progressif

sábado, noviembre 03, 2007

AMLO: Corrupción de años, detrás de la tragedia en Tabasco**




Tomados de La Jornada, El Fisgón, Helguera y El Universal, Omar.


rosalía vergara

* Los gobiernos estatales “se han robado” el dinero para obras de infraestructura, acusa

México, D.F., 2 de noviembre (apro).- La “grave situación” que vive Tabasco, entidad devastada por las inundaciones que afectaron a más de un millón de personas, también es producto de la corrupción en el gobierno estatal que usó el dinero del presupuesto para robárselo, y “ha sido devastadora”, acusó Andrés Manuel López Obrador.

“Sí fue la naturaleza, pues llovió en todas partes, pero también fue la corrupción que está en todas partes. Desde hace 25 años no se construye una presa en Tabasco, no hacen bordos de protección, no desazolvan los ríos; y lo que ahora está pasando es que hay una especie de tapón en las desembocaduras de los ríos y se estanca el agua”, denunció en entrevista radiofónica, con Carmen Aristegui.

El excandidato presidencial sostuvo que Tabasco tiene el presupuesto per cápita más alto del país, y se preguntó por qué no hay obras hidráulicas en la entidad.

“¿Dónde fue a parar ese dinero? Se han enriquecido unos cuantos a costa del sufrimiento de la gente. No hay desarrollo en el estado; Tabasco tiene todo, hay de todo, pero se lo clavan todo. Y ahora ya están atentando hasta contra la supervivencia misma, hasta contra la existencia misma”, apuntó.

El autonombrado “presidente legítimo” insistió que anteriores gobiernos “se han robado” el dinero para la infraestructura del estado, y para evitar desastres como el que vive su tierra natal.

Señaló que el problema con las presas también está relacionado con el manejo de la generación de la energía eléctrica, porque está a cargo de empresas privadas. “Y ese puede ser uno de los factores que ha llevado a la tragedia que está afectando a mi pueblo”, agregó.

“Es muy claro que desde hace más de 20 años no ha habido inversión para obras hidráulicas en Tabasco, no se han construido presas, no se han construido bordos, no ha habido ningún programa de desazolve.

“También por la misma corrupción, se han llevado a cabo rellenos para la construcción de colonias, de edificios, ha habido un desarrollo urbano anárquico, esto ha llevado a que se afecten los matorrales, centros, campos, zonas de regulación de agua”, insistió.

Se comprometió a visitar la entidad en la medida de sus “posibilidades”, quizá, agregó, cuando tenga listo el acopio.

Respecto al mensaje a la nación que ayer dio Calderón en apoyo a los tabasqueños, López Obrador sólo dijo: “No puedo estar en contra de ese mensaje, todo lo que signifique apoyo, venga de donde venga, hay que recibirlo, tiene que estar bien visto.”

Descartó, sin embargo, sumarse al llamado de Calderón. “Yo hago mi llamado por mi cuenta, no me quiero vincular mucho con ellos, porque ellos son parte de esa desgracia, de esta tragedia porque están defendiendo un modelo económico totalmente antipopular que solamente privilegia a unos cuantos, ellos son parte de esto que está sucediendo no sólo en Tabasco, en todo el país”, indicó.

López Obrador comentó también que en su oficina, ubicada en la calle San Luis Potosí 64, esquina Córdoba, en la colonia Roma, se está recabando ayuda de la ciudadanía para enviarla a Tabasco. Resaltó que el Gobierno del Distrito Federal está haciendo lo propio.



+++++++++


Tabasco: Se eleva a un millón 100 mil la cifra de damnificados**

de la redacción


* Más de cien mil permanecen aún en los techos de sus viviendas en espera de ser rescatados

México, D.F., 2 de noviembre (apro).- La cifra de damnificados por las inundaciones en Tabasco se elevó a más de un millón cien mil personas, de las cuales aproximadamente cien mil permanecen aún en los techos de sus casas en espera de ser rescatadas, informó el secretario de Gobierno de la entidad, Humberto Mayans Canabal.

En tanto, el gobernador de Tabasco, Andrés Rafael Granier Melo, afirmó hoy que las presas del Sistema Hidroeléctrico del Alto Grijalva no presentan problemas y operan bajo niveles de seguridad, de acuerdo con la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

“La gente debe creerme; las presas no tienen problema y trabajan normalmente”, expresó Granier antes de la reunión de evaluación que encabezó el presidente Felipe Calderón Hinojosa.

En cuanto a los niveles de los ríos que afectan a la ciudad de Villahermosa, confirmó que el Carrizal descendió 36 centímetros en las últimas 24 horas, en tanto que el Grijalva aumentó 10 centímetros, nivel en el que, estimó, se mantendría durante todo el viernes.

Aunque las condiciones climatológicas han mejorado, el gobernador pidió a la ciudadanía no confiarse, ya que para este fin de semana se tiene previsto el ingreso de un nuevo frente frío, el número seis.

Granier Melo reiteró su llamado a la población para mantener la calma y no hacer compras de pánico.

“Le pido a mis paisanos que mantengan la tranquilidad, sé que son momentos difíciles, pero vamos a salir adelante de la contingencia”, afirmó durante un vuelo de inspección por diferentes puntos de los municipios de Centro y Nacajuca, devastados por las inundaciones.

En el transcurso de este viernes arribaron a Villahermosa, la capital del estado, pipas para abastecer de agua potable a la ciudadanía, así como y ayuda humanitaria de otros estados del país.

Por otra parte, la Quinta Grijalva, símbolo del poder político para los tabasqueños por ser la casa del gobernador en turno, fue abierta como albergue para los damnificados por las inundaciones.

En la extensa propiedad fueron habilitados dos espacios para unas mil personas que llegaron en el transcurso de la noche.

La residencia oficial fue abierta debido al aumento inusitado de los damnificados por el desbordamiento del río Grijalva, que llegó hasta el malecón.

Por otra parte, el secretario de Gobierno, Humberto Mayans, advirtió sobre el riesgo para la estabilidad social en Tabasco, pues la tragedia es “enorme y de un incalculable impacto social”.

Informó al presidente Calderón que por lo pronto es imposible cuantificar las viviendas dañadas y el monto de afectaciones materiales, pero sí aseguró que hay 670 localidades afectadas, casi 69 mil personas albergadas (42 mil 400 del municipio de centro, en Villahermosa) y 100 mil personas entre las aguas.

Resumió: 80 unidades médicas afectadas, 48 de las cuales están en riesgo en su estructura. La gravedad del caso obligó a evacuar el hospital de Pemex.

Actualmente operan 9 de 14 tiendas de autoservicio. El comercio en general se ha colapsado. De 48 gasolineras en Villahermosa, 24 no están operando.

La situación en las prisiones tampoco ha escapado. Aseguró que 146 jóvenes del centro tutelar de Villahermosa fueron trasladados a un reclusorio, y que existe un plan para trasladar a entre 300 y 400 reos de alta peligrosidad de Villahermosa a centros de rehabilitación en otros estados.

Según las últimas cifras oficiales del gobierno del estado, casi un millón 100 mil personas estarían damnificadas, cifra que representa 50 por ciento de la población total de la entidad.

El mandatario estatal dijo al presidente que la tragedia que vive el estado es mucho mayor que la que vivió Nueva Orleáns, pero –aseguró- los tabasqueños no están desalentados y permanecen de pie.

En tanto, esta mañana partieron a Tabasco seis aviones de la Fuerza Aérea Mexicana, cargados con varias toneladas de víveres y otros productos, así como un helicóptero de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) para participar en las labores de rescate.

El titular de la dependencia, Joel Ortega, en conferencia de prensa que esta mañana salió la aeronave tipo Bell 412 con capacidad de 12 plazas, en el que viajan el piloto, un médico especialista en rescate aéreo y dos mecánicos, por lo cual se podrá brindar ayuda especializada.

Comentó que el helicóptero permanecerá en Tabasco todo el tiempo que sea necesario, donde los daños ocasionados por las lluvias y desbordamientos de ríos son incuantificables.

Autoridades de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) dieron a conocer que también partieron a esa entidad más de 500 militares, quienes realizarán labores de auxilio a la población.

Cuatro aviones tipo Hércules y dos Boeing 727 despegaron de la base aérea de Santa Lucía, en el Estado de México, con medicamentos, víveres, productos higiénicos, así como costales con arena que serán colocados para evitar desbordamientos.

También salieron a Tabasco tres batallones de Infantería, que auxiliarán en las labores de ayuda a los damnificados y otras en las zonas afectadas, como la colocación de costales de arena para evitar que las inundaciones causen más daños.



+++++++++++++


Tabasco, tragedia de la corrupción **


jorge carrasco araizaga

México, D.F. (apro).- La tragedia que afecta a la mitad de la población de Tabasco no sólo apunta a la gigantesca corrupción de quienes han gobernado la entidad en las últimas décadas, sino a un creciente riesgo de inestabilidad social.

Lo que vive esa entidad del país no es meramente un desastre natural. Si ahora un millón de los dos millones de habitantes del estado padece los estragos de una inundación sin precedente en medio siglo, es a consecuencia del prolongado saqueo de sus recursos naturales y económicos.

En los últimos 30 años, el estado ha contado con un presupuesto de 30 mil millones de dólares. Las cifras son públicas. Basta con sumar los presupuestos que ha manejado cada uno de los últimos seis gobiernos para llegar a esa cantidad.

Desde que en 1977 el gobernador Leandro Rovirosa Wade logró negociar con el gobierno de José López Portillo el incremento significativo de los recursos que recibía el estado por la explotación del petróleo que está en el subsuelo tabasqueño, la entidad se ha convertido en el principal receptor de participaciones federales.

Después de Rovirosa, Enrique González Pedrero, Salvador Neme Castillo, Manuel Gurría Ordóñez, Roberto Madrazo Pintado y Manuel Andrade Díaz no dejaron de ver un aumento de esos recursos, que representan 96% de los ingresos del estado.

Ese modelo ha impedido que en el estado se desarrolle una industria de servicios propia, más allá de la extracción del crudo que hace Pemex. Como una de las zonas estratégicas del país, Tabasco es hoy el segundo productor nacional de petróleo y el segundo productor de gas natural.

Pero los recursos no se han invertido en la infraestructura necesaria que exige un estado cuyo territorio es una planicie que recibe caudales desde tres cuencas que se originan en Guatemala, Chiapas y el propio Tabasco. Además, sólo tiene una inclinación de 0.5 grados, lo cual explica que 70% del estado se encuentre inundado.

Eso significa que el estado requiere además la conservación de sus vasos reguladores naturales. Pero por el contrario. Han desaparecido en manos de especuladores inmobiliarios al amparo de la corrupción gubernamental. Esa ha sido otra manera de atentar contra la seguridad de los tabasqueños.

La entrega de recursos federales más reciente, gestionada en el último año de gobierno de Andrade y que ejerce desde enero de este año el gobierno del priista Andrés Granier Melo, es de 32 mil 500 millones de pesos, una cifra similar al presupuesto que tiene la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para actividades de seguridad nacional en todo el país.

Granier ha canalizado gran parte de esos recursos a emular programas sociales como los puestos en marcha por su paisano, el perredista Andrés Manuel López Obrador en la Ciudad de México, cuando fue jefe de Gobierno del Distrito Federal (GDF).

El exsenador, excónsul de México en Houston y candidato en la pasada contienda por el gobierno del estado, Humberto Hernández Haddad, ha sido a partir de esta realidad de las cifras uno de los principales críticos de lo que define como el “modelo superficial” de crecimiento, sin un desarrollo industrial y social. La tragedia, asegura, es resultado de ese engaño.

Lejos del propósito que existía para reducir las participaciones federales para Tabasco, el desastre obligará a la creación de un programa especial de emergencia que de forma obligada exige la canalización de recursos para la reconstrucción del estado.

No hacerlo, sería hacer de esta tragedia de la corrupción un desastre humanitario. Por lo pronto, los gobiernos federal y estatal se enfrentan al reto de impedir que lo que ahora es dolor se convierta en inestabilidad social, producto de la indignación. (2 de noviembre de 2007)

Comentarios: jcarrasco@proceso.com.mx


**Textos tomados de la revista Proceso.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home