progressif

viernes, julio 17, 2009

La violencia*



Tomados de La Jornada, Helguera y El Universal, Helioflores.

Luis Javier Garrido

La violencia y la ilegalidad en la que se hunde cada vez más el país no la trajeron los cárteles del narcotráfico, como pretenden casi todos los días Fernando Gómez Mont desde Bucareli y Felipe Calderón desde Los Pinos, sino que es consecuencia de las gravísimas acciones y omisiones del gobierno panista surgido del fraude de 2006, el que ahora amenaza con proseguir con más de lo mismo rechazando el mensaje de repudio a sus políticas que los mexicanos le enviaran con las elecciones.

1. Los procesos electorales, a pesar de todas sus perversiones, permiten a veces a los pueblos mandar un mensaje claro a los gobernantes, y el del 5 de julio fue el de un “no” contundente a Calderón y a sus políticas, no obstante lo cual éste, valido del respaldo de la anacrónica extrema derecha mexicana, y evidenciando una necedad que es consecuencia de la ineptitud y del mareo del poder, pretende insistir en el mismo camino, como si no hubiera pasado nada, lo que muestra un profundo desprecio al pueblo mexicano.

2. El gobierno espurio calderonista ha hecho saber en las dos semanas que han seguido a los comicios que pretende seguir controlando al PAN como botín personal y enclave estratégico de las mafias que lo respaldan y mueven imponiéndole a uno de sus empleados como dirigente formal, en vistas al 2012, y que, por otro lado, va a seguir sometiendo las políticas gubernamentales a la pretensión de mantenerse en el poder en ese mismo 2012, fecha que es ya la obsesión de los moradores de Los Pinos, lo que indica que la situación económica y social de México va a seguir deteriorándose de manera drástica en los meses por venir si no hay una reacción vigorosa desde la sociedad.

3. El país se halla en una situación cada vez más crítica por el abandono de Calderón de sus obligaciones formales y por esa insistencia en dedicar todos los recursos del Estado, incluyendo el Ejército y la Marina, a operativos que no tienen más finalidad que la electoral, y una fecha: 2012.

4. La violencia en la que se está hundiendo a México, hay que repetirlo una vez más porque es la verdad histórica, no la trajeron los cárteles sino que es consecuencia premeditada de las acciones perversas e irresponsables del gobierno de facto instalado en 2006, que representa a una mafia de intereses que por ambición política pretende colombianizar a México. En Estados Unidos, que es el principal productor y consumidor de drogas en el mundo, el ejército no está en las calles sembrando el terror, no hay un escenario de violencia generalizada en ninguno de los estados, ni siquiera en los del sur, ni existe tampoco un solo capo de mediana o grande importancia que haya sido detenido en los últimos años.

5. El gobierno de facto de Calderón, a pesar de estar actuando como títere de los intereses oligárquicos, sabía perfectamente en 2006 que al lanzar al Ejército federal contra los narcos obligaba a los cárteles a cambiar su estructura y organización y reconvertirse de productores y comerciantes armados en verdaderos grupos paramilitares, de la misma manera como conoce ahora que al seguir utilizando al Ejército federal en esta mentirosa “guerra contra el narco”, una de sus principales consecuencias será abrir la vía para una mayor corrupción de la alta oficialidad y para que decenas de miles de soldados se pasen a las filas de los narcos.
6. La solución ante esta situación crítica se halla sin embargo aquí y no en el exterior. La impugnación que han hecho de las políticas de Calderón desde la CNDH hasta legisladores y analistas llevó a Human Rights Watch, alarmada por el nuevo marco legal semitotalitario y la violación sistemática de los derechos humanos en México, a solicitar a la administración de Obama que le exija al gobierno de Calderón respeto a los derechos de los mexicanos y empiece a retener los fondos del Plan Mérida (El Universal del 14 de julio), lo que difícilmente va a prosperar, pues es evidente la colusión de la ultraderecha estadunidense con Calderón, así como la debilidad de Obama y su política de dos caras.

7. El ejemplo más burdo de la utilización del Ejército y de las instituciones para objetivos de partido lo constituye Michoacán, entidad que se ha convertido en una obsesión para Calderón, quien al perder la gubernatura en 1995 y fracasar ahora electoralmente en 2009 (a pesar del michoacanazo de junio) pretende arrebatársela a la mala a los neocardenistas para entregársela a su hermana Luisa María Calderón, quien dirige la estrategia política y militar violenta, tendiente a crear las condiciones para destituir al gobernador Leonel Godoy y lograr que Michoacán quede bajo la férula panista.

8. La ofensiva desaforada del gobierno de facto calderonista en Michoacán culminó el martes 14 al acusarse a un medio hermano del gobernador Godoy de actuar como enlace con los narcos y proseguir los días siguientes hablando dirigentes panistas de “ingobernabilidad” en el estado. El frenesí de Felipe por apoderarse de Michoacán con el pretexto del narco no corresponde por otra parte con los señalamientos hechos por Servando González, del cártel de La Familia, ante la televisión michoacana el jueves 16.

9. El gobierno de facto, en tanto, habiendo perdido la brújula por completo, lejos de intentar trabajar por la edificación de un México mejor sigue en un proceso de envilecimiento de las instituciones y de ahondamiento del desastre social por la violencia que urge detener.


++++++++++++++++++++++


Refundación, la alternativa*


Octavio Rodríguez Araujo

Lo único que es imperdonable al PRD es la incapacidad de sus dirigentes para aprovechar la profunda crisis que vive el país con propuestas alternativas. Tenían la mesa servida y la volcaron con alimentos y bebidas. Lo más asombroso es que se quedaron sentados en sus sillas, como si no hubiera pasado nada, y sólo cerraron los ojos para evitar la salpicadura de lo que estaba en la mesa y cayó al suelo. Ni se les ocurrió pensar que si los demás se quedaban sin comer, ellos también. La mesa no se volcó sola, la tiraron los propios comensales y desperdiciaron su contenido, incluidos los errores de Calderón, que eran y son gran alimento para los partidos opositores, si hubieran sabido aprovecharlo. Bueno, el PRI sí los aprovechó parcialmente, y digo parcialmente porque en realidad usó su fuerte y organizado aparato para ganar, más que elaborar propuestas a partir de todo lo que no anda bien en el país.

La dirigencia del PRD y el mismo López Obrador, cuya voz suele llegar más lejos que la de Jesús Ortega, no articularon un programa de campaña a tono con los principios de su partido, que, mal que bien, tienen diferencias con los de otros partidos igualmente competitivos (en 2006, porque ahora el sol azteca está muy por debajo del PRI y del PAN).

Hicieron de la campaña electoral una copia, no sé si fiel o defectuosa, de las vacías campañas de sus adversarios. Y sus dos relativos aliados, PT y Convergencia, no sólo hicieron lo mismo, sino que incluyeron entre sus candidaturas a gente como El Fish y Adolfo Orive, ambos de triste memoria para quien todavía la tiene (porque hasta la memoria se ha perdido).

No era muy difícil preparar un programa electoral ante la situación del país provocada, en buena medida, por los neoliberales que se apoderaron del gobierno federal, tanto priístas como panistas, desde 1982. La denuncia y su propuesta de solución de tantas políticas contrarias al pueblo de México y al país en su conjunto estuvieron ausentes en la campaña del PRD, el partido supuestamente de izquierda. Hay aspectos muy sentidos por la población que ni siquiera requieren los conocimientos de un buen economista para exponerlos. Bastaba bajarse del pedestal, salir a pie a la calle y conversar con la gente para conocerlos. Los ignoraron, como ignoran a la base de su partido, y cambiaron las propuestas por frases huecas y fotografías que no dicen nada, pues hasta en sus barrios son desconocidos.

Los chuchos querían el partido y cuando lo consiguieron, gracias al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, el mismo que dio el triunfo a Calderón, no supieron qué hacer con él. En lugar de sumar, restaron; en lugar de fortalecer el partido lo debilitaron; en lugar de recurrir a sus bases para llevar a la gente sus principios y programa, las ignoraron. En síntesis, se embelesaron con sus cargos de dirigentes y racionalizaron tontamente que el partido eran ellos y no todos los que, por mil razones, se afiliaron a él. Olvidaron una antigua práctica de las izquierdas, que por muchos años consistió en convertir a los afiliados en militantes y formar cuadros políticos para mejorar la acción de sus bases. La capacitación política, que en sus primeros años se intentó con enorme timidez, fue abandonada y los afiliados lo único que conocieron de su partido fue lo que aparecía en periódicos, es decir, pleitos, corrupción económica y política, ausencia de ética partidaria, zancadillas y componendas viciosas para repartirse el maltratado pastel.
Los líderes, unos dirigentes y otros no, dejaron de lado las discusiones necesarias para establecer acuerdos, al menos en lo que tenían en común, y antepusieron sus intereses personales y de grupo en lugar de pensar en el partido como un edificio que se construye y al que debe darse mantenimiento. Esos líderes emprendieron una estúpida lucha de hegemonías y el resultado fue que ninguno la logró. Sólo obtuvieron parcelas de poder y aún no saben para qué. Digamos que les faltó humildad, por no referirme a la honestidad.

Hoy los líderes quieren arreglar las cosas (ahogado el niño) mediante negociaciones de cúpula, ya que no saben hacerlo del modo en que debieran, por ejemplo con un plebiscito interno (si acaso tienen un padrón de afiliados y militantes). Puede ser que se pongan de acuerdo, pero pasan por alto que un partido no es su dirigencia. Ahora hasta el PAN, tradicionalmente un partido de cuadros, trata de ser de masas, con todo lo que esto implica.

El PRD no perdió por ser de izquierda, si acaso lo ha sido, sino porque no ha sabido ser un partido. Y no ha sabido porque sus dirigentes actuales, lejos de tomar el ejemplo de AMLO en 2006, que les guste o no posicionó al partido como la segunda fuerza electoral, actuaron como adolescentes rebeldes que, con tal de no ser confundidos con el padre o el hermano mayor, hacen lo contrario para afirmar su personalidad en construcción.

En todos los partidos hay corrientes ideológico-políticas y tendencias, pero en el PRD, desde su fundación, ha habido grupos, denominados tribus, y éstas nunca quisieron disolverse por el bien del partido, la organización que fundaron todos. Lo peor, incluso una vergüenza, es que algunos prefirieron hacer acuerdos, bajo el agua, con los adversarios que con los de su propio partido y con otros que han sido aliados naturales. Si se tratara de ciudadanos de un país estableciendo acuerdos con el gobierno de otra nación, se les llamaría traidores. En el PRD no han faltado los que han querido invertir las cosas, so pretexto de los estatutos, y llaman traidor a quien ha querido fortalecer el partido y sus alianzas con semejantes y no a quien ha transado con el gobierno que a la mala se hizo de él.

Refundar el PRD, después de un análisis serio y honesto de lo que ha sido su historia, no es una expresión sin sentido: es una necesidad. El país necesita una izquierda partidaria y diferenciada de sus adversarios, y no sólo un cambio de dirigentes, como está intentando el PAN.


*Tomados de La Jornada.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home