progressif

lunes, diciembre 17, 2007

Ni gran economía, ni empleo, ni justicia, ni democracia. ¿Entonces cuál festejo?






Tomados de La Jornada, Helguera, Hernández y Rocha y El Universal, Naranjo y Boligán.


Un país militarizado con el pretexto de defender “la vida” –será la buena vida de los políticos y empresarios corruptos- y una opacidad en el rendimiento de cuentas, además de una escalada en los incrementos de los bienes y servicios es el saldo de este 2007 que termina y el primero del usurpador Felipe Calderón Hinojosa.

Datos de columnistas dedicados a la economía afirman que el próximo mes de enero traerá consigo aumentos en los precios de los productos, toda vez que los empresarios que no pagaban impuestos y que ahora lo harán –no nos referimos a los grandes empresarios monopólicos u oligopólicos que siguen intocables-, incrementaran el precio de sus productos y servicios con el fin de hacer su “cochinito” para sacar de ahí los impuestos. También se anticiparán al llamado gasolinazo y el incremento a la energía eléctrica lo que causará aumentos en cascada.

Por otro lado dicen que el TLCAN ha sido un rotundo fracaso gracias a la política antimexicana del PRIAN que permitió que en lugar de aumentar las empresas productoras, la mayoría desaparecieran y las que no, se “reconvirtieran” a meras importadoras de productos de Estados Unidos y Canadá. Es decir se desmanteló la industria mexicana, como ha sucedido con la textil, la del juguete y seguirá la del calzado por el embate de los productos chinos que llegan sin cumplir con los requisitos de ley con la complicidad del PRIAN.

También los alimentos enfrentarán su final en el rango de los granos y cereales, con la entrada en vigor a partir del 1 de enero de 2008 de la libre importación. Con ello el campo que está en la crisis más severa de la historia del país terminará por desaparecer.

Con este nefasto panorama tenemos aún la queja de los empresarios que por medio del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) dicen que las “reformas” fiscal y del ISSSTE no son suficientes para el capital extranjero que encuentra en otros países como Brasil mejores condiciones –dicen que de seguridad- para invertir.

En pocas palabras el país de ese populista de Luis Inácio Lula da Silva, el que iba a llavar a su nación a la bancarrota, recibe más inversiones que el México, del “presidente del empleo”, del que salvaría a la nación del peligro que representa Andrés Manuel López Obrador.

Estas son las quejas de los propios empresarios en un país donde ellos concentran la riqueza y monopolizan los bienes y servicios, por los cuales cobran sumas muy superiores a lo que cuestan en otras naciones y a pesar de que los costos de producción han quedado en la lona, como ha quedado el salario de los trabajadores en México. ¿Qué más pretenden las sanguijuelas que tenemos como “hombres de negocios”? Su queja es de no poder exprimirnos más.

En tanto, el desgobierno del pelele Felipe Calderón Hinojosa juega –como el ladrón Vicente Fox Quesada lo hizo y hace- con la “transparencia” y mientras por un lado dice “rendir” cuentas al pueblo, por el otro las dependencias del gobierno pirata se amparan para no dar la información a la que están obligadas. Confían en que los juicios duran hasta tres años, lo que en los hechos significa negar la información a la ciudadanía que paga y muy caro a unos funcionarios mediocres, corruptos y rateros.




El siguiente análisis fue tomado de la revista Proceso.









Lydia Cacho se apresta a dar la “batalla” ante organismos internacionales (Segunda y última parte)


soledad jarquín edgar

* "El Estado mexicano, incapaz de proteger las garantías mínimas de los ciudadanos”, afirma

Guadalajara, Jal., 17 de diciembre (apro-cimac).- Lydia Cacho camina presurosa por las calles de Mariano Otero. Apenas se detiene, saluda y sigue. Tiene prisa. Cruza una primera puerta en la Feria Internacional del Libro. Las y los reporteros gráficos la detectan y empiezan a disparar sus cámaras.

La resolución que emitió la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) dejó atrás las esperanzas, pero aún quedan las instancias internacionales, afirma la autora de Los demonios del edén, el libro que desató la ira del llamado “Rey de la Mezclilla”, Kamel Nacif, protector del pederasta Jean Surcar Kuri.

En una conversación telefónica grabada y reproducida en el diario La Jornada, que ahora puede verse en el DVD, Los demonios del edén, dirigido por Alejandra Islas, Kamel Nacif habla con Andrés Becerril, el empresario "depredadador" como lo califica la periodista Blache Petrich.

Advierte, refiriéndose a Cacho: "La voy a dejar loca hasta que la señora pida paz”.

--El dinosaurio sigue despierto, no se ha ido. ¿Has recibido amenazas? –se le pregunta a la periodista nacida en el Distrito Federal, quien hace más de 20 años decidió instalarse en el naciente emporio turístico de Cancún, Quintana Roo.

Cacho responde que no ha recibido amenazas, debido a que sus teléfonos están bloqueados de manera permanente. "Eso ayuda", dice en tono de burla.

Y explica: "Lo que si sabemos, por una fuente que mi abogado tiene, es que los abogados de Kamel Nacif y del pederasta y pornógrafo Succar Kuri han solicitado a la Corte una copia del dictamen. Y, aunque lo pueden bajar de Internet, necesitan una copia certificada. Intuimos que es para llevar una acción… Vamos a ver que sucede".

--¿Hacia dónde va este país?

--Hacia la conciencia social y la movilización en los asuntos de derechos humanos. Parece que ahora, más que nunca, la movilización responde a eso e incluye gente joven. Sin restarle importancia a nada, otros movimientos se relacionaban con la necesidad de adquirir derechos políticos, con libertad de expresión y movilización. Esta vez, se trata justamente por la violación de las garantías de los seres humanos.

--En derechos humanos en México, ¿vamos hacia atrás?

La periodista asegura que esa no es una percepción sólo entre la ciudadanía. Recuerda que Amnistía Internacional, Oxfam International y Human Rights Watch "han elaborado estudios de casos tan dramáticos como Oaxaca, Atenco y el de Ernestina Ascencio. Afirma que el “resultado de estas investigaciones es una violación sistemática a las garantías constitucionales de todas las víctimas de delitos".

Sobre su propio caso, señala: "El Estado mexicano se va descubriendo cada vez más como una entidad incapaz de proteger las garantías mínimas de todos los ciudadanos. Nos deja en indefensión jurídica, lo que es grave".

Cacho se refiere a la resolución de la Suprema Corte, que exoneró al gobernador de Puebla, Mario Marín, a quien Kamel Nacif agradece en una conversación telefónica por no rajarse y le manda de regalo "dos bellísimas botellas de coñac…".

En enero pasado, la Procuraría General de la República (PGR) detuvo la acción penal contra los policías judiciales que trasladaron a Lydia Cacho desde Cancún hasta la ciudad de Puebla y que, según denuncias, torturaron a la periodista.

Lydia Cacho sostiene que los judiciales están protegidos por su jefe Mario Marín, y duda que los jueces “puedan aplicar justicia”.

Con todo, Cacho dice que “ya se inició la nueva batalla”: la de los tribunales internacionales, y añade que, al cumplirse dos años de su detención –que denuncia en su libro Memorias de una infamia--, iniciará una nueva defensa de su caso frente al poder.

Lydia Cacho ha ganado diversos premios, como el Nacional de Derechos Humanos Sergio Méndez Arceo; el Yo Donna, de España, por su labor humanitaria en 2006, y el Ginetta Sagan Amnistía Internacional.

Señala que ha recibido más de 350 correos electrónicos de organismos nacionales e internacionales, los cuales están convocando a movilizaciones en Guadalajara, Monterrey, Puebla, Cancún y la ciudad de México.

“Yo no he llamado a ninguna movilización, pero si esto despierta la conciencia social, vamos a movilizarnos para evidenciar lo que está sucediendo, añade.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home