progressif

martes, junio 12, 2012

Josefina y la guerra sucia*





Tomados de La Jornada, Hernández, El Fisgón y Rocha y El Universal, Naranjo.



Álvaro Delgado

GUADALAJARA, Jal. (apro).- “La estrategia del miedo es el recurso del que se sabe derrotado”, escribió Carlos Castillo Peraza, el olvidado ideólogo y expresidente del Partido Acción Nacional (PAN).

Esa es la inequívoca condición de Josefina Vázquez Mota, la candidata de la derecha que, ante su inevitable derrota, recurre a la manipulación y a las mentiras para propagar el miedo entre los mexicanos a un cambio que implica su derrota.

El mensaje es claro: Ella o el caos.

Esa estrategia fue la que implementó en el debate de este domingo 10 –una ofensiva que revela su desesperación–, pero es la que ha desplegado sobre todo en los spots de radio y televisión, incluido el que adultera el discurso de Andrés Manuel López Obrador para atribuirle el delito de llamar a la rebelión armada.

Tan grotesco es el montaje que el spot, que está al aire desde el domingo 10, fue suspendido por la Comisión de Quejas del Instituto Federal Electoral (IFE), pero la estrategia revela, además, otra circunstancia tan negativa como su condición de candidata anodina: La incongruencia.

Tras la guerra sucia emprendida por Felipe Calderón en 2006, de cuya campaña era coordinadora, Vázquez Mota aseguró que no estuvo de acuerdo con esa estrategia por la polarización social que implicaba.

Y siendo ya candidata, responsable completa de su estrategia, garantizó que no recurriría a la guerra sucia, como se lo dijo al periodista Rubén Luengas. “No seré yo la que polarice”, le dijo.

Sin embargo, lo hizo y emprendió un camino sin retorno que, en su caso, sólo conduce a un acantilado.

Con la decisión tomada de recurrir a todo con tal de no hacer el ridículo en la elección, el supuesto hackeo a la página web de Vázquez Mota puede tratarse de un autoatentado por lo burdo de la acción y el mensaje.

Si puede ser creíble que los hackers llamen a votar por López Obrador, las supuestas acciones que habría en caso de un fraude son grotescas y sólo en la línea de la guerra sucia de Vázquez Mota y Calderón.

“Mensaje al pueblo de México: por esta vía les informamos que en caso de no ganar Andrés Manuel López Obrador vamos a tomar las principales calles y ciudades del país, los perredistas vamos a cerrar las entradas al Distrito Federal, cerraremos el Zócalo y Reforma, pero esta vez no será pacíficamente, tendremos un plantón en cada rincón del México.”

Y añadía: “Con AMLO vamos a expropiar la banca, Telmex y todas las empresas extranjeras saldrán por donde entraron, los jóvenes son nuestro principal escudo, y de ser necesario tomaremos las armas. ¡Qué viva AMLO y que viva Hugo Chávez!”

Se necesita ser estúpido para creer este disparate, pero sobre todo para implementarlo.

A estas alturas nadie niega que la candidata del PAN está siendo tripulada por Calderón y sus operadores, no para que gane –que saben que jamás ocurrirá–, sino para construir la coartada perfecta para que sólo ella sea la responsable de la derrota.

Los propios personeros de Calderón, como Ernesto Cordero, Juan Ignacio Zavala y la Cocoa, dicen tener la “conciencia tranquila” por lo que viene, porque, según ellos, le han dado todo su apoyo.


Mentira. Ya traman quedarse con todo el PAN…

Comentarios delgado@proceso.com.mx y Twitter: @alvaro_delgado


*Tomado de la revista Proceso.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home