. Lo que hubo fue una abierta intervención.”

Ante los miembros del CEN, añadió: “No hubo respeto a la autonomía de los jóvenes en sus procesos internos. Hubo una suplantación de su autonomía desde diversas instancias y eso no lo podemos avalar. Si la mayoría del CEN lo acepta, yo fijo mi posición: No voy a avalar ese proceso”.

Y así fue: Después de 45 días de análisis –el plazo máximo para revisar el proceso– y después de hacer comparecer a los tres aspirantes, el CEN votó, la madrugada del martes 21, por anular la elección celebrada el 7 de julio en Tlaxcala, en la que Juan Carlos Martínez Terrazas, autoproclamado candidato de Calderón, se impuso con 58.97% de los votos por 41.13% de Héctor Javier Rivera López, allegado a Espino.

La víspera de la elección, la diputada federal Claudia Caballero –tercera aspirante– declinó participar, después de ser sometida, aseguró, a presiones e intimidación de Jorge Manzanera Quintana, operador de Juan Camilo Mouriño, jefe de la Oficina de la Presidencia.

Juan Carlos Mondragón, quien concluyó su período al frente de la Secretaría de Acción Juvenil y testigo de lo acontecido en el proceso, advierte que anular la elección fue “una decisión contundente y de raíz” para evitar daños futuros en el PAN, particularmente entre los jóvenes.

Y agrega: “Si bien es una decisión dolorosa, es necesaria para corregir algo que no puede suceder en las filas juveniles del partido. De lo contrario, estaríamos pervirtiendo a los jóvenes y enseñándoles, a una parte, que así se gana y, a otra parte, que para la próxima utilicen mañas para ganar”.

Con dos décadas de historia, iniciada por Calderón como parte de una encomienda de Luis H. Álvarez, Acción Juvenil sufre por primera vez la anulación de un proceso interno, en un contexto –dice Mondragón– de ejercicio del poder público por parte del PAN.

“Hace 20 años, cuando se funda Acción Juvenil, no había de ninguna manera el nivel de relación que existe con el poder público hoy. En ese sentido hay que reconocer que estas prácticas tienen que ver con esta vinculación con el poder público, con las tentaciones del poder, con el utilizar medios que no son legítimos dentro de las decisiones del partido.”

Reflexiona: “Ha habido otras ocasiones en que el partido no ha tomado las decisiones a tiempo ni ha detenido este tipo de vicios por miedo, por chantajes, por presiones, y en esta ocasión es de raíz para ir corrigiendo algunas prácticas que no deben suceder dentro del PAN”.

–¿Cuáles fueron esas prácticas? –se le pregunta.

–Hubo desde el secuestro de delegados para que no se registraran en la asamblea y emitieran su voto; la compra o el intercambio de votos por ingreso a plazas del gobierno; la línea de parte de funcionarios del gobierno, la intromisión de adultos en las decisiones de los jóvenes. También la participación abierta de secretarios estatales juveniles a favor de un candidato.

“Lamentablemente es como cuando el PRI nos hacía fraude: Nosotros decíamos que hubo fraude y el PRI, de manera cínica, decía: ‘Compruébenlo’. Son cosas muy difíciles de probar.”

En ese sentido, Mondragón considera muy probable que el ganador de la contienda, Juan Carlos Martínez Terrazas, gane también el recurso que ya anunció que interpondrá ante el TEPJF, institución que, dice, “actúa como le da la gana”.

–¿Sería un secretario juvenil legitimado por el tribunal?

–Exactamente: Un dirigente nacional impuesto por un tribunal.

Las mañas

Acción Juvenil nació hace 20 años y ha sido cantera del PAN. Ahí se foguearon Felipe Calderón, quien inició esa estructura; su secretario particular en la Presidencia de la República, César Nava; José Espina, secretario general del CEN; Rogelio Carbajal, Carlos Torres y Cristián Castaño, diputados federales y el propio Mondragón, candidato a diputado local por Puebla.

Por eso la relevancia de la decisión: Desde la sesión del 9 de julio, dos días después de la elección en Tlaxcala, varios miembros del CEN propusieron profundizar en las quejas de Rivera y Caballero de prácticas fraudulentas y presiones, por lo que se encomendó a una comisión profundizar las indagatorias.

“Si esto es tan importante como decimos que es, acordemos una sesión extraordinaria”, propuso Luis Ernesto Derbez, mientras que Rosario Castro Lozano, alcaldesa de Lerdo, Durango, propuso llamar a comparecer a los tres aspirantes de Acción Juvenil y aun anular el proceso.

La Comisión Interna de Elecciones –integrada por Patricia Durán, secretaria de Promoción Política de la Mujer; Gerardo Priego, secretario de Vinculación con la Sociedad; Fernando Palma, coordinador de diputados locales; Marcos Pérez Esquer, tesorero nacional, y el diputado Rogelio Carbajal– elaboró un dictamen, que sometió al CEN y que acreditó prácticas fraudulentas.

Durante las seis horas que se prolongó la sesión, se llamó a los tres aspirantes a responder las preguntas de los miembros del CEN: Claudia Caballero declinó detallar las presiones que padeció de Manzanera y funcionarios gubernamentales como el propio Mouriño, pero se pronunció por la nulidad de la elección.

La diputada federal por Nuevo León detalló, en entrevista con el diario Reforma, que fue amenazada por allegados de Calderón, entre ellos Manzanera: “Él tuvo mucho que ver. La verdad ya estoy harta de este tipo, y si quieren que nuestro partido se convierta en un PRI, pues vamos por el mejor camino, lo juro”.

Las amenazas se materializaron desde el gobierno en varios casos, declaró: “A varios chavos de mi equipo, de varios estados, los corrieron de sus trabajos por no seguir la línea. Qué lástima, porque dizque éramos el gobierno del empleo”.

Rivera, quien fue coordinador de Organización y Fortalecimiento Municipal del ayuntamiento de Lerdo, encabezado por Rosario Castro, ratificó los señalamientos de la intervención de servidores públicos en la manipulación, que orquestaron una “guerra sucia” para favorecer a Martínez Terrazas, quien se hacía llamar el “candidato” de Calderón.

Entre las irregularidades que se presentaron en el proceso hubo compra de votos con cargos públicos para beneficiar a Martínez y, al contrario, se hostigó y despidió a jóvenes identificados con Caballero y Rivera en delegaciones federales en el Estado de México y Chiapas, así como en el ayuntamiento de Reynosa, Tamaulipas.

Rivera ratificó también lo que declaró al diario Reforma, en el sentido de que Martínez fue apoyado por Abraham González Uyeda, subsecretario de Gobernación, y en cuyo rancho, en Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco, se produjo el lanzamiento de Calderón como aspirante a la candidatura presidencial del PAN.

El día de la elección, según la información que conocieron los integrantes del CEN, las delegaciones de Colima y Nayarit fueron hostigadas por la Policía Federal de Caminos para evitar que llegaran a la asamblea, mientras que la de Morelos fue secuestrada en un palenque, supuestamente al mando de Óscar y Víctor Martínez Terrazas, hermanos de Juan Carlos.

Y en cambio, a los que votaron por el ganador de la elección se les obsequiaron bebidas alcohólicas y paseos turísticos por Puebla. Incluso los llevaron al zoológico Africam Safari.

En su turno, Martínez Terrazas negó las imputaciones de haber sido favorecido por la estructura del gobierno federal y recibir apoyo de Manzanera, cuyas oficinas acogieron su casa de campaña y a cuyas órdenes estuvo en la campaña presidencial –junto con Jordi Herrera, subsecretario de Energía–, aunque reconoció que lo asesoraron abogados del operador calderonista.

Chihuahuense avecindado en Morelos, Martínez Terrazas es allegado, también, a Mariana Gómez del Campo, sobrina política de Calderón, y uno de sus abogados es Santiago Torreblanca Engell, secretario particular del diputado Jorge Romero, presidente de la Comisión de la Juventud de la Asamblea Legislativa capitalina y quien hace tres años contendió contra Mondragón.

En la sesión del CEN del lunes 20, que concluyó en los primeros minutos del martes 21, sólo tres integrantes votaron en contra de la decisión de anular el proceso de Acción Juvenil: César Nava, secretario particular de Calderón; Rogelio Carbajal, quien ostentó aquel mismo cargo en la campaña presidencial, y Rafael Morgan, subsecretario de la Función Pública, subordinado de Germán Martínez, aspirante a suceder a Espino.

Incluso, antes de la votación, Carbajal trató de persuadir a sus compañeros de no anularla. Primero se dirigió a Martínez. “Juan Carlos, a mí no me cabe duda de que vas a ser secretario general y pronto estarás sentado aquí con nosotros”, dijo, retador.

Y enseguida se dirigió a los miembros del CEN: “Hay que atacar las causas, no esto que sucedió, sino las causas que lo originaron. Porque, ¿qué va a pasar con Acción Juvenil?”.

Hebert Taylor, quien encabeza la supersecretaría de Innovación y Desarrollo en el gobierno de Emilio González Márquez, de Jalisco, le replicó: “Es al revés: Si no atacamos ahorita de tajo, imagínate qué va a pasar con Acción Juvenil”.

El CEN emitió, entonces, una “contundente” votación de 23 votos contra tres que “anula cualquier lectura de que esta decisión obedezca a favorecer a alguno de los aspirantes o contra alguno de ellos”, según la comunicación oficial, y que, subrayó, envía “un mensaje claro para los jóvenes de nuestro partido y la militancia en general de que nuestros procesos deben conducirse con apego a los principios y la normatividad interna”.

El comunicado oficial, que leyó el portavoz Antonio Alvarado, incluía la exhortación a los aspirantes a acatar la decisión “en aras de mantener la concordia y la unidad y por el bien superior del partido, que debe estar por encima de intereses particulares o de grupo”.

Sin embargo, Martínez Terrazas se negó y advirtió a los miembros del CEN, latente su impugnación ante el TEPJF: “La única decisión correcta es la de la asamblea”.

Como en el PRI

Lo que el CEN pretendía con esa exhortación era evitar que, en el juicio ante el TEPJF, se conozcan los detalles, al menos del financiamiento irregular, en que incurrieron los tres contendientes, pero también la identidad de los funcionarios panistas acusados de haber intervenido en el proceso.

La Comisión de Orden, sin embargo, eventualmente procederá contra personajes como Jorge Manzanera e incluso Juan Camilo Mouriño, quienes se han involucrado en procesos internos del partido y aun en elecciones constitucionales, como la de Yucatán, tal como lo hizo público Espino tras la derrota.

Propietario de la empresa Diseño y Operación de Campañas (DOCSA), Manzanera opera ahora en Michoacán, por encargo de Mouriño y Calderón, y asiste jurídicamente a Guillermo Galland, calificado de presidente “espurio” del PAN en Hidalgo e identificado como uno de los instigadores de la rechifla a Espino en la Asamblea Nacional del PAN en León, Guanajuato, el 2 de junio.

Justamente en la Asamblea Nacional, Espino pretendía reformar los estatutos para evitar la manipulación de los procesos internos del PAN, pero los operadores de Calderón reventaron la sesión del Consejo Nacional que la propondría, por lo que Espino acusó a la Presidencia de la República de conducirse con “doble moral” (Proceso 1595).

Ahora retomó el objetivo de reformar los estatutos mediante una comisión presidida por Carlos Abascal, que preparará foros y propondrá una Asamblea Nacional Extraordinaria, en enero próximo, justo cuando estará en marcha el proceso de sucesión en la presidencia del CEN de Acción Nacional.


*Reportajes tomados de la revista Proceso.

miércoles, agosto 29, 2007

López Obrador no apuesta al colapso del gobierno de Calderón*




Tomados de La Jornada, Hernández, El Fisgón y Helguera.

juan pablo proal

Puebla, Pue., 27 de agosto (apro).- Más allá de reeditar su candidatura a la Presidencia en el 2012, o esperar al colapso de la gestión de Felipe Calderón, la intención de Andrés Manuel López Obrador es generar un movimiento ciudadano de resistencia, con o sin el sol azteca, define José Agustín Ortiz Pinchetti, exdiputado federal y actual secretario de Relaciones Políticas del “gobierno legitimo”.

Esa es la razón de ser del “gobierno legítimo”: constituirse en una alternativa de oposición ante el debilitamiento de personajes como Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, la tibia postura de Nueva Izquierda (NI) en el Congreso de la Unión y los compadrazgos de los “grupúsculos de izquierda” con gobiernos estatales.

Así lo considera el también jurista, quien concedió una entrevista a Apro en el marco de la gira que encabeza el tabasqueño por 24 municipios de esta entidad.

Sostiene que el movimiento de López Obrador no desea el derrumbe de la administración de Calderón Hinojosa, pero sí observa que sus políticas económicas lo empujan al colapso.

A la sazón, Ortiz Pinchetti descarta que el tabasqueño tenga como prioridad repetir en la candidatura presidencial; su principal objetivo, insiste, es formar un movimiento social que genere conciencia en la ciudadanía.

Aclara: “No estamos apostando al colapso del gobierno de Calderón, a pesar que lo consideremos espurio; nosotros quisiéramos que el país tuviera un desarrollo normal, aunque sí estamos viendo en los últimos sondeos y análisis que las cosas pueden ponerse muy mal desde el punto de vista económico; de hecho lo están, porque están bajando los excedentes petroleros, las remesas de los emigrantes y está frenándose la actividad económica”.

Dice que la esencia del “gobierno legítimo” es modificar la política del país por sobre una eventual segunda candidatura presidencial del exjefe de Gobierno del Distrito Federal (GDF):

“No deseo se colapse la administración de Calderón, porque sería muy alta la cuota de sufrimiento y habría fuga de capitales. Digo que

López Obrador puede jugar para la Presidencia en 2012, pero también podría ser otro personaje”.

Más aún, “hay que entender esto: el verdadero objetivo de Andrés Manuel no es llegar a la Presidencia sino cambiar la política en México y, probablemente, esto signifique que no juegue para las elecciones de 2012”.

--En diferentes estudios vemos una alta aceptación de Felipe Calderón entre la ciudadanía –se le inquiere.

La aceptación o aparente aceptación de Calderón se basa en un enorme aparato mediático que trabaja --empezando por la televisión, radio y la mayoría de los periódicos-- para exaltar la figura presidencial”.

Sin embargo, puntualiza que “si uno analiza a fondo las encuestas, percibirá que la gente sabe que no existen condiciones de progreso, de mejoría y de cambio positivo que justifiquen” una presunta aceptación de Calderón.

“Ni un vidrio roto”

Por otro lado, reconoce que la figura de López Obrador sufrió una severa caída, sobre todo después de sus manifestaciones contra el presunto fraude electoral del 2 de julio.

Empero Ortiz Pinchetti apunta que el retroceso en la figura del tabasqueño es estimulado por los medios, pero ésta se ha ido recuperando poco a poco.

“Es evidente que a mucha gente no le gusta un lenguaje violento o la promoción de manifestaciones, pero yo quisiera que me dijeran en qué momento ha mantenido una retórica de enfrentamiento: no ha habido un solo vidrio roto ni nadie se ha lastimado en los mítines”.

Argumenta que la prueba de la recuperación del poder de convocatoria del exjefe del GDF es que su “gobierno legítimo” ya cuenta con un millón 300 mil afiliados, y el tabasqueño ha recorrido a la fecha más de 700 plazas municipales con una alta concurrencia.

Con base en estas cifras, asevera que no existe un solo político, ni de izquierda ni de derecha, que tenga el carisma de López Obrador.

--Con esta afirmación desecha a otros líderes, como Cuauhtémoc Cárdenas o los dirigentes de Nueva Izquierda –se le cuestiona.

“Me temo que Cárdenas no representa en este momento el enorme posicionamiento que llegó a tener, y por lo que toca Nueva Izquierda y a las demás corrientes del PRD, pienso que han influido para que este partido no asuma a plenitud en las Cámaras una oposición que pudiera estarnos redituando las enormes ventajas del mal desempeño de parte de Calderón”.

--Parece entonces que quien se beneficia de los yerros de la Federación es López Obrador…

“No lo sabemos, porque en política hay innumerables accidentes; lo que sí podría afirmar, y lo hago de forma objetiva, es que el único opositor activo, coherente, legal y leal al principio de resistencia pacífica es Andrés Manuel López Obrador. Es el único que está planteando un proyecto alternativo al que está impuesto”.

--¿López Obrador podría constituir un partido ajeno al PRD?

“No soy de los que apuesta a que Andrés Manuel constituya un partido distinto y antagónico al PRD, pero sí creo en una confluencia entre el movimiento que está organizando en toda la República y los partidos progresistas, los partidos que están por el cambio”.

Abunda: “Sí creo que puede haber esta confluencia y he sostenido que yo apostaría a la creación de un polo, una coalición, un frente que uniera a todas estas fuerzas en una para crear realmente una oposición progresista”.

El exsecretario de Gobierno del GDF reconoce que la izquierda partidista, principalmente en los estados, continúa sin un proyecto definido y con claras tendencias oficialistas:

“Esto es un problema muy grave. En muchos lugares, en muchos estados, los grupúsculos de izquierda han venido estableciendo un modo de vida que para ellos es magnífico”.

Detalla: “Los gobiernos generalmente manipulan a muchos de estos grupúsculos, pero evidentemente que el país ya requiere otro tipo de expresión, ya estamos maduros para un partido progresista moderado, un partido de centro-izquierda”.

Remata: “Creo que ya ha llegado el momento en que este polo del que yo hablo, que es la confluencia de diversas fuerzas políticas, pueda ya presentarse en el escenario político”.

*Tomado de la revista Proceso.

martes, agosto 28, 2007

El inmoral tráfico de la miseria*



Tomados de La Jornada, El Fisgón y Rocha.

Álvaro delgado

México, 27 de agosto (apro).- La población pobre suele ser la más lastimada con los accidentes o desastres naturales, a menudo ocasionados por conductas perfectamente atribuibles a los humanos, pero el lucro de las tragedias, que se reciclan sobre todo en épocas electorales, colocan a México en la verdadera dimensión de atraso como sociedad de iguales.

Veracruz es hoy el escenario visible del tráfico inmoral de la miseria y lo es no porque sea la única zona lastimada por el huracán Dean, que afecta también a Quintana Roo, Chiapas, Yucatán, Campeche, Hidalgo, Puebla, Jalisco y aun el Distrito Federal, sino porque en esa entidad se celebrarán, el domingo 2 de septiembre, elecciones de diputados y presidentes municipales.

Los partidos Acción Nacional (PAN) y Revolucionario Institucional (PRI) cruzan acusaciones de uso faccioso de la ayuda oficial, lo mismo que los gobiernos estatal, del priista Fidel Herrera, y el federal, encabezado por Felipe Calderón, cada cual con su paquete de pruebas --reales y supuestas-- del uso de la tragedia en su beneficio.

Manuel Espino, presidente del PAN, acomete con una turba en el Palacio de Gobierno para reclamar probidad a Herrera, tildado de “mapache electoral”, por envolver tortillas y otros productos de primera necesidad del Fondo Nacional de Desastres (Fonden) en bolsas rojas con el emblema del PRI, cuyo diseño cromático se confunde con la propaganda del gobierno.

De eso se queja el PAN, que ha imitado la misma estrategia del gobierno federal para abajo: Apenas gana un ayuntamiento este partido, o un gobierno estatal, se pintan edificios y vehículos oficiales con los colores azul, blanco y naranja, y los eslóganes de gobierno y partido se hermanan en campañas mancomunadas no sólo en épocas electorales.

En el caso de Veracruz, el candidato del PAN a alcalde de Boca del Río, Miguel Ángel Yunes Márquez, tiene un padre que le hace la campaña: El director del ISSSTE, Miguel Ángel Yunes Linares: Ha hecho 22 viajes al estado de diciembre a julio, a razón de casi tres por mes, supuestamente para atender su labor como servidor público.

Pero otro tanto hacen el resto de los partidos: Autoridades perredistas que fantochean, inclusive, con la moda de atracar los recursos de la sociedad para su imagen, como las campañas en televisión, meras gacetillas electrónicas, de Marcelo Ebrard y de su mujer, Mariagna Prats, en afanes que --como Marta Sahagún-- no tendrán un final feliz.

Salvo los 3 mil 700 millones de pesos que el gobierno de Calderón destinó este año para medios de comunicación, ninguna campaña se compara con la que despliega en todos los ámbitos Enrique Peña Nieto, gobernador del Estado de México, quien este jueves 23, en Metepec, fue abiertamente destapado --ese es el término que usan los priistas-- para ser candidato a la Presidencia de la República.

Estas deleznables prácticas, sin embargo, tienen antecedentes y se seguirán reproduciendo cada que acontezcan en el país desastres naturales o se efectúan procesos electorales, casi permanentemente, en la medida en la que no haya un decidido compromiso de real transformación del país, que no se ve desde la clase política.

Predomina la simulación y el canje de impunidades que, en el caso del tráfico de la miseria y el uso de los recursos públicos con afanes electorales, serán sepultados, como los cadáveres de los mineros de Pasta de Conchos, cuyos deudos no reclaman limosnas, sino justicia.

Y luego los políticos se quejan del asco que generan a los ciudadanos…



Apuntes

El primer informe de Calderón: Sólo propaganda.

Comentarios: delgado@proceso.com.mx


*Tomado de la revista Proceso.

lunes, agosto 27, 2007

Calderón y la restauración autoritaria*

Álvaro delgado

México, D.F., 20 de agosto (apro).- Mientras el Partido de la Revolución Democrática (PRD) se hunde en sus propias contradicciones internas, y el chuchismo colaboracionista se apodera del cascarón, en el Partido Acción Nacional (PAN) se produce un fenómeno análogo, con su dinámica particular, pero de mayores consecuencias para la vida política y social del país.

En efecto, si en la estructura hegemónica del PRD pierde fuerza la línea política de Andrés Manuel López Obrador, a menudo caracterizado como un caudillo, en el PAN se va imponiendo la lógica autoritaria de Felipe Calderón, de convertirse en el gran elector: no sólo ordena quién encabezará la presidencia de este partido, sino quiénes será integrantes del Comité Ejecutivo Nacional, dirigencias estatales y candidatos a puestos de elección popular.

Y conviene no perder de vista lo que ocurre en el PAN, por ejemplo, en la elección de la dirigencia juvenil, celebrada el 6 de julio, y que --con base en pruebas aportadas por dos de los contendientes-- se caracterizó por acciones de defraudación electoral, con la participación, ilegal e inmoral, de funcionarios y operadores del gobierno de Calderón.

Más allá de la decisión que la noche de este lunes 20 tome el CEN sobre ese proceso analizado por una comisión que, como nunca, dispuso del plazo máximo para emitir su fallo, ya arrojó saldos negativos para el PAN y para las prácticas democráticas de una entidad de interés público:

Si se valida la elección, será otro capítulo de impunidad en la adulteración de la voluntad popular y, si se anula, como lo amerita por las pruebas presentadas, sólo se confirmará ese aserto, aun cuando el ganador formal --allegado a Calderón-- pueda ser instalado en el cargo por decisión del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), hundido en su propio fango.

Juan Carlos Martínez, protegido de Calderón, se impuso en la elección del 6 de julio con 58% de los votos de los delegados de la Asamblea Juvenil celebrada en Tlaxcala, encima de su rival Héctor Rivera, identificado con Manuel Espino, presidente nacional del PAN, duranguenses ambos.

La víspera de la elección, la diputada federal Claudia Caballero declinó participar, debido --aseguró-- a las presiones de funcionarios federales, entre ellos Juan Camilo Mouriño, jefe de la Oficina de la Presidencia, que contó además con la colaboración de Jorge Manzanera, quien sin ser funcionario es operador de Calderón y el que prestó sus oficinas para convertirlas en casa de campaña de Martínez.

“El tuvo mucho que ver. La verdad ya estoy harta de este tipo, y si quieren que nuestro partido se convierta en un PRI, pues vamos por el mejor camino, lo juro”, declaró Caballero al diario Reforma, después de detallar las presiones y amenazas de funcionarios gubernamentales contra ella y sus seguidores.

--¿Fue Mouriño quien la presionó a renunciar? --le preguntó el reportero Víctor Michel.

--La verdad tenían miedo de que fuéramos a construir un juvenil más idealista y luchador. Pero de ahí no puedo decir nada más. Están interferidas mis líneas, están bloqueados los teléfonos de mis amigos, están bloqueadas mis cuentas, no puedo decir todo.

No lo dijo públicamente, pero Caballero presentó evidencias ante la Comisión de Elecciones creada por el CEN para elaborar un informe y que sumó, también, las que formuló Héctor Rivera, entre ellas ofrecimientos de chambas en los gobiernos panistas a cambio de su voto y otras acciones que adulteraron la elección, un fenómeno semejante al que se presentó en el proceso de integración del Consejo Nacional.

Pero como en este caso de Acción Juvenil y del Consejo Nacional, la intervención de Calderón --porque es él, de otro modo sería peor, un pusilánime-- se ha materializado en la imposición de los candidatos del PAN a gobernadores en Yucatán, Baja California y Michoacán:

Xavier Abreu fue impuesto y sacrificado con la deliberada derrota ante el PRI en Yucatán; en Baja California fue Germán Martínez quien instruyó a la cúpula panista que el candidato debía ser, “por deseo” de Calderón, José Guadalupe Osuna, y en el caso de Michoacán fue convocado a Los Pinos Benigno Quezada para ser informado por Mouriño que el aspirante era Salvador López Orduña.

Y es Calderón el que decidirá quién será su candidato a la presidencia del PAN: su secretario particular, César Nava, o Germán Martínez, titular de la Función Pública, michoacanos ambos que pacientemente esperan la decisión del gran elector.

Ostentar tal condición --que hay despistados o abyectos que lo ven como una virtud-- no concierne sólo al ámbito partidario, que en sí mismo implicaría un retroceso por la historia y doctrina del PAN, sino a todos los mexicanos, porque es la restauración del presidencialismo autoritario: si avasalla en su partido, como está claro en los casos descritos, lo hará con más razón con sus adversarios.

De ahí, también, la relevancia del secuestro de la estructura partidaria por la burocracia chuchista en el PRD, que en general como partido nada abona a lo urgente: el desmantelamiento del régimen de simulación que atormenta al país. Lo que ocurre en el PRD y en el PAN --y por supuesto en el PRI y el resto de los partidos-- tiene que ver con eso.

Apuntes

La aparición del Movimiento de Participación Solidaria, que con la unión de panistas confesionales y los residuos del sinarquismo pretende dar vida a un nuevo partido político de derecha, ha concitado felicidad entre militantes del PAN, que no es sólo de derecha, sino de la derecha. Y no hay razón para la dicha. Por elemental sentido común, y con independencia de que obtenga su registro, a ese nuevo partido político no se irán los que ostentan el poder partidista: no sólo Manuel Espino y su grupo en la dirigencia nacional, sino toda la estructura partidista a lo largo de la República, incluyendo gobernadores, alcaldes y legisladores, con abundantes recursos privados y del erario. Es como si los Chuchos entregan el PRD a un puñado de exlíderes del Partido Comunista para irse a formar una célula a la UNAM. No. Se trata de una formación que aglutina, en efecto, a panistas que no han visto satisfechas sus ambiciones con Calderón, pero tampoco con Espino, que los conoce bien. Lorenzo Servitje, quien encabeza el monopolio de pan de caja en México, quiso a Alberto Cárdenas como candidato presidencial del PAN, aunque se conformó con Calderón, y ahora quiere que sea César Nava el presidente del PAN, porque se desencantó de Espino. Pero es la estructura yunquista que gravita en la “sociedad civil” y estrechamente vinculada al PAN… Ya bien instruido por George Bush, Calderón adelanta su regreso a México por el huracán Dean. Claro: habrá muchas cámaras de televisión y hay que lucir como sensible, sobre todo en vísperas del primer informe vacío…

Comentarios: delgado@proceso.com.mx

*Tomado de la revista Proceso.

domingo, agosto 26, 2007

Mario Di Costanzo*


“Más rápido cae un hablador que un cojo”
El viejo refrán que dice “más rápido cae un hablador que un cojo” nuevamente se hace realidad, y ahora nos viene a la memoria la “guerra sucia” que el PAN, junto con grandes empresarios, encabezaron durante la pasada contienda presidencial en la que se advertía que AMLO era un peligro para México.

Todos recordamos el anuncio de los ladrillos que se derrumbaban o el billete de 20 pesos que compraba menos bienes, o la advertencia de que las personas perderían sus casas y toda la sarta de mentiras que se inventaron para dañar la imagen del candidato de la izquierda.

Pues bien, al cabo de casi 10 meses del “gobierno de la estabilidad y el empleo”, la economía mexicana se dirige al borde del colapso de continuar por el mismo camino y, para corroborar lo anterior, sólo basta mencionar que al saldo de la estabilidad económica que ellos pregonan, habría que incluir la producción de millones de pobres, de desempleados, de miles que han tenido que emigrar en busca de oportunidades de empleo, de miles de familias que pueden ser desalojadas de sus viviendas por problemas hipotecarios.

A lo anterior hay que agregar la destrucción de la economía nacional y del mercado interno, el desmantelamiento de las actividades y las funciones sociales del Estado; el desmantelamiento también de los aparatos de seguridad pública y la mayor dependencia financiera, de la historia, con Estados Unidos, país en el que se avizora una importante crisis financiera y económica.

Las finanzas del país se siguen sosteniendo con base en el tremendo castigo de los ingresos de Pemex, a la trágica decisión de los trabajadores migrantes y a la protección al capital financiero internacional, con el deterioro en la distribución del ingreso de la población y con la existencia de 26 multimillonarios de entre los más ricos de la tierra

Sin estos soportes no se explicaría el “famoso” equilibrio macroeconómico del que tanto se han ufanado, pero que la situación en Estados Unidos amenaza con derrumbar.

Mientras tanto, lo que en realidad ha sucedido es que los niveles de vida de la mayoría de la población se han visto abatidos; la pobreza y la miseria han aumentado en todo el territorio nacional; los sectores industrial y agrícola no han encontrado los recursos financieros ni políticos para su recuperación; la deuda ha seguido aumentando y, con ella, la vulnerabilidad de la economía ante los cambios en el entorno internacional.

Los hechos nos demuestran que enfrentamos las peores desigualdades de la historia, la distribución del ingreso se ha deteriorado, la sociedad se encuentra tremendamente polarizada, el desempleo persiste y amenaza con repuntar, y no se ven posibilidades de registrar tasas de crecimiento económico suficientemente altas para abatir el desempleo.

El país enfrenta múltiples rezagos en diversas áreas, que han dado como resultado que actualmente existan aproximadamente entre 50 y 60 millones de mexicanos que viven en la pobreza, y para solucionar este problema lo único que hasta el momento ha ofrecido es una reforma fiscal, que tiene un tremendo sesgo antiempleo, que deja intactos los paraísos fiscales para las grandes empresas y que ahora, con el PRI, busca incrementar el costo de los energéticos.

En materia de finanzas públicas, la dependencia respecto de los ingresos petroleros se acentúa día con día, aunque éstos se han reducido y amenazan con disminuir aún más.

El gasto público corriente, que incluye sueldos de la burocracia y el pago de intereses sobre la deuda, absorbe 71 centavos de cada peso que gasta el gobierno y continúa expandiéndose, mientras que a la inversión pública directa se le destina en promedio 9.4 centavos de cada peso que se gasta.

El estancamiento económico por el que atravesamos refleja que el privilegio otorgado a ciertos grupos “monopólicos”, atenta contra el bienestar de las familias y contra la competitividad de la industria en el país.

La macroeconomía que vivimos los mexicanos no es la del bienestar familiar, sino la de los bajos salarios, la pobreza extrema, la vivienda precaria, las ciudades en ruinas, la falta de empleo, la educación en crisis, la inseguridad pública, los servicios médicos mediocres e insuficientes, en suma, el presente y el futuro inciertos.

La nación se ha supeditado al extranjero; el Estado a la empresa; el sector público al privado; el país y su pueblo a la capacidad de un pequeño sector moderno dominado por las empresas trasnacionales y los piratas de la acumulación y del tráfico de drogas.

Para cambiar la estrategia y evitar el colapso es necesario superar una serie de retos fiscales, presupuestarios, de deuda e inversión; sin embargo, su solución requiere reformas integrales al sistema tributario, hacendario, al sistema presupuestario y a la política de deuda pública y a la política social, por ello, es urgente romper con la inercia del modelo económico vigente, ya que de no hacerlo así, el país enfrentará una crisis de importantes proporciones.

*Secretario de la hacienda pública del gobierno legítimo. Tomado del diario La Jornada.

sábado, agosto 25, 2007

Nada que informar*


Tomado de El Universal, Omar.

jorge carrasco araizaga

México, D.F., 24 de agosto (apro).- Más allá de cómo se resuelva la manera en que Felipe Calderón rinda su primer reporte de gobierno, el tema de fondo es que, en sus primeros nueve meses, la segunda administración del PAN en la Presidencia del país prácticamente no tiene nada que informar.

Dedicado en sus primeros cuatro meses a declarar una “guerra” al narcotráfico, con el propósito de obtener la legitimidad que no obtuvo en las urnas, Calderón ha dejado a la inercia las políticas públicas de México.

El mayor énfasis de su gobierno ha estado en el tema de la seguridad, pero a pesar de todo el capital político que le ha puesto no ha podido siquiera poner de acuerdo a su gabinete de seguridad.

Si algo ha caracterizado a ese gabinete han sido las pugnas internas.

Una, la de la Secretaría de Seguridad Pública (SSPF) con la Defensa Nacional (Sedena). Otra, la de la Procuraduría General de la República (PGR) con la misma SSP federal.

Más todavía, la desconfianza generalizada hacia un desacreditado de por sí Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) después de que Calderón designó como director a uno de sus encuestadores, Guillermo Valdés.

Por si fuera poco, el Ejército ha quedado expuesto por las graves violaciones a los derechos humanos cometidas en Michoacán, Sinaloa y extraoficialmente en la sierra de Zongolica, Veracruz.

Otro escándalo que ha caracterizado a lo que va del sexenio de Calderón es el de Zhenli Ye Gon, el empresario de origen chino naturalizado mexicano que, según las acusaciones de la PGR, durante el sexenio pasado operó la importación de seudoefedrina para la elaboración de metanfetaminas y al que se le incautaron 205 millones de dólares, y que el michoacano dispuso sin mandamiento judicial de por medio.

Si bien la complicidad oficial con Ye Gon comenzó en el sexenio de Vicente Fox, Calderón no es ajeno al problema.

En primer lugar porque su procurador general de la República, Eduardo Medina Mora, como director del Cisen en los momentos en que Ye Gon traficaba el precursor, debió advertir sobre las actividades del empresario.

Además, Ye Gon involucró al secretario del Trabajo de Calderón, Javier Lozano Alarcón, bajo el alegato de que estuvo implicado en la acumulación del dinero incautado al ciudadano naturalizado mexicano en el 2002.

Hay otra manera en que ese escándalo toca al gobierno de Calderón y que tiene que ver con sus omisiones en relación con la presunta corrupción de la administración de Fox.

Aduanas, Sistema de Administración Tributaria (SAT) y Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), son algunas de las instancias gubernamentales implicadas en la trama de Ye Gon, y hasta ahora el gobierno calderonista no ha mostrado siquiera intención de llegar hasta los responsables.

Quien en el actual gobierno tiene esa obligación es Germán Martínez Cázares, secretario de la Función Pública y uno de los colaboradores más cercanos de Calderón.

Aspirante a la presidencia del PAN, con el propósito de Calderón de controlar al blanquiazul, Martínez Cázares tiene también los expedientes de los hijos de Marta Sahagún y hasta ahora no se conoce ninguna acción de la Función Pública contra los hermanos Bribiesca, a pesar de las investigaciones realizadas por la Cámara de Diputados.

Si bien la Función Pública inhabilitó al primer director de Pemex designado por Fox, Raúl Muñoz Leos, por haber negociado un contrato millonario con el sindicato –tal y como ocurrió con el PRI–, nada se sabe sobre acciones relacionadas con los millonarios negocios hechos en el sexenio pasado en las distintas divisiones de la empresa, en especial en Pemex Refinación.

Otros negocios millonarios del sexenio de Fox se hicieron con la construcción de la megabiblioteca José Vasconcelos o el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM). Y hasta ahora Calderón no ha hecho más que cubrirlos.

Hay decisiones clave que le competen de forma directa y que no ha tomado.

Es el caso de la integración de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel). Luego que la Suprema Corte de Justicia de la Nación declarara inconstitucional parte de la “ley Televisa”, está en manos de Calderón la suerte de los miembros del ente regulador de las telecomunicaciones en México y que ahora está capturado por Televisa y TV Azteca.

En materia económica, el Programa de Primer Empleo ha sido un fracaso, de acuerdo con los propios empresarios, mientras que la Secretaría del Trabajo ha repetido la actitud del anterior sexenio, de someterse al grupo minero México en su conflictiva relación con el sindicato.

Y su llamada reforma fiscal será más de lo mismo: recaudación a través de más impuestos a los cautivos. Poco se ha notado su experiencia legislativa de la que tanto se ufanó.

En política social, más allá de adoptar el programa de López Obrador de dar una ayuda económica a los adultos mayores, nada se puede decir excepto de los conflictos de la Secretaría de Educación Pública (SEP) con la jefa del SNTE, Elba Ester Gordillo.

En Salud, lo más destacado es la controversia constitucional interpuesta por su gobierno con la comparsa de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en contra de la despenalización del aborto en el Distrito Federal.

Fuera de la política exterior, en el que ha avanzado en la normalización de relaciones con Cuba y Venezuela, de los demás casi no hay nada que decir. Es más, del resto del gabinete, y por tanto de sus acciones de gobierno, prácticamente no hay nada que informar.

Comentarios: jcarrasco@proceso.com.mx

*Tomado de la revista Proceso.

sábado, agosto 18, 2007

Cero diálogo con Calderón y respaldo total a AMLO: PRD*





Tomados de El Universal, Carreño y La Jornada, El fisgón y Helguera.

Debemos impulsar las reformas que requiere el país, advierten seguidores de Nueva Izquierda
Causó encono en el congreso perredista la "tibieza" en señalar el fraude del 2 de julio de 2006

ROBERTO GARDUÑO, ALMA MUÑOZ

La ruta política a seguir por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) propició un largo debate de los contenidos ideológicos y programáticos para hacer del sol azteca una fuerza capaz de diseñar un proyecto de país que atienda los grandes problemas nacionales y los intereses de la mayoría de la población en la República. Respaldo total a Andrés Manuel López Obrador, rechazo tajante al fraude electoral del 2 de julio de 2006 y la negativa absoluta a dialogar y establecer contactos con Felipe Calderón Hinojosa son los puntos nodales que el perredismo asumió ayer.

La propuesta de línea política elaborada por un grupo de integrantes del décimo congreso nacional extraordinario, encabezado por Saúl Escobar, fue objeto de un debate que dividió a los perredistas y en momentos los condujo a señalamientos directos que arrojaron actitudes de desorden, las cuales consiguió solventar la mesa que conducía la sesión cediendo a los reclamos justificados de quienes hostigaban el contenido del texto.

"¡Sean hombrecitos!"

Los cuestionamientos al proyecto llevaron a su autor principal, Saúl Escobar, a perder el control durante su participación: "¡sean hombrecitos y no le saquen al debate!".

La crítica de Martí Batres, Dolores Padierna, Armando Quintero y Alejandro Encinas a la propuesta de línea política, dadas las "inconsistencias y lagunas" de ésta en términos de escasez de argumentos para respaldar sin miramientos a López Obrador y rechazar el reconocimiento a Felipe Calderón como presidente de México, dio pautas a la discusión, que si bien alcanzó los terrenos de la dureza, al final de la jornada consiguió reunir los argumentos suficientes para fortalecer el apoyo al "gobierno legítimo" y considerar, sin autocomplacencia -a decir de la mayoría de los participantes-, que Felipe Calderón, el PAN, el gobierno de Vicente Fox, los poderes fácticos y la mayoría de los medios de comunicación propiciaron un fraude vergonzoso, cuya esencia pone en crisis a las instituciones y da pauta para impulsar un nuevo cambio en la política.

Desde la mañana, la mesa de línea política aprobó en lo general el texto referido, para dar paso a la discusión de los numerales que generaban polémica. Antes de someterse a discusión el articulado, Dolores Padierna lo calificó como falso, al considerar que no contempla la visión de un PRD capaz de definirse como fuerza política lo suficientemente fuerte para derrotar al sistema capitalista, "y no sólo para ser reformista y superficial". A esa posición se sumó Jesús Martín del Campo, quien ubicó en el centro de la mesa la concreción del fraude electoral contra López Obrador y el PRD: "no hay ningún deseo de venganza con la idea de acabar con las instituciones; nosotros sí hemos respetado la legalidad; reconozcamos que el sistema vive una crisis de Estado, y ésta es estructural".

Crean fantasmas, acusa Ortega

La réplica a esas posturas iniciales la encabezó Jesús Ortega Martínez -dirigente principal de Nueva Izquierda-, quien acusó a sus compañeros de partido, pero adversarios de corriente, de utilizar un estilo para crear fantasmas: "el gobierno de Felipe Calderón es ilegítimo de origen, y no existe diálogo, no inventen fantasmas. El argumento es que el PRD impida su aislamiento de los amplios sectores de la sociedad".

En consonancia, Graco Ramírez consideró que sería un falso debate hablar de radicales o reformistas en el PRD, o de la legitimidad de Felipe Calderón, y antes de pronunciarse por impulsar el trabajo del Legislativo con la aprobación de cambios que requiere el país, argumentó: "el partido debe estar con AMLO, pero también debemos impulsar reformas necesarias; vamos a construir condiciones de cambio político; tenemos que hacer movilización y reformas".

Sólo hay un "presidente legítimo"

Tras un receso de dos horas y media, los integrantes de la mesa de línea política regresaron a debatir el contenido de los numerales que fueron objetados en lo particular. Dolores Padierna consideró que el segundo articulado "tiene errores garrafales, porque coloca al PRD y a Andrés Manuel López Obrador como derrotados en los comicios del 2 de julio de 2006 y no establece con claridad la concreción del fraude electoral". Su compañera Dione Anguiano acusó a quienes redactaron el documento de aceptar la derrota del perredismo: "compañeros, ganó Andrés Manuel y sólo hay un presidente legítimo; Andrés Manuel debe ser reconocido por todos nosotros".

Los argumentos en contra del texto presentado a la asamblea fueron contundentes y las corrientes opositoras a Nueva Izquierda consiguieron que se modificara totalmente para establecer el apoyo irrestricto al "presidente legítimo".

Más adelante, Armando Quintero presentó una nueva redacción para sustituir el numeral tercero y omitir el contenido del texto original. Martí Batres secundó esa propuesta: "se nos dice que si no ganamos reconozcamos a Calderón; nos dice autocritíquense, ¡no!, que se autocritique el PAN, porque ese partido hizo el fraude electoral. Calderón está en Los Pinos no por nuestros errores, sino porque nos hicieron un fraude".

Fernando Belaunzarán, quien sostenía las posiciones de Nueva Izquierda, coincidió con las corrientes opositoras a la suya, pues señaló que López Obrador ganó la elección del 2 de julio, la cual fue producto de un fraude, por lo que Felipe Calderón es ilegítimo. No obstante, emprendió la defensa al argumento de la autocrítica.

Autocrítica

"Si hubiéramos tenido representantes en todas las casillas habríamos ganado. Cuatrocientos millones de pesos se fueron en dos estructuras virtuales; el PRD delegó su responsabilidad. ¿Qué queremos ocultar? Hubo soberbia de todos porque pensamos que el 2 de julio era un trámite".

En seguida, Alejandro Encinas, quien negó que su presencia significara la búsqueda de respaldo a su candidatura por la presidencia perredista, exigió a sus correligionarios regresar al debate y revisarse a sí mismos.

"Con errores o sin errores, el fraude nos despojó del triunfo. Hace falta autocrítica, ¡sí! Cuántos de los presentes no se montaron en la campaña de Andrés Manuel. Hubo fraude y contra ello debemos combatir, no somos vergonzantes".

Al responder, Saúl Escobar perdió los estribos con el "¡sean hombrecitos!", y defendió su texto: "para cualquiera que lo lea es un documento que manifiesta que hubo fraude. El presidente ilegítimo es Calderón. Nosotros decimos que sí se pudo evitar el fraude. Sí es una tontería y una estupidez decir que AMLO fue el culpable".

Entre los asistentes surgió de inmediato el reclamo: "¡bájate, vendido; cállate, inconsecuente!". El fervor se despertó entre los integrantes de la corriente Nueva Izquierda y de las que se oponían al texto. Fernando Belaunzarán se acercó a Alejandro Encinas y Martí Batres, mientras Saúl Escobar regresaba a su lugar en medio de críticas mordaces: "¡Pinocho, qué triste papel has desempeñado, Saúl!".

Belaunzarán propuso a Encinas y Batres que Armando Quintero retirara su propuesta y modificara el texto, mientras, entre la confusión que se comenzaba a desbordar por las expresiones de Escobar, Alejandro Encinas resolvió la confrontación al proponer que una comisión elaborara un nuevo texto que sustituyera al numeral tres, referente a la autocrítica del partido.

Antes de declararse en receso la mesa, que continuará sus trabajos este sábado, Martí Batres propuso una adición al numeral cinco, que fue aprobada por unanimidad: "por ninguna circunstancia el PRD reconocerá a Felipe Calderón como presidente de México. Con Calderón no habrá ni diálogo ni negociación alguna".

Encinas también advirtió que "el debate de hoy manifiesta que estamos dando una discusión estéril; hoy, lo que hay que privilegiar es la unidad y la cohesión del partido".

La mesa política continuará sus trabajos este sábado para someter sus propuestas al pleno del décimo congreso nacional extraordinario, figura que será la definitoria en materia de posición ideológica y programática de ese partido.

Advertencia sobre el deterioro institucional y la crisis del sistema

La mesa de línea política en el décimo congreso nacional extraordinario del PRD avanza en la elaboración de una resolución final que advierte sobre el notable deterioro institucional y la permanente crisis del actual sistema de gobierno, resultado del agotamiento estructural del viejo régimen priísta, dada la notoria insolvencia del modelo económico neoliberal que se aplica en México, y del fraude electoral cometido por la derecha panista y la oligarquía económica, en agravio de la ciudadanía, en general, y en particular de la coalición Por el Bien de Todos y de Andrés Manuel López Obrador.

El texto que circuló entre los delegados en el congreso nacional manifiesta la urgencia de una "profunda transformación del régimen político de gobierno y de otras instituciones caducas que sobreviven al viejo sistema autoritario y antidemocrático; que implica la construcción de un nuevo Estado democrático y social del derecho, y de una nueva república democrática y soberana que garantice la desaparición de todas las formas de discriminación".

De tal forma, se establecería que la estrategia del PRD se enfila al desarrollo y consolidación de una gran alianza democrática y progresista que cuente con la fuerza, con la unidad y con la capacidad de enfrentar exitosamente al gobierno "conservador y reaccionario" de derecha.

"En el PRD no hay duda de que el gobierno de Calderón es ilegítimo, resultado de una grave violación al orden institucional y a la soberanía popular. En el movimiento de la izquierda y en el PRD recae la operación y la responsabilidad de impedir la continuidad de las agresiones de autoridades; nos corresponde la tarea de restablecer el rumbo hacia los cambios democráticos y el compromiso de rescatar el orden constitucional".

*Tomado de La Jornada. http://www.jornada.unam.mx/





El siguiente es un análisis publicado por la revista Proceso.






Condenados

carlos acosta córdova

México, D.F., 17 de agosto (apro).- Parece que estamos condenados a no avanzar. Ni en economía ni en política. En el entrecruzamiento reciente de ambas, la segunda gana. Pero su triunfo no ofrece una vida democrática, de madurez para alcanzar acuerdos, que siente las bases para un mayor bienestar social, que sería el fin esencial lo mismo de la política que de la economía. No, lo único que logra ese triunfo es el fortalecimiento –en algunos casos, radicalización-- de posiciones partidistas. Es el ejercicio de la política desde la pequeñez y la cortedad de miras: el país, los mexicanos, las urgentes necesidades sociales, la transición política, pueden esperar.

Lástima. Nos quedaremos con las ganas. Todo parece indicar que no habrá reforma fiscal integral –de los parches que tendrá que aceptar el gobierno a su iniciativa, más lo que han propuesto las distintas fuerzas políticas, no sale ninguna reforma de a deveras-- y que la economía seguirá desempeñándose mediocremente; que el país seguirá perdiendo, lastimosamente, la competitividad que le han ido arrebatando sin gran apuro Brasil, China, India y Rusia.

Nada más hay que ver el último reporte de la CEPAL para ver cómo en este año y el próximo la economía mexicana aparece en el sótano, junto a Haití, en términos de crecimiento del Producto Interno Bruto, en el conjunto de las economías de América Latina. Dentro de la OCDE, no hace falta insistir: llevamos 12 años –desde que entramos, en 1994-- en la cola de todos los indicadores económicos y sociales.

Lástima. Nos quedaremos con las ganas, también, de ver ese paso adelante en nuestras caducas prácticas político parlamentarias que significaba un nuevo formato de presentación del informe presidencial. Por décadas se ha criticado que ese acontecimiento se haya convertido en un día para el lucimiento del presidente en turno. Y por décadas se ha anhelado un verdadero diálogo entre poderes y no el monólogo que es ahora. No se sabe qué vaya a pasar. Quizá Felipe Calderón ni siquiera logre entrar al recinto. O tal vez se vea obligado a seguir la máxima que, desde ya, le quieren imponer algunos: “entregas y te vas”. Lo único cierto es que se perdió una oportunidad más para dar ese paso de madurez política, consecuencia necesaria de la alternancia en el poder.

Nos quedamos, pues, sin reforma fiscal en serio y sin debate político el 1 de septiembre. Vaya manera de meterle el freno al avance del país. Como siempre, se pusieron por delante los intereses particulares, de grupo. El “interés supremo de la nación”, esa entelequia tan llevada y traída en periodos electorales, quedó nuevamente relegado.

En ambos casos es mucho lo que se pierde, en tiempo y en especie. Y todos son responsables. El caso de la reforma, primero. El presidente Calderón tuvo miedo de incluir en la iniciativa cambio alguno a los impuestos al consumo. A contrapelo de la tendencia internacional y en un verdadero contrasentido con las continuas bajas en la tasa del ISR y la intocabilidad de los regímenes especiales de tributación. De hecho, vendió “su” reforma como un resultado de la conciliación, de la disposición a hacer caso a las demandas de los partidos y de la sociedad, supuestamente. Politizado al extremo el caso del IVA en alimentos y medicinas, Calderón optó por olvidarse de ello. Satisfechos, los partidos lo tomaron como un triunfo propio: “doblaron al presidente”, pues nunca permitirían que se atentara contra la economía del pueblo.

El caso es que dejar intocado el IVA significará que las empresas de todos los tamaños, pero sobre todo las más grandes, sigan solicitando las escandalosas devoluciones que les permiten, como ha demostrado la Auditoría Superior de la Federación, que el saldo neto de su pago de impuestos sea irrisorio. Significa también que la gente de mayores ingresos siga comprando medicinas a precio prácticamente subsidiado. A todo esto, en el debate público nadie pidió 15% de IVA en alimentos y medicinas. Pero sí, al menos, una tasa mínima que evitara esas cuantiosas devoluciones. Según especialistas en impuestos, una tasa de por ejemplo 4% de IVA en alimentos y medicinas hubiera evitado las devoluciones y habría permitido una recaudación superior a los 180 mil millones de pesos, sólo por ese concepto.

Pero ganó la política. El presidente, temeroso, quiso verse conciliador. Los partidos de oposición y sus legisladores, pecho erguido, muy satisfechos. Pero el país se perderá de esos ingresos… En un contexto en que cae la producción y la exportación petrolera, la actividad industrial muestra signos palpables de desaceleración y la incertidumbre hace presa de los mercados financieros.

Ya de la famosa CETU, ni hablar. Quedará tan parchado, con tantos agujeros como el ISR, que ya pocos le ven viabilidad. La meta recaudatoria de la iniciativa –tres puntos del PIB--, hasta el día de hoy ya iba en una tercera parte.

Lo más sorprendente es que los opositores a la reforma, sin proponer de inicio nada distinto, ven con entera satisfacción, cómo aquella se le ha ido desmoronando al gobierno. El propósito de la reforma era recaudar más, para atender las crecientes necesidades sociales –y más de un compromiso político del presidente para quienes le ayudaron en la campaña-- e impulsar a la economía, la única fórmula real de generar empleos y de acrecentar la tributación.

Pero, en la lógica de aquellos, había que oponerse al gobierno, más que confrontar propuestas que superaran la del gobierno o por lo menos que corrigieran los defectos de ésta y que le han generado un cada vez mayor y notorio rechazo, con razón o sin ella. Pero para eso era el debate, para sacar la reforma posible, que convenciera a la mayoría, que generara los ingresos que necesita el país. No para frenar una propuesta sólo porque viene del gobierno o porque, como dice el lenguaje de la parte más retrógrada de nuestra izquierda, es “una imposición del FMI y de otros organismos financieros internacionales”.Vaya.

Igual pasó con la propuesta de cambio de formato para el informe presidencial que propuso el partido en el gobierno. No pasó, nomás porque no podía pasar. Cómo que discutir con el espurio. Es tanto como legitimarlo. Y el 2 de julio no se olvida.

Lo que sí se olvidó es la añeja demanda democrática de un verdadero diálogo entre poderes. Se confundió la ética y la dignidad partidarias y se privilegió el grito destemplado. Otra vez, la política –chiquita-- se impuso. El país tendrá que esperar. ¿O ya estamos condenados al retroceso?

Lo que falta por ver.