progressif

miércoles, junio 24, 2009

Reta Villamil a la televisora: debatamos en el Senado con documentos*


















Tomados de La Jornada, Hernándezm Helguera, El Fisgón y Rocha y El Universal, Helioflores y Naranjo.



LA REDACCIóN

México, D.F., 24 de junio (apro).- El periodista Jenaro Villamil, de la revista Proceso, retó a la empresa Televisa a sostener un debate, documentos en mano, en el Senado de la República.

El desafío es la respuesta a un desplegado publicado por Televisa este miércoles en contra de la comunicadora Carmen Aristegui, Proceso y Villamil, por difundir y comentar el reportaje "Peña Nieto: Si yo fuera presidente" actualmente en circulación y presentado de forma más amplia y a manera de libro bajo la autoría del periodista yucateco.

Entrevistado por Carmen Aristegui, Villamil invitó al consorcio presidido por Emilio Azcárraga Jean a "abrir sus cuentas" y hacer públicos los contratos firmados con cada uno de los gobernadores y aspirantes a la presidencia de la República.

Villamil refutó las seis acusaciones presentadas por Televisa en el desplegado, entre las que se encuentran rechazar que Peña Nieto haya desembolsado más de 746 millones a la empresa televisiva.

Con el contrato físico en mano, el periodista respondió que entre 2005 y 2006 el gobernador del estado de México pagó 746 millones de pesos a Televisa, 616 millones correspondientes a publicidad, y el resto por el concepto de asesoría para mejorar su desempeño en la pantalla chica.

"Si Televisa quiere que discutamos sobre los montos reales, no los maquillados, entonces que se abran todos los contratos que se han firmado con el gobierno de Enrique Peña Nieto", exhortó Villamil.

En su desplegado, Televisa niega ser influenciada en sus criterios editoriales por el expresidente Carlos Salinas de Gortari y desmiente que el mandatario se haya reunido con el Consejo Administrativo de la compañía. Precisa que la cita sí ocurrió en Cozumel, pero únicamente fue una conferencia dirigida a directivos.

Villamil pidió a Televisa aclarar cuál fue el objetito del acercamiento entre Salinas y los directivos, y aprovechó para recordar que desde 2005 el expresidente ha reaparecido en el "Canal de las Estrellas", en actos como el funeral del padre de Peña Nieto o la campaña Celebremos México.

Aristegui secundó que Televisa es un "ente público que está obligado a dar respuesta a estos señalamientos".

Cuestionó omisiones informativas de la empresa, como haber guardado silencio en la entrevista que le concedió el expresidente Miguel de la Madrid, quien acusó a Carlos Salinas de robarse la mitad de la partida secreta y de proteger los vínculos criminales de sus hermanos Enrique y Raúl.


++++++++++++++++++

La alianza roja de Peña Nieto*


JENARO VILLAMIL

MÉXICO, DF, 23 de junio (apro).- Cuenta Manuel Bartlett, exsenador y exsecretario de Gobernación, que en alguna ocasión tuvo un encuentro desagradable, en sus oficinas del gobierno de Puebla, con un grupo encabezado por Aquiles Córdova Morán, dirigente histórico de Antorcha Campesina.

Córdova Morán le exigió una "cuota" de alcaldes y de posiciones para su movimiento en varios municipios de Puebla. Para afianzar su reclamo, Córdova le presumió uno de sus padrinazgos: el de Raúl Salinas de Gortari, el "hermano incómodo" del expresidente Carlos Salinas.

Bartlett se negó a darle las cuotas de poder que los antorchistas pedían. Y así le fue. Bloquearon carreteras, reclamaron prebendas, en especial licencias para taxis y una serie de privilegios, todo a nombre de la "lucha de clases" y de eliminar la desigualdad social.

Con esos antecedentes, no es de extrañar que el pasado domingo el gobernador mexiquense Enrique Peña Nieto fuera el invitado estelar de una magna concentración organizada por los antorchistas en el estadio Azteca de la Ciudad de México, para celebrar el 35 aniversario de este grupo que se fundó en 1974 y que ha degenerado en una de las redes clientelares más chantajistas y antidemocráticas del país.

Peña Nieto no fue el único mandatario invitado. En ese evento también estuvo el gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, que con mano dura reprimió al movimiento de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), y con generosidad presupuestal ha mantenido a Antorcha Campesina.

También asistió la senadora María de los Angeles Moreno, exdirigente del PRI nacional y operadora de las alianzas de Beatriz Paredes en el Distrito Federal.

Sin embargo, la presencia de Peña Nieto adquiere especial notoriedad. Obsesionado con "pintar de rojo" –color emblemático de su adelantada campaña por la Presidencia en el 2012-- todo el Estado de México, el gobernador que presume de modernidad telegénica busca con Antorcha Campesina la recuperación de uno de los bastiones de este grupo: el municipio de Chimalhuacán.

Este es un municipio emblemático de los problemas del Estado de México. Ahí surgió el liderazgo de María Eulalia Guadalupe Buendía Torres, La Loba, famosa invasora de terrenos que trabajó al amparo de los intereses de Carlos Hank González, su padrino, protector y mecenas.

Chimalhuacán es además una de las zonas más disputadas por el crimen organizado en el Estado de México, junto con Huixquilucan, Nezahualcóyotl y Ecatepec y, por si fuera poco, es pieza clave para expandir la influencia de Peña Nieto hacia la zona conurbada del Distrito Federal, en especial Iztapalapa, la delegación fracturada por la lucha interna entre las corrientes de René Arce, aliado a Nueva Izquierda (NI), y de Izquierda Unida (IU), que ha defendido la candidatura de Clara Brugada.

En Chimalhuacán se han registrado los crímenes contra mujeres más graves de los últimos años, con un patrón muy parecido a los asesinatos seriales de Ciudad Juárez, Chihuahua.

Tan sólo entre 2005 y 2006, el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio documentó 14 crímenes de mujeres donde se aplicó violencia extrema: sus cuerpos fueron arrojados en los lotes baldíos de este municipio famoso por los tiraderos de basura y por el alto grado de encono social. Las autoridades judiciales han evitado una investigación a fondo sobre estos casos.

Por si fuera poco, 53% de los 600 mil pobladores de Chimalhuacán vive con menos de dos salarios mínimos. Y esta miseria se transforma en el caldo de cultivo clásico para que Antorcha Campesina medre con la precariedad y garantice el control político.

Desde que Aquiles Córdova asumió el mando del movimiento antorchista, los métodos para eliminar cualquier disidencia y mantener un férreo control entre los colonos "afiliados" se han vuelto muy similares a los que hicieron famoso a Sendero Luminoso, en Perú.

El líder de los antorchistas en el Estado de México es Jesús Tolentino Román, experto no sólo en "acciones directas" –como llaman los antorchistas a los bloqueos viales y a las movilizaciones de corte paramilitar que los caracterizan--, sino también en negocios inmobiliarios.

Actualmente es el candidato priista a la alcaldía de Chimalhuacán.

De acuerdo con el columnista Miguel Angel Granados Chapa, Tolentino en su anterior gestión como alcalde protagonizó un enfrentamiento muy violento con La Loba, "quien en esa coyuntura perdió el favor de las autoridades mexiquenses que, al estar del lado de Tolentino, hicieron pagar a la dirigente de colonos invasiones de tierras que antaño habían consentido" (Plaza Pública, 23 de junio de 2009).

Sin embargo, la alianza entre el rojo de la Fuerza Mexiquense que encabeza Peña Nieto y el rojo de las banderas de Antorcha, anticipa otra operación más peligrosa.

Revive el experimento de padrinazgo político y clientelar que Raúl Salinas de Gortari, al amparo del poder de su hermano, construyó para hacer negocios turbios.

Esta es la otra cara del reality show que Peña Nieto no exhibe en sus spots televisivos ni en su multimillonaria campaña de "operación política" en el Estado de México y en otras entidades, donde Antorcha Campesina ya le ofreció trabajar rumbo al relevo presidencial del 2012.

Comentarios: jenarovi@yahoo.com.mx

++++++++++++++++++

La gran inversión*


JENARO VILLAMIL

Enrique Peña Nieto no sólo pretende ser el candidato del PRI a la Presidencia, sino que apuesta a lo que él considera la fórmula perfecta para llegar a Los Pinos: conjugar el padrinazgo político con la publicidad televisiva. Por un lado, Carlos Salinas de Gortari teje alianzas coyunturales en el PRI para entronizarlo hacia el 2012 y, por el otro, las televisoras promueven su imagen sin recato. Los directivos del duopolio se muestran complacidos con Peña Nieto, al grado de que cuando hablan de él lo llaman “nuestro candidato”... Con autorización de la editorial Random House Mondadori, Proceso reproduce fragmentos del libro Si yo fuera presidente. El reality show de Peña Nieto, así como el texto de la Presentación del mismo, escrito por Julio Scherer García. La obra empieza
a circular esta semana.

Salinas, la mano que peina el copete


El Estado de México siempre ha sido clave para el proyecto políti¬co de Carlos Salinas de Gortari. En esa entidad inauguró su pro¬grama de recuperación clientelar –el Pronasol, en el municipio de Chalco– y participó en negocios inmobiliarios junto con sus hermanos. En especial con Enrique Salinas de Gortari, quien fue asesinado el 8 de diciembre de 2004, en Huixquilucan; un caso que no se ha esclarecido.

El expresidente contó como aliado fundamental con el políti¬co¬ empresario más influyente de la entidad, Carlos Hank Gon¬zález, amigo de su padre, Raúl Salinas Lozano, en el gabinete de Adolfo López Mateos. Buena parte de sus colaboradores fueron políticos mexiquenses de primer nivel: Emilio Chuayffet, Ignacio Pichardo, Humberto Benítez, entre muchos otros.

Por si fuera poco, en el penal de alta seguridad de Almoloya estuvo preso durante casi una década Raúl Salinas de Gortari, el hermano incómodo, quien recibió un trato especial del gobierno de Arturo Montiel.

En agradecimiento a los favores recibidos, Carlos Salinas de Gortari alentó las ambiciones presidenciales de Arturo Montiel. De esta manera apostó a las dos principales figuras que buscaron la nominación del PRI en 2006: Roberto Madrazo y Arturo Mon¬tiel. Los demás precandidatos carecían de fuerza suficiente o eran estigmatizados como “zedillistas” por el exmandatario.

Lo más importante es que el Estado de México y, en especial, el gobierno de Peña Nieto, le ha sido útil a Salinas de Gortari para “regularizar” paulatinamente su figura pública.
Salinas dejó sentir su presencia el 27 de julio de 2005 duran¬te los funerales de Gilberto Enrique Peña del Mazo, padre del gobernador electo, que falleció a los 68 años víctima de un paro cardiaco. Acompañado por el exgobernador Emilio Chuayffet, Salinas apareció en el velorio organizado en Atlacomulco. A escasa distancia de él estaba Alfredo del Mazo González. En privado, el exgobernador comentó: “Es doloroso que Gilberto no vea la última parte de este proceso”.

En un mes, Peña Nieto y Salinas de Gortari volvieron a coinci¬dir públicamente. Compartieron asientos en “Celebremos Méxi¬co”, el maratónico festival organizado por Televisa en el Palacio de Bellas Artes, el 30 de agosto de 2005. Para esas fechas, el expresidente ya había asistido a ceremonias especiales de Televisa y se le señalaba como uno de los consejeros especiales de Emilio Azcárraga Jean, el presidente del consorcio.
El 15 de septiembre del mismo año, ante 3 mil invitados al teatro Morelos de Toluca, Salinas acudió a la toma de posesión de Peña Nieto. Como era de esperarse, robó los reflectores. Gritos de “¡fuera, fuera!” se escucharon cuando un grupo de maestros y opositores lo identificaron en el evento del joven mandatario. Tuvo que abandonar el recinto en medio de un fuerte operativo de seguridad.

El 22 de septiembre, tan sólo una semana después, otro inte¬grante del clan Salinas hizo su aparición. Raúl Salinas de Gortari, recién salido de la cárcel, se presentó al 36 aniversario luctuoso de Adolfo López Mateos, el expresidente originario de Atizapán. Cuestionado por la asistencia del “hermano incómodo”, Peña Nieto declaró ante la prensa local que no tenía ningún significado: “Aquí hubo la presencia del gobierno y de varios que seguramente fueron colaboradores del expresidente de la República”.

La influencia de Carlos Salinas en el gobierno de Peña Nieto no se limita a actos protocolarios. Ante el escándalo de la corrupción de Montiel, el expresidente asesoró al actual gobernador para des¬vanecer las acusaciones por enriquecimiento. También apadrinó la estrategia mediática para sobrellevar el asunto. Otto Granados, su excolaborador y exjefe de Comunicación Social, operó desde la sombra para proteger a Peña Nieto de las huellas de Montiel.

Salinas encomendó a su abogado Juan Collado la defensa montielista y sugirió que el despacho Solloa, Tello de Meneses y Compañía se encargara de la parte fiscal y contable para encubrir los fraudes de Montiel.

Las pistas del dominio de Salinas son más complejas. En mar¬zo de 2008, Peña Nieto nombró como procurador de Justicia a Alberto Bazbaz Sacal. Este singular personaje participó en el caso de Raúl Salinas de Gortari, como integrante de un despacho jurídico que compartía con David Korenfeld, secretario estatal del Agua. Según el diputado local del PAN, Carlos Alberto Pérez, ambos funcionarios forman parte de la red de negocios y de in¬fluencia salinista.

Bazbaz trabajó como asesor de la Procuraduría General de la República, recomendado por Claudia Ruiz Massieu Salinas, la “sobrina consentida” de Carlos Salinas de Gortari. Durante año y medio fue asesor de Eduardo Medina Mora y todavía en el primer año del gobierno federal de Felipe Calderón, Bazbaz fue director de Control de Procesos de la PGR. Su llegada a la procuraduría estatal fue el resultado del aval de Calderón y Salinas.
Las simpatías del expresidente por Peña Nieto son públicas. En una entrevista concedida al diario británico The Financial Times, Salinas de Gortari afirmó que el gobernador mexiquense repre¬senta a una nueva generación de políticos que encabezan la recu¬peración del PRI. “Salinas ve en Peña Nieto la misma vitalidad que él tenía cuando construyó su camino a la Presidencia dos décadas atrás”, redactó el periódico inglés al parafrasear a Salinas.

A sus 62 años, con capacidad para intrigar e influir, y con la información privilegiada que sabe utilizar, Salinas de Gortari ha dejado sentir al interior de los grupos priistas en disputa por la nominación de 2012 que él está dispuesto a convertirse en el eje, el concertador. “Es el gran manipulador”, afirma la exdirigente nacional del PRI, Dulce María Sauri Riancho, ajena ahora a los principales precandidatos del partido: Peña Nieto, el senador Man¬lio Fabio Beltrones y la presidenta priista Beatriz Paredes.

Algunas señales recientes indican que Salinas opera una “alian¬za coyuntural” entre Peña Nieto y Beltrones para evitar fracturas e impedir que el PRI disminuya su recuperación electoral en los comicios federales de 2009; Paredes quedaría al margen.

Salinas es el consejero principal de Peña Nieto para que se perfile como el “gobernador dialogante” y cercano al proyecto de Felipe Calderón. Hábil para palomear a los políticos que le con¬vienen, Salinas de Gortari ha alabado públicamente al presidente panista. “Calderón ha retomado el rumbo de las reformas”, afirmó Salinas el 31 de julio de 2008, en el marco de la presentación de su libro La “década perdida”: 1995-2005, neoliberalismo y populismo en México (Debate, 2008), ocasión que también aprovechó para facturarle a los gobiernos de Ernesto Zedillo, su sucesor, y de Vi¬cente Fox, el primer panista en llegar a Los Pinos, el crecimiento del narcotráfico.

(…) El poder del picaporte de Salinas ha sido clave para abrirle a Peña Nieto las compuertas de Televisa y TV Azteca, las dos com¬pañías que controlan la pantalla de televisión abierta del país. En el Consejo de Administración de Televisa participan empresarios que se encumbraron durante el gobierno salinista (Roberto Her¬nández, exdueño de Banamex; Gilberto Borja, de ICA; Lorenzo Zambrano, de Cemex; Claudio X. González, de Kimberly-Clark) y también excolaboradores suyos, como el otrora secretario de Hacienda, Pedro Aspe Armella.

Aspe fue el cerebro para la creación de la línea aérea de bajo costo Volaris, propiedad en 25% de Emilio Azcárraga Jean, que comenzó a operar en el aeropuerto de Toluca, pocos días después de que Peña Nieto asumiera el poder.

(…) Por lo pronto, Peña Nieto representa para Salinas lo que en su momento significó su alianza con Carlos Hank González: una oportunidad única para mantener intactos sus negocios, acrecentar su influencia en otras entidades del país y ser el “fiel de la balanza”, el artífice de la recuperación del PRI en 2009 y en 2012.

Pura mercadotecnia

En menos de cuatro años, Peña Nieto se ha convertido en la “ma¬yor inversión” para que el Grupo Atlacomulco y el PRI retornen a la Presidencia de la República después de dos gobiernos federales del PAN.

El secreto para que el inexperto candidato a diputado local de 2003 se transformara en el “producto” mercadológico más impor¬tante en 2009 radica no sólo en la continuidad de una tradición de negocios, pactos, redes familiares y encubrimientos, sino en uno de los gastos más ostensibles y dispendiosos en medios de comunicación masiva, sobre todo en las cadenas nacionales de Televisa y TV Azteca.

La fórmula de concentrar la inversión publicitaria en el duopolio televisivo combinada con el fortalecimiento del monopolio políti¬co en el Estado de México explica en buena medida el fenómeno Peña Nieto. La apuesta no es a la democratización de la comuni¬cación política, sino a la concentración del gasto y de la publicidad.

Se trata de transformar a un gobernante y su obra en un rea¬lity show, perfectamente producido, calculado hasta en sus más mínimos detalles, mezclando lo público con su vida privada, creando una verdad aparente, un espectáculo continuo, un mundo onírico e idealizado, con ciertos tintes de melodrama, en un esquema que recuerda la fábula cinematográfica del filme The Truman Show. La diferencia esencial es que Peña Nieto y el grupo que lo respalda sí están conscientes de que forman parte de una maquinaria mediática que ha mercantilizado al extremo su figura, al grado de colocarlo en la antesala de un personaje de telenovela, gracias a su relación con la actriz Angélica Rivera, conocida como La Gaviota.

(…) Los colaboradores de Peña Nieto y él mismo han rechazado una y otra vez que se trate de un gasto oneroso o que haya un acuerdo secreto con las televisoras para favorecer su imagen. El 25 de marzo de 2009, ante las reite¬radas críticas a su campaña de infobranding, Peña Nieto respondió:

No hay campaña del estado que esté inducida o que refiera a su servidor, son muy menores en comparación con otros órdenes de gobierno (…) Han hecho del tema una auténtica leyenda. El gobierno del estado hace una inversión en materia de medios y de difusión en términos de lo que aprueba la Cámara de Diputados… y es muy menor porque a la fecha no me han podido responder cuál es la inversión que realizan otros órdenes de gobierno.
Adicción a la pantalla

El gobernador mexiquense es, sin duda, el principal cliente de las televisoras. Éstos son algunos datos que lo acreditan:

• Un monitoreo difundido por el Senado de la República reveló que entre el 1 de septiembre y el 15 de diciembre de 2007, período de aprobación de la reforma electoral que generó una abierta oposición de las televisoras, Enrique Peña Nieto acaparó en Televisa y TV Azteca ocho notas diarias hasta sumar 700. En segundo lugar, el jefe de Gobierno capi¬talino, Marcelo Ebrard, apareció con 449 notas, un promedio de cinco notas por día.

• Entre agosto y diciembre de 2008, en el principal noticiario de Canal 2, a Peña Nieto se le destinaron un total de 23 mi¬nutos 21 segundos, de los cuales 43% fueron info¬merciales con la imagen del gobernador mexiquense y 57% “notas informativas” relacionadas con su gobierno. El jefe de Gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, recibió en el mismo espacio y en el mismo período 10 minutos 20 segun¬dos; el gobernador de Veracruz, Fidel Herrera, apareció siete minutos 10 segundos, y muy lejos de ellos, el mandatario de Oaxaca, Ulises Ruiz, con dos minutos 40 segundos.

• En TV Azteca, durante el mismo período, Peña Nieto tuvo un total de 50 minutos 36 segundos de exposición en el noticiario Hechos de la noche, de Canal 13. El tiempo se re¬partió así: 17% con la voz e imagen del gobernador mexiquense y 83% con menciones indirectas. En ambos casos, el mes con mayor número de notas e infomer¬ciales favorables a Peña Nieto fue septiembre, que coincidió con su tercer informe de gobierno.

• A partir de octubre de 2008, pero sobre todo desde febrero de 2009, el romance de Enrique Peña Nieto y Angélica Ri¬vera ha sido el pretexto para que el gobernador mexiquense aparezca no sólo en noticiarios, sino también en programas de espectáculos y de chismes, como Ventaneando o La Oreja, dirigidos a un público femenino, o Shalalá, donde ofreció una versión más amplia de su vida privada. Si se trata de llegarle a audiencias masculinas, el campeonato logrado por el equipo de futbol Toluca en 2008 fue otro pretexto para que Peña Nieto apareciera en programas deportivos.

• Es interesante observar cómo el lazo entre Peña Nieto y Rivera ha sido un buen distractor frente a expedientes polémicos, como la resolución de la Suprema Corte de Justicia frente al caso de San Salvador Atenco, o las denuncias por el intento de “privatizar” la zona arqueológica de Teotihuacán.

Gasto dispendioso y opaco

La televisión mexicana, en especial Televisa, con el control que tiene de 70% de las audien¬cias, con la cobertura que puede alcanzar en su cadena estelar, el Canal 2, al llegar a 98.6% de los 21.8 millones de hogares con televisión en todo el país, ha llevado la “fabricación” del rating a costos escandalosos.

(…) Cálculos modestos señalan que Peña Nieto ha invertido más de 3 mil 500 millones de pesos en la compañía de Azcárraga Jean y en la de Ricardo Salinas Pliego para tener rating. Cifra difícil de comprobar porque la esencia de este maquillaje radica en la opacidad de las cuentas, los contratos y los convenios entre el erario mexiquense y los consorcios televisivos.

Sin embargo, el dispendio está a la vista. Un primer contrato, dado a conocer en la revista Proceso, fue de 742 millones de pesos en su primer año de gobierno (2005¬-2006). La información con¬firma que una cifra similar se pactó en 2007, y un dispendio que oscila entre los 800 y los mil millones de pesos se destinaron a la misma operación entre 2008 y 2009…

“Spots” y farándula

(…) La construcción de una candidatura a través del gasto intensivo en la promoción personal y de la sobreexposición de Peña Nie¬to en los medios de comunicación masiva se incrementó a lo largo de 2008 y 2009. En medio de la peor crisis económica reciente, su gobierno disminuyó 5.6% la inversión en gasto social y obras públicas para 2009, pero la incrementó 18% en el rubro “Comunicación Pública y Fortalecimiento Informativo”, en comparación con 2008.

No sólo aumentó el gasto, sino que afinó su estrategia de pu¬blicidad personal, de branding o “posicionamiento de marca”. Para lograrlo, sus romances y sus reconocimientos en el extranjero sirvieron como distractores que le dieron tiempo en pantalla y páginas enteras en revistas de socialité.

Todo se vale para que Peña Nieto construya un carisma bajo las reglas de la farándula. Se le ha creado una imagen de góber galán que, en estricto sentido, es la de un góber costoso. Sus romances, su vestimenta, su look, sus asistencias a bodas y “eventos sociales” son reportados hasta el hartazgo en los medios afines al espectáculo. La difusión no es casual, siempre es más intensa cuando el gobierno del Estado de México enfrenta momentos críticos.

El 12 de noviembre de 2008, cuando los índices de ejecutados por enfrentamientos entre bandas del narcotráfico se habían dis¬parado en el Edomex, Peña Nieto apareció en el programa Shalalá de TV Azteca para “confirmar” su romance con una actriz de Televisa.
–¿Andan usted y La Gaviota, sí o no? –le preguntó esa noche la dramaturga Sabina Berman.

–No me han preguntado. Es curioso, pero nunca me han preguntado. Han hecho especulaciones a partir de que me han visto con ella –respondió nervioso.

–¿Son novios? –volvió a la carga Sabina Berman.

–¿Nunca le han preguntado? –terció Katia D’Artigues.

–No, no me han preguntado –insistió Peña Nieto.

–Entonces le preguntamos –agregó Katia.

–¿Qué me preguntaste? Sí, sí estoy saliendo con ella –afirmó el gobernante. Katia insistió y Peña Nieto, como si fuera concursante de reality show, admitió:

–Somos novios, sí.

La reproducción de ese diálogo llenó las páginas de las secciones de espectáculos y se difundió en los programas dedicados al chis¬morreo de “los famosos”.

(…)
Como ocurrió con los avatares sentimentales de Marta Saha¬gún de Fox, Peña Nieto utiliza en exceso su vida privada para aparecer como personaje de las revistas del corazón o nostálgicas de la aristocracia.

Es el caso de la española Hola!, en su edición del 20 de enero de 2009, la revista en su género de mayor tiraje en el mundo de habla hispana, desplegó a plana entera un publirreportaje con dos fotos del gobernador mexiquense, acompañado por sus hijos Alejandro, Ni¬cole y Paulina, en la inauguración de la clínica Mónica Pretelini.

(…)

En menos de un mes y medio, la misma revista transformó al viudo en todo un enamorado. Enrique Peña Nieto habla de su relación con Angélica Rivera, decía el titular de la edición del 4 de marzo de 2009.


+++++++++++++

La ley electoral garantiza... impunidad*



ÁLVARO DELGADO

Con la sanción a Televisa y al Partido Verde por trasmitir spots electorales disfrazados de anuncios de TV y Novelas, el IFE hace valer la reforma constitucional de 2007 al Cofipe, específicamente el artículo 350. Sin embargo, el instituto tendrá que dejar impunes conductas equiparables a esa, debido a que la ley “no está totalmente terminada”, “se está aplicando por primera vez” y “las normas se tienen que ir perfeccionando como van sucediendo eventos”, argumentan los consejeros electorales.

El Instituto Federal Electoral (IFE) perfila una sanción a Televisa y al Partido Verde Ecologista de México (PVEM) por violar la letra y el espíritu de la reforma constitucional que prohíbe la compra de espacios en radio y televisión para difundir propaganda electoral, un mandato que burlaron con diversas argucias que son imitadas también por otros partidos políticos.

De concretarse tal sanción, derivada de la investigación del IFE, cuyo primer paso fue ordenar a Televisa cancelar la difusión del promocional del PVEM, sería la primera vez que se acredite fehacientemente la violación a la reforma constitucional que desde su aprobación, en septiembre de 2007, ha sido combatida por los empresarios de la radio y la televisión.

De acuerdo con un documento de la Secretaría Ejecutiva del IFE, con base en el cual la Comisión de Quejas y Denuncias dictó, el jueves 18, las medidas cautelares para evitar que se siga trasmitiendo el spot del PVEM, con el pretexto de que se promociona a la revista TV y Novelas, ese partido y Televisa no sólo violaron el principio de legalidad, sino también el de equidad en la contienda.

Según el extenso documento de 33 cuartillas, del que Proceso tiene copia, Televisa –cuya razón social es Televimex, S.A. de C.V.– violó el inciso b del artículo 350 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe), que prohíbe a los concesionarios y permisionarios de radio y televisión “la difusión de propaganda política o electoral, pagada o gratuita”.

“(…) La propaganda electoral difundida por la persona moral Televimex, S.A. de C.V., aunque difundida en el contexto de la publicidad de la revista TV y Novelas, resulta violatoria del precepto antes citado. Por tanto, resulta irrelevante el hecho de que dichas imágenes hayan aparecido dentro de un promocional de la revista, pues incluyen signos, emblemas y expresiones que identifican perfectamente el partido político en cuestión”.
Además, según el documento del IFE, “la conducta cometida por Televimex, S.A. de C.V., viola el principio de equidad en el acceso a la radio y la televisión al otorgar sin ningún sustento y sin ninguna justificación un beneficio indebido al PVEM al transmitir en sus canales concesionados el promocional”.

El PVEM, que en las más recientes tres ediciones de la revista contrató más de 30 planas de publicidad –y que desde el 1 de junio transmite en Televisa promocionales como los que ahora canceló el IFE, aunque cuenta además con múltiples apoyos en Televisión Azteca–, también violó el Cofipe:

“(…) No ha efectuado las acciones de prevención idóneas y eficaces para detener la vulneración al ordenamiento electoral cometida por Televimex, S.A. de C.V., situación que en su posición de garante está obligado a realizar so pena de incurrir en responsabilidad, ya sea por haber aceptado la situación (dolo) o porque la ha desa¬tendido (culpa).”

La hija del patrón

La investigación del IFE se activó a raíz de una queja presentada un día antes, el miércoles 17, por el Partido Acción Nacional (PAN), cuyo representante, Roberto Gil, adujo que con el promocional de la revista TV y Novelas, en el que la actriz Maite Perroni asegura que el PVEM trabaja por el medio ambiente, se incurrió en “un abierto fraude a la ley”.

Sin embargo, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) le hace esta misma acusación al PAN, cuyo candidato a diputado federal por el Distrito 15 de la Ciudad de México, César Nava Vázquez, aparece en la portada de la revista Poder y Negocios, propiedad, como TV y Novelas, del Grupo Televisa, en cuyos canales de televisión también se difunde la publicación y la imagen del panista recientemente divorciado.

En la portada de la edición de mayo de Poder y Negocios, describe la queja priista, aparece Nava y “es la imagen que se utiliza para, aparentemente, anunciar la revista, pero en realidad está promocionando una imagen en las televisoras de un candidato a diputado federal en plena campaña electoral. Es decir, de manera engañosa utiliza la publicidad de la revista para publicitar su imagen.”

Para el PRI, que pidió infructuosamente al IFE aplicar medidas cautelares como las que se dictaron en el caso del PVEM, el PAN burla la prohibición constitucional de comprar tiempos en radio y televisión al promover a Nava, a quien el presidente de su partido, Germán Martínez, ya excluyó como aspirante a coordinador de la próxima bancada:

“No se discute que los partidos políticos puedan o no hacer promoción de sus candidatos en radio y televisión, pero hacerlo a través de un anuncio de una revista, burlando las disposiciones en la materia, independientemente de que la falta a la normativa se da, permite suponer, en el contexto en que los hechos ocurren, que se trata de una estrategia tendiente a disfrazar de legal un acto ilegal, lo que es conocido como fraude a la ley.”
Pero a ese contubernio entre partidos políticos y empresarios de los medios audiovisuales, que vulneran la reforma electoral que los primeros aprobaron, se han sumado al menos dos de los partidos políticos pequeños, el Social Demócrata (PSD) y Nueva Alianza (Panal).

La revista Vértigo, propiedad de Televisión Azteca, llevó a su portada los emblemas de esos partidos y el rostro de dos de sus dirigentes, Alberto Begné, candidato a diputado del PSD, y Jorge Kahwagi, presidente del Panal, el partido formado por la lideresa vitalicia del magisterio, Elba Esther Gordillo.
Igual que en el esquema de TV y Novelas y Poder y Negocios, las portadas de Vértigo se difunden en los canales 13 y 7 de la empresa propiedad de Ricardo Salinas Pliego, cuya hija Ninfa Salinas Sada es candidata a diputada plurinominal por el PVEM: al PSD le llamó “el partido de las libertades” y al Panal “el partido de la educación”.

Estas conductas de la empresa de Salinas Pliego, uno de los más tenaces detractores de la reforma constitucional –que tilda de “expropiatoria” y de “ley chavista”–, quedarán en la impunidad, salvo que el IFE actúe por su cuenta, porque no han sido presentadas quejas de los partidos políticos.

Lo mismo ocurre con las inusitadas coberturas de ambas cadenas –aunque también lo ha hecho Grupo Imagen– de actividades del PVEM, que combinan la defensa del medio ambiente, la convocatoria al asesinato de personas y los intereses corporativos y políticos, como lo ilustran algunos de sus candidatos a diputados: además de Salinas Sada, directora de mercadotecnia del Grupo Salinas, está inscrito Miguel Orozco Gómez, director jurídico de la Cámara de la Industria de la Radio y la Televisión y hermano del actual senador Javier Orozco, suplente de Lorena Corona Valdez, ubicada en segundo lugar de la lista de la primera circunscripción.

Otro es Roberto García Requena, excoordinador ejecutivo de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), quien encabeza la segunda circunscripción; Juan Gerardo Flores Ramírez, exasesor de esa institución; Alfredo del Mazo Maza, hijo del exgobernador priista del mismo nombre, y Alberto Cinta, allegado a Elba Esther Gordillo.

Propaganda disfrazada

A menos de dos semanas de la jornada electoral, y una vez que los escándalos de confrontación con las televisoras marcaron el periodo de campañas, en el IFE hay una convicción de que los partidos políticos han usado los resquicios de la ley para, subrepticiamente y a veces con descaro, conspirar contra el nuevo modelo de comunicación política que se puso en práctica en este proceso.

En el IFE se sabe que la mayoría, si no todos los partidos políticos, han pactado con las televisoras y los grupos radiofónicos, en el Distrito Federal y en todos los estados del país, gacetillas disfrazadas de información, incluyendo entrevistas en programas de frivolidades.
Un ejemplo: Jesús Ortega, presidente del PRD, acordó con Radio Fórmula y grupo Radio Centro entrevistas en diversos espacios de la barra noticiosa, pero no para cualquier candidato o dirigente perredista: sólo él y los miembros de la facción Nueva Izquierda, como Jesús Zambrano y José Guadalupe Acosta, aspirantes a diputados federales plurinominales, y el senador Carlos Navarrete.

Demetrio Sodi, candidato del PAN a delegado en Miguel Hidalgo, es otro caso: hizo proselitismo durante un minuto y 19 segundos en la trasmisión de la semifinal de futbol Pumas-Puebla, de cuyo primer equipo dijo ser seguidor, y aunque alegó que fue una entrevista casual, pronto se acreditó que eso era falso.

Al inicio de la campaña, Sodi estuvo junto a los locutores de Televisa durante casi todo el programa Sólo futbol, y en una de sus intervenciones dijo ser aficionado de las Chivas, no de Pumas. Antes, en su campaña de 2006 para jefe de gobierno, gastó más de 100 millones de pesos en spots, en Televisa.

El IFE abordará este lunes 22 el caso de las seis quejas contra Sodi –quien ha sido priista, perredista y panista, y amigo íntimo del banquero Roberto Hernández– y se prevé que se profundice la fiscalización por haber elementos que hacen presumir que actuó ilegalmente.
El caso del PVEM y Televisa rebasa, sin embargo, las evidencias con las que el IFE ordenar sacar del aire los spots de TV y Novelas en los que aparece la actriz Perroni, quien es presentada por el locutor como “verde de corazón”, porque la campaña comenzó desde la edición del 1 de junio, con el actor Raúl Araiza como protagonista.

“Raúl Araiza nos cuenta por qué apoya las propuestas de bono educativo y vales para medicina del Partido Verde, y opina sobre la propuesta del Verde de la pena de muerte para secuestradores y asesinos”, decía la voz en off del spot que se trasmitió hasta el día 16, por ejemplo en el juego El Salvador-México y en el capítulo final de la telenovela Mañana es para siempre, el domingo 14.

Los consejeros electorales Marco Antonio Gómez Alcántar, presidente de la Comisión de Quejas y Denuncias, y Arturo Sánchez Gutiérrez, miembro del Comité de Radio y Televisión, atribuyen a las deficiencias de la legislación vigente conductas como las descritas y que son difíciles de sancionar, por las habilidades de los abogados.

Según Gómez Alcántar, “la materia electoral es como la fiscal: los obligados siempre van a tratar de sacarle la vuelta, y mientras existan abogados siempre va a haber forma de interpretar la norma que genere un provecho al cliente. Así es como se tiene que ver”.
Añade: “Los partidos tienen asesores muy creativos que buscan la manera de generar interpretación a la norma, sobre todo que no está totalmente terminada y que se está aplicando por primera vez. ¿Qué genera eso? Que las normas se tienen que ir perfeccionando como van sucediendo eventos, precisamente para lograr equidad”.

La analogía de pagar menos impuestos la hace suya Sánchez Gutiérrez: “Es lo mismo: cuando los candidatos están en campaña van a buscar las formas más eficientes de hacer campaña y las formas más eficientes de hacer campaña son cosas como éstas”.
–¿Aunque implique sacarle la vuelta a la ley?

–Ese es el problema. Si la ley los coloca en una situación de ese tipo, entonces hay que buscar argucias. ¿Qué hacer? Un marco jurídico suficientemente claro y definido, cuyos criterios de restricción que se quiera no den paso a eso.

En entrevistas por separado, antes de la decisión de la Comisión de Quejas del IFE de ordenar a Televisa dejar de difundir el spot de TV y Novelas sobre el PVEM, Gómez y Sánchez Gutiérrez –a menudo confrontados por concepciones distintas en temas que interesan a PRI y PAN, a cuyos partidos se les asocia–, afirman que este caso, como los de Vértigo y Poder y Negocios son muy pantanosos.

Gómez expone: “Si una entrevista es pagada no es entrevista, es propaganda.
Desafortunadamente es algo que no se puede probar y va en la línea de la libertad editorial. Por eso la libertad de expresión ha sido el tema de este 2009, porque en buena medida es la bandera para, muchas veces, ocultar entrevistas pagadas y ese tipo de cuestiones que sabemos que existen, pero evidentemente es muy difícil de rastrear y muy difícil de sancionar”.

En el debate en el IFE se debe determinar qué es la libertad editorial y qué limitantes tiene para efectos electorales o si no los tiene. “Por ejemplo, ¿Proceso tiene la libertad de contratar tiempos en radio y televisión para promocionar la revista en cualquier momento, salvo cuando hay proceso electoral?”.

El consejero no tiene duda: “Es un debate en el que el IFE va a salir raspado. No sé cuál sea la decisión, no puedo prejuzgar, pero en cualquier escenario al IFE le va a ir muy mal. Porque, mediáticamente, son temas explosivos y siempre se afecta a alguien”.
Sánchez Gutiérrez coincide y se centra en el caso del PVEM: “¿Quién es el responsable: ¿Televisa, la revista, el Verde? ¿Qué contrató el Verde? ¿Sólo las inserciones, que es legal? ¿O la transmisión? ¿Y cuánto pagó, que es violatorio de la ley o no? Y la revista se anuncia para vender más ejemplares, ¿y eso no es ilegal? Como no se sabe ni siquiera quién compró todo eso, nada más estamos en el espacio de medidas cautelares, no se puede decir nada”.

Indefinición

Aunque los casos de las revistas Vértigo y Poder y Negocios no son iguales al del PVEM y TV y Novelas, Sánchez explica que lo relevante es que se decida lo que sí se puede hacer para prevenir conductas futuras, porque tampoco el IFE se puede meter con la política editorial de las revistas.
“Hay que distinguir entre lo que es la política editorial de una revista, que quiere libremente entrevistar a candidatos y lo puede hacer, a comprar la entrevista. Es todo un tema”, subraya, y urge a que el IFE tome una decisión al respecto.

Lo que más preocupa al consejero es que en los tres días de “veda electoral”, entre el jueves 2 y el domingo 5 de julio, puedan activarse campañas como las del PVEM en radio y televisión. “Si se vale, entonces los tres días previos a la elección, en donde no debe haber propaganda, yo puedo salir a vender revistas y anunciarme en la televisión”.

A esto abona, también, la decisión del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) de autorizar a los grupos parlamentarios a que contraten espacios para rendir informes. “Esto nos mete en más problemas porque, con ese criterio, diputados de cualquier partido pueden, con todo y sus emblemas partidarios, saturar, durante los tres días de veda, de spots en radio y televisión”.

–¿Eso va a ocurrir?

–No sé.

–¿Puede ocurrir y no es delito?

–Exacto, y eso es lo que preocupa... Otros que pueden hacerlo son los señores que están buscando el voto nulo, que tienen todo el derecho de buscarlo. Mientras los partidos no van a estar haciendo campaña, ¿ellos sí pueden? No hay prohibición.

Como Gómez, Sánchez Gutiérrez anticipa que, cualquiera que sea la decisión del IFE sobre los spots de revistas que disfrazan propaganda electoral, habrá polémica: “Si nosotros decimos que fue Pito Pérez el culpable, otra vez la percepción es: ‘Le sacaron a multar a Televisa’. Aunque sea cierto, hay otra percepción que tiene sus consecuencias”.

*Tomados de la revista Proceso.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home