progressif

viernes, marzo 12, 2010

Los acuerdos*









Tomados de La Jornada, Helguera, El Fisgón y Rocha y El Universal, Helioflores.


Luis Javier Garrido

El último acuerdo secreto, pero escrito, entre PRI y PAN, negado y luego reconocido, se ha tornado contra panistas y priístas, pero en particular contra César Nava (presidente nacional del PAN) y contra su jefe, Felipe Calderón Hinojosa (titular espurio del Ejecutivo), que han quedado no sólo como mentirosos, sino ineptos, generando un escándalo político pocas veces visto, que ha desnudado a la clase política” y puesto en evidencia la gravedad de la situación nacional.

1. La crítica situación actual no puede desvincularse de la involución que se produjo en el régimen político desde 1988, cuando empezó a ser gobernado, al llegar a Los Pinos de manera fraudulenta Carlos Salinas de Gortari, por una serie de acuerdos entre el PRI y el PAN, efectuados a espaldas y en contra del pueblo mexicano, los que se tornaron en una alianza en 2000 al producirse “la alternancia” en la Presidencia de la República.

2. La historia del cogobierno PRI-PAN que ha tenido México en estos últimos 22 años es, desde 1988, la historia de componendas, arreglos, cochupos, cambalaches, concertacesiones y trueques ilegales, efectuados a espaldas y en contra del pueblo por estas dos fuerzas políticas, que hasta ahora empiezan a entenderse en toda su gravedad, pues han permitido a una mafia enquistarse en el poder e ir entregando los recursos estratégicos del país al gran capital trasnacional y el manejo de las políticas del Estado mexicano a agencias de Estados Unidos.

3. La historia del México reciente ha estado marcada por esas componendas que fueron actos de traición a la nación mexicana: el pacto de Luis H. Álvarez y la cúpula panista con Salinas para convalidar el fraude electoral de 1988 a cambio de acceder gradualmente al poder, las concertacesiones electorales de Carlos Castillo Peraza y Diego Fernández de Cevallos con el gobierno salinista en los años 90, los cientos de pactos legislativos entre panistas y priístas para desmantelar a la nación cancelándole derechos al pueblo mexicano y entregando anticonstitucionalmente las riquezas de México al capital extranjero, el acuerdo de Zedillo con el gobierno de Clinton en 1995 para el rescate financiero de México a cambio de entregar la Presidencia al PAN en 2000, los arreglos de Salinas y el PAN para imponer a Calderón por la vía del fraude e impedir el triunfo de Andrés Manuel López Obrador en 2006, los pactos de Calderón con Elba Esther Gordillo para que le ayudase a instrumentar el fraude: el entendimiento entre la cúpula del PAN y los tecnócratas neoliberales del PRI para sostener a una oligarquía corrupta y enriquecerse.

4. ¿Por qué tendría que causar tal escándalo la filtración a la prensa (probablemente por el gobernador mexiquense Enrique Peña Nieto), a finales de febrero, del acuerdo suscrito en Gobernación el 30 de octubre de 2009, entre César Nava y Beatriz Paredes con el aval, como testigos “de honor”, de Fernando Gómez Mont y el secretario de Gobierno del estado de México, por el que los panistas se comprometieron a no hacer alianzas con otros partidos en los comicios de 2011?

5. La primera respuesta es muy obvia, porque el vodevil del desencuentro entre el gobierno del PAN y los priístas-salinistas hizo aparecer a Felipe Calderón no sólo como el irresponsable titular de un gobierno inepto y corrupto, y carente de capacidad para cumplir con sus acuerdos, sino como un mentiroso, por más que intente culpar de todo a Nava, quien no es otra cosa que su empleado. La debacle del gobierno panista-yunquista es absoluta y la reflejaron los gritos de los legisladores del PRI en la Cámara de Diputados en la histórica sesión del miércoles 10 de marzo en la que al unísono le gritaron “¡espurio! ¡espurio!, ¡espurio!”, luego de que una diputada del PRI exigió que “además del polígrafo” se sujete también a Nava y Calderón “a la prueba del alcoholímetro” (La Jornada, 11/3/10).
6. Beatriz Paredes había enunciado la profundidad del desacuerdo cuando una semana atrás en la ceremonia del 81 aniversario de la fundación del Institucional recordó a Calderón que él no había ganado la elección presidencial de 2006 y que había llegado gracias al PRI, que había actuado entonces buscando “la estabilidad del país”. Mismo argumento de “la estabilidad” que esgrimió el miércoles 10 Gómez Mont para justificar “los acuerdos” del escándalo. Esto es: cerrar el camino a una verdadera alternancia que le quite el poder a la actual mafia gobernante es buscar “la estabilidad del país”.

7. En los mismos días en que brigadas de trabajadores y estudiantes recorren las calles de las principales ciudades difundiendo información sobre la huelga política nacional convocada para el martes 16 de marzo por el SME, el SNTMMRM, la CNTE y la UNT, así como por múltiples otras organizaciones, y exigen la renuncia inmediata de Calderón, éste, que se ostenta aún como “Presidente” en funciones, pide se soslaye el escándalo y se dedica a promover su contrarreforma electoral que tiende a dar derechos electorales a las corporaciones multinacionales y a ampliar las prerrogativas despóticas del Ejecutivo. En Estados Unidos, el entonces presidente Richard M. Nixon fue obligado a renunciar en 1974, no tan sólo por organizar el espionaje electoral de Watergate, sino por mentir al pueblo estadunidense sobre su papel en el escándalo y las grabaciones que destruyó, y aquí Calderón en una situación similar no quiere darse por enterado y ha hecho de la mentira en todos los terrenos su práctica preferida.

8. El escándalo ha adquirido enormes proporciones porque deja al descubierto la gravedad de la situación nacional cuando dos sectores de la mafia gobernante se disputan el poder como un botín más de dos años antes de las elecciones generales, con profundo desprecio al pueblo. La crisis institucional no es más que consecuencia de la corrupción generalizada de una “clase política” envilecida y de espaldas al pueblo.

9. El segundo motivo del escándalo se debe a que éste pone al descubierto que la obsesión de Calderón por conservar para su partido la Presidencia de la República en 2012 está llevándolo a una disputa anticipada con Salinas y el PRI: no a quebrar acuerdos secundarios, sino a poner en riesgo la “alianza estratégica” entre los dos partidos. Calderón no parece entender que el fracaso absoluto de su gobierno ilegítimo llevó desde hace un año a integrantes de la mafia en el poder a impulsar una candidatura presidencial del PRI en 2012 (lo que se creía descartado desde 2000) y para oponerse a los panistas filosalinistas (Diego, Gómez Mont) en su obcecación ha ido a “las alianzas” en elecciones locales con la cúpula del PRD, señalada como corrupta por los militantes de ese partido, y que no puede conducir a ningún triunfo electoral, y sí evidencia lo que esos perredistas denuncian: la colusión de Jesús Ortega con Calderón tratando infructuosamente de cerrar el camino a López Obrador en 2012.

10. El espectáculo bochornoso que están dando Calderón y sus colaboradores, entrañando con ellos a toda la “clase política”, no es por todo esto más que el anuncio del fin de una era, planteándose una vez más la necesidad de un cambio profundo para México.

*Tomado de La Jornada.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home