progressif

jueves, febrero 28, 2008

La Nueva Izquierda de la derecha







Tomados de La Jornada, Hernández, El Fisgón y Rocha y El Universal, Helioflores y Naranjo.

Los temas de interés en México son la privatización del sector energético, la nueva ley laboral –que tiraría a la basura décadas de luchas sociales que han costado un sin número de muertos- y la consolidación de un Estado represor con la criminalización de la protesta social. A la actual legislatura le quedan pocos meses para cumplir sus anhelados sueños. Lo único que se opone a sus intereses son los millones de mexicanos hartos de tanta transa y saqueo.

Los poderes fácticos y el desgobierno usurpador de Felipe Calderón Hinojosa han ideado la fórmula para dar un golpe de timón para intentar acabar con las impugnaciones al fraude electoral del 2006, a la concentración de las empresas, al creciente desempleo, a la venta de Pemex y la CFE, etc. Pese a que faltan poco más de cuatro meses para que se cumplan 2 años del fraude electoral que terminó en violentar la vida institucional del país y el despojo de millones de mexicanos que vieron tirados a la basura sus votos, el movimiento ciudadano de rechazo al espurio Calderón Hinojosa y a los rapaces partidos Acción Nacional y Revolucionario Institucional continúa fortaleciéndose.

Después de descalabros y desánimos los millones de seguidores de Andrés Manuel López Obrador siguen ahí, menos tal vez, pero más convencidos en cambiar a México de una vez y para siempre. De terminar con la democracia simulada y tener un país para los mexicanos, no sólo para los ricos empresarios de siempre, para los políticos transas de siempre, para los jueces corruptos de siempre y para los legisladores levantadedos al mejor postor de siempre. Un México libre, soberano y democrático para todos.

Por su puesto que quienes en la actualidad detentan el poder –y no me refiero al pelele Calderón Hinojosa, pues ha quedado claro que sólo es un pelele- en el país no les conviene ningún cambio. Quieren seguir con el saqueo a la nación.

Lo que en otra época podría haberse considerado como broma en el México de hoy es una realidad. Que la propia “izquierda” ataque a la izquierda. Sí, personajes que incluso han sido guerrilleros –como René Arce Islas, antes llamado Oscar Círigo Vázquez-, ahora están del lado de los represores y de la derecha fascista. La meta es asaltar al PRD –como el Yunke hizo con el PAN- y con el cascarón de la “izquierda” avalar posturas de extrema derecha.

Para ello a unos días de que se lleven a cabo elecciones en ese partido para renovar su dirigencia y ante la estrepitosa caída de simpatizantes –una encuesta del diario Reforma ubica a su corriente Nueva Izquierda con 21 por ciento frente a 33 por ciento de la candidatura de Alejandro Encinas- dirigentes de esa corriente acusaron –el mundo vuelto al revés- a publicaciones de izquierda y al blog ciudadano del Sendero del Peje de linchamiento mediático, difamación, calumnias y amenazas de muerte.

Vamos hasta presentaron una denuncia penal contra el blog. Ese sitio de internet fue un bastión de apoyo tácito durante el proceso electoral de 2006 y un referente –los es- para convocar a la protesta social y la organización ciudadana. Debido a que los “legisladores” de Nueva Izquierda dieron la espalda a los ciudadanos que votaron por ellos –sí, millones lo hicieron y con ello lograron la mayor votación en la historia del PRD- se les ha criticado su actitud.

Aprovechando el enojo de la ciudadanía, la pérdida de simpatizantes y la eventual venta de Pemex y la CFE, al puro estilo panista se aliaron con el PRIAN y los gobernadores de esos partidos en el país para llevar a cabo la versión 2008 de Fraude México 2006. Con el apoyo de los medios de comunicación en días recientes han iniciado una campaña de desprestigio en contra de sus opositores, desde columnistas hasta ciudadanos, pasando por caricaturistas. Pretenden –como cualquier régimen dictatorial- silenciar las críticas.

Todo está armado y la apuesta es que ganen todo. El control del PRD, la venta de Pemex y la CFE y las millonarias sumas –que se verían incrementadas- mandadas por el espurio Calderón Hinojosa.

A principios de año silenciaron al noticiero matutino más escuchado de la radio, conducido por Carmen Aristegui, con el pretexto de que se le acabó el contrato. Ahora desde la derecha de Nueva Izquierda se apresta otro golpe contra la ciudadanía y su derecho constitucional a la libre expresión y difusión de ideas. ¿Ya olvidaron aquello de que si no cumplo “...que la nación me lo demande”?

Señores, no es letra muerta. Se los estamos demandando, aunque sólo lo podamos hacer de esta manera. Tengan la seguridad de que si pudiéramos destituirlos y procesarlos por avalar el saqueo lo haríamos. Lamentablemente ustedes hacen las leyes a modo para no ser tocados ni con el pétalo de un citatorio. ¿Lastima el poder ciudadano? Imagínense si de verdad hubiera democracia y los “representantes” populares realmente nos representaran. Sería otro México. Por eso es la lucha, nada más, ni nada menos.


A continuación materiales tomados de la revista Proceso.




http://www.proceso.com.mx/





PRD: en riesgo, la elección interna

Rosalía Vergara

Conforme se acercan las elecciones internas en el PRD, los denuestos y descalificaciones entre los contendientes a la presidencia de ese partido suben de tono. Uno de ellos, Camilo Valenzuela, propuso ya que se pospongan las elecciones. Sin embargo, el presidente del Comité Técnico Electoral, Arturo Núñez, sostiene: “Estamos en condiciones de realizar los comicios internos, por lo menos en la parte técnica”.

De persistir las inconsistencias en el padrón electoral, la propaganda ilegal y los acuerdos que tejen algunos candidatos con gobiernos priistas y panistas a cambio de que éstos financien sus campañas, es factible que las elecciones internas en el PRD sean aprovechadas por una de las corrientes que buscan la presidencia del partido.

El miércoles 20, durante la reunión del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) perredista, el candidato de Red de Izquierda Revolucionaria (Redir), Camilo Valenzuela, propuso que el proceso se posponga. Sin embargo, los demás contendientes, miembros del CEN y del Comité Técnico Electoral (CTE), aprobaron en uno de sus resolutivos la no alteración de la convocatoria aprobada y publicada el pasado 11 de diciembre, por lo que la jornada electoral se efectuará el 16 de marzo.

El presidente del CTE, el expriista Arturo Núñez, dice en entrevista: “A pesar de los problemas que hemos enfrentado, estamos en condiciones de realizar los comicios internos, por lo menos en la parte técnica”.

No niega que la propuesta de posponer la elección la externó Valenzuela en el comité, e incluso afirma que si algún otro candidato se lo plantea a él, estaría dispuesto a bloquear la elección.

Consultados por esta reportera, integrantes de Nueva Izquierda (NI) que impulsan a Jesús Ortega para la dirigencia del partido aseguran que el candidato de Izquierda Unida (IU), Alejandro Encinas, retomó la “idea” de Valenzuela. A su vez, los seguidores de esta corriente aseguran que el proceso electoral se empalma con la gran movilización en defensa del petróleo que encabezará Andrés Manuel López Obrador el 18 de marzo –dos días después de las elecciones–, y arguyen que si Encinas pierde en las urnas, la jornada de protesta “bajaría de nivel”.

Prioridades

Militantes perredistas admiten que el proceso puede postergarse por falta de condiciones. El secretario de Relaciones Políticas y Alianzas del PRD, Juan Manuel Ávila, sostiene que se corre el riesgo de que los “vacíos electorales” sean “cubiertos” con recursos e infraestructura partidista por una de las corrientes: Nueva Izquierda.

Así mismo, indica, el proceso electoral tiene otros “obstáculos” relacionados con la inoperancia de la Comisión Técnica Electoral.

En entrevista con este semanario, Ávila destaca que para el proceso interno deben imprimirse 30 millones de boletas para elegir presidentes y secretarios generales nacionales y estatales, así como a los miembros del Consejo Nacional y los representantes al Congreso Nacional y a nivel estatal. Es decir, son seis procesos distintos, además de las instancias municipales de Guerrero, que en julio próximo tendrán elecciones.

“En total son mil 397 boletas diferentes para cada tipo de elección y a la fecha la Comisión Técnica no ha podido emitir de manera completa, cabal y con certeza el otorgamiento de los registros de candidatos”, asegura el expresidente del Servicio Electoral del PRD.

Y precisa: “En ese sentido sí está en riesgo la elección, aunque al final se realizará en las condiciones que sean. El problema es que la inoperancia de la comisión electoral provocará unos vacíos organizativos y estructurales que serían llenados por la corriente Nueva Izquierda, porque cuenta con la estructura partidista y los recursos económicos para hacerlo”.

Prevé incluso que la elección pudiera resultar distorsionada y manipulada, y añade que existe el riesgo de que “se escape de las manos del órgano electoral en beneficio, precisamente, de Nueva Izquierda”.

El secretario de Relaciones Políticas y Alianzas del PRD asegura que desde noviembre de 2006 –10 meses antes del X Congreso Nacional Extraordinario en el que el PRD dejó a un lado la discusión sobre las elecciones internas por debatir un resolutivo sobre reconocer o no a Felipe Calderón como presidente constitucional– “NI empezó a configurar una estrategia y en el congreso logró cambiar estatutos, establecer nuevos reglamentos, deshacer el servicio electoral y formar una comisión técnica representada por ‘personajes de prestigio’, lo cual no vislumbraron las corrientes del PRD en ese momento y lo aprobaron”.

Y añade: “Por eso en el Congreso de agosto le quitan lo autónomo al órgano electoral y lo convierten en una simple comisión técnica cuyos actos tienen que ser aprobados por el CEN, y Nueva Izquierda tiene la mayoría de las carteras”.

En este escenario, destaca, el PRD ya garantizó la votación para 70% de sus militantes inscritos en el padrón, que aumentó después de las nuevas afiliaciones, no obstante que algunas se hicieron de manera “irregular”

Desconfianza

Las inconsistencias en el padrón fueron destacadas en un diagnóstico elaborado por el equipo de Alejandro Encinas, candidato de IU a la presidencia nacional del PRD, dado a conocer el pasado lunes 4.

Según el reporte, se detectó un crecimiento “anómalo” respecto de las afiliaciones realizadas entre septiembre y noviembre de 2006 en municipios de 19 estados de la República gobernados por el PAN y por el PRI.

En algunas comunidades el insólito incremento de afiliados rebasó el número de votos registrados por la coalición Por el Bien de Todos en las elecciones presidenciales de 2006, con el candidato Andrés Manuel López Obrador.

“Una característica de muchos municipios con alto registro de afiliación extraordinaria son localidades alejadas, de difícil acceso, donde el partido no cuenta con una estructura operativa. En otros gobierna predominantemente el PAN y en menor medida el PRI”, señala el informe.

Jesús Martín del Campo, representante de Encinas ante el Comité Técnico Electoral, asegura que este órgano y la Comisión de Afiliación del partido saben de estas irregularidades. En entrevista con Proceso, dice que es lógico que el padrón crezca en los estados y municipios donde el PRD ha ganado elecciones, si bien el único proceso electoral donde ese partido resultó vencedor en 2006 fue el de Michoacán.

Martín del Campo admite que hay un crecimiento atípico del padrón, por lo que ha pedido a la Comisión de Afiliación y al propio partido que se investigue esta situación.

Dice, por ejemplo, que el jueves 14 hubo una reunión con los encargados de diseñar las casillas, y él les exigió indagar estas anomalías para evitar las urnas infladas el día de la elección.

Según el análisis que coordinó Martín del Campo, los municipios que presentan un número de afiliación discordante con el movimiento electoral del partido son: Tlalnepantla, Toluca, Naucalpan de Juárez, Huixquilucan, Atizapán de Zaragoza, Zinacantepec, Metepec, Cuautitlán Izcalli y Valle de Bravo, ayuntamientos panistas del Estado de México, donde el aumento del padrón fue de entre 40 y 60%.

En Veracruz se reportaron casos extraordinarios. El 2 de septiembre de 2007 se realizó la elección estatal y el PRD quedó en tercer lugar de las preferencias, pero en lo que atañe a la afiliación, el perredismo creció tras la derrota, pues la preferencia por este partido creció más de 1,500% en los municipios panistas de Tlaltetela, Coacoatzintla e Ixtaczoquitlan; mientras que en Poza Rica, Orizaba, Huatusco, Misantla, Naolinco y Acatlán se reportó un aumento de hasta 4 mil afiliados, indica el informe.

En Chiapas, entidad gobernada por el perredista Juan Sabines, quien sí reconoció como presidente a Felipe Calderón cuando uno de los resolutivos del X Congreso Nacional Extraordinario lo impedía, también se detectaron inconsistencias en el crecimiento de la lista nominal en ayuntamientos administrados por el priismo.

“En estos casos los municipios son en su gran mayoría ganados por el PAN y la Alianza por México, PRI más Partido Verde Ecologista de México. Son 175 de los 278 municipios cuyas características son la lejanía y difícil acceso y posibilidad de comunicación”, destaca el reporte.

Oaxaca es otro caso similar. Ahí, el PRD perdió presencia en las elecciones del 7 de octubre pasado para renovar alcaldías y el Congreso local. Para noviembre tenía 17 mil 962 perredistas nuevos en casi 30 municipios. Lo mismo sucedió en Puebla, donde el pasado 11 de noviembre se realizaron elecciones para renovar alcaldías y el Congreso local. El PRI se llevó carro completo, a pesar del proselitismo que hizo López Obrador en los 217 ayuntamientos de la entidad.

Hasta la fecha del análisis, 18 municipios panistas y priistas de Puebla tenían 13 mil 582 nuevos afiliados; es decir 2 mil 755 más que los votos reportados por la coalición Por el Bien de Todos en 2006.

Yucatán, la entidad donde el PRD impulsó la candidatura de Ana Rosa Payán, una expanista de derecha y severa crítica de López Obrador, la derrota de los perredistas fue contundente en los comicios del 20 de mayo de 2007. Pero, paradójicamente, el padrón aumentó a 17 mil 122 en 23 municipios. En Zacatecas, en nueve ayuntamientos gobernados por el PAN y la coalición PRI-PVEM el número de afiliados se incrementó de 12 mil 411 a 17 mil 706.

Dice Martín del Campo que otra irregularidad del nuevo padrón es que no incluye las direcciones de los nuevos afiliados, lo cual “imposibilita realizar cualquier trabajo para muestrear la veracidad” del listado.

Y hace cuentas: el número de militantes creció notablemente de septiembre de 2006, cuando los afiliados eran 5 millones 124 mil 396, a enero de 2008, cuando la cifra llegó a 6 millones 764 mil 958 afiliados, de los cuales el padrón sólo registra la dirección de 5 millones 41 mil 245 personas. Del resto –es decir 1 millón 723 mil 713– se desconoce domicilio.

Por eso, Martín del Campo pidió a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) que audite al padrón, propuesta que hasta el viernes 22 seguían discutiendo los perredistas.

Las denuncias

Los problemas con el padrón, los cuales son competencia de la Comisión de Afiliaciones del PRD, no son las únicas denuncias sobre las eventuales irregularidades en el proceso electoral.

En medio de la competencia por la dirección nacional, los candidatos Alejandro Encinas, Jesús Ortega, Camilo Valenzuela y Alfonso Ramírez Cuéllar, éste último de Movimiento por la Democracia, se lanzaron acusaciones mutuas y ventilaron irregularidades en el debate de la semana pasada, lo que está “contaminando” el proceso electoral.

Ramírez Cuéllar exhortó a Encinas y a Ortega a denunciar a quienes exijan “diezmo” a los perredistas para apoyar a algunas corrientes, o a quienes acepten financiamiento de gobiernos estatales controlados por el PRI y el PAN para impulsar una candidatura.

Por su parte, Ortega y su equipo acusaron a Encinas de difundir una carta personalizada a la base perredista firmada por López Obrador para pedirles su voto, mientras que Movimiento por la Democracia mostró unas fotografías de la pinta de una barda a favor de Ortega, en la que se jugaba con su apellido y el del candidato local, Abel Cristo, para mostrar en letras grandes el apoyo a “Jesús Cristo”.

La carta de López Obrador provocó un debate incluso más intenso al interior del PRD, porque miembros de Nueva Izquierda difundieron que uno de los resolutivos del CEN del miércoles 20 era exhortar a Encinas a que retirara la difusión de la misiva porque, argüían, violaba el acuerdo sobre propaganda en campañas CTE-76-13/02/08 del 14 de febrero pasado.

Sin embargo, sus opositores de Izquierda Unida lo desmintieron citando el resolutivo, el cual no va dirigido a un candidato en particular, sino a todos los contrincantes, porque en mayor o menor medida han hecho propaganda proselitista, pese a que el Comité Técnico Electoral no ha erogado recursos para tal fin.

Además, el domingo 17 se presentaron dos quejas ante el CTE: una de NI y otra de Movimiento por la Democracia, que fueron turnadas a las comisiones de Garantías y de Vigilancia.

Al día siguiente, Encinas declaró que la difusión de la carta no es ilegal porque, dice, “todos tienen derecho a manifestar libremente sus puntos de vista dentro y fuera del partido”.Y ante las irregularidades, Valenzuela planteó el martes 19 la falta de condiciones de equidad para realizar la elección interna. Inmerso en este escenario, el CEN perredista sesionó el miércoles 20. Ahí estuvo incluso López Obrador, quien sólo habló sobre la protesta que encabezará el domingo 24 ante la Torre de Pemex en defensa de la industria petrolera nacional.

Algunos de quienes participaron en esa reunión aseguran que por momentos se pensó que el tabasqueño pediría que se pospusiera la elección para impulsar a un candidato “por acuerdo”, que sería Lázaro Cárdenas Batel, exgobernador de Michoacán, y que Nueva Izquierda definiera al secretario general. Sin embargo, el excandidato presidencial no quiso hablar sobre el proceso interno del PRD.


+++++++

Hacia la anulación


josé gil olmos

México, D.F., 27 de febrero (apro).- La elección de la dirigencia del PRD no será suspendida, pero si no se recompone el proceso, el camino de la anulación está allanado.

Los escándalos que han surgido los últimos días, las denuncias de irregularidades en el padrón, la intervención de Andrés Manuel López Obrador a favor de Alejandro Encinas y la falta de papelería para que se lleve a cabo a tiempo la elección el próximo 16 de marzo, han puesto en peligro el proceso electoral del PRD.

Frente a esta amenaza, los dirigentes de las corrientes en pugna ya acordaron que continuarán hasta el final, pero lo que no han previsto es la posibilidad de una anulación, debido a que las graves irregularidades que se han denunciado no se han repuesto y habrán de estar presentes hasta el día de los comicios.

Al parecer, todo se encamina a que la elección por la dirigencia nacional del PRD será fuertemente impugnada por los propios candidatos. Camilo Valenzuela, uno de los contendientes, de plano ya pidió postergar la votación ante las irregularidades e insuficiencias detectadas en estos días.

La historia de las elecciones internas en el PRD ha estado plagada por las denuncias de irregularidades desde hace casi una década y ya en una ocasión esto derivó en la anulación.

El 14 de marzo de 1999 se llevaron a cabo elecciones y fue la primera vez que tuvieron que anularse porque los candidatos de entonces, Amalia García y Jesús Ortega, cometieron tantas irregularidades que fue imposible reponer el proceso electoral.

En aquella ocasión, Amalia García acusó a la corriente de Jesús Ortega, conocida como “los chuchos”, de haber incurrido en el acarreo y “mapacherías”. A manera de eufemismo, les dijo: “se les pasó la mano”.

Las mismas acusaciones hizo Jesús Ortega en contra de Amalia García. Ante las descalificaciones generalizadas, el Servicio General Electoral, a cargo de José Barberán, se metió a fondo y encontró irregularidades en mil 506 casillas y las anuló.

El dirigente del PRD era Andrés Manuel López Obrador. Se declaró completamente imparcial y advirtió que no se iba a “meter debajo de la alfombra lo indebido”. Además, descartó que el PRD se fuera a fracturar.

Los perredistas se evidenciaron con las mismas prácticas que tanto habían criticado en el PRI: “ratón loco”, urnas embarazadas, acarreo, “casillas zapato” y fabricación de votos. La anulación del proceso electoral fue inevitable, pero ante la negativa de Amalia García y de Jesús Ortega de ir a una nueva contienda, de inmediato se tuvo que elegir como presidente interino a Pablo Gómez.

Antes de dejar la presidencia del partido, López Obrador declaró:

“No luchamos únicamente por cargos públicos o de dirección, ni para triunfar a toda costa sin escrúpulos morales de ninguna índole; luchamos por la justicia y la democracia. Las decisiones cupulares, el regateo entre elites políticas y burocráticas puede resultar más conciliador, pero no es democracia participativa. No olvidemos que la democracia es el poder del pueblo y nosotros no queremos kratos sin demos, no queremos poder sin pueblo”.

El 26 de julio de ese año se tuvieron que realizar nuevas elecciones, y ganó Amalia García a Jesús Ortega. Pero la mancha de las irregularidades ya no se borró.

En 2002 hubo nuevas elecciones para la dirigencia nacional del PRD. Rosario Robles ganó nuevamente a Jesús Ortega, pero se denunciaron irregularidades tan graves que en Hidalgo de plano se canceló la contienda.

Entonces, el proceso fue calificado como el más desaseado en la historia del PRD, y para reparar los errores, el Comité Ejecutivo Nacional suspendió de sus derechos y prerrogativas a 111 militantes, entre ellos a Joel Ortega y a Alfredo Hernández Raigosa.

Las repercusiones de las irregularidades en ambos procesos se absorbieron al interior del PRD. Pero eran otros tiempos, no tenían la fuerza que hoy han alcanzado: la segunda fuerza en la Cámara de Diputados, gobernar en cinco entidades, el DF y 436 municipios, y tener la mayoría en cinco congresos locales.

Los errores cometidos por los perredistas ahora se magnifican y son aprovechados por sus adversarios. Los panistas y priistas fueron los primeros que festejaron las agresiones a los legisladores perredistas el domingo pasado. A integrantes del gobierno de Felipe Calderón, sobre todo a Juan Camilo Mouriño y a Germán Martínez, les brillaron los ojos ante la oportunidad que les dieron los propios perredistas para exponerlos como violentos e incapaces de llegar a acuerdos.

La postergación y, sobre todo, la anulación del proceso electoral le podrían traer graves consecuencias al PRD. Les ocasionaría no sólo fracturas internas, sino también la posibilidad de mantener su presencia en la Cámara de Diputados en las elecciones de 2009 y, hacia delante, llegar mermados a la competencia presidencial de 2012.

El juego en el que se ahora están enfrascados los perredistas es muy peligroso porque no se avizora ningún ganador, sino que todos pierden.

+++++++++



Una grabación reveladora

Jenaro Villamil

En un desplegado publicado en enero pasado, el Grupo Televisa rechazó haber influido sobre el Grupo Prisa para suspender la participación de la periodista Carmen Aristegui en W Radio. Una grabación obtenida por Proceso demuestra que dos altos funcionarios del consorcio –uno de los cuales califica a la comunicadora como “vocera de los opositores” e “incendiaria”– decidieron, telefónicamente, ejercer presiones para prescindir de sus servicios, porque “nos mienta madres” y “pide que nos quiten canales” en uno de los noticieros “más escuchados en la radio”...

Unas semanas antes de la aprobación de la Ley Televisa en el Senado de la República, dos altos ejecutivos del consorcio televisivo, Javier Tejado Dondé y Joaquín Balcárcel, tuvieron una conversación telefónica que, escuchada ahora, revela parte del modus operandi utilizado por Televisa para presionar a los partidos políticos. Exhibe, además, la animadversión de la empresa en contra de la periodista Carmen Aristegui, entonces conductora de W Radio, a quien describen como “vocera de los opositores” e “incendiaria”.

Esta conversación, cuya copia tiene Proceso, desmiente el desplegado de Televisa publicado el 17 de enero pasado –en el cual la empresa de Emilio Azcárraga Jean se deslinda de cualquier injerencia en el despido de Carmen Aristegui– y confirma que sí ejerció presiones desde 2006 sobre los directivos de Grupo Prisa, en particular sobre Raúl Rodríguez, entonces director de Televisa Radio.

–A ver si luego me ayudas a ver ahí el tema de W Radio, porque es increíble que aquí en nuestra propia casa sea donde tengamos todo eso. Sí, la verdad. Mucha gente se está rifando el pellejo, de adentro y de afuera –le expresa Javier Tejado Dondé, a la sazón director jurídico de Televisa (hoy director de Información) y uno de los artífices intelectuales de la finalmente frustrada Ley Televisa, a su interlocutor Joaquín Balcárcel, vicepresidente jurídico de Televisión del Grupo Televisa y miembro de la directiva de Sky.

–Que aquí adentro nos estén haciendo esto, se me hace una injusticia brutal –insiste Tejado.

–Sí, claro, no entiendo a esta mujer, pero bueno, lo que quieran… dime si quieren que hable con (Raúl) Rodríguez –ofrece Balcárcel, a quien se reconoce como apoderado y abogado general de Televisa, además de ser gerente general de Apuestas Internacionales.

–Es que, la verdad, la jefa de Raúl es ella –revira Tejado Dondé. Ya lleva un mes de incendiaria; desde hace un mes, va a todos los foros, nos mienta madres, pide que nos quiten canales (…) es el noticiero de los más escuchados en la radio. ¡Somos nosotros! Pues esto… ya me doy, la verdad…

De acuerdo con la grabación, Tejado Dondé está molesto con Carmen Aristegui porque en un foro de la UNAM, realizado un día antes de la conversación con Balcárcel, la periodista criticó la Ley Televisa y “pidió que sólo nos dejaran una cadena nacional y que nos quitaran todo lo demás. ¡Hazme el favor!”.

El foro fue organizado el 15 de febrero de 2006 en el Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades (CIICH) de la UNAM. En ese encuentro, Aristegui señaló que existía una actitud “timorata y tibia” entre los poderes Ejecutivo y Legislativo para abordar la legislación de los medios electrónicos.

“Es tabú hablar (de la reforma) de los medios en los medios electrónicos”, afirmó Aristegui, de acuerdo con la nota publicada por Juan Arvizu en El Universal al día siguiente.

En el foro participaron también los investigadores Fátima Fernández, Jacqueline Peschard, Aimée Vega Montiel y el propio director del CIICH, Daniel Cazés.

Conforme al texto de Arvizu, Aristegui nunca propuso que le quitaran a Televisa una de las dos cadenas nacionales que el Estado mexicano le dio en concesión, aunque la investigadora Fátima Fernández sí afirmó que de aprobarse la Ley Televisa “se consolidaría un poder mediático sin contrapesos”.

“Cobertura” para los partidos

La conversación telefónica revela, así mismo, que los partidos solicitaron a Televisa “coberturas políticas a cambio de apoyar la minuta”, y registra como positivo el hecho de que el entonces consultor de telecomunicaciones y asesor de TV Azteca, Javier Lozano –actual secretario del Trabajo y ahora interlocutor de los agricultores que impugnan el TLC–, apoyara la minuta.

–Creo que vamos bien. Mi balance es que los argumentos sobre la minuta están ganando, todos, porque no hay nada ahí ventajoso. Toda la industria de la radio y televisión, sindicatos, todos por unanimidad están a favor del proyecto. Bueno, ya pasó con los diputados por unanimidad –presume Tejado Dondé, identificado por los senadores como uno de los cabilderos más insistentes del consorcio.

–Lo que pienso un poquito son los tiempos políticos que los partidos desearían, cosas de coberturas políticas, a cambio de apoyar la minuta; lo político con lo estrictamente legislativo –abunda Tejado Dondé.

En su momento, los principales críticos de la ley, los senadores Javier Corral y Felipe Vicencio, del PAN; Manuel Bartlett y Dulce María Sauri, del PRI; Raymundo Cárdenas y Jesús Ortega, del PRD, denunciaron públicamente que Televisa presionó a los equipos de campaña de los candidatos presidenciales para que apoyaran la minuta.

La conversación revela que la petición expresa fue “coberturas” mediáticas, es decir, tiempo en pantalla para favorecer a quienes eran los principales candidatos: Felipe Calderón, Roberto Madrazo y Andrés Manuel López Obrador.

En el diálogo, Tejado Dondé no le precisa a Balcárcel cuáles eran los partidos que ofrecieron su voto a favor de la minuta a cambio de coberturas favorables. En la sesión del 30 de marzo, las fracciones del PRI y del PAN votaron divididas. Los 15 senadores del PRD votaron en contra de la minuta.

El “bandazo” de Lozano

–Ya se acabaron las audiencias públicas, ya están viendo si votan o no el asunto. Entonces, estoy en eso –presume Tejado Dondé. Algo que es muy importante: Javier Lozano, que estaba muy crítico, ya dio el bandazo y ya se pronunció a favor… con eso de sus jefes de TV Azteca...

En efecto, Javier Lozano fue uno de los primeros críticos de la iniciativa que se aprobó por unanimidad el 1 de diciembre de 2005 en la Cámara de Diputados.

“Es una ley retrógrada en la materia, que poco nos va a ayudar”, declaró Lozano el 10 de diciembre de ese año a Óscar Mario Beteta, de Radio Fórmula.

Presidente de la Cofetel durante el sexenio de Ernesto Zedillo, Lozano opinó el 2 de diciembre de 2005 que la Ley Televisa tenía un “trasfondo político” porque se eliminaba a los comisionados de la Cofetel para incorporar a cinco nuevos, inamovibles durante ocho años.

El “bandazo” de Lozano Alarcón se produjo, efectivamente, en las últimas audiencias públicas en el Senado. Aceptó que la minuta tenía “cosas positivas”. Y de ser “retrógrada” pasó a ser una ley “que contiene avances”.

“Mezquino sería afirmar, como muchos otros lo hacen, que este proyecto de reformas legales no contiene avances”, escribió Lozano en su artículo Consummatum est, publicado en El Universal el 27 de marzo de 2006, tres días antes de que se discutiera y aprobara la Ley Televisa en el Senado.

“El problema está en la letra chiquita, en la lectura entre líneas, en los silencios del pautado. Es el diablo que se esconde detrás de cada detalle”, sentenció Lozano.

En ese artículo, Lozano no se pronunció por votar en contra y consideró “improbable” el veto presidencial a las reformas que a la postre, en abril de 2007, serían consideradas anticonstitucionales por una mayoría de los 11 ministros de la Suprema Corte de Justicia.

El vínculo de Lozano con TV Azteca, propiedad de Ricardo Salinas Pliego, es mencionado por Javier Tejado. Este semanario documentó cómo Lozano favoreció a Unefon, empresa de Salinas Pliego, al otorgarle de manera irregular, en agosto de 1998 y en marzo de 1999, dos prórrogas para que pagara el saldo de una contraprestación por el aprovechamiento y explotación de bandas de frecuencia para telefonía inalámbrica.

En ese entonces, Lozano era presidente de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel). El documento con folio P/2909928/0218 acordó otorgar, en agosto de 98, una prórroga de 180 días para cubrir 80% de la contraprestación que Salinas Pliego debía pagar, y en marzo de 1999, mediante un oficio dirigido a Carlos Ruiz Sacristán, titular de la SCT, Lozano Alarcón le concedió a Unefon una nueva prórroga para pagar los 2 mil 96 millones de pesos (Proceso 1626).

“La red de protección”

La grabación telefónica que posee Proceso es distinta de las que dio a conocer El Universal el 1 de marzo de 2006 y que fueron llamadas “Operación Torniquete” por el rotativo. Las siete grabaciones que constituyeron ese expediente fueron realizadas en las mismas fechas que la conversación entre Tejado y Balcárcel (entre enero y febrero de 2006).

En ellas, el director jurídico de Televisa refiere cómo coaccionó a organismos como la Cámara Nacional de la Industria Electrónica, de Telecomunicaciones e Informática (Canieti), utilizando su influencia en empresas como Maxcom, Hewlett Packard y Marcatel, clientes de Televisa, para que la cámara enviara cartas de apoyo a la Ley Televisa.

En su conversación con Balcárcel, Tejado Dondé vuelve a presumir la “unanimidad” lograda. El motivo de la llamada es consultar al vicepresidente jurídico de Televisa y ejecutivo de Sky –la firma de televisión satelital del consorcio– para que apruebe el texto de “un primer borrador” de apoyo.

–Si ves bien, es un primer borrador –le sugiere Tejado Dondé a Balcárcel–. Está completamente distinta a todas las demás cartas que se han enviado. Se pulió eso, van en sintonía. Cada una trae elementos de por qué está bien la minuta para cerrar qué radio y televisión abierta, televisión restringida, telefonía, satélite… Todo el sector completo está apoyando la minuta. Con eso se crea una red de protección para que los senadores no tengan forma de escabullirse, porque todos los regulados opinaron.

Ahora, en vísperas de que la Cámara de Senadores vuelva a discutir reformas a las leyes de Radio y Televisión y de Telecomunicaciones, la “red de protección” de Tejado Dondé vuelve a operar.

Informes del Grupo Plural para la Revisión de la Legislación en Materia de Telecomunicación y Radiodifusión revelan que las presiones de Televisa, de la CIRT (en la cual Javier Tejado es hoy por hoy primer vicepresidente) y de otras empresas afines a los intereses de Azcárraga Jean buscan evitar que durante este período ordinario de sesiones se aprueben las modificaciones legales.

El pasado 13 de febrero, el actual presidente del Grupo Plural, el senador priista Ángel Aguirre, declaró: “no creemos que existan condiciones para presentar un proyecto de iniciativa” antes de que termine el período ordinario de sesiones, en abril de este año.

Carlos Sotelo, senador del PRD y presidente de la Comisión de Radio y Televisión, le reviró a Aguirre señalando que es un compromiso del Grupo Plural sacar la reforma a la ley de medios en el presente período ordinario. “Trabajamos para presentar una iniciativa. Ese fue el compromiso de todos, incluido el PRI”, recordó Sotelo.

Las presiones se incrementarán en los próximos días, a semejanza de lo ocurrido cuando Televisa buscó que aprobaran su ley “sin cambiar una sola coma”, y de manera muy similar a lo que sucedió en septiembre de 2007, cuando se opuso a las reformas constitucionales en materia electoral.

La diferencia, al menos para los operadores de Televisa, es que, ahora sí, ha sido despedida de W Radio Carmen Aristegui, “la vocera de los opositores”, como la calificó con sorna Tejado Dondé en su conversación telefónica.

En su reciente artículo publicado en Reforma, el 12 de febrero, Tejado Dondé niega que la salida de Aristegui haya sido un caso de censura.

Mas la grabación mencionada parece demostrar lo contrario, por lo que en seguida se transcribe íntegramente.

Las pruebas




“Javier, te paso con el licenciado…”, dice al teléfono la voz de una secretaria.

Javier Tejado Dondé (JTD): Hola, Joaquín.

Joaquín Balcárcel (JB): ¿Cómo estás?

JTD: Aquí en la batalla. Creo que vamos bien. Mi balance es que los argumentos sobre la minuta están ganando, todos, porque no hay nada ahí ventajoso. Toda la industria de la radio y la televisión, sindicatos, todos por unanimidad están a favor del proyecto. Bueno, ya pasó con los diputados por unanimidad.

Lo que pienso un poquito son los tiempos políticos que los partidos desearían, cosas de coberturas políticas, a cambio de apoyar la minuta; lo político con lo estrictamente legislativo. Y como no es una ley que en estricto sentido le parta de inmediato la madre a los medios electrónicos, particularmente a las televisoras, a las dos, por mucho de que la estén criticando… empezando por Aristegui, que en un foro de la UNAM pidió que sólo nos dejaran una cadena nacional y que nos quitaran todo lo demás. ¡Hazme el favor!

JB: Está loca… ¿Sigue en W Radio?

JTD: Sí, mano. Oyes la transcripción y es increíble. Ella es la vocera de todos estos grupos que han vivido durante 10 años de golpear a los medios electrónicos y ven que se les está acabando una forma de vida con esto, pues inventan cosas, empiezan a sacar cuestiones como el Chiquihuitazo, que si éramos soldados del PRI. Se configura un entorno… pues complicado, ¿no?

JB: Sí.

JTD: Ya se acabaron las audiencias públicas, ya están viendo si votan o no el asunto. Entonces, estoy en eso. Algo que es muy importante: Javier Lozano, que estaba muy crítico, ya dio el bandazo y ya se pronunció a favor… con eso de sus jefes de TV Azteca.

Vamos muy bien, nunca habíamos estado tan cerca, pero el que no está no está.

JB: Muy bien.

JTD: El otro día me fue muy bien y le fue bastante bien en su comparecencia. Te mandé una carta, sujeta a que le eches un ojo porque ya mandaron cartas todos los que son operadores de telefonía, los cableros, de televisión restringida.

JB: ¿Me la mandaste por e-mail?

JTD: Sí, por e-mail, ayer.

(Silencio mientras Balcárcel revisa la carta.)

JTD: Si la ves bien, es un primer borrador; está completamente distinta a todas las demás cartas que se han enviado, se pulió eso, van en sintonía. Cada una trae elementos de por qué está bien la minuta para cerrar qué radio y televisión abierta, televisión restringida, telefonía, satélite… Todo el sector por completo está apoyando la minuta. Con eso se crea una red de protección para que los senadores no tengan forma de escabullirse, porque todos los regulados opinaron.

JB: Ok. Déjame hablar con Armando.

JTD: Te lo agradezco mucho.

JB: ¿Algo más?

JTD: A ver si luego me ayudas a ver ahí el tema de W Radio, porque es increíble que aquí en nuestra propia casa sea donde tengamos todo eso. Sí, la verdad. Mucha gente se está rifando el pellejo, de adentro y de afuera…

JB: Sí, claro…

JTD: Que aquí adentro nos estén haciendo esto, se me hace una injusticia brutal.

JB: Sí, claro, no entiendo a esta mujer, pero bueno, lo que quieran… dime si quieren que hable con (Raúl) Rodríguez…

JTD: Es que la verdad la jefa de Raúl es ella. Ya lleva un mes de incendiaria; desde hace un mes, va a todos los foros, nos mienta madres, pide que nos quiten canales (…) es el noticiero de los más escuchados en la radio. ¡Somos nosotros! Pues esto… ya me doy, la verdad…

JB: ¿Quieres que le hable a Raúl?

JTD: Pues échale un grito, dile que leíste El Universal, en la síntesis, que está en los foros, que estuvo gruesísima, que le abre los micrófonos a puros de estos cuates opositores; entonces, qué onda. Yo creo que sí vale la pena. Yo ya le he hablado dos veces y, digo, el pobre Raúl no puede.

JB: ¡Qué horror!... Ta bueno, ya te consigo la carta de Sky...

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home