progressif

martes, julio 05, 2011

¡Presidente Peña Nieto!*






Tomados de La Jornada, El Fisgón, Hernández y Rocha y El Universal, Helioflores y Naranjo.


Álvaro Delgado

MÉXICO, D.F. (apro).- Consumado el modelo electoral aplicado en el Estado de México –con sus réplicas en Coahuila, Nayarit e Hidalgo–, una consigna se ha instalado en México: Enrique Peña Nieto, un mozalbete bien parecido que ha edificado su proyecto con multimillonarios recursos, será el próximo presidente de México.

Y no sólo eso: A juzgar por los aplastantes resultados en la entidad que gobernará hasta septiembre, que retornan a México a la era del “partido prácticamente único”, Peña Nieto prevé ser resguardado por cómodas mayorías en las dos cámaras del Congreso y, como ya es obvio, por un ejército de aduladores que ya medran y aspiran a medrar con el resurgimiento del ogro filantrópico.

Es muy fácil identificar a los zalameros: Son los que omiten que detrás de la imagen pulcra de Peña Nieto hay un modelo de operación electoral sustentado en un amplio catálogo de trampas que, por la complicidad de la autoridad electoral capturada –“castrada” es la palabra–, quedará fatalmente impune, en especial el despilfarro económico que actualiza la máxima de que todo lo que se puede comprar con dinero es barato.

Ensamblados, como jamás han dejado de hacerlo, el gobierno del Estado de México y el Partido Revolucionario Institucional (PRI) implementaron un plan que incluyó los descarados mecanismos clientelares y sofisticadas técnicas de propaganda, como la encuesta diaria del Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE), cuya publicación anticipaba que Avila no sólo ganaría, sino que lo haría con un porcentaje superior a 50%.

El modelo que se implementó en el Estado de México fue coronado, en la jornada electoral de ayer domingo 3, por las encuestas de salida dadas a conocer por Televisión Azteca y Milenio Televisión, en clara violación a la ley que quedará también –faltaba más– impune.

Ese es el modelo que ya está en curso hacia el 2012 y que, desde ahora, siembra la certidumbre de que Peña Nieto es, ya, el presidente de México y las elecciones serán, como en el Estado de México, sólo un trámite para definir qué fuerza se impone en el segundo lugar y qué otra se va al sótano.

Pero la victoria de Peña Nieto este domingo no se edificó sólo por lo que en materia electoral hizo su gobierno y el PRI –que tiene en el país una amplia y sólida base electoral que no puede ser ignorada–, sino por lo que dejaron de hacer sus adversarios panistas y perredistas, en especial estos últimos y sobre todo el líder opositor Andrés Manuel López Obrador.

El cálculo estratégico de López Obrador para romper la alianza que pactaron los Chuchos y Marcelo Ebrard con Felipe Calderón era, si no hacer ganar a Alejandro Encinas –porque era obvio que se aplicaría el catálogo de trampas–, por lo menos colocarlo cerca de Avila, quien –ni hay que olvidarlo– fue siempre el prospecto aliancista si Peña Nieto se inclinaba por Alfredo del Mazo.

Y como públicamente afirmó que el Estado de México era “un ensayo” para probar la fuerza del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) hacia el 2012, este plan de López Obrador es claramente un fracaso en esa entidad, pero también hacia la elección presidencial.

Morena tiene en el Estado de México 550 mil afiliados, según el coordinador nacional, Higinio Martínez, por cierto mexiquense, y las instrucciones de López Obrador fueron que cada uno de ellos conseguiría otros cinco votos, para lograr 3 millones de éstos para Encinas.

Fue una quimera: Conforme a resultados preliminares, con 99% de las casillas computadas, Encinas alcanzó poco más de 970 mil votos (equivalentes a 22% del total), una cifra ínfima respecto de lo prometido por el movimiento de López Obrador, cuyo “ensayo” le debe dejar muchas lecciones, por lo menos calibrar la auténtica fuerza que tiene.

De hecho, si es cierto que Morena cuenta con 550 mil electores y el Partido de la Revolución Democrática (PRD) tiene 329 mil 894 afiliados, ambos en el Estado de México, entonces suman 880 mil posibles votantes, apenas 100 mil menos de los que obtuvo Encinas, sin duda el mejor candidato de los tres.

Si a eso se agrega el reparto de culpas que ya se ha iniciado entre los perredistas –con el embate contra López Obrador que han iniciado personajes de la talla de Guadalupe Acosta Naranjo y Luis Sánchez, a cual más de infecundo–, entonces la perspectiva para la izquierda, y para López Obrador, hacia el 2012 es, por lo menos, sombría.

Eso y el severo desplome del PAN a 12% de los votos en el Estado de México y la derrota en Coahuila y Nayarit reactivan la cruzada para armar una coalición PAN-PRD en 2012, teniendo como candidato a Ebrard o un “ciudadano” como el exrector Juan Ramón de la Fuente.

Cierto, en un año pueden pasar muchas cosas –irnos degradando más como sociedad, generalizándose el cinismo, la desvergüenza y la mendacidad o asumir con gallardía ser ciudadanos libres y contagiar el espíritu de cambio real, porque esto no lo logran sólo los partidos–, y lo que hoy es consigna, Peña Nieto presidente, no se transforme en fatalidad…



Apuntes



Por cierto, a esa izquierda que se alía con ladrones para intentar ganarle a los ladrones, incapaz de apostar por sí misma, que proponga la candidatura común de Elba Esther Gordillo, quien ha sido cínica y no hipócrita como Calderón para revelar las complicidades de ambos. Pero pronto, porque Humberto Moreira ya le coquetea…

Comentarios: delgado@proceso.com.mx

*Tomado de la revista Proceso.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home