progressif

domingo, julio 10, 2011

Gordillo-Yunes: de cómo se gestó la guerra…*


Tomado de La Jornada, Hernández.


José Gil Olmos

La disputa entre Elba Esther Gordillo y el neopanista Miguel Ángel Yunes no es otra cosa que la arista más visible de la guerra entre la maestra y el presidente Felipe Calderón. Fuentes gubernamentales y partidistas consultadas por Proceso no solamente confirman este hecho sino que delatan “sin vergüenza” el precio que ha tenido para el país el comprometido triunfo de Calderón en 2006… Además, sostienen que Yunes y Francisco Yáñez, quien fuera director de la Lotería Nacional, urdieron un plan para golpear a Gordillo y entregaron a Fernando Gómez Mont, cuando éste encabezaba la Secretaría de Gobernación, documentos relativos a los negocios millonarios de la profesora…


Las palabras de Felipe Calderón zumbaron en los oídos de Elba Esther Gordillo: “Maestra, creo debería ir pensando en su retiro”.

La frase, dicha en una reunión privada en Los Pinos a principios de enero pasado, fue interpretada como una amenaza por la lideresa magisterial, quien empezó a tejer su estrategia. Quería adelantarse a los previsibles escándalos de corrupción y ofreció a sus antiguos compañeros del PRI, sobre todo a Enrique Peña Nieto, acuerdos electorales que incluyen el peso del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y los recursos electorales de su Partido Nueva Alianza (Panal).

Por lo menos tres fuentes partidistas y gubernamentales confirman que la ruptura de Gordillo con Calderón está detrás del pleito con el exdirector general del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) Miguel Ángel Yunes Linares. El presidente, afirman, se molestó por los pactos de su exaliada con el PRI y con el jefe de gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, y por su consecuente alejamiento del panismo, que cuenta entre sus aspirantes presidenciales al secretario de Economía, Ernesto Cordero, con quien ahora trabaja Yunes.

Así termina una alianza política de cinco años en la cual Calderón obtuvo la presidencia en 2006 con los favores de la maestra a través del SNTE y del Panal, mientras que Gordillo manejó más puestos de gobierno que nunca.

++++++++++++++

Los oscuros arreglos del 2006*


Álvaro Delgado

De acuerdo con revelaciones del entonces presidente del PAN, Manuel Espino, en los arreglos ocultos del 2006, que empezaron a conocerse con la disputa entre la líder del SNTE y Miguel Ángel Yunes, estuvieron involucrados, según Manuel Espino, no sólo Elba Esther Gordillo y el candidato panista Felipe Calderón, sino los más cercanos colaboradores de éste, Josefina Vázquez Mota y Juan Camilo Mouriño. De aquel contubernio derivaron, entre cosas, los posteriores nombramientos de elbistas en el equipo presidencial y hasta los términos en que se hizo la llamada Ley Televisa.

“¡Dame canicas para jugar!”, demandó el candidato Felipe Calderón al presidente del Partido Acción Nacional (PAN), Manuel Espino, en plena campaña de 2006.

–Claro, te damos todo el apoyo –le respondió Espino.

–Pero quiero candidaturas.

–Ve y pídeselas al comité nacional, no a mí, yo no soy el comité nacional.

–Pero tú puedes hacer la petición.

–La puedo hacer, pero no la voy a hacer –le reviró a Calderón, quien pedía más de 40 candidaturas del PAN a diputados y senadores para Elba Esther Gordillo, la secretaria del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

Y le aclaró: “Yo no voy a ser el presidente del partido que pase a la historia por concederle candidaturas a Elba Esther, una mujer tan desprestigiada que encabeza el sindicato más corrupto de América Latina”.

*Tomados de la revista Proceso.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home