progressif

miércoles, junio 27, 2012

El rumor que crece*







Tomados de La Jornada, Hernández, Helguera, El Fisgón y Rocha y El Universal, Helioflores y Naranjo.



Axel Didriksson 

MÉXICO, D.F. (Proceso).- En esta semana que corre culminan las campañas electorales para elegir a nivel federal un nuevo Poder Ejecutivo y otro Legislativo, al igual que varias representaciones de gobierno en estados de la República. En lo que va del proceso se ha pasado de una suerte de certeza de triunfo del candidato del PRI, Enrique Peña Nieto (arropada por una derrama extrema de dinero y por enormes recursos de imagen), a un vuelco social y político que crece como un rumor inquietante, el cual consiste en que el puntero real en la contienda presidencial y, en consecuencia, quien tiene más posibilidades de ganar, es Andrés Manuel López Obrador. 

Este movimiento pendular de un candidato a otro ha tenido diversas causas y sentidos, así como algunas sorpresas y amenazas que están latentes. Entre los acontecimientos que se han venido dando se halla la irrupción de un nuevo movimiento estudiantil. Con su novedoso despertar, los estudiantes se organizan de forma creciente a niveles local y nacional, y se están sumando a los millones de jóvenes indignados de otros países, en una convergencia tan multitudinaria como insólita, mediada por las redes sociales e internet. 

Este nuevo movimiento estudiantil ha desenmascarado la orquestación de las grandes televisoras y de algunos medios impresos a favor de la candidatura del PRI, dejando en caída libre a la de Josefina Vázquez Mota, a quien se le ve sin la fuerza necesaria para poder remontar su tercer puesto (en una contienda de tres) con su cantaleta de frases sin contenido y su discurso plano e inconsistente. 

Otra de las tendencias de este vuelco electoral es el vaciamiento y pérdida de significado de las encuestas y cifras que equivocadamente han buscado sustituir a la percepción, al imaginario social y al análisis político crítico. Las encuestas y sus pregoneros, que insistían en el triunfo de Peña Nieto, han pasado a ser un asidero poco confiable frente a las evidencias de la acción masiva, de la organización de grandes conglomerados sociales, de la proliferación de grupos de ciudadanos y jóvenes que se comunican entre sí de forma extraordinaria día tras día, por encima de las cifras que machaconamente proliferan pero que han perdido credibilidad. 

Se confirma de este modo que, cuando el conocimiento y el aprendizaje sociales se vuelven una constante, bajo la forma de una inteligencia colectiva, los excesos mediáticos dejan de tener eficacia porque evidencian la intención de confundir a gran escala por medio de un discurso de aparente base científica, como las encuestas. En todo caso, las decisiones políticas de los ciudadanos organizados no se basan de manera absoluta en lo que se difunde, sino en lo que se sabe y se aprende cotidianamente en el espacio público. Y es esto lo que genera rupturas y movimientos emergentes, como los que están ocurriendo entre los estudiantes, las víctimas de la violencia, los trabajadores despedidos y maniatados, los jóvenes que viven sin futuro, las familias amenazadas de despojo, los millones de personas agraviadas por las mentiras y la impunidad, así como por esa imagen que Foucault tenía del poder: “pobre en recursos, parco en sus métodos, monótono en las tácticas que utiliza, incapaz de invención y como condenado a repetirse siempre a sí mismo”. 

La mayor novedad es el creciente rumor de que López Obrador ganará las elecciones a la Presidencia de la República, y, con esta prefiguración, quienes se sentían muy cómodos en sus certidumbres y nostalgias, en la representación de sus futuros enriquecimientos ilícitos y de continuidad de sus placeres, en las alianzas que han tejido para repartirse los recursos del gobierno y los cargos públicos, han desembocado en la desesperación o llegado al borde de un ataque de nervios, por decir lo menos. 

Es por ello que durante esta semana las fuerzas se tensarán al máximo, se redefinirán los escenarios prefabricados y se hará uso de lo indecible, de todo lo que esté a la mano, con una parafernalia de repetición de cifras, imágenes y vituperios hasta el cansancio. Ya están moviéndose los hilos de la corrupción y de la compra de votos a lo largo y ancho del país; ya se conocen las maneras como buscarán enlodar el proceso electoral y, llegado el momento, hasta buscar tronarlo. Ya veremos cómo se atiza el odio y se recurre a los fantasmas y monstruos de siempre. Pero el rumor seguirá adelante y seguirá moviéndose hacia el próximo domingo para verificar hasta dónde llegó la bolita. Allí se verá si la inteligencia cooperativa se impuso a la ignorancia promovida y certificada.

*Tomado de la revista proceso.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home