progressif

martes, enero 05, 2010

Despilfarro: la voraz estrategia del PRI*



Tomados de La Jornada, Hernández y Rocha.

Carlos Acosta y Jesusa Cervantes

La estrategia electoral del PRI para 2010 se encuentra en marcha y aceitada. Empezó por garantizar, desde la Cámara de Diputados, que lleguen millonarias sumas federales a los gobiernos de las entidades que tendrán comicios y que son administrados por miembros del partido tricolor. Continuó con hacer más laxas las reglas para que los gobernadores puedan echar mano de esos recursos y realicen obras que atraigan sufragios. Y cerró la pinza al conseguir que el encargado de revisar el destino de ese dinero, el nuevo titular de la Auditoría Superior de la Federación (Juan Manuel Portal), sea alguien cercano al coordinador de los legisladores priistas, Francisco Rojas.



MEXICO, D.F., 2 de enero (proceso).- El primer periodo de sesiones de la LXI Legislatura de la Cámara de Diputados lo manejó el PRI con el fin de obtener ventajas en las 15 elecciones locales que se realizarán en 2010 y que pueden permitirle recuperar la Presidencia de la República en el año 2012.

La primera parte de su estrategia consistió en ubicar a un alto número de sus diputados en las principales comisiones que se encargarían de destinar millonarios recursos a los gobernadores priistas, a fin de que ellos, a su vez, puedan decidir sobre el presupuesto y hacer campaña electoral con las obras que efectuarán.

Por último, el PRI cerró la pinza con la elección de quien supuestamente se encargará de verificar que no haya desvío de tales recursos para los procesos electorales: el responsable de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), Juan Manuel Portal, quien si bien no es militante de este partido, sí tiene cercanía con el coordinador de los 237 legisladores priistas, Francisco Rojas.

Lo anterior forma parte del análisis que hace Mario Di Costanzo, diputado por el Partido del Trabajo y especialista en la distribución del Presupuesto de la Federación, quien señala que el plan de los priistas es ganar las 12 gubernaturas que estarán en juego este año y de ahí saltar a la operación para recobrar la Presidencia de la República.

A su vez, Juan Pardinas, director de Análisis de Finanzas Públicas del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), aunque no habla del posible uso de ese dinero en las contiendas electorales, sí afirma que con la confección del presupuesto federal para 2010 “se está dejando el total del gasto público en manos de los gobernadores”.

En consecuencia, “aunque ya no tenemos caudillos militares como en la época de la Revolución, sí contamos con caudillos presupuestales, dueños de sus feudos”, sostiene Juan E. Pardinas, doctor en gobierno por la London School of Economics.

Pardinas advierte asimismo que el gobierno de Felipe Calderón, “por llevar la fiesta en paz, está cediendo a todo. El presidente se está volviendo un objeto de burla de los gobernadores, y las instituciones federales no reaccionan”.

Tras subrayar que no resulta claro qué impacto tendrán tales recursos y la revisión del gasto que ejerzan los gobiernos estatales, dice que forman parte del presupuesto más elevado de la historia (3 billones de pesos), y que resulta preocupante que el ejercicio de una parte importante de esa cifra sea cedido a los gobernadores.

Ahora, continúa, no sólo se trata de gastar mucho dinero sobre las rodillas, sino también de ceder a los gobernadores la responsabilidad de manejar enormes cantidades del gasto público, de modo que en la actualidad los mandatarios estatales “dirán al gobierno federal: ‘ve y cobra a los contribuyentes y nosotros nos gastamos la lana’”.

Los estados más beneficiados

De acuerdo con los últimos documentos que expidió la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, donde aparece la asignación final de recursos para los estados que aprobaron los diputados del PRI y del PAN, las entidades donde habrá elecciones en 2010 son las más beneficiadas.

Por ejemplo, el estado de Veracruz, donde se realizarán comicios para sustituir al priista Fidel Herrera Beltrán, recibirá 59 mil 447 millones 930 mil 939 pesos. (Veracruz es la tercera entidad más poblada del país, después de Edomex, que recibirá 101 mil 394 millones 670 mil 45 pesos, y el Distrito Federal, que obtendrá 67 mil 610 millones 738 mil 295, aunque en estas dos últimas entidades no habrá procesos electorales este año.)

A Veracruz le sigue en monto presupuestal el estado de Chiapas, gobernado por Juan Sabines, quien llegó al cargo por el PRD pero se ha distanciado del mismo; el monto que logró negociar fue de 44 mil 705 millones 690 mil 356 pesos. El 3 de octubre de este año Chiapas deberá renovar diputaciones y ayuntamientos.

En tercer lugar está Puebla, entidad que el 4 de julio no sólo elegirá ayuntamientos y renovará la Cámara local, sino que además elegirá a quien sustituirá al gobernador priista Mario Marín. Puebla, la cuarta entidad con mayor número de votantes, recibirá este año 42 mil 399 millones 845 mil 91 pesos.

Luego se ubica Oaxaca, gobernado por el priista Ulises Ruiz, quien podrá disponer de un presupuesto de 36 mil 163 millones 807 mil 272 pesos y tendrá injerencia en la renovación de ayuntamientos, Congreso y gubernatura.

Tamaulipas, que captará 28 mil 120 millones 955 mil 89 pesos, también celebrará elecciones para gobernador, ayuntamientos y Congreso. Mientras esta entidad, gobernada por el priista Eugenio Hernández Flores, tiene el quinto lugar en cantidad de recursos durante el año electoral, el sexto lo ocupa Chihuahua, gobernada por el priista José Reyes Baeza Terrazas, quien podrá echar mano de los 27 mil 50 millones 280 mil 207 pesos que se le destinaron, durante las contiendas por la gubernatura, el Congreso y los ayuntamientos.

Con 25 mil 880 millones 244 mil 77 pesos, le sigue Sinaloa, encabezada por el priista Jesús Aguilar Padilla. Este año habrá allí

nuevos diputados, ayuntamientos y gobernador.

Otro estado que recibirá una cantidad similar pero que es gobernado por un panista, José Guadalupe Osuna Millán, es Baja California. Recibirá 25 mil 197 millones 178 mil 237 pesos, y aunque no tendrá elección para gobernador, sí renovará el Congreso local, actualmente con mayoría panista, y sus cinco ayuntamientos.

Yucatán fue igualmente favorecido por los diputados federales en la asignación de 17 mil 467 millones 497 mil 352 pesos, aunque esa entidad, gobernada por la priista Ivón Ortega Pacheco, sólo organizará comicios para renovar ayuntamientos y el Congreso el próximo 16 de mayo.

De manera similar, Durango, gobernado actualmente por el priista Ismael Hernández Deras, y donde se contenderá por la gubernatura y la renovación del Congreso y los ayuntamientos el 4 de julio, dispondrá de 17 mil 358 millones 735 mil 593 pesos.

Zacatecas, administrado por la gobernadora perredista Amalia García, tendrá comicios para elegir mandatario estatal, diputados y ayuntamientos el 4 de julio, y en sus arcas aparecerán este año, gracias a las intensas negociaciones emprendidas por los legisladores perredistas, 16 mil 584 millones 477 mil 430 pesos.

Dos de las entidades menos favorecidas con recursos federales que tendrán elecciones para la gubernatura son: Aguascalientes, gobernado aún por el panista Luis Reynoso Femat, quien recibirá 11 mil 721 millones 343 mil 482 pesos, y Tlaxcala, que renovará las tres posiciones. Esta entidad, actualmente encabezada por el panista Héctor Ortiz Ortiz, tendrá 10 mil 887 millones 179 mil 282 pesos.

La estrategia priista

El diputado petista Mario Di Costanzo describe en entrevista la forma en que operó el PRI en la Cámara de Diputados para allegarse enormes sumas con miras a los procesos electorales de 2010, como preámbulo para la recuperación de la Presidencia de la República en 2012.

Recuerda que durante las negociaciones del pasado mes de septiembre, mientras el PRD y el PAN se peleaban por encabezar las comisiones de Presupuesto y de Hacienda de la Cámara de Diputados, el PRI procuró ubicarse en otras que le resultaron claves para que sus gobernadores pudieran manejar millonarios recursos.

Así, el PRI peleó por la Comisión de Agricultura y Ganadería de la Cámara de Diputados, al frente de la cual quedó el líder nacional de la Confederación Nacional Campesina, Cruz López, quien logró que el Ejecutivo federal reasignara a los gobiernos estatales 97 mil millones de pesos.

A su vez, la Comisión de Recursos Hidráulicos, presidida también por un priista, el sinaloense Óscar Lara Aréchiga, trabajó para conseguir que 34 mil 342 millones 501 mil 297 pesos vayan a parar a los estados.

Igualmente, la Comisión de Comunicaciones, al frente de la cual se halla el diputado priista José Rubí Salazar, negoció recursos para carreteras que alcanzaron la suma de 50 mil 776 millones 933 mil pesos.

De manera simultánea, el PRI operó para hacer más laxas las reglas de operación de los programas sociales mediante los cuales los gobernadores pueden tener injerencia en el destino del gasto aprobado, sostiene el diputado Di Costanzo.

Y puntualiza: “La operación política para abrir los candados se hizo en estas y otras comisiones, aunque desde septiembre el PRI anunció en tribuna que modificaría la Ley de Coordinación Fiscal para hacer ‘menos rígido’ el uso de los recursos. La ley no se ha cambiado, pero fue el anuncio de lo que luego propondrían los diputados en dichas comisiones”.

De manera que, al elaborar el decreto de presupuesto, el PRI consiguió, por ejemplo, que ya no sea necesario que los estados aporten en lo inmediato la parte que les corresponde para recibir los fondos federales, además de que ya no estén obligados a la transparencia, es decir, a justificar el uso de los mismos.

Di Constanzo explica que el PRI pudo realizar esta operación política y efectuar los cambios que eliminaron los candados porque ese partido cuenta con mayoría de diputados en las comisiones involucradas, mientras que “la Comisión de Presupuesto sólo se encargó de cuadrarles los números”.

Pero la estrategia del PRI, continúa Di Costanzo, no paró ahí, sino que redondeó su trabajo con la elección de Juan Manuel Portal como nuevo auditor superior de la Federación.

El diputado Di Costanzo, quien participó en las discusiones que culminaron el pasado 15 de diciembre con la elección por mayoría de Portal, relata que el domingo 13 de diciembre los coordinadores de PRI, PAN y PRD se reunieron para discutir una terna.

El PRI presentó primero como candidato a Raúl Robles Segura, quien había trabajado como contralor de Pemex, empresa de la que fue director el actual coordinador de los diputados priistas, Francisco Rojas. “Al conocerse este vínculo, el propio PRI lo sustituyó por Juan Manuel Portal”, refiere el legislador.

Los otros dos de la terna fueron Julián Olivas Ugalde –a quien el propio Di Costanzo impugnó por tener vínculos político-familiares con uno de los funcionarios del actual mandatario del Estado de México–, y José Luis Nava, actual responsable de Obra Pública de la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

Este último contaba con la simpatía del PT, pero no de las tres principales fuerzas políticas. El PRD descartó a Olivas Ugalde por su cercanía con el gobierno de Enrique Peña Nieto, pero en el proceso de estira y afloja terminó apoyando a Juan Manuel Portal.

Sin embargo, Portal, quien desde 2001 ha laborado en la ASF al lado del auditor saliente, Arturo González de Aragón, fue la carta fuerte del PRI y de Francisco Rojas, pues al igual que Robles Segura había estado con él en Pemex.

Los panistas confesaron a Di Costanzo que no les simpatizaba Portal, pero, dijeron, “Calderón ya le dio el visto bueno”, además de que la coordinadora de la diputación panista, Josefina Vázquez Mota, lo había conocido cuando él auditó sus cuentas al hallarse al frente de la Sedesol, comenta el diputado.

De modo que, con la llegada de Portal a la ASF, el PRI cerró la pinza de su estrategia para el 2010 y el 2012, que necesariamente pasó por la distribución del presupuesto.

Será justamente Portal el encargado de verificar que los millonarios recursos que irán a parar a los gobiernos estatales no se desvíen para los procesos electorales ni se utilicen de pantalla para ganar votos.

“Aunque el PRI siempre ha manipulado los recursos federales, ahora dispone de un auditor que, si bien no es de su partido, sí es un viejo conocido que se pondrá a prueba. Eso, sin contar con que las reglas de operación para el manejo de los recursos las cambió el PRI, las hizo laxas, lo cual nos hace pensar que de nuevo meterá mano en el dinero con fines totalmente electorales en el 2010 y para estar más fortalecido en el 2012. Juan Manuel Portal será el encargado de vigilar que los más de 97 mil millones de pesos que el PRI logró reasignar y que fueron a parar a los gobiernos de los estados no terminen siendo usados para el proselitismo partidario”, concluye Di Costanzo.



*Tomado de la revista Proceso.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home