progressif

viernes, enero 25, 2008

Se impone síndrome Chimoltrufia en el PRIAN






Tomados de La Jornada, El Fisgón, Helguera y Rocha y El Universal, Helioflores.


Durante los seis años que el corrupto y ladrón Vicente Fox Quesada estuvo al frente de Los Pinos, no dejó de insistir en la “fortaleza” económica del país. La realidad es que México creció al peor ritmo en su historia reciente, por debajo del uno por ciento anual en promedio. Nada ha cambiado y el discurso del pelele Felipe Calderón Hinojosa es el mismo, “fortaleza” económica y crecimiento.

Sin embargo, los pronósticos de crecimiento son igual de mínimos en un país que ya no aguanta más sexenios de saqueos por parte del PRIAN, que a la par le han traído el tener un crecimiento de la economía igual al del país más pobre del continente: Haití.

Mientras que otras naciones avanzan a ritmos del 7 y 12 por ciento, México o hace al 2 y 3 por ciento en el mejor de los casos, muy a pesar de “todas la bondades” del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá.

Los índices inflacionarios del Banco de México siempre han estado a la baja en esta simulación de inflación controlada que sólo sirve para pagar menos intereses a los ahorradores –máximo 10 por ciento a plazo fijo-, mientras que el crédito se sitúa entre 32 y más del 200 por ciento anual.

La primera quincena del año no fue la excepción y el Banco de México aseguró que durante la misma los precios subieron un 0.27 por ciento. En comparsa los “analistas” de los bancos –sí los mismos que “justifican” el pago raquítico a ahorradores y los enormes cobros por préstamos- se apresuraron a decirse “sorprendidos” por tan baja inflación en un mes que se esperaba difícil. Nada más que para el ciudadano común la “inflación oficial” le tiene sin cuidado, lo que en realidad le preocupa es que en el mundo real no le alcance el dinero para cubrir sus necesidades.

Para que tengamos una idea de lo que valen nuestras voces en la “democracia mexicana”, el usurpador hizo caso omiso de organismos defensores de los derechos humanos y organizaciones de juristas que han señalado en forma reiterada la violación constitucional al mantener al ejército en las calles violanentando con total impunidad los derechos consagrados en la Constitución. En respuesta inequívoca, el espurio Calderón Hinojosa publicó un decreto por el cual los militares se mantendrán en las calles hasta 2012.

Sin embargo, en el plano económico las declaraciones sobre la inminente recesión económica en Estados Unidos hicieron recular al “vidente” que asaltó Los Pinos.



“Todo eso, amigas y amigos, nos va a permitir que esa adversidad que viene desde afuera no haga que México tropiece, sino que siga avanzando, quizás a menos velocidad en unos meses, cuando ese problema se resuelva allá, que pasará como muchos ciclos económicos, México tenga una economía que vaya cada vez más fuerte y cada vez más aprisa”.

La Jornada, 25 de enero de 2008.


Vancouver, Canadá, 24 de enero. Estados Unidos está al borde de una recesión y tiene 50 por ciento de probabilidad, o incluso más, de caer en ella, dijo el ex presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Alan Greenspan.

“Las probabilidades, definitivamente, han crecido desde el año anterior, cuando consideraba cerca de un tercio (de posibilidades)”, dijo Greenspan ante una audiencia en la ciudad canadiense de Vancouver.

“Creo que estamos en un punto en que nos encontramos en el borde o ya sobre (la recesión)”, y agregó que “la probabilidad de recesión es de 50 por ciento, tal vez más, pero aún no se manifiesta”.

La Jornada 25 de enero de 2008.



Declaraciones que nos recuerdan a las del ladrón y traidor Vicente Fox Quesada, que al estilo de la “Chimoltrufia” aseguraba: “dice una cosa, dice otra”. O en frase célebre del Salvaje de Guanaguato: “Puedo decir lo que quiera, al fin ya no importa. Ya me voy”.


En seguida dos colaboraciones tomadas del periódico La Jornada.



http://www.jornada.unam.mx/




El shock

Luis Javier Garrido


la entrega anticonstitucional que hiciera el gobierno de facto de un nuevo contrato para la perforación de 58 nuevos pozos petroleros a Halliburton, trasnacional de la cual es copropietario el vicepresidente de Estados Unidos Dick Cheney, y la cual se halla inmersa en múltiples escándalos de corrupción, confirma que la estrategia de la derecha en el poder para imponer el paquete de cambios neoliberales en México va a ir en todos los frentes.

1. En vísperas de la batalla de la primavera de 2008 por el petróleo mexicano, entre las grandes corporaciones trasnacionales que tienen en el gobierno pelele de Felipe Calderón un instrumento dócil y los sectores organizados de mexicanos que defienden los derechos de México a tener una vía propia de desarrollo y a que los recursos nacionales sean para beneficio de los mexicanos y no de unos cuantos intereses extranjeros, el gobierno de facto tiene como tarea fundamental crear las condiciones para que se dé la gran traición contra México, y para esto va a seguir la estrategia de shock que han impuesto en el mundo los ideólogos del neoliberalismo.

2. La estrategia del shock que se está utilizando en México es muy clara y va destinada a debilitar las resistencias de la sociedad ante las políticas antinacionales y antipopulares del gobierno espurio. En un contexto social deliberadamente planeado, en el que el pueblo de México se halla duramente golpeado por las políticas impuestas desde el poder en este 2008, y que van desde el gasolinazo y la entrada en vigor del capítulo agrario del TLCAN, hasta el clima de violencia generado ex profeso con la supuesta guerra contra el narco, que ni es “guerra” ni va contra “el narco”, sino que es una estrategia que busca amedrentar a la población, se cree que podrán imponerse las medidas que liquidan el proyecto nacional mexicano, y que no se pudieron imponer sino a medias durante los gobiernos de Salinas, de Zedillo y de Fox.

3. La violación sistemática del marco constitucional mexicano en este año por el gobierno de facto panista, atentando contra los derechos sociales e individuales, lo mismo buscando terminar con el derecho a la salud y a la seguridad social que con el derecho a la información, como ha acontecido con el caso de Carmen Aristegui, el hostigamiento a la revista Proceso o las amenazas al periodista Hermann Bellinghausen, indican que con tal de cumplir con los compromisos electorales que lo llevaron al poder por la vía del fraude está dispuesto a todo. Y ahí está como evidencia el hecho de que siguen como presos políticos y para vergüenza de México los luchadores sociales Ignacio del Valle, de Atenco, y Flavio Sosa, de la APPO, y que prosigue el hostigamiento de las comunidades zapatistas en Chiapas: para “disuadir” cualquier tentativa de protesta social.

4. La exigencia del capital trasnacional es, como se sabe, muy clara y supone suprimir todos los obstáculos constitucionales y legales para que las corporaciones petroleras puedan apoderarse plenamente del petróleo de México, regresándose a un escenario equiparable al existente antes de 1938, y ante esto el gobierno de facto sigue teniendo la alternativa en la cual han oscilado los tecnócratas neoliberales del PRI y el PAN en todos estos años, que es la de : a) lanzarse a la contrarreforma constitucional de los artículos 27 y 28, lo que no han podido hacer durante dos décadas o b) proseguir con las políticas de simulación y modificar textos legales secundarios y seguir violando de hecho el marco constitucional, como se viene haciendo desde 1988.

5. La entrega anticonstitucional de un nuevo contrato a Halliburton, que en 2006 había sido señalada por contribuir al financiamiento ilegal de la campaña de Felipe Calderón, y que sería por consiguiente un pago, confirma que los republicanos estadunidenses están impulsando en México de manera abierta estas políticas, descritas con precisión por Naomi Klein en su libro La doctrina del shock. El auge del capitalismo del desastre (Paidós, 2008).

6. La modificación de la Constitución mexicana para entregar el petróleo a las corporaciones extranjeras constituiría un gran triunfo para la administración agonizante de George W. Bush, que lograría con facilidad en 2008, a través de Felipe el pelele, lo que en Irak les ha costado a los estadunidenses décadas y miles de soldados muertos: el control de la riqueza petrolera.

7. La tarea inmediata del español Juan Camilo Mouriño, quien ha asumido en violación al marco constitucional la Secretaría de Gobernación, es doble: consolidar los acuerdos del gobierno espurio con los priístas de Carlos Salinas de Gortari en las dos cámaras, que tienen sus ejecutores en el senador Manlio Fabio Beltrones y el diputado Emilio Gamboa Patrón (lo que parece no tener mayor problema, pues las resistencias en el interior del PRI son muy reducidas), y enfrentar la inconformidad social, que parece el problema mayor.

8. El pacto PRI-PAN en el Congreso para entregar la industria petrolera no parece tener en el contexto actual más obstáculo que en la posición de algunos legisladores priístas, avalados por un sector entreguista del PRD, que aún sin oponerse al fondo de estas políticas sostiene que hay que seguir teniendo una posición gradualista: evitando los cambios constitucionales y prosiguiendo con el entreguismo de facto.

9. El obstáculo mayor para que pueda culminar esta traición a México se halla, como siempre, en la sociedad, y es ahí donde el gobierno de la derecha tiene el mayor temor, de ahí esa desaforada campaña en los medios, encabezada por Televisa y sus noticieros, que pretende confundir a los mexicanos ante lo que está aconteciendo.

10. Las dimensiones de la protesta social ante la entrega del petróleo mexicano, y en especial las posibles acciones del movimiento encabezado por Andrés Manuel López Obrador, constituyen para los equipos de Los Pinos y de Bucareli una incógnita, y aun y cuando los panistas están dirigidos en sus acciones desde Washington, se hallan ante lo impredecible: de ahí que se estén endureciendo y haciendo más crítico el contexto actual.

+++++++




Cobrador

Julián Bruschtein


Donde está la injusticia está el Cobrador imaginario, un impulso que busca el equilibrio desde la inhumanidad onírica de un semidiós. Rubem Fonseca lo desenterró del alma humana con la sagacidad de un clásico griego. ¿Por qué si la injusticia es cruel e irracional no puede anidar en el fondo del alma una fuerza contraria con la misma carga? Cobrador escribe: hambre, frustración, muerte, pobreza... Y busca matar para cobrar alguna de esas deudas. La injusticia y Cobrador tienen meta, objetivos, pero son irracionales, descontrolados. La injusticia no tiene explicación, simplemente es aceptada por costumbre, por la fuerza o por imposición cultural. Cobrador irrumpe, equilibra y revuelve el caos.

En la visión del escritor brasileño, llevada al cine por el director mexicano Paul Leduc, Cobrador no se propone transformar una sociedad plagada de injusticias. Aparece simplemente como un producto de ella que la contrapesa. Los sueños no tienen corrección política, están en una zona espectral de contornos difusos. Cobrador surge de esa zona de donde vienen todos los personajes de la mitología, donde la razón y los sentimientos interactúan de forma absurda pero inquietante, porque incorporan lo negado, lo incorrecto y vergonzoso. Por eso es infantil criticarle a Cobrador que no milite en un partido revolucionario: simplemente actúa, acecha al que le debe, se asume como el Dios Acreedor Supremo en un mundo donde la violencia se multiplica exponencialmente igual que la informática.

Dios no existe, pero está en la cabeza de todos. El acreedor supremo tampoco existe, pero está en la cabeza de todas las víctimas de la injusticia, en el deseo, la impotencia y el dolor. No es un programa político. Es el huracán turbio y furioso de la impotencia con el que se van a dormir los que perdieron su casa o los que ven a sus hijos en la misma miseria en la que se fueron sus vidas, los reprimidos por las dictaduras, los desplazados, los pisoteados o los trabajadores de las minas de oro de Bello Horizonte, como el protagonista de la película. Esa noche cerrarán los ojos y tendrán revancha.

Como el Cíclope o las sirenas de la Ilíada, Rubem Fonseca descubre un animal enroscado en el alma de los hombres. Un fantasma que se esconde detrás de sus rostros, un vector de violencia que los empuja. Lo descubre y le da nombre: Cobrador.

En la película de Leduc, junto a Cobrador aparece una hija de desaparecidos apropiada por represores. Es un agregado de Leduc porque ese personaje no está en el cuento de Fonseca. Se ha criticado al director mexicano por esa heterodoxia o por bajar a un plano tan concreto un relato de ficción casi sobrenatural.

Las fotos de Sebastiao Salgado convirtieron a los mineros de Brasil en un paradigma desaforado. Los cráteres inmensos en la selva, con cientos de hombres embarrados que hurgan la tierra y trepan en filas cargando bultos de piedras por escaleras de palos y sogas, conforman un escenario apocalíptico. La apropiación de hijos durante la dictadura, las Madres de Plaza de Mayo, los desaparecidos, tienen para los argentinos un significado concreto. Pero en el mundo, la fuerza voltaica de esas historias las incrusta en los miedos universales, en las sombras inasibles del terror inexplicable. Esa potencia las arranca de lo concreto para instalarlas en lo simbólico, como un clásico griego.

Son historias que fuera de Argentina se distancian de lo puramente testimonial y ocupan ese lugar de todos los miedos, todas las injusticias, todas las valentías y todas las locuras de un mundo saturado de violencia. En Argentina, la carga de esas historias es tan concreta que cuando se las toma con un simbolismo más genérico, a veces desconcierta. Pero fuera de Argentina, esa misma fuerza tiende a convertirlas en eso, metáforas dramáticas para situaciones humanas desbordadas.

En Cobrador, el minero brasileño se hermana en su sueño con la argentina hija de desaparecidos. Desde lo testimonial parece puro esquematismo traído de los pelos. Pero desde lo simbólico son torbellinos de energía desbordada, no hay incorrección política porque no hay programa para la acción. Lo cual también es desconcertante para los argentinos ya que siempre ha habido un reclamo no explícito de corrección política para los familiares de desaparecidos, el miedo a la revancha, el rechazo a la justicia por mano propia.

Esos enfoques posibles tan diferentes demuestran que, a pesar de los años, en Argentina todavía es difícil mirar estas historias con distancia, sin el detalle testimonial ni la rigurosa contextualización política. Al mismo tiempo, esas historias han traspasado fronteras, han salido del contexto que las originó y asumieron relatos nuevos, casi míticos, que se insertan en otros imaginarios. El mito y la realidad no son imágenes espejadas, aunque están relacionadas.

El texto fue publicado en el diario argentino Página/12, el pasado 11 de enero (www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/index-2008-01-11.html).

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home