progressif

domingo, agosto 05, 2012

Cada vez más turbio...*


Tomado de La Jornada, Hernández.



Jenaro Villamil 

La complejidad de la trama relacionada con la presunta triangulación de recursos para financiar la campaña de Enrique Peña Nieto pasa por las componendas político-empresariales. La extraña muerte de Juan Armando Hinojosa García el 28 de julio último refuerza esta tesis. Íntimo amigo del candidato presidencial priista, el empresario era hijo de Juan Armando Hinojosa Cantú, beneficiado con multimillonarios contratos de obra por el gobierno mexiquense y que la edición 1865 de Proceso señaló como partícipe de la integración de un “fondo financiero para la campaña presidencial” priista. A la par de estos nexos entre política y negocios, Proceso documenta la creación de más empresas fachada inscritas en el cada vez más turbio eje Monex-PRI-Peña Nieto. 

En pleno litigio por la trama de una red de empresas “fantasma” y presuntas operaciones millonarias para triangular fondos de la campaña presidencial priista, el círculo político y empresarial más íntimo de Enrique Peña Nieto registró la primera muerte trágica tras las elecciones del 1 de julio. 

El helicóptero Augusta 109, matrícula XA-UQH, en que viajaba el joven empresario Juan Armando Hinojosa García, amigo y beneficiario de negocios junto con la red empresarial de su padre, Juan Armando Hinojosa Cantú, por más de 23 mil millones de pesos en el gobierno de Peña Nieto, se desplomó el 28 de julio último en los límites del municipio de Jiquipilco y Villa del Carbón. 

El nombre de Hinojosa García y de su padre, dueño del grupo HIGA, fue citado por los reporteros Jesusa Cervantes y José Gil en la edición 1865 de Proceso como partícipe de la integración de un “fondo financiero para la campaña presidencial” junto con las empresas OHL, de origen español, y el Grupo de Abogados Profesionales (GAP), de Gabino Fraga Mouret, presuntamente implicado en el escándalo del caso Monex. 

Fue la primera vez que el nombre del joven de 30 años salió a colación en la trama del Monexgate como parte de una triangulación de fondos que utilizó depósitos en el extranjero. 

Hinojosa García se retiró alrededor de las 23:00 horas de la hacienda Cantalagua, ubicada en el municipio michoacano de Contepec, tras asistir a una fiesta privada para festejar el cumpleaños 46 de Enrique Peña Nieto y el próximo de su esposa, la actriz Angélica Rivera. 

En ese cónclave estuvieron, entre otros, la dirigente vitalicia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, Elba Esther Gordillo; el operador tras bambalinas de Peña Nieto, Luis Enrique Miranda Nava; el coordinador general de la campaña peñista, Luis Videgaray Caso, y hasta Ernesto Némer Álvarez, secretario general de Gobierno en la administración de Eruviel Ávila. 

Entre los temas tratados, según testigos de la reunión que pidieron el anonimato, se planteó la posibilidad de una alianza entre los diputados del Panal –partido patrocinado por Gordillo–, del PRI y del Partido Verde para lograr la mayoría de 251 legisladores en la Cámara de Diputados, ya que hasta ese momento sólo contaban con 250 entre los tres partidos. 

El proyecto se concretó cuatro días después, cuando la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, con sede en Toluca, revirtió el triunfo del candidato perredista Armando Cervantes Punzo en el Distrito 6 de Coacalco y se lo otorgó al priista Roberto Ruiz Moronatti, luego de anular la votación en tres casillas del distrito. 

La Hacienda Cantalagua, propiedad de Mayolo R. del Mazo Alcántara, primo del exgobernador Alfredo del Mazo González y de los magnates del transporte privado del Estado de México, se ha convertido en uno de los sitios predilectos de descanso y encuentros privados de Peña Nieto. 

En el reconstruido casco de una hacienda del siglo XVIII acude a jugar golf la mayoría de los políticos del Grupo Atlacomulco, incluyendo al propio Peña Nieto. En el fraccionamiento aledaño tiene sus propiedades buena parte de la clase pudiente del Estado de México. 

Fue el mismo sitio donde Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera, La Gaviota, organizaron una de las dos fiestas privadas con motivo de su matrimonio. En octubre de 2011 se celebró ahí la boda de Verónica Némer Monroy, hija de Ernesto Némer y Carolina Monroy del Mazo. Al festejo asistió el exgobernador Arturo Montiel. 



Recurrencia de accidentes




De acuerdo con la versión oficial del accidente en que falleció Hinojosa García, difundida a través de los medios mexiquenses, el empresario abordó el helicóptero Augusta la noche del sábado 28 para cumplir con un compromiso personal. Lo acompañaban el piloto Rodolfo Caballero Hernández y el copiloto Miguel Ángel Rodríguez López. 

A las 7:00 horas del domingo 29 de julio se encontró la aeronave desplomada en los límites de Jiquipilco y Villa del Carbón, en las inmediaciones de la carretera Jiquipilco-Temoaya. Los tres ocupantes murieron. La torre de control del aeropuerto de Toluca indicó que se había perdido comunicación con el aparato 60 minutos después de haber despegado de la hacienda Cantalagua. 

El primero en confirmar la muerte del joven empresario fue el gobernador Eruviel Ávila, quien colocó un mensaje en Twitter: “Envío mi más sincero pésame a la familia Hinojosa García, por la pérdida de su hijo Juan Armando. Reciban un abrazo solidario”. 

Peña Nieto escribió en la misma red social: 

“Con profundo dolor, nuestras más sentidas condolencias a la familia Hinojosa García por la sensible e irreparable pérdida de Juan Armando.” 

A las 13:30 horas del mismo domingo, el cuerpo de García Hinojosa llegó a la catedral de Toluca. El evento fue privado. No se permitió el acceso a los medios de comunicación. Consternado, Peña Nieto llegó junto con Eruviel Ávila, su sucesor en la gubernatura. Sólo el mandatario hizo algunas declaraciones a la prensa. Se comprometió a revisar y reestructurar las rutas áreas de la entidad. 

En los últimos 12 años, empresarios, funcionarios públicos federales y estatales, pilotos y copilotos han perdido la vida en nueve accidentes aéreos en distintos municipios del Estado de México. Tres de los siniestros ocurrieron en helicópteros modelo Augusta. 

En la lista de los fallecidos se encuentran el titular de la Secretaría de Seguridad Pública foxista Ramón Martín Huerta, el 21 de septiembre de 2005; el secretario de Gobernación Francisco Blake Mora, el 11 de noviembre de 2011 en el municipio de Chalco; los empresarios Moisés Saba Raffoul, Alberto Saba Raffoul y Humberto Saba, el 11 de enero de 2010 en el Monte de las Cruces, y el director general de Seguridad Pública y Tránsito en el gobierno montielista, Hugo Piña Luna, quien murió el 22 de marzo de 2000 tras desplomarse el helicóptero Relámpago en que viajaba. 

En un breve comunicado, la Procuraduría General de Justicia del Estado de México informó que iniciaba “las primeras diligencias para la investigación de este lamentable accidente”, al tiempo que personal de Servicios de Emergencia de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) de la entidad acudió al sitio el 31 de julio para recabar evidencias que determinaran las causas del desplome. 

Versiones extraoficiales indican que el helicóptero Augusta 109 fue el mismo en el que llegó Peña Nieto a la hacienda Cantalagua en compañía de su esposa Angélica Rivera, y que fue el propio exmandatario mexiquense quien le sugirió a Hinojosa García utilizar la aeronave. 

Originalmente, señalan estas versiones que se ventilan en los círculos políticos de Toluca, Peña Nieto debió haber viajado en el helicóptero. Desde 2005, al inicio de su gobierno, utilizó las aeronaves de la empresa Eolo Plus, propiedad de los Hinojosa, por las que pagaba alquileres millonarios. Eolo únicamente había registrado un percance: el 27 de enero de 2011 uno de sus helicópteros se desplomó en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. La aeronave con matrícula XA-KLA quedó sin combustible. Los tripulantes salieron ilesos. 

La renta de aeronaves de Eolo fue evidente durante la campaña de Peña Nieto. El periódico Reforma publicó el 17 de abril último que tan sólo el alquiler de esas aeronaves, tras 54 horas de vuelos privados, ascendía a 3 millones 510 mil pesos. Esta información provocó que el PAN y el Movimiento Progresista interpusieran una queja ante el Instituto Federal Electoral. 

Peña Nieto suspendió su asistencia a un mitin de cierre de campaña en Tabasco, en junio pasado, por “fallas técnicas” del helicóptero privado en el que se iba a desplazar, perteneciente a la empresa Eolo. 

Hinojosa García no nada más le rentaba las aeronaves a Peña Nieto. También fue el responsable de logística de su equipo de campaña y, al parecer, puso a su servicio una flotilla de aviones para viajar a Miami. Tan sólo entre enero de 2010 y febrero de 2012 Peña Nieto realizó más de 150 vuelos en los aviones privados Challenger XAOHS, Falcón 50 XAPRR y Grumman V XAOEM; más de 60 de esos vuelos fueron para acudir a bodas, viajes de descanso a Miami y otros países, donde en su mayor parte viajó en compañía del empresario Juan José García Hinojosa, padre del joven fallecido. 



Conexiones de familia




El domingo 29 sólo algunos medios impresos destacaron la relación empresarial y de amistad entre los Hinojosa y Peña Nieto. Dos días después el hecho se había olvidado y Peña Nieto redactaba tweets para felicitar a las clavadistas mexicanas participantes en los Juegos Olímpicos de Londres, pero confundiendo sus nombres. 

En los periódicos de mayor circulación aparecieron esquelas del PRI, del gobierno del Estado de México y de otros grupos empresariales, pero se canceló toda información reciente tanto del desplome del helicóptero como del encuentro en la hacienda Cantalagua. 

En su columna Astillero –que no apareció publicada en su espacio original en La Jornada el 30 de julio pasado pero circuló en redes sociales, en el blog del periodista y en otros diarios del interior de la República que la reproducen– Julio Hernández recuerda que Juan José Hinojosa Cantú se convirtió “en el beneficiario mayor de los procesos de adjudicación de obras y negocios públicos durante las administraciones de Arturo Montiel y de Enrique Peña Nieto (Miguel Alvarado publicó en junio de 2011 una buena relatoría, titulada Hangar Eolo, en Semanario Nuestro Tiempo). 

“El hijo, ahora difunto, puso al servicio del candidato presidencial priista, entre otros rubros, el de la transportación aérea faraónica, tanto para viajes personales –sobre todo a Miami– como en la campaña recién terminada –el aparato accidentado la noche del sábado reciente fue utilizado varias veces por EPN–. Pero las relaciones empresarial y electoralmente peligrosas no quedan allí: su empresa Eolo forma parte del grupo Higa, que entre otros negocios con dedicatoria se encargó de construir el aeropuerto de Toluca junto con la española OHL –cuyas artes de salpicadura de ganancias también llegan a la capital del país– y el Grupo de Abogacía Profesional de la peñanietista familia Fraga, que a su vez forma parte del entramado que desemboca en Monex y el dinero lavado para pago de los operadores electorales del fraude extracasillas del pasado 1”, relató Julio Hernández. 

El periodista recordó también que Hinojosa García contrajo matrimonio en noviembre de 2007 con Rosa Herrera Borunda, hija del entonces gobernador de Veracruz, Fidel Herrera, en presencia del propio Peña Nieto. La pareja se divorció dos años después. 

En la parte medular de la columna, el autor de Astillero reflexionó: 

“La condición de Hinojosa Cantú, de depositario de grandes secretos financieros de la familia política priista que busca encaramarse en la Presidencia de la República a partir de diciembre próximo, ha hecho que la muerte de su hijo, el joven Hinojosa García, haya sido de inmediato acogida por la especulación popular como un hecho propio de guiones del novelista Mario Puzo. 

“El primer salinismo tuvo en su etapa final muertes políticas hasta ahora entendidas más como ajustes de cuentas o peleas en las élites que como simples asesinatos: el cardenal Posadas, el candidato Colosio, el familiar Ruiz Massieu. El foxismo vio caer en helicóptero a su secretario de Seguridad Pública, el guanajuatense Ramón Martín Huerta, en septiembre de 2005, en las inmediaciones de San Miguel Mimiapan, Estado de México. Y el calderonismo vio truncada el 4 de noviembre de 2008 su carta fuerte para la sucesión, Juan Camilo Mouriño, quien ocupaba la Secretaría de Gobernación, al igual que Francisco Blake Mora, quien cayó en noviembre de 2011.” 

Otra versión del helicopterazo, publicada en El Universal por Carlos Loret de Mola el 3 de agosto indica que, según fuentes cercanas a la investigación oficial, “todo apunta a una negligencia de los pilotos, quienes no habrían encendido todos los instrumentos de navegación a su disposición, lo que les habría causado chocar contra las copas de los árboles y perder el control en una zona boscosa de Jiquipilco-Temoaya. La nave no prendió fuego y los cuerpos fueron reconocibles”.

El periódico digital Alfa Diario, del Estado de México, fue de los pocos que recordó la vinculación trágica entre los gobiernos de Peña Nieto y el del veracruzano Fidel Herrera, exsuegro de Hinojosa García: 

“Juan Armando Hinojosa García era un joven empresario de 30 años de edad, que estuvo casado con la hija del exgobernador de Veracruz Fidel Herrera, de quien se divorció hace dos años y actualmente vivía en el fraccionamiento Providencia de Metepec. 

“Con este hecho parece que entre el estado de Veracruz y el Estado de México hay una conexión trágica, fue justamente en esa entidad donde fueron asesinados cuatro policías de la entonces Agencia de Seguridad Estatal (ASE), quienes custodiaban a los hijos, suegros y cuñada de Peña Nieto en mayo de 2007, además el ahora virtual presidente de México perdió las elecciones presidenciales a nivel estatal (en Veracruz), y finalmente el exyerno de Fidel Herrera pierde la vida en forma fatal.” 



Red empresarial 



La conexión empresarial de la familia Hinojosa no se limita al Estado de México. Se extiende a Veracruz, a Tijuana e incluso a Perú, donde el Consorcio IGSA Medical de ese país, propiedad de Hinojosa Cantú, consiguió en abril de 2011 una concesión para tratar a pacientes renales hasta por 30 años. 

Originario de Reynosa, Tamaulipas, Hinojosa Cantú llegó al Estado de México invitado por el entonces gobernador Alfredo del Mazo González, a quien le hace trabajos de serigrafía mediante su empresa PAACSA, la primera compañía de Grupo HIGA. 

El primer rastro de la participación de Hinojosa Cantú en una campaña priista data del 13 de julio de 2000, cuando donó 406 mil 940 pesos para apoyar al tricolor, según los registros del IFE sobre aportaciones de simpatizantes. 

El gobierno de Arturo Montiel (1999-2005) incorporó a la empresa Constructora Teya, de Hinojosa Cantú, al exclusivo “Consorcio Integrador del Ramo de la Construcción”, un grupo de 49 constructores que recibieron las licitaciones más importantes para la obra pública durante ese gobierno. 

A partir de entonces se conforma el consorcio HIGA, que incluye las empresas Publicidad y Artículos Creativos, S.A. de C.V. (PACSA); Constructora Teya, Mezcla Asfáltica de Alta Calidad, S.A. de C.V. (MAACSA), y Señales y Mantenimiento, S.A. de C.V., para dar servicio a las carreteras concesionadas. 

El 24 de mayo de 2006, Hinojosa Cantú fundó la empresa Eolo Plus para la renta de aeronaves privadas en sociedad con David Peñaloza de Tribasa y Grupo Hermes de los Hank Rohn, herederos de la fortuna del exgobernador Carlos Hank González. 

De acuerdo con su página en internet www.eolo.com.mx, Eolo “es una empresa de servicios FBO y taxi aéreo ubicada en la ciudad de Toluca… Contamos con los más altos estándares de calidad para satisfacer las necesidades de aviación ejecutiva en México”. 

Las imágenes de la infraestructura de Eolo muestran servicios de hangares techados, distintos tipos de flota aérea según las necesidades de los ejecutivos, y renta de aulas para “conferencias y eventos privados”. 

Eolo Plus no sólo tuvo como principal cliente al gobierno mexiquense. En 2007 firmó dos contratos con el gobierno de Veracruz encabezado por Fidel Herrera para transportar a los funcionarios, con un costo de 2 millones 400 mil pesos por 110 días naturales, entre septiembre y diciembre de ese año. 

Según uno de esos contratos, Eolo tenía inventariados un par de aviones Hawker 800 con capacidad para ocho pasajeros; dos Lear Jet modelo 25 y otro modelo 35 para ocho pasajeros cada uno; un Lear Jet modelo 60 y un helicóptero Augusta Power 109 para seis pasajeros. 

Durante el gobierno de Peña Nieto (2005-2011), los Hinojosa se convirtieron en los amigos y empresarios consentidos del sexenio. Bajo el esquema de las llamadas Sociedades Público-Privadas, la administración peñista le dio la concesión a HIGA de los dos hospitales regionales más grandes, el de Zumpango e Ixtapaluca, por los cuales se erogaron más de 8 mil millones de pesos. 

Se trató de un sobreprecio que fue denunciado por la oposición en el Congreso estatal. Tan sólo por el hospital de Zumpango, el fallecido Hinojosa García debía cobrar al gobierno mexiquense 281 millones de pesos anuales durante 25 años. 

En 2011, en plena campaña electoral estatal, la Procuraduría General de la República detuvo a Jorge Hank Rohn, el polémico dueño del Grupo Caliente y exalcalde priista de Tijuana, por presunta posesión ilegal de armas. La misma dependencia filtró que había un vínculo entre Hank e Hinojosa en el aeropuerto de Toluca, donde la constructora Teya participó. 

Según la información, el Gulfstream 300, un lujoso jet privado de Hank Rohn con capacidad para 14 personas, era rastreado por la agencia antidrogas estadunidense (DEA) cada vez que aterrizaba en el hangar 62, calle 7, del aeropuerto de Toluca, base de operaciones de la empresa Eolo. 

Tras conocerse esta información, la aeronave de Hank Rohn no volvió a utilizar los servicios de la empresa perteneciente a los Hinojosa. (Con información de Jesusa Cervantes). 

*Tomado de la revista Proceso.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home